Deuda Pública

En tanto los países, las empresas y los hogares enfrentan las consecuencias económicas de la pandemia del COVID-19, muchos analistas de mercado están haciendo sonar la alarma sobre un apalancamiento que crece aceleradamente a nivel mundial. Y por buenas razones: en una aceleración de una tendencia que lleva años, el ratio deuda-PIB entre estos tres conjuntos de deudores va a aumentar un 14% este año, a un récord de 265%. Pero si bien esto ha planteado el riesgo de insolvencias e incumplimientos de pago, particularmente entre las corporaciones, S&P Global Ratings cree que una crisis de deuda en el corto plazo es improbable.…  Seguir leyendo »

La nueva bomba de deuda estadounidense

Estados Unidos se enfrenta no sólo a la enfermedad, sino también a la quiebra. Para contrarrestar la «Gran Detención» de la pandemia, la Reserva Federal y el Congreso instrumentaron cuantiosos paquetes de estímulo, por temor a que de no hacerlo, la economía se hundiera a la miseria de los años treinta. El déficit fiscal federal en 2020 rondará el 18% del PIB, y el cociente deuda/PIB pronto superará la marca del 100%. Cifras como estas no se veían desde que Harry Truman mandó los B‑29 a Japón para poner fin a la Segunda Guerra Mundial.

Suponiendo que al final Estados Unidos derrote a la COVID‑19 y no caiga en una distopía similar a Terminator, ¿cómo evitará el riesgo inminente de crisis fiscal y bancarrota nacional?…  Seguir leyendo »

La necesidad de canjes de deuda por clima

Una crisis de deuda global es inminente. Inclusive antes de que el COVID-19 arrasara al mundo, el Fondo Monetario Internacional había pronunciado una advertencia sobre las cargas de deuda pública de los países en desarrollo, observando que la mitad de los países de menores ingresos corrían “un alto riesgo de sobreendeudamiento, si ya no lo tenían”. En tanto la crisis económica se agrava, esos países están experimentando profundas contracciones de producción al mismo tiempo que los esfuerzos de alivio y recuperación del COVID-19 exigen un enorme incremento de los gastos.

Según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, los pagos de sus deudas externas públicas por parte de los países en desarrollo costarán 2,6-3,4 billones de dólares sólo en 2020 y 2021.…  Seguir leyendo »

Reestructuración ecológica de la deuda soberana

Muchos países en desarrollo han evitado hasta ahora las altas tasas de infección y mortalidad del COVID-19 que se están viviendo en otros lugares. Si bien al menos en el corto plazo estas pueden ser buenas noticias, la mala nueva es que estos países serán los más golpeados en términos económicos.

El Banco Mundial estima que alrededor de 100 millones de personas podrían caer en la pobreza como resultado directo de la crisis. Y eso será solo la punta del iceberg, a medida que las exportaciones de los países en vías de desarrollo colapsen y se desmoronen las pequeñas empresas, las comunidades y los medios de sustento.…  Seguir leyendo »

Las economías avanzadas ya han gastado sumas enormes en la provisión de ayudas a particulares y pequeñas y medianas empresas en respuesta a la pandemia. El Fondo Monetario Internacional, en su Informe de Perspectivas Económicas de junio, estima que el gasto, incluidas medidas fiscales y provisión de garantías públicas, llegó a aproximadamente 20 puntos porcentuales del PIB. En Estados Unidos, el Congreso está analizando aprobar nuevos paquetes de gasto que van del 5% del PIB (republicanos) al 15% (demócratas). Y cuando la pandemia haya pasado se necesitará todavía más gasto público (y por ende, más endeudamiento).

Diversos economistas afirman que los bajos tipos de interés actuales permiten sostener niveles de deuda soberana mucho más altos que en el pasado.…  Seguir leyendo »

Mientras la pandemia de COVID‑19 sigue haciendo estragos, más de cien países de ingresos bajos y medios todavía tienen un total combinado de 130 000 millones de dólares de vencimientos de deuda este año, de lo que alrededor de la mitad se debe a acreedores privados. Con buena parte de la actividad económica suspendida y la recaudación fiscal en caída libre, muchos países no podrán evitar el default. Otros juntarán escasos recursos para pagar a los acreedores, recortando gastos imprescindibles en salud y prestaciones sociales. Y otros tratarán de patear la proverbial piedra para adelante apelando a más endeudamiento, en un momento en que parece fácil, dada la abundante provisión de liquidez por parte de bancos centrales de todo el mundo.…  Seguir leyendo »

Algunas negociaciones se parecen a un baile de tango. La coreografía empieza con un movimiento en el que una de las partes avanza tres firmes pasos al mismo tiempo que su partenaire retrocede. Si hablamos de la danza esta tensión describe un juego sensual de atracciones, pero cuando hablamos de negociaciones, la música se apaga y la escena se parece más a una disputa con ceños fruncidos. Esto es lo que pasa hoy entre Argentina y sus acreedores externos quienes desde comienzos de este año iniciaron las conversaciones para resolver de qué manera el país pagaría alrededor de 66,000 millones de dólares de su deuda externa.…  Seguir leyendo »

The odds of Europe solving its “Italy problem” without disrupting the European Union or the world economy just got a bit better. The Italy problem, for those who have forgotten or who never knew, is the persistence of its massive governmental debt, which in 2019 was reckoned at 135 percent of its economy (gross domestic product, or GDP). The danger is that Italy defaults.

