Desinformación

Cualquiera de ustedes se habrá topado en las redes sociales con un texto atribuido a Gabriel García Márquez, supuestamente extraído de El amor en los tiempos del cólera, y que empieza de esta manera:

“—Capitán, el niño está preocupado y muy incómodo debido a la cuarentena que el puerto nos impuso.

—¿Qué te preocupa, muchacho? ¿No tienes suficiente comida? ¿No duermes lo suficiente?

—No es eso, Capitán. No puedo soportar no poder desembarcar y abrazar a mi familia.

—Y si te dejan salir del barco y se contaminan, ¿cargarías con la culpa de infectar a alguien que no puede soportar la enfermedad…”

Muy al dedo para toda la suerte de consejos, máximas filosóficas y reflexiones morales que ha traído consigo la pandemia, y que si se reproduce tanto es porque satisface gustos literarios propios, o llena las expectativas de lo que queremos que alguien diga en nuestro nombre, pues coincide con lo que pensamos.…  Seguir leyendo »

A man uses a Swedish version of the COVID-19 Symptom Tracker app on his smartphone in Stockholm, Sweden, on 29 April 2020. Photo: Getty Images

Misinformation and Disinformation

The coronavirus pandemic, labelled an infodemic by the World Health Organization, has demonstrated the power of false information, whether created or shared without intention of causing harm (misinformation) or knowingly generated to cause harm (disinformation).

The peddling of false claims online and on television has precipitated arson attacks on 5G mobile phone masts across Europe: over 50 in the UK, at least 16 in the Netherlands, further attacks in Belgium, Cyprus, Italy and Ireland. Mere discussion of a vaccine is stoking the anti-vaccination movement. The scale of disinformation is rife: Facebook alone has placed warning labels on around 50 million pieces of content and as of mid-April, COVID-19 misinformation on Facebook had been viewed an estimated 117 million times.…  Seguir leyendo »

US President Donald Trump speaks in the Oval Office before signing an executive order related to regulating social media on 28 May 2020 in Washington, DC. Photo by Doug Mills-Pool/Getty Images.

Few social media platforms have propelled President Trump’s political career like Twitter has. Conceivably, that’s precisely the reason why its decision on 26 May to flag two of his posts as containing misleading statements related to the upcoming election, drew his ire. Just two days later, an executive order was signed, demanding immediate action from the Federal Communications Commission (FCC) and the Federal Trade Commission (FTC) to re-examine platform liability, allegations of political bias and federal ad spend on online platforms.

The stand-off between Donald Trump and Twitter accentuates two key issues in the global debate about the impact of Big Tech on human rights and democracy: freedom of expression and platform liability.…  Seguir leyendo »

Frenar la curva de las noticias falsas sobre la pandemia

¿Usted creería que el coronavirus fue desarrollado por un gobierno para debilitar a sus rivales extranjeros? ¿O que “patriotas” lo crearon para fomentar una revolución contra el “gran gobierno” y el “estado profundo”? Lamentablemente, mucha gente que se ha topado con esta desinformación online la ha compartido con sus amigos y familiares.

Aun así, estamos aprendiendo más sobre quién genera noticias falsas sobre la pandemia y cómo frenar su circulación. Además de los trabajadores de la atención médica que arriesgan su propia vida y de los científicos que trabajan en tratamientos y una vacuna, otra rama de la respuesta al COVID-19 también merece reconocimiento.…  Seguir leyendo »

Donald Trump y Mike Pence, presidente y vicepresidente de los Estados Unidos, afirmaron que el COVID-19 fue diseñado en un laboratorio de Wuhan, en China. En revancha, Zhao Lijian, vocero del ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno chino, aseguró que los responsables de llevar el contagio a Wuhan son militares estadounidenses que asistieron a un evento deportivo mundial en octubre del año pasado.

No hay experto de la comunidad científica que defienda estas teorías, pero tampoco hay quien sepa decir, a ciencia cierta, de dónde proviene este coronavirus. La hipótesis del murciélago es sólo una de tantas, lo mismo que aquella que propone al pangolín como la primera fuente del contagio.…  Seguir leyendo »

Una mujer protesta frente al The Reichstag alemán contra las medidas de restricción llevando una mascarilla que dice: "No des una oportunidad a Gates", el pasado 16 de mayo.Michael Sohn / AP

Hace dos meses, una web llamada Biohackinfo.com publicó que la intención de Bill Gates era aprovechar la vacuna del coronavirus para inyectar a la gente un chip espía que detectara sus movimientos y preferencias. Un vídeo en YouTube que incidía en esa idea extraordinaria logró poco después dos millones de visitas, entre ellas la de un antiguo asesor de Donald Trump, Roger Stone, que la propaló por una emisora de radio. El New York Post, un periódico del magnate australiano Rupert Murdoch, se las arregló para dar pábulo a la historia y, según los indicadores habituales, fascinó a un millón de ciudadanos por Facebook.…  Seguir leyendo »

Fox News host Laura Ingraham addresses the Conservative Political Action Conference on Feb. 23, 2018, in National Harbor, Md. (Chip Somodevilla/Getty Images)

In a crisis, people struggle collectively to make sense of a complex and frightening situation — and as a result, misinformation spreads. For several reasons, that’s been especially true during the novel coronavirus pandemic. Scientists are still trying to understand everything about the virus’s disease, covid-19, including how it spreads and which treatments work. Armchair epidemiologists are filling the Internet with their own interpretations of the emerging science.

