El Carmel

Por Jordi Sànchez, profesor de Ciencia Política de la UB (EL PERIODICO, 28/05/05):

¿Qué aportan de nuevo las conclusiones de la comisión parlamentaria que ha seguido el caso del hundimiento en el barrio del Carmel? La respuesta no es obvia, pero la sensación tras su lectura es de muy pocas cosas nuevas. Evidentemente, se dicen cosas de una cierta importancia, pero esto no significa que la comisión parlamentaria haya aportado más luz sobre la que ya había antes de iniciar su trabajo la comisión que tenía que averiguar qué ocurrió, por qué no pudo evitarse y quién tiene responsabilidades en el suceso.…  Seguir leyendo »

Por Pilar Rahola, escritora y periodista (EL PERIODICO, 22/05/05):

Parece ser que, a pesar del jolgorio que produjo, la metáfora del suflé era adecuada. Sin duda, el revuelo que hubo en el gallinero parlamentario, con escandalera pública, tenía vocación de suflé. Una gran hinchada en caliente, un ¡oh! estruendoso que llegó a todos los rincones patrios, y finalmente, con el descuido, una masa triste a la que nadie quiere hincar el diente. El suflé del 3% se ha enfriado y, como corresponde a las reglas de la restauración, se ha deshinchado hasta casi desaparecer. Parecía mucho, tanto, que ahora que no es nada una se queda con esa cara de ¿qué ha pasado aquí?, tras arruinarse el peinado con una tormenta imprevista.…  Seguir leyendo »

Por Antón Costas, catedrático de Política Económica de la Universitat de Barcelona (EL PERIODICO, 21/03/05):

Matar al mensajero. Así podría resumirse la actitud que han mantenido muchas personas ante la llamada crisis catalana del 3%. No han puesto en duda el fondo de la cuestión, que por otra parte no afecta a un solo partido, pero han acusado al presidente Pasqual Maragall de actuar de forma irresponsable por haber hecho una referencia cabalística a esa realidad, sin después demostrarla o denunciarla ante los tribunales. Curioso fariseísmo, que viene a decir que Maragall tiene razón, pero debería haberse callado.

En otra ocasión he señalado que la corrupción que hay detrás de la financiación de los partidos políticos es como la cara oculta de la Luna, aquella que aún cuando no la podamos ver de forma directa, nadie pone en duda su existencia.…  Seguir leyendo »

Por Carlos Jiménez, ex fiscal anticorrupción (EL PERIODICO, 19/03/05):

La denuncia del 3% ha sido una oportunidad histórica para afrontar el problema de la corrupción que subyace en todo sistema democrático. Porque ya nadie se cree que a mayor democracia menor corrupción. Es de sobra sabido que el 3% hace referencia al pago ilícito por los particulares a la Administración de una comisión que representa un porcentaje sobre el precio fijado en los contratos administrativos. Comisión que se abona como condición para obtener la adjudicación, en perjuicio de los competidores, o como forma oculta de beneficiar al partido político que controla esa esfera de la Administración.…  Seguir leyendo »

Por Oriol Bohigas, arquitecto (EL PERIODICO, 18/03/05):

Parece ser que el viento y la marea política catalana han menguado. Sin embargo, como siempre, queda la resaca, adecuada y pertinente, que está cambiando algunas cosas que nos parecían inamovibles. Y hay que subrayar con sorpresa y admiración que, al margen de las opiniones más inmediatas sin comprobación a medio plazo, los cambios producidos por la resaca, si no me equivoco, supondrán cosas muy positivas para el país. El primer hecho positivo es la reafirmación y la mayor coherencia del tripartito en la práctica política de Catalunya e incluso, de rebote, de toda España.…  Seguir leyendo »

Por Josep Zaragoza, secretario de organización del PSC (EL PERIODICO, 17/03/05):

Por primera vez, el Parlament de Catalunya ha debatido una moción de censura contra el jefe de la oposición. Formalmente, Josep Piqué subió a la tribuna del Parlament la semana pasada para convencer a los demás grupos de que el president Maragall no puede seguir gobernando. Buen intento. El PP sabía que no tenía nada que hacer, que perdería estrepitosamente, pero a pesar de ello Piqué no tuvo ningún escrúpulo en hacer un mal uso (partidista) de un recurso parlamentario legítimo para obtener protagonismo político y mediático.