If this happened — that is, if Italy could not meet its interest costs or principal repayments — it could trigger a global financial panic. To limit losses, investors and traders would rush to sell stocks, bonds and other financial assets.…  Seguir leyendo »

¿Qué tienen en común el sindicato del crimen organizado calabrés ‘Ndrangheta, Hertz, Sichuan Trust de China y la Reserva Federal de Estados Unidos? Todos están profundamente liados en un sistema financiero que ha transformado la intermediación crediticia en una fábrica de deuda que produce activos que enriquecen a los inversores, pero que deja a los hogares, empresas y gobiernos haciendo malabares con pasivos insostenibles.

Los inversores siempre han estado hambrientos de seguridad y rendimiento. La lógica sugiere que no se pueden tener las dos cosas, pero eso era antes de la era de finanzas estructuradas y banca paralela. Con la estrategia de codificación legal correcta, una simple obligación de pago se puede convertir en un activo líquido para los inversores.…  Seguir leyendo »

The Group of 20, a multilateral forum of major economies, announced on April 15 that it would suspend debt service payments from the world’s poorest countries. The International Monetary Fund did the same for 25 countries.

But more relief may be necessary, and China, the world’s largest bilateral lender, has come under particular scrutiny to do more. At a June 18 virtual conference with African leaders, Chinese President Xi Jinping announced that China would write off interest-free loans for “relevant African countries” and might extend the G-20-sponsored repayment moratorium.

This may not make much of a difference. Interest-free loans constitute only 2 to 3 percent of Chinese loans issued to Africa since 2000 and would have been the easiest for low-income countries to pay off.…  Seguir leyendo »

Los costos del pago de los más de 7,5 billones de dólares que las economías emergentes deben a acreedores externos se están volviendo cada vez más onerosos, justo cuando necesitan el mayor margen fiscal posible para confrontar la crisis de la COVID‑19. Pese a que hay sólidas razones para cancelar buena parte de esta deuda, muchos actores importantes se oponen a hacerlo, con el argumento de que limitaría el acceso futuro de esos países a los mercados internacionales y de tal modo reduciría la inversión y el crecimiento.

Pero en realidad, el sustento empírico de esta opinión es bastante débil. En vez de dar impulso sostenido a la inversión y al crecimiento, el efecto más probable de los flujos financieros internacionales en los mercados emergentes y en las economías en desarrollo es una mayor volatilidad.…  Seguir leyendo »

Muchos creen que la reciente propuesta franco-alemana de un fondo europeo de recuperación, que se financiaría mediante bonos emitidos por la Unión Europea, podría ser el “momento hamiltoniano” del bloque. Este término se refiere al acuerdo del año 1790 cuya punta de lanza fue Alexander Hamilton, el primer secretario del Tesoro de Estados Unidos; mediante dicho acuerdo, el gobierno federal de Estados Unidos asumió las deudas contraídas por los 13 Estados del nuevo país durante la Guerra de Independencia.

Al inspeccionar superficialmente esta analogía, ella parece justificar el lanzamiento de eurobonos en este momento. Pero una mirada más detallada revela que la ecuación “Hamilton = Eurobonos hoy en día” no es válida, por tres razones.…  Seguir leyendo »

El mes pasado, Argentina cayó en impago técnico de su deuda externa tras un periodo de gracia de 30 días para sus pagos de intereses más recientes. De más está decir que los impagos de deuda soberana se traducen en enormes costes sociales y económicos. El que Argentina se libre de lo peor de ellos ahora pende de manera crucial de las actuales negociaciones entre su gobierno y los acreedores privados.

No todos los países estaban en situación similar para enfrentar la crisis del COVID-19. Argentina sufría un importante problema de sostenibilidad de su deuda mucho antes de que llegara la pandemia.…  Seguir leyendo »

A pedestrian walks past posters on the street that read “No to the payment of the debt. Break with the IMF,” in Buenos Aires on Wednesday. (Agustin Marcarian/Reuters)

The Argentine government is locked in contentious negotiations with foreign bondholders, led by the U.S. investment firm BlackRock, over the terms of nearly $65 billion in payments it owes on its debt. This is familiar — and risky — territory for Argentina. Should negotiations fail before the June 2 deadline and the government of President Alberto Fernández misses another debt payment, the country will formally slip into default for the third time this century and ninth time in its history.

