Derecho Civil

La Propiedad Intelectual protege las creaciones originales literarias, artísticas o científicas expresadas en cualquier medio o soporte (libros, folletos, escritos, discursos, conferencias, informes forenses, composiciones musicales, obras dramáticas, coreografías, obras teatrales, obras audiovisuales, esculturas, obras pictóricas, planos, maquetas, mapas, fotografías, programas de ordenador y bases de datos, etc.), así como las interpretaciones artísticas, los fonogramas, las grabaciones audiovisuales y las emisiones de radiodifusión.

La Propiedad Intelectual de estas obras corresponde a quien las ha creado, es decir, a su autor o autora, sin perjuicio de la protección dispensada a los derechos sobre las obras derivadas, las colecciones y las bases de datos realizadas por otras personas, así como de los derechos de artistas intérpretes o ejecutantes, editoriales, empresas productoras de fonogramas o grabaciones audiovisuales, entidades de radiodifusión, personas que realizan traducciones y adaptaciones, resúmenes, arreglos musicales, o cualquier transformación de una obra literaria, artística o científica.…  Seguir leyendo »

Hace cincuenta años, el 8 de abril de 1967, se promulgó la Compilación de Derecho civil especial de Aragón (BOE, 11 de abril), en parte en vigor hasta el 1 de enero de 2011, sustituida por el llamado Código del Derecho Foral de Aragón de 2011 (CDFA). La Compilación derogó el Apéndice foral de Aragón de 7 de diciembre de 1925. Aragón es el único territorio foral que llegó a tener uno de esos ‘apéndices’ al Código civil que este mismo había previsto (arts. 12 y 13, recogiendo los arts. 5 a 7 de la Ley de Bases de 1888).

El impulso político para la realización de esta ley estatal para Aragón de 1967 vino del Congreso Nacional de Derecho Civil de Zaragoza de 1946, celebrado por juristas de toda España, y en el que se propuso someter a una fase de estudio todos los derechos civiles forales españoles para la realización de un futuro Código civil general español, en la línea del propio Código civil de 1888-1889, pero intentando tomar más en serio que antes a los derechos civiles forales, que se esperaba ahora se integrasen, en parte, en ese futuro Código Civil General.…  Seguir leyendo »

Desheredación y libertad de testar

El Código civil español limita la libertad del testador impidiéndole disponer para después de su muerte de una parte importante de su patrimonio. Pues forzosamente ha de reservar para los descendientes, en especial, dos terceras partes. Este sistema, que procede de la época de los visigodos, se conserva hoy casi intacto, sin que ninguno de nuestros legisladores estatales haya tenido la menor preocupación o intento de modificarlo.

Sin embargo, es cada vez más contundente la reacción de sorpresa y rechazo del testador, cuando comprueba que no puede dejar todos sus bienes a las personas que considera merecedores de los mismos, y en casos como el del cónyuge, partícipes de su generación.…  Seguir leyendo »