Deslocalización industrial

La globalización se ha caracterizado por una progresiva desregulación. Las empresas transnacionales -hacedoras de la globalización- comenzaron a actuar mediante redes globales que trascendían las fronteras y las leyes de cualquier país. Esta desregulación generó cierta cultura de la ilegalidad, especialmente entre los que sufrían los efectos más negativos de pérdida de derechos, de protección social, de puestos de trabajo, de seguridad y de ruptura de los vínculos sociales de la integración. La globalización ha quebrado muchos de los consensos básicos que caracterizaban la cultura de la legalidad de la era moderna. La erosión del papel regulador del Estado en las relaciones sociales y económicas, así como su centralidad política, y la supervisión de los organismos internacionales representan una quiebra de legalidad, que hace que el mundo sea ahora más inseguro en todos los ámbitos de actividad.…  Seguir leyendo »

En octubre escribí en este mismo diario un articulo titulado Sayonara, baby. Entonces estaba convencido de que Nissan cerraba la planta de Barcelona y de que el expediente de regulación de empleo era solo el primer paso de una jibarización cuyo final sería el cierre del centro. Hoy no me duelen prendas en reconocer mi error de apreciación. Nissan quiere seguir produciendo coches y furgonetas en Barcelona y, para eso, empresa y sindicatos han firmado un acuerdo que implica que todos remarán en un mismo barco hacia la sostenibilidad a largo plazo de la planta. Todo ello bajo la tutela, y el apoyo, de las administraciones central y autonómica.…  Seguir leyendo »

Aprovechando la difícil situación creada por la crisis financiera internacional, la empresa Nissan ha presentado un ERE. Lo que significa es que quiere ir reduciendo la producción en Catalunya, seguramente con carácter definitivo. Es evidente que esta crisis ha afectado con fuerza a muchas empresas españolas y ha provocado situaciones de falta de liquidez y de reducción de la demanda.

Aunque coincida en el tiempo, que nadie crea que Nissan se quiere ir por ninguna de estas dos razones. Nissan no se va por falta de liquidez. Las soluciones a las dificultades de tesorería pasan por otro camino. Es cierto que tiene problemas por la disminución de la demanda.…  Seguir leyendo »

Podemos escuchar a Terminator decir «Sayonara, baby», en la versión española, mientras que en la versión original dice: «Hasta la vista, baby». De igual modo, cuando el consejero director general de Nissan Motor Ibérica, Fumiaki Matsumoto, dijo en rueda de prensa que la planta de Nissan en Barcelona había perdido competitividad por la «caída generalizada de las ventas, el incremento de los costes de producción y el cambio de tendencia de los consumidores, que prefieren coches más pequeños y menos contaminantes», y que el tremendo ajuste de plantilla se hacía para «poder fabricar algún otro modelo en el año 2010», lo que estaba queriendo decir era que comenzaba el principio del fin para la planta.…  Seguir leyendo »

Por Jaume Rivera, profesor del IESE (EL PERIÓDICO, 18/01/07):

Las fábricas son generadoras de riqueza para un país, y por tanto, su deslocalización preocupa. Es lógico que los ciudadanos exijan a sus políticos que actúen para potenciar la instalación de empresas en sus países, para prevenir las deslocalizaciones, y para que, en el caso de que estas se produzcan, el impacto sobre los trabajadores afectados sea mínimo. Sin embargo, la presencia de deslocalizaciones en la prensa es muy desigual. Existen deslocalizaciones pasivas, que son reflejadas de forma positiva por los medios. Por ejemplo, si una empresa tiene una planta en Terrassa, y la cierra para desplazar la producción a Eslovaquia (deslocalización activa), la opinión pública tildará a esta empresa de poco ética, de mercantilista, de falta de sensibilidad social, etcétera.…  Seguir leyendo »

Por Salvador del Rey Guanter, catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social y consejero del Consejo Económico y Social (EL PAIS, 10/11/04):

Estas últimas semanas hemos asistido a una sucesión de noticias sobre empresas alemanas, francesas, holandesas y belgas que están negociando acuerdos que tienden a evitar la deslocalización de las mismas a países de Europa del Este con unas condiciones laborales juzgadas como más favorables por las empresas.

Normalmente, las contraprestaciones de estos acuerdos consisten en garantizar por la empresa un volumen determinado de empleo en periodos relativamente largos (una década), a cambio de un compromiso inmediato de incrementar el tiempo de trabajo sin el correspondiente incremento salarial.…  Seguir leyendo »

Por Amadeu Petitbó, catedrático de Economía Aplicada y director de la Fundación Rafael del Pino (LA VANGUARDIA, 03/03/04):

Ultimamente, quienes se dedican profesionalmente a la política o a la actividad sindical se han referido de forma reiterada a la deslocalización. El cierre de algunas plantas industriales en Catalunya parece que ha cogido desprevenido a alguno, lo que no deja de ser sorprendente, pues las aperturas y cierres de plantas industriales son un fenómeno tan viejo como la economía. Parece que nadie se acuerda de las inversiones extranjeras que llegaron a nuestro país al amparo de unas condiciones particularmente favorables, incluidas aquellas referidas a los menores salarios.…  Seguir leyendo »

Por Antón Costas, catedrático de Política Económica, UB (EL PERIODICO, 22/02/04):

El caso Samsung, empresa que teniendo beneficios ha decidido cerrar para aprovechar las ventajas que ofrece la globalización de los mercados, puede haber llevado a muchas personas a acusar a las leyes de la economía y la empresa de despiadadas e insensibles. Esta percepción de insensibilidad me ha hecho recordar la observación de uno de los grandes economistas del siglo XIX, John Stuart Mill: «Lo más insensible que conozco es la ley de la gravedad: rompe sin escrúpulos el cuello de la persona más buena y más afable si esta se olvida por un momento de tener cuidado.…  Seguir leyendo »