But partisan polarization interacting with social media and cable news have amplified this dramatically, quickly spreading problematic beliefs about covid-19. Here’s one key example.

A covid-19 article went — well — viral

On March 20, Aaron Ginn wrote a Medium article titled “Evidence over Hysteria — Covid-19” and tweeted it out.…  Seguir leyendo »

El estilo conspirativo en la política de la pandemia

Más de la mitad de la población del mundo está autoconfinada como consecuencia de la pandemia del COVID-19. Y si bien la cuarentena ha desacelerado la propagación del coronavirus, ha acelerado el progreso de otro fenómeno insidioso: las teorías conspirativas. Tener miedo por la propia vida, por la subsistencia y por los seres queridos, todo ello en un estado de aislamiento, ha resultado ser un verdadero caldo de cultivo de paranoia fabulista.

Según una de las teorías conspirativas más populares, las nuevas redes 5G chinas tienen la culpa de la pandemia. Según quienes abonan la teoría, los equipos 5G están emitiendo radiación que debilita el sistema inmunológico o, inclusive, directamente están transmitiendo el virus.…  Seguir leyendo »

Hacemos un llamamiento a los líderes de las plataformas digitales y las redes sociales, que han adquirido riqueza y poder en el espacio digital, para que emprendan una transformación decisiva que favorezca la fiabilidad de la información y la responsabilidad de las plataformas basándose en principios democráticos. Les pedimos a ustedes, Sundar Pichai, Mark Zuckerberg, Tim Cook, Jack Dorsey, Jeff Bezos, Brad Smith y otros, que tomen todas las medidas necesarias, independientemente de lo que les cueste a corto plazo a sus empresas, para garantizar el derecho a una información fiable, que es un elemento constitutivo de la libertad de opinión y de expresión.…  Seguir leyendo »

Todos los seres humanos han mentido en algún momento de sus vidas. Si alguien les dice que nunca mintió, en ese preciso instante lo está haciendo. La mentira, que entenderemos como faltar a la verdad intencionadamente, parece ser característica exclusivamente humana. De ahí que tratar de prohibirla o erradicarla responda, como decía Hannah Arendt de las ideologías totalitarias, a un intento de transformar la naturaleza del ser humano.

No todas las mentiras nos parecen iguales. Estamos dispuestos a perdonar que un médico no diga la verdad a un paciente; que unos padres no digan a su hijo que es adoptado; que un abogado exagere para lograr la exculpación de su cliente; que no se diga a una amistad lo mal que le sienta el nuevo peinado, etc.…  Seguir leyendo »

La forma en cómo se está afrontando jurídicamente la pandemia de Covid-19 despierta muchas dudas. Son muchos los comentarios que se han escrito al respecto y esos comentarios anticipan lo que, a poco tardar, serán los futuros debates que se van a plantear ante los tribunales, desde los juzgados al Tribunal Supremo y, antes o después, el Tribunal Constitucional.

Pero las dudas no se relacionan con los aspectos de detalle propios de juicios y de jueces y abogados. Guardan relación con algo más general, con una actitud que el filósofo Byung-Chul Han ha llamado «el regreso a la sociedad disciplinaria» y la aparente pasividad o fatalismo con el que se están asumiendo las consecuencias de ese «regreso» en las sociedades occidentales y, desde luego, en la sociedad española.…  Seguir leyendo »

Tema

Conviene estudiar las campañas de desinformación de Rusia y ser consciente que China está aprendiendo rápidamente de ellas.

Resumen

En enero, al comienzo de la crisis del COVID-19, los medios de comunicación rusos financiados por el Kremlin difundían las narrativas fabricadas por los medios oficiales chinos sobre el origen del virus. Sin embargo, a partir de marzo, cuando los países europeos empezaron a introducir medidas de emergencia, Rusia comenzó a aplicar las mismas tácticas de desinformación utilizadas en sus campañas anteriores, con el objetivo de cuestionar la credibilidad de las instituciones democráticas de la UE y de EEUU y su capacidad para gestionar la crisis sanitaria.…  Seguir leyendo »

There’s a booming market in conspiracy theories about the origins of the novel coronavirus in Wuhan, China. But the Chinese government has no one to blame but itself for this explosive debate. They have put the truth on lockdown.

China has an obligation here: For its own sake, and the world’s, it should promptly begin a serious, credible investigation into how the covid-19 pandemic began. Such an inquiry is essential to understand how to treat the disease and prevent future eruptions. To make this probe trustworthy, China should invite international scientists to take part.