Las mociones de censura, hasta ahora, se presentaban cuando un candidato se veía con opciones a relevar al president de la Generalitat.…  Seguir leyendo »

Por Salvador Cardús i Ros (LA VANGUARDIA, 16/03/05):

Veinte días después del aciago 24-F, las aguas parlamentarias catalanas -aún turbias- han vuelto a su cauce y, como participo de la idea de que no había nada que pescar por revueltas que éstas fueran, también creo que es mejor dejar que el lodo se pose de nuevo en el fondo. Pero, por aquello de encontrar si habría algún bien que viniera de aquel mal, creo que no deberíamos dejar pasar la ocasión de ref lexionar sobre lo sucedido, ahora ya sin buscar otra cosa que revisar los tópicos con los que se analiza la política catalana.…  Seguir leyendo »

Por Josep María Terricabras, miembro del IEC y catedrático de Filosofía de la Universitat de Girona (EL PERIODICO, 16/03/05):

Este invierno ha sido especialmente crudo. Frío y nieve como hacía años que no se veía. Del 24 de febrero al 10 de marzo, el clima político del país también ha llegado a un enfriamiento inusual, muy real y no sólo metafórico.

EL TERREMOTO. El primer aviso lo dio un auténtico terremoto: el hundimiento en el barrio del Carmel, en Barcelona, por las obras de la línea 5 del metro. El barrio del Carmel es un barrio desgraciado. No le viene de ahora.…  Seguir leyendo »

Por Antonio Franco, director de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA (EL PERIODICO, 13/03/05):

No me digáis, tertulianos de las radios de Madrid, que al final no ha pasado nada en Catalunya. No me digáis que todo sigue como antes; que el suflé bajó a causa de las componendas hechas por debajo de la mesa. No os creáis la acusación –porque esa sí que es una acusación– de Josep Piqué cuando dice que los socialistas y los convergentes han pactado esconder juntos la corrupción. No me lo digáis. Mirad la realidad. En muy pocas semanas lo que era un plácido oasis se ha convertido en un escenario frenético.…  Seguir leyendo »

Por Javier Pérez Royo, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla (EL PERIODICO, 12/03/05):

A diferencia de la prerrogativa de la inmunidad –esto es, la prerrogativa de no poder ser procesados sin la autorización previa de la Cámara a la que pertenecen–, de la que únicamente son titulares los parlamentarios de las Cortes Generales, la prerrogativa de la inviolabilidad –la de no poder ser perseguidos judicialmente por las opiniones emitidas en el ejercicio de la función parlamentaria– la comparten los miembros de los parlamentos autonómicos con los del Parlamento del Estado. No está claro por qué los parlamentarios estatales disponen de inmunidad y los autonómicos no, pero sí está claro por qué tanto los unos como los otros son inviolables.…  Seguir leyendo »

Por Xavier Pericay, escritor (ABC, 10/03/05):

La clase política catalana ha sido siempre una gran familia. O se ha comportado siempre como si lo fuera, lo que en resumidas cuentas viene a ser lo mismo. Sólo en casos excepcionales, en situaciones extremas -como, por ejemplo, en los últimos años de la Segunda República y durante la guerra civil-, esta familia se ha resquebrajado. En las demás circunstancias, la mayor parte de las formaciones políticas que en un momento u otro de la historia moderna de Cataluña han intervenido en la cosa pública han ido, como quien dice, a la par.…  Seguir leyendo »

Por Jordi Sánchez, profesor de Ciencia Política de la UB (EL PERIODICO, 09/03/05):

El margen que le queda al Govern de la Generalitat y a su oposición para superar esta crisis y no perder en conjunto mucho más de lo que cada uno por separado espera ganar a resultas de la misma es realmente escaso y probablemente doloroso. La espiral del ruido político con acusaciones, contracusaciones, querellas, mociones de censura, metáforas, sentencias pretendidamente solemnes y advertencias de toda índole es demoledor. Al paso que vamos conseguiremos sin muchos esfuerzos más situar la política catalana al nivel que se quedó la política española en la época del célebre «váyase señor González», es decir, una época para olvidar.…  Seguir leyendo »

Por Oriol Bohigas, arquitecto y urbanista (EL PAIS, 09/03/05):

Mañana se discute la moción de censura presentada por el Partido Popular contra el gobierno de Pasqual Maragall. Nadie espera que Josep Piqué se proclame presidente ni que la sesión tenga mayores resultados que un largo y seguramente interesante discurso televisado. La querella de CiU tampoco parece que tenga un futuro muy operativo. Toda la tormenta mediática pasará, al fin, sin pena ni gloria. Pero aun así, quedarán algunas cosas positivas que tendremos que agradecer al pretendido exabrupto del President.

