Derechos Políticos

Una mujer camina frente a un mural con la figura de Fidel Castro en La Habana, el 1 de Julio. (Yander Zamora/EPA-EFE)

El pasado 3 de julio, a sus 43 años, Ariel Ruiz Urquiola lucía desgarbado, casi esquelético. Lleva el hueso pegado a la piel, como cualquiera que haya emprendido una carrera hacia la muerte. Pesa 65 kilogramos, antes pesaba 80. Es Doctor en Ciencias Biológicas, ecologista consumado, y acaba de interrumpir una huelga de hambre de diecisiete largos y peleados días.

El 8 de mayo Urquiola había sido sentenciado en un juicio sumario a un año de privación de libertad por un supuesto delito de desacato, y protestó y defendió su inocencia negándose a comer y a beber. Amnistía Internacional lo declaró preso de conciencia, la ola de solidaridad fuera de Cuba comenzó a crecer, y una comisión médica subordinada al Ministerio del Interior decidió liberarlo bajo una licencia extrapenal luego de diagnosticarle “un síndrome afectivo ansioso depresivo”.…  Seguir leyendo »

En junio de 2016 escribí un texto en el que cifraba en 79 los presos políticos en Venezuela y denunciaba las condiciones en las que malviven en las cárceles. Desde el Gobierno bolivariano se desmintieron esas cifras. Pues bien, este jueves he entregado en la comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en Nueva York, una lista con los nombres y apellidos de 111 personas que están en las cárceles venezolanas por sus ideas políticas.

Mi tribuna de entonces, que ahora EL ESPAÑOL vuelve a publicar, la titulé ‘En Venezuela sí hay presos políticos’, y era un grito de denuncia al que hoy adjunto los nombres de las personas encarceladas.…  Seguir leyendo »

Eight Turkish military officers who may or may not have been involved in the attempted coup against President Recep Tayyip Erdogan last July are now at the center of a tense standoff between Greece and Turkey. At a time when Greece’s economy is still in limbo and Turks are caught between an increasingly authoritarian government and a surge in terrorist attacks, neither country can afford such a distraction. Yet the two neighbors find themselves at odds once again.

The men — two majors, four captains and two noncommissioned officers — turned up in the northern Greek town of Alexandroupolis in a military helicopter the day after the attempted coup.…  Seguir leyendo »

The world is watching Myanmar as election day nears. The governments of the United States and other countries, which view this contest as a potential watershed for democracy, hope that Sunday’s voting will be “inclusive and credible.” But with just days to go, the election is shaping up to be just the opposite.

A central issue has been the deliberate exclusion of Myanmar’s Muslim minority, including my people, the Rohingya. Like other ethnic and religious minorities in Myanmar, the country’s Rohingya — estimated to number over one million — suffered under years of repressive military rule. Today the pseudo-democratic government continues to treat us as illegal immigrants from Bangladesh, even though our people have been in Myanmar for centuries.…  Seguir leyendo »

La actualidad del ejercicio del derecho de manifestación y las consideraciones sobre este derecho de libertad invitan a recordar lo que tanto la legislación como la jurisprudencia constitucional establecen sobre este derecho fundamental del ciudadano en un Estado democrático. Porque, en efecto, estamos ante un derecho indeclinable en una sociedad democrática, que es de titularidad individual y de ejercicio colectivo, pues solo de esta forma puede ser más eficaz la exposición con publicidad en lugares de tránsito público, de ideas y planteamientos sobre la realidad social y la defensa de intereses generales o sectoriales. Como recuerda el Tribunal Constitucional se trata de una “manifestación colectiva de la libertad de expresión ejercitada a través de una asociación transitoria de personas”; también ha interpretado que es un “cauce del principio democrático participativo” (STC 195/2003, FJ 3).…  Seguir leyendo »

Late last month Andrzej Poczobut, a journalist in Belarus, was indicted on a charge of libel against the country’s president, Aleksandr G. Lukashenko, after publishing a series of articles that questioned the execution of two men convicted of bombing a Minsk subway station.

This latest news may seem a setback from April, when the European Union pressured Mr. Lukashenko into freeing a prominent dissident, Andrei Sannikov. And yet anyone who took hope from Mr. Sannikov’s release was deluded: both cases, and dozens of others, are all part of the system by which Mr. Lukashenko maintains his 17-year-old regime.

Belarus remains Europe’s last dictatorship, as the former Secretary of State Condoleezza Rice called it in 2006.…  Seguir leyendo »

Many in Washington have been debating whether Turkey’s governing Justice and Development Party (AKP) could be a model for the Arab Spring , as our neighbors in the Middle East aspire to get rid of totalitarian regimes and become true democracies. But the reality in Turkey makes clear that the AKP model does not hold.

On Nov. 9 I visited the Silivri prison where hundreds of journalists, publishers, military officers, academics and politicians are being held. Trials were opened in 2007 on charges that an ultranationalist underground organization had plotted for years to overthrow the government. Many of those indicted have been detained for years without trial.…  Seguir leyendo »

Your article presents a disturbing picture of political freedoms under attack in Venezuela (Chávez accused of turning tyrant as even former allies languish in jail, 13  October). Allegations of a politically driven judicial system are backed up with a quote claiming: “There are 38 people in jail for political reasons disguised as corruption or public disorder offences.”

