Dinero digital

Los bancos centrales en un mundo de dinero digital

La relación de la economía con el dinero siempre ha sido extraña y muy debatida. Por mucho tiempo, los economistas (incluidos Premios Nobel como Merton Miller y Franco Modigliani) consideraron el dinero como un mero medio de intercambio. Pero después, tomando como base los trabajos de John Maynard Keynes y de Hyman Minsky, trascendieron el énfasis excluyente en la cantidad de dinero y comenzaron a analizar la influencia estructural del dinero en la economía real y en el sistema financiero.

Una comprensión estructural del dinero y de las finanzas es más importante aún en un mundo cada vez más digitalizado y sin uso de efectivo, ya que aumenta la necesidad de que las autoridades no actúen como meros correctores de los mercados sino como formadores proactivos de mercados.…  Seguir leyendo »

Adiós al efectivo

El Banco Central Europeo y la Reserva Federal de Estados Unidos han dicho que no tienen intenciones de abolir el efectivo físico si se introduce una moneda digital de banco central (CBDC por su sigla en inglés). Los informes recientes sobre políticas del BCE y de la Comisión de Bretton Woods están en contra de pagar intereses (positivos o negativos) sobre las CBDC. Los responsables de las políticas deberían reconsiderar ambas posturas. Existen buenos motivos no solo para respaldar la introducción temprana de las CBDC, sino también para pagar intereses por ellas y abolir el efectivo.

Estados Unidos viene rezagado en el ámbito de las CBDC.…  Seguir leyendo »

Simulación del euro digital. Foto: Imagen generada por DALL-E de OpenAI.

Tema

Este análisis [1] ofrece una reflexión sobre los desafíos de las monedas digitales soberanas en el plano doméstico y exterior, así como sus consecuencias para el sistema monetario internacional.

Resumen

Tras la decisión el pasado octubre de seguir adelante con su proyecto del euro digital, el Banco Central Europeo (BCE) ha vuelto a poner el foco en las monedas digitales soberanas y en su capacidad para transformar el ecosistema mundial de pagos. Sin embargo, a pesar del creciente interés en el tema, mucha gente todavía desconoce esta revolución financiera y lo que supone para el orden monetario internacional. Las monedas digitales del banco central (Central Bank Digital Currency, CBDCs) se presentan como una solución para evitar la extinción del dinero público y acelerar la inclusión e innovación financiera.…  Seguir leyendo »

Nuestro mundo está cambiando. La digitalización ha transformado la sociedad de formas que habrían sido difíciles de imaginar hace tan solo diez años. También está cambiando la forma en que hacemos los pagos: los ciudadanos quieren pagar cada vez más con medios digitales y la pandemia ha acelerado esta tendencia.

Los bancos centrales de todo el mundo están trabajando para complementar el dinero público que actualmente ponen a disposición de los ciudadanos —el efectivo— con una versión digital del mismo: una moneda digital de banco central. En la zona euro, el euro digital ofrecería una solución de pago digital que estaría disponible para todos, en todas partes, de forma gratuita.…  Seguir leyendo »

Según el Banco de Pagos de Basilea, más de un 80% de los bancos centrales está investigando o desarrollando una moneda digital. Se trata de unidades de cuenta de la moneda de cada país emitidas por su banco central en formato digital. Su utilización puede limitarse a entidades financieras o ser abierta al público. Según sea su diseño, esta puede ser anónima o no.

Esta es la respuesta al avance de las criptomonedas. Los bancos centrales acusan a las criptomonedas de ser activos especulativos y de facilitar el lavado de dinero y los cibercrímenes.

También aparece el argumento comodín del medioambiente.…  Seguir leyendo »

En los últimos años han surgido algunas propuestas de acabar con el dinero físico, esto es, los euros en forma de billetes emitidos por el BCE. La intención es loable, pues se suele proponer para reducir el fraude fiscal. Pero la desaparición del dinero físico plantea algunos problemas.

El problema más preocupante es que, si dejara de existir el dinero físico y no se tomaran otras medidas, los ciudadanos no tendrían más remedio, para realizar sus pagos, que utilizar los llamados “depósitos” en bancos comerciales. El efecto sería regresivo, ya que las personas con rentas más bajas estarían obligadas a tener cuentas en entidades privadas que les cobran todo tipo de comisiones que no se cargan a quienes tienen rentas más altas.…  Seguir leyendo »