Lo primero que hay que agradecerle es haber levantado un poco de aire fresco contra el amodorramiento de las hipocresías consensuadas.…  Seguir leyendo »

Por Joan J. Queralt, catedrático de Derecho Penal de la Universitat de Barcelona (EL PERIODICO, 08/03/05):

Von Clausewitz afirmó que la guerra es proseguir la política por otros medios. La querella interpuesta por CiU contra el president de la Generalitat, Maragall, el conseller Nadal y el diputado Vendrell supone continuar la política por otros medios, si bien más que equivocados. Recurrir al proceso penal en casos como éste da la impresión de querer superar la impotencia de la acción política propia. Lo malo de recurrir a este mecanismo no es el gallináceo vuelo desplegado para conseguir mantenerse en el candelero; lo abiertamente censurable es la desnaturalización de una institución, como la justicia, en beneficio propio, apartarla de sus fines y convertirla en una caja de resonancia.…  Seguir leyendo »

Por Antonio Franco, director de EL Periódico de Cataluña (EL PERIODICO, 06/03/05):

Una insinuación, técnicamente una insinuación, ha desembocado en la tormenta política más espectacular de toda la historia del Parlament de Catalunya. No es que aquí la piel sea muy fina. Nunca se había aplicado el mismo criterio de hipersensibilidad. Ni ante insinuaciones ni ante acusaciones frontales. Ni en éste ni en ningún otro Parlamento democrático. ¿Hemos olvidado lo que se llegó a decir en el Parlamento español a cuenta del 11-M? ¿O sobre la corrupción durante la etapa socialista?

Pero ahora, a raíz de la insinuación hecha por Pasqual Maragall, se ha empezado a tejer la teoría de que los parlamentos son como los tribunales.…  Seguir leyendo »

Por Pedro J. Ramírez, director de EL MUNDO (06/03/05):

Aunque «nunca quiso ensuciarse con el día a día del compromiso político no hay nadie que represente tan bien como él y de una manera tan clavada la mezcla y la confusión de las ideas y de las tendencias de aquella época».

Si bien pocos observadores discutirán la exactitud con que le cuadra a su nieto Pasqual la segunda parte de este diagnóstico sobre el pensador y poeta Joan Maragall, recogido en el libro de Enric Ucelay-Da Cal El imperialismo catalán, a mí me parece que la porción que de verdad encaja en su dislocada pauta de conducta es la primera.…  Seguir leyendo »

Por Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional de la UAB (LA VANGUARDIA, 03/03/05):

Lo realmente grave de lo sucedido durante el debate parlamentario del pasado jueves en el Parlament de Catalunya son las palabras pronunciadas por el presidente Maragall. Lo demás es secundario: nada nuevo se aportó sobre las supuestas comisiones ilegales. Por tanto, mientras no se presenten pruebas sigue siendo un rumor, una conjetura, a la que no hay que dar más crédito hoy que hace quince días, quince meses o quince años.

Lo grave, como digo, es que un presidente de la Generalitat utilice este rumor como argumento y lo arroje públicamente contra sus adversarios políticos, de forma improvisada, en pleno Parlamento y sin añadir nada relevante al problema que se estaba tratando.…  Seguir leyendo »

Por Jorge M. Reverte, escritor (EL PERIODICO, 03/03/05):

Barcelona y Madrid han vivido en las últimas semanas dos crisis importantes que tienen en común muchas cosas, pero sobre todo la de estar motivadas por comportamientos basados en la desidia, la falta de conciencia ciudadana y la corrupción. El hundimiento del barrio del Carmel y el incendio de la torre Windsor no han sido catástrofes naturales, sino el resultado de una cadena de despropósitos.

El debate público que ha seguido a los dos acontecimientos ha demostrado que en este país los medios de comunicación y muchas instancias de la política siguen instalados bien en una tremenda inmadurez o bien en la misma corrupción y desidia que han conducido a estos sucesos.…  Seguir leyendo »

Por Javier Pradera (EL PAIS, 02/03/05):

El aplazamiento anteayer del viaje oficial del presidente de la Generalitat a Uruguay a fin de buscar una salida a la crisis del Carmel, agravada por su irresponsable intervención en el pleno monográfico del Parlamento catalán del pasado jueves, fue un signo tardío de que el principio de realidad empezaba a abrirse paso en los oníricos laberintos de una pesadilla política capaz de poner en peligro no sólo la estabilidad del Gobierno tripartito sino también la legitimidad de las instituciones autonómicas. Pero los demonios pasionales de las luchas interpartidistas habían roto ya las ataduras del buen sentido: será dificil encerrarlos de nuevo en la botella de la que nunca deberían haber salido.…  Seguir leyendo »

Por Salvador Cardús i Ros (LA VANGUARDIA, 02/03/05):

El Carmelo -jardín de árboles- bíblico, hoy conocido con el nombre de monte de San Elías (Yebel Mãr Elyãs), simboliza la hermosura que Yahvé puede dar a un paisaje (Is 35,2). Y por esa misma razón, un Carmelo árido es la imagen de la destrucción a la que puede llevar la ira de dios (Na 1,4). Pero es también en el monte Carmelo donde Samuel, primer profeta y último de los jueces de Israel, comunica al rey Saúl que ha perdido la confianza de Yahvé, tal como le ha sido transmitido: «Me arrepiento de haber nombrado rey a Saúl; ha dejado de seguirme y no ha puesto en práctica mis palabras» (1s 15:10-35).…  Seguir leyendo »