What’s new this time is the chaotic international backdrop. The global coronavirus pandemic and the accompanying severe, ongoing, worldwide economic contraction suggests we may see a wave of sovereign debt defaults.…  Seguir leyendo »

La crisis por la COVID‑19 dejará a muchos actores, públicos y privados, cargados de deudas insostenibles. Todavía estamos en la fase «prekeynesiana» (shock de oferta con shock de demanda derivado) de lo que probablemente será una depresión global. Pero una vez superada la peor amenaza del virus, habrá una combinación de ahorro precautorio de los particulares y renuencia de las empresas a comprometer gastos en capital, lo que profundizará la caída de la demanda agregada: fase keynesiana. Es probable que la única herramienta capaz de cubrir la diferencia entre la producción potencial y la efectiva sea el estímulo fiscal financiado con déficit, y monetizado donde sea posible.…  Seguir leyendo »

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, el 8 de mayoCredit...Esteban Collazo/Agence France-Presse vía Presidencia de Argentina/Afp — Getty Images

En este momento, Argentina está inmersa en negociaciones intensas con sus acreedores por una deuda pública de al menos 65.000 millones de dólares. La parte más importante de esa negociación —decisiva para la recuperación económica de Argentina— es la deuda en moneda extranjera, de la cual la mayoría está en dólares y principalmente en manos de extranjeros.

El resultado de estas negociaciones es muy importante para los 45 millones de residentes de Argentina, así como para cientos de millones de habitantes de este planeta. Ahora que los ingresos por el intercambio de divisas están cayendo en picada en una recesión mundial, ¿cuánto se invertirá en importaciones esenciales como medicinas o alimentos y cuánto en saldar deudas?…  Seguir leyendo »

Las economías emergentes

Muchos están reclamando una moratoria temporaria de todos los pagos de deuda por parte de las economías en desarrollo y emergentes, para impedir que la pandemia del COVID-19 desate un tsunami de defaults soberanos. En lugar de esperar pasivamente a que los deudores dejen de cumplir con sus obligaciones, sostienen, sería mejor que los acreedores acordaran ahora suspender los pagos por un tiempo.

Pero, si bien un congelamiento general de los pagos de deuda podría ayudar a muchos países de bajos ingresos que carecen de una opción mejor, podría ser contraproducente para las economías emergentes que hoy siguen teniendo acceso a los mercados financieros.…  Seguir leyendo »

El presidente de Argentina, Alberto Fernández (a la derecha), en una reunión con su ministro de Economía, Martín Guzmán. Credit Esteban Collazo/Agence France-Presse — Getty Images vía Presidencia de Argentina

“Acá nadie se salva solo”, ha dicho una y otra vez el presidente argentino Alberto Fernández en las últimas semanas, para fomentar solidaridad ciudadana durante la cuarentena estricta que su gobierno impuso el 20 de marzo para frenar el contagio de la COVID-19.

Pero la frase aplica también a la delicada negociación que enfrenta el país con los tenedores de 66.238 millones de dólares de deuda que el país emitió bajo legislación extranjera. “No estar solo” significa que al menos alguien más también caerá —al menos de manera simbólica— junto al país en un eventual default, el Fondo Monetario Internacional (FMI).…  Seguir leyendo »

La pandemia de la COVID-19 empujó a la humanidad hacia la peor recesión mundial de la era moderna. La presión sobre la finanzas públicas se tornó enorme, especialmente en los países en vías de desarrollo que ya estaban fuertemente endeudados.

El Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y las Naciones Unidas han lanzado varias iniciativas para aliviar la carga de la deuda pública en esta situación extraordinaria. Como primer paso, los países del G20 aceptaron una moratoria para la deuda bilateral oficial de las 76 economías más pobres del mundo.

Este momento plantea la prueba máxima para la arquitectura financiera internacional.…  Seguir leyendo »

Argentina y cómo evitar una catástrofe financiera mundial

Cuando un auto derrapa en una carretera cubierta de hielo, la consecuencia puede ser el choque de 50 vehículos. Lo mismo ocurre en los mercados financieros internacionales: la cesación de pagos de México en 1982 llevó al choque en cadena de docenas de países, la devaluación tailandesa en julio de 1997 disparó la crisis financiera asiática y la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008 inició la Gran Recesión en el mundo.

Los financistas internacionales debieran ser suficientemente astutos como para no desatar el colapso de 2020 por la COVID-19. Su sabiduría pronto será puesta a prueba.

Ya antes de que la COVID-19 produjera la peor caída de la economía mundial desde la Gran Depresión, Argentina tenía problemas de deuda… otra vez.…  Seguir leyendo »