If true, Venezuela would have political prisoners and such a substantial article into its democratic health would be warranted. But it is not. Among these 38 cited cases are people convicted of the murder of a public prosecutor investigating the 2002 coup; military personnel convicted for placing bombs in the Colombian and Spanish embassies; and police chiefs convicted for ordering gunfire against civilians on peaceful demonstrations with the aim of justifying a military uprising.…  Seguir leyendo »

Hablar de tiempos difíciles en relación con los refugiados no deja de ser un pleonasmo. Nunca ha habido buenos tiempos para quienes necesitan el derecho de asilo, pero las estadísticas del ACNUR certifican que nunca como ahora ha habido tal necesidad de asilo. La razón es que se han incrementado y diversificado las situaciones que obligan a millones de personas en todo el mundo a huir de su país para encontrar un refugio. A las persecuciones por razones políticas o la pertenencia a minorías amenazadas, a las guerras o conflictos civiles que se multiplican, se han sumado otras vinculadas a la opción sexual, a la condición de género o a los desastres medioambientales.…  Seguir leyendo »

A mediados de los setenta mis padres huyeron con sus dos hijos adolescentes -mi hermano y yo- de la Checoslovaquia comunista. Como participantes en la Primavera de Praga del 68, se vieron cada vez más perseguidos tras la invasión soviética, hasta que les venció la presión en forma de caprichosos encarcelamientos y ocasionales torturas. Al igual que muchos otros checos de aquel entonces, gracias al asilo político pudieron iniciar una nueva vida en un país democrático: Estados Unidos.

El siglo XX fue el del exilio político por excelencia. Con sus ideologías esclavizantes, guerras civiles y mundiales, dictaduras y totalitarismos diversos, el siglo pasado generó oleadas de exiliados que, en algunos casos, cambiaron el mapa étnico de las grandes urbes europeas y americanas.…  Seguir leyendo »

Por Jorge Castañeda, ex secretario de Relaciones Exteriores de México y profesor de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Nueva York (EL PAÍS, 19/09/08):

Como si Hugo Chávez no contara ya con suficientes problemas -la caída del precio del petróleo, la expulsión del embajador de Estados Unidos en Venezuela, y la del venezolano en Washington, el registro de su país por cuarto año seguido en la lista negra norteamericana de cómplices del narcotráfico, el estallido inflacionario local, y las dudas sobre la suerte de su partido en las próximas elecciones- recibe un nuevo golpe. El 18 de septiembre, la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW, de cuya Junta Directiva me confieso orgullosamente miembro) hizo público en Caracas un informe demoledor sobre Una década de Chávez.…  Seguir leyendo »

Por Diego López Garrido, secretario de Estado para la Unión Europea (EL PAÍS, 04/07/08):

Es difícil aceptar que en democracias como las europeas haya millones de personas, trabajadores y trabajadoras, que pagan sus impuestos y cotizaciones pero no pueden ejercer el derecho que más integra en una sociedad, el más importante y decisivo: el derecho al voto. Y precisamente es ahí donde está la frontera de extensión de derechos que los europeos tenemos que traspasar en este comienzo del nuevo siglo: ofrecer un marco de derechos y garantías iguales para todos.

En nuestro país el reciente debate mediático, al focalizar la atención sobre la directiva del retorno, ha obviado lo anterior.…  Seguir leyendo »

Por Josep-María Terricabras, catedrático de Filosofía de la Universitat de Girona (EL PERIÓDICO, 23/08/06):

La lista de derechos individuales incluida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 no incluye, de forma clara y precisa, el derecho de voto como un derecho democrático e inalienable. El artículo 21 de este documento habla de “representantes elegidos libremente” y de “libertad de voto”, pero estas expresiones se podían concretar de formas muy distintas, de acuerdo con los sistemas políticos y jurídicos de los estados que entonces debían aceptar la declaración. En aquellos momentos, a nadie se le pasaba por la cabeza –ni tan solo a los demócratas– que alguien pudiera votar en un país que no fuera el suyo.…  Seguir leyendo »

Por Plácido Micó, secretario general del partido Convergencia para la Democracia Social (CPDS), el partido más importante de la oposición guineana. Encarcelado durante catorce meses tras el juicio-farsa celebrado en el cine Marfil de Malabo, en mayo de 2002, ha sido indultado a principio del pasado mes de agosto (EL PAÍS, 09/09/03):

Tras catorce meses de cautiverio en el penal de Black-Beach de Malabo, Guinea Ecuatorial, he sido autorizado a recuperar mi libertad, aunque sea provisionalmente. El 2 de agosto, fecha en la que salí de la cárcel, era la víspera del vigésimo cuarto aniversario de la toma del poder, mediante un golpe de Estado, del presidente Obiang Nguema.…  Seguir leyendo »