Top scientists I contacted over the past week were skeptical about theories that are spinning about deliberate Chinese attempts to engineer the toxic virus.…  Seguir leyendo »

El ministro de Justicia ha anunciado una revisión de nuestros instrumentos legales para garantizar el derecho a recibir información veraz. Cualquier iniciativa tendente a fortalecer la vigencia de un derecho fundamental es motivo de loa.

Con todo, me temo que la deriva anunciada, otro posible engorde del ya obeso Código Penal, es desacertada y que nuestro ordenamiento jurídico ya prevé suficientes mecanismos para combatir una realidad que no es nueva, pero que en los últimos años se ha reproducido a la velocidad de los gremlins tras tomar contacto con H2O, merced a la capacidad de difusión de las redes sociales. Sin embargo, no se puede luchar con el Derecho contra la fibra óptica; menos aún si ello puede suponer un colapso -otro más- inasumible para la Administración de Justicia.…  Seguir leyendo »

Truth is the first casualty in war, goes the old saying; the corollary might be that journalists are often the collateral damage. That has probably never been more universally true than in the ongoing battle against the coronavirus. Across the world, both autocratic and democratic governments have responded to the epidemic by restricting information, criminalizing independent reporting and harassing reporters — verbally and sometimes ­physically.

“Call it the covid-19 crackdown,” says Joel Simon, the executive director of the Committee to Protect Journalists. His organization has compiled what he says is a partial list of 200 cases of arrests, threats and harassment related to media coverage of the pandemic.…  Seguir leyendo »

The Chinese Communist Party manipulates its statistics. This is neither an opinion nor a revelation: it’s a simple fact, critical to understanding China today. Chairman Xi Jinping demands that Chinese journalists prioritize loyalty to the Party over truth or accuracy. Li Keqiang, who now runs China’s economy as the premier, once smilingly told the U.S. ambassador that most Chinese statistics are “for reference only,” and that statistics on gross domestic product especially are “man-made.”

Up until a few months ago, this felt like a domestic Chinese issue. Sure, American investment firms have always struggled with finding accurate data. American journalists have sometimes repeated misleading Chinese statistics.…  Seguir leyendo »

Paramedics wheel a patient wearing a breathing apparatus into the emergency room at Wyckoff Heights Medical Center, Monday, April 6, 2020, in New York. The city continues to see rising numbers of new coronavirus cases. (John Minchillo)

Fake news makes up a relatively small portion of Americans’ news consumption, research has shown. Throughout 2016, the vast majority of U.S. Facebook users did not share any fake news articles. In the month leading up to the election, fake news sources only made up roughly 1 percent of the average Twitter user’s political news on the platform.

In 2020, however, even small amounts of fake news about coronavirus can have dire consequences. The current public health crisis requires the coordinated actions of individuals — maintaining social distance, buying reasonable quantities of food and supplies, and following the latest medical advice rather than bogus cures.…  Seguir leyendo »

Las noticias falsas son igual de contagiosas que el coronavirus COVID-19. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya bautizó a esta epidemia de rumores como una “infodemia” que propaga pánico y confusión, y genera división. Estos rumores se camuflan entre las noticias reales y basadas en evidencia científica, y hay quienes no las distinguen o las prefieren sobre el periodismo serio. En México las propagan desde anónimos en redes sociales hasta el mismo presidente de la República.

El 67% de los usuarios mexicanos de internet se informa principalmente en Facebook, 42% en YouTube y 41% por WhatsApp. Es principalmente en esas plataformas donde la infodemia hace de las suyas, entre cadenas con información falsa o engañosa, y contenidos falsos en sitios poco confiables y sin fuentes verificables, hechos para tener millones de vistas o reproducciones de video.…  Seguir leyendo »

Hace apenas un mes, China estaba al centro de la epidemia del coronavirus COVID-19. Cada día se informaba de miles de nuevas infecciones. Los hospitales estaban colapsados. La población moría de a cientos. Nadie podía salir de sus hogares. Pero el draconiano confinamiento ordenado por el gobierno parece haber funcionado: la enfermedad parece ahora bajo control. Y, aparentemente, las autoridades chinas han pasado por alto sus lecciones más básicas.

Para ver esto, vale la pena revisar cómo manejaron la crisis. Tras enterarse de que un nuevo coronavirus había surgido en Wuhan, en la provincia de Hubei, el primer instinto de las autoridades locales fue, como sabemos, suprimir la información.…  Seguir leyendo »

Volunteers waving the Chinese flag send off the China national emergency medical team at the Tianhe airport in Wuhan, China, on Tuesday. (Stringer/AFP/Getty Images)

In early 1952, the three-year-old People’s Republic of China faced a public relations crisis in the middle of the Korean War. After agreeing to let prisoners of war decide where they wanted to go after hostilities ended, officials were dismayed to learn that more than half of the 170,000 Chinese POWs had opted not to return to mainland China, an embarrassing public rejection of the communist system taking root there.

Desperate to divert the world’s attention from the POW debacle, on Feb. 22, 1952, the Communist Party’s mouthpiece, the People’s Daily, claimed that U.S. forces were waging biological warfare against China.…  Seguir leyendo »