El Salvador

Officers of the Criminal Investigation Unit wearing protective suits to avoid possible contagion with the novel coronavirus, COVID-19, cover the corpse of a member of the Rapid Response Patrol who was shot dead in Tegucigalpa on 18 May 2020. Orlando SIERRA / AFP

¿Qué hay de nuevo? La pandemia de COVID-19 tuvo un impacto inmediato en el crimen organizado en México y los países del norte de Centroamérica, por la desaceleración del flujo de personas y bienes causada por las medidas de confinamiento. Pero los grupos criminales se adaptaron rápidamente a la nueva normalidad, aprovechándola para reforzar o expandir su control sobre la población y el territorio.

¿Por qué importa? Los grupos criminales de la región, muchos de los cuales actúan en complicidad con actores estatales corruptos, son en gran parte responsables de unas de las tasas de homicidios más altas del mundo y ejercen un poder abrumador en un número cada vez mayor de comunidades.…  Seguir leyendo »

Conmemoración de los jesuitas asesinados en San Salvador, en 2015.Oscar Rivera / EFE

El día del asesinato de mis queridos compañeros jesuitas de El Salvador estábamos escondidos en un barranco Rogelio Ponseele, sacerdote belga, y yo. Concretamente en el norte del departamento de Morazán, zona controlada entonces por el FMLN.

Ocho años atrás (11 de diciembre 1981) más de mil campesinos desarmados fueron asesinados en el Mozote y otros caseríos del Norte de Morazán por el mismo batallón Atlacat que asesinó a los jesuitas. Entre los asesinados hubo más de 100 niños menores de 12 años (136 ya encontrados sus restos). La única sobreviviente, Rufina Amaya, contó muchas veces cómo se desarrolló aquella horrible matanza en la que asesinaron a sus cuatro hijos, uno de ellos de pecho.…  Seguir leyendo »

Miembros de la MS-13 en una prisión de máxima seguridad en Izalco, en el departamento Sonsonate, El Salvador, el 4 de septiembre de este año. Credit Yuri Cortez/Agence France-Presse — Getty Images

El gobierno de Nayib Bukele está negociando con la Mara Salvatrucha (MS-13) en El Salvador. Con ello ha puesto al país al borde de un abismo de muerte que ya conocimos en 2015, el año más violento de nuestra historia.

Para ese año ya habían fracasado tanto el pacto de 2012 del gobierno de izquierda con las pandillas como las negociaciones de los dos principales partidos políticos —el izquierdista FMLN y el derechista Arena— de cara a las elecciones presidenciales de 2014. Ahora, Bukele tiene posibilidades de intentar otra fórmula y transparentar el diálogo para lograr la pacificación de El Salvador, pero sin exigir favores políticos ni apoyo electoral a cambio.…  Seguir leyendo »

Pandilleros en la prisión de máxima seguridad de Izalco, El Salvador, el 4 de septiembre de 2020. (Rodrigo Sura/EPA-EFE/Shutterstock)

El mundo habla pestes de este 2020, pero para El Salvador está siendo el año menos violento de su violenta historia reciente; de largo, además. No es poca cosa en un país marcado a fuego por el asesinato y las maras, un país que rara vez no ha ocupado un peldaño en el pódium de los más homicidas del mundo. “Los primeros en sacar el cuchillo”, definió en los setenta a sus compatriotas el poeta salvadoreño Roque Dalton, asesinado en la antesala de la guerra civil.

Como periodista, le aposté hace una década al monitoreo constante de la violencia homicida. Desde esa vieja obsesión por el tema, está pasando algo que creí que nunca me tocaría reportar: El Salvador cerrará 2020 con una tasa de homicidios por cada 100,000 habitantes inferior a la de México.…  Seguir leyendo »

David Munguía Payés, exministro de Defensa y de Seguridad y Justicia de El Salvador fue detenido por pactar con las pandillas en 2012. Credit Rodrigo Sura/EPA vía Shutterstock

Quien haya seguido el acontecer político de El Salvador en la última década sabe que existió algo que pasó a la posteridad bajo una etiqueta: la tregua del gobierno con las pandillas.

Dialogar con las pandillas ha sido una realidad en El Salvador. Negocian los políticos, negocia el operador de energía eléctrica que debe entrar a reparar un poste en una colonia bajo dominio pandillero y negocia la maestra de escuela que tiene alumnos de una y otra pandilla. Los políticos, de todos los colores, llevan casi una década haciéndolo, según ellos, en secreto. Ha sido gracias a investigaciones periodísticas —de, entre otros medios, El Faro, donde trabajo— que muchas treguas han salido a la luz pública.…  Seguir leyendo »

Dicen que el ejercicio del poder desgasta. Y como generalización suena válida, pero no aplica para Nayib Bukele, el presidente de El Salvador. Superado ya el primer año de su quinquenio, sus índices de aprobación no sólