Democracia directa

El 10 de mayo de 1941, durante la II Guerra Mundial, los aviones de la Luftwaffe alemana bombardeaban Londres y otras ciudades de Gran Bretaña siguiendo las órdenes de Hitler, es decir, lo que se conoció como el Blitz. Ahora bien, ese día concreto el objetivo de los aviones alemanes fue la institución más respetada de Gran Bretaña, esto es, las dos Cámaras que componen el Parlamento británico, la “Madre de todos los Parlamentos”, queriendo definir así la más antigua asamblea representativa en la historia del mundo. Lo que, por lo demás, no es correcto, ya que en algunos reinos cristianos de la península ibérica surgieron asambleas estamentales antes que en Inglaterra.…  Seguir leyendo »

Tout ce que l’esprit peut concevoir de craintes à l’idée de voir le «peuple» prendre en main la conduite des affaires publiques a trouvé, avec l’apparition inattendue du mouvement des gilets jaunes, un terrain providentiel à sa foisonnante expression. Dans l’inépuisable conversation démocratique qui s’est ouverte en France depuis le 17 novembre – plus par les écrans interposés des portables, des réseaux et des plateaux de télévision que par les débats républicains -, il n’est pas d’argument fustigeant l’irrationalité ou l’incapacité politique des citoyen·ne·s qui n’ait été opposé aux revendications des troupes jaune fluo. Et il est vrai que le caractère à la fois disparate, inconséquent, haineux et buté des demandes formulées aux quatre coins de la France a servi ces attaques ironiques.…  Seguir leyendo »

In my country, the people can do as they like, although it often happens that they don’t like what they have done.”  — Winston Churchill, 1946

During the Second World War, as U.S. power was eclipsing Britain’s, Harold Macmillan, a future prime minister, reportedly said, “These Americans represent the new Roman Empire and we Britons, like the Greeks of old, must teach them how to make it go.” Today, Britain’s Brexit agonies — its 2½ -year struggle to disentangle itself from the European Union — indicate that the Founders could teach 21st-century Britain something: Direct democracy is dangerous because public sentiments need to be refined by filtration through deliberative institutions.…  Seguir leyendo »

Ahora que la primera ministra británica, Theresa May, ha pospuesto, frente a cierta derrota, la votación del Parlamento sobre el acuerdo que cerró con la Unión Europea el mes pasado sobre la salida del Reino Unido del bloque, el argumento a favor de una “votación popular” –un segundo referendo sobre el Brexit- está ganando terreno. Ahora bien, ¿un referendo es realmente el mecanismo correcto para resolver cuestiones políticas que los representantes electos del pueblo no pueden resolver o no van a resolver?

Los referendos le dan a la gente una voz. Ése es su atractivo en una era en la que la gente está enojada e insatisfecha con el establishment político.…  Seguir leyendo »

The Netherlands has a complicated relationship with direct democracy. Polls have shown that since the late 1960s, large majorities of the population have consistently supported the introduction of referendums, most recently in a 2018 survey revealing that 70 percent were in favor. What’s more, every government-installed expert commission on institutional reform, since the 1980s, has proposed introducing citizen-initiated referendums. And yet, the Dutch constitution has remained extremely hard to change. Every serious attempt at reform has been smothered, typically by the institutional conservatism of center-right parties and now, ironically, by the very progressive parties that pushed for them.

The most recent example of this occurred on July 10 when a tiny majority of the Dutch Parliament abolished its three-year-old national referendum law, which allowed citizens to initiate a non-binding referendum on most laws and treaties newly approved by Parliament, so long as there were at least 300,000 signatures in support.…  Seguir leyendo »

Decía Madame de Staël que “no hay más democracia que sobre la plaza pública de Atenas”. Pero las sociedades han cambiado mucho desde la Atenas de Pericles. La imposibilidad física de convocar en el monte Phynx de cada sociedad posindustrial a millones de ciudadanos hizo de la democracia directa una quimera, que solo la sociedad posmoderna del conocimiento ha podido superar.

Sin embargo, existen razones de mayor hondura que han rebatido, justificadamente, lo acertado de su aplicación. Desde la misma antigüedad clásica, numerosos filósofos de la política y la moral han defendido que los asuntos públicos debían ser manejados por quienes dispusieran de la preparación necesaria.…  Seguir leyendo »

Un nouveau Kulturkampf menace la Suisse. Il y a un siècle et demi, les protestants et une partie des catholiques suisses, issus des cantons mixtes d’Argovie et de Soleure, s’étaient insurgés, avec les Allemands, contre le décret du concile du Vatican, qui avait prononcé en 1870 l’infaillibilité papale. Cette querelle cruciale du second XIXe siècle fut appelée Kulturkampf. Le souverain pontife avait trouvé ses plus fervents appuis dans les cantons catholiques et conservateurs.

Autres temps, autres mœurs: la démocratie directe a largement contribué à réconcilier les divers camps politiques suisses, mais la voici au cœur d’une nouvelle «guerre des cultures». A ceux qui plaident pour son ajustement rapide aux règles inédites posées par la numérisation de la société s’opposent ceux qui débusquent dans l’ère digitale autant de pièges pour l’acte démocratique.…  Seguir leyendo »

Suiza está, una vez más, ante un espectacular referéndum. Una iniciativa que podría transformar radicalmente el sistema financiero del país, incluso liquidarlo, está dando titulares en la prensa internacional cinco semanas antes de que se abran las urnas. El Financial Times británico informa (con preocupación) del denominado referéndum monetario (Vollgeldinitiave), asunto del que en España trata EL PAÍS con cierto humor, y Die Presse,en Austria, con alarma.

Los suizos nos sentimos halagados por el interés, aunque en realidad estemos ya un tanto mal acostumbrados: en los últimos tiempos, las votaciones sobre la prohibición de los minaretes (aceptada), la renta universal de ciudadanía (rechazada) y el desmantelamiento de la radiodifusión pública (rechazada) han recibido amplia cobertura internacional.…  Seguir leyendo »

A wall painted with the rainbow flag and the message “Vote Yes!” on Aug. 28, 2017, in Sydney, Australia, prior to a nationwide postal plebiscite on same-sex marriage. (Mark Kolbe/Getty)

The new conventional wisdom seems to be that electoral democracy is in decline. But this ignores another widespread trend: direct democracy at the local and regional level is booming, even as disillusion with representative government at the national level grows.

Today, 113 of the world’s 117 democratic countries offer their citizens legally or constitutionally established rights to bring forward a citizens’ initiative, referendum or both. And since 1980, roughly 80 percent of countries worldwide have had at least one nationwide referendum or popular vote on a legislative or constitutional issue.

Of all the nationwide popular votes in the history of the world, more than half have taken place in the past 30 years.…  Seguir leyendo »

Le leader du Mouvement Cinq Etoiles, Luigi Di Maio, lors d’un rassemblement politique dans le quartier de Scampia, à Naples, le 12 février. PHOTO CIRO DE LUCA. REUTERS

Arrivé en tête des élections législatives italiennes, le Mouvement Cinq Etoiles (M5S) a inauguré en 2017 une plateforme participative intitulée «Rousseau». Il est difficile de dire si cette référence à l’auteur du Contrat social s’est avérée électoralement payante. Rousseau a été secrétaire d’ambassade à Venise entre 1743 et 1744. Grand admirateur de la République romaine, son influence sur la culture italienne moderne est réelle. Pour un pays qui se constitue si difficilement en Etat, le problème posé par Rousseau se pose de manière particulièrement aiguë : par «quel acte un peuple est-il un peuple» ?

Mais l’hommage du M5S s’explique surtout par le rejet rousseauiste du système représentatif.…  Seguir leyendo »

En tiempos de incertidumbre es muy poderosa la tentación de regresar a terreno conocido, aunque sepamos que ya no es posible. Tras ciertos espasmos políticos no hay otra cosa que la nostalgia por recuperar lo que ya no es recuperable: soberanía reconocida, autoridades indiscutidas, territorios delimitados, homogeneidad social e incluso enemigos identificados.

El Brexit es uno de esos fenómenos en los que el miedo a lo desconocido se traduce en torpeza y pone en marcha una serie de operaciones políticas de dudosa coherencia. La idea de “recuperar el poder para los británicos” no tardará en ser decepcionada por la realidad al menos en dos aspectos que ponen de relieve su naturaleza paradójica, tanto en lo que se refiere al fin perseguido como al procedimiento: la idea de salirse hacia un espacio de soberanía y hacerlo de un modo directo, plebiscitario, sin las mediaciones de la democracia representativa.…  Seguir leyendo »

Los referéndums no son siempre democráticos y, cuando son democráticos, no son siempre una expresión del poder de los ciudadanos para conseguir lo mejor para sí mismos. Traen cosas buenas, como el debate y el sentido de pertenencia; y, a veces, buenos resultados. Pero otras veces se merecen las palabras de Vincent Auriol, antiguo presidente socialista de Francia: “el referéndum es un acto de poder absoluto… que ostensiblemente hace una reverencia a la soberanía popular para después arrebatar la soberanía al pueblo, en beneficio de uno solo”.

Que no siempre son democráticos se comprueba fácilmente al observar que las dictaduras convocan referéndums nacionales casi tanto como las democracias; o, si se prefiere la historia, que los referéndums se inventaron antes que la democracia —para ratificar todo tipo de constituciones, liberales y no liberales— y que tuvo que haber muchos plebiscitos autoritarios, pues Napoleón y todos sus imitadores del globo fueron muy aficionados, antes de que los emplearan algunas democracias.…  Seguir leyendo »

Hay sobrados indicios de que el plebiscito quiere imponerse como el sistema de elección propio de esta nueva era, en la que poco a poco se intentará destruir la vieja democracia representativa para instaurar algo que todavía no sabemos qué es. El siglo XXI ha empezado y se está sacudiendo de encima los restos del anterior, mientras sus supervivientes contenemos el aliento ante lo que los ingleses llaman impending doom, el instante de silencio que precede al estruendo de la fatalidad. La primera cabeza de la Hidra apareció con el inesperado resultado del referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea que celebró Reino Unido y que nos dejó a todos perplejos.…  Seguir leyendo »

Non, la démocratie n’est pas en crise. Ce qui s’épuise, c’est la forme représentative de la démocratie. L’expression «démocratie représentative» ne doit son succès qu’à l’oubli des paroles de Sieyès opposant de manière radicale gouvernement représentatif et démocratie : «Les citoyens qui se nomment des représentants renoncent et doivent renoncer à faire eux-mêmes la loi ; ils n’ont pas de volonté particulière à imposer ; le peuple, dans un pays qui n’est pas une démocratie – et la France ne saurait l’être – ne peut parler, ne peut agir que par ses représentants», écrivait-il. Le passage au suffrage universel, le développement des partis politiques, l’essor du Parlement, l’élection populaire du chef de l’Etat n’ont pas changé fondamentalement la réalité des choses s’ils en ont modifié les apparences.…  Seguir leyendo »

Luego de plebiscitos como los llevados a cabo en Reino Unido y Colombia, que culminaron con resultados contrarios a los esperados por la opinión pública internacional, comenzaron a escucharse voces opuestas a la celebración de tales consultas directas a la ciudadanía. Algunos impugnaron la necesidad de los procesos; otros objetaron su sentido y valor, y muchos cuestionaron directamente el recurso a los mecanismos de la democracia directa. Las razones alegadas fueron muy diferentes, incluyendo referencias a la supuesta irracionalidad de las mayorías; al papel manipulador de los medios de comunicación; o a la impermisibilidad de decidir democráticamente en torno a temas vinculados con derechos fundamentales.…  Seguir leyendo »

Todavía recuerdo de mi etapa de opositor la reflexión de Marurice Duverger sobre la ley rectora de los referéndum que él titulaba la ley de Panurgio. Según el constitucionalista francés la ley se traducía así: los electores tienen una inclinación natural en favor del cuando son llamados a pronunciarse en un referéndum o en un plebiscito.

De esta manera, quien convoca al cuerpo electoral ha de formular la pregunta no solamente en términos de claridad y concreción sino también de forma que permita una respuesta positiva. Y ello por cuanto, en razón de esa inclinación natural, es más difícil la toma de decisión por el no que por el , pues la primera requiere un mayor grado de reflexión, de ponderación de las circunstancias y de las consecuencias.…  Seguir leyendo »

Son adversarios pero a la vez forman un equipo compenetrado: aquellos que lanzan las consultas populares y aquellos que diluyen de tal forma la aplicación de estas iniciativas que los votantes apenas llegan a sentir jamás las consecuencias de sus propios actos.

Los resultados de este trabajo de equipo parecen evidentes: cuando los bomberos siempre acuden de inmediato a sofocar el incendio que se ha provocado, el umbral de inhibición para lanzar un cóctel incendiario aún más peligroso se rebaja. La letra con sangre entra, se afirma. ¿Pero qué pasa cuando en una democracia no se deja pasar ninguna ocasión de riesgo de causar daños?…  Seguir leyendo »

De entrada parece un sacrilegio, o casi. Cómo se puede estar en contra de la forma más directa de democracia, la que pregunta directamente al pueblo su opinión, quien teme el referéndum teme que el pueblo hable, y un largo etcétera. Como todas las respuestas simples a cosas muy complicadas, el referéndum parece bueno porque parece simple, es fácil de invocar. Pero los grandes problemas políticos de nuestro tiempo, rara vez son binarios. Quizá convenga proceder con orden, y para empezar, con una cierta mirada histórica.

Cuando hace unos siglos se empezó a quebrar el Estado absoluto, y a través de las revoluciones liberales (también llamadas revoluciones burguesas) se abrió paso el debate sobre la naturaleza de la democracia como forma de Gobierno, se plantearon varios problemas.…  Seguir leyendo »

Los recientes referéndums (máxima expresión de la democracia directa o plebiscitaria) que han perdido los Gobiernos convocantes con consecuencias previsiblemente negativas para los propios votantes -tanto en el caso del Brexit como en el de Colombia- merecen una reflexión sobre las virtudes y los defectos de este tipo de consultas y sobre su proliferación en las democracias liberales modernas en tiempos de indignación colectiva.

Lo primero que hay que señalar es que si estas consultas las hubiera ganado el Gobierno que las convocó probablemente no haría falta una reflexión. Esto es lo que en ambos casos se esperaba. Quizá porque se da por sentado que la democracia directa o plebiscitaria es sólo un complemento de la democracia representativa, de manera que lo habitual y deseable es que los ciudadanos se limitan a refrendar lo que le proponen sus representantes que, al fin y al cabo, son los políticos profesionales.…  Seguir leyendo »

Escribió Apiano, un coetáneo de Trajano, que «la imprudencia precede a la calamidad». Ningún epitafio político mejor para David Cameron, el nefasto ex premier que por dos veces ha probado los riesgos inherentes a la llamada «democracia directa». No atravesamos en Occidente tiempos de esplendor como los que alumbró la dinastía antonina, partera, a juicio de Gibbon, de «la época más feliz de la historia de la humanidad». Es más, la irresponsable convocatoria de referendos por parte de líderes democráticos expresa la ausencia de auténticos estadistas. Estos últimos trasladan a los ciudadanos, en un envite a todo o nada, lo que corresponde resolver madura y reposadamente en el seno de los partidos políticos, cuyo programa irrenunciable se decanta con pausa en los parlamentos que se arrogan legítimamente la soberanía.…  Seguir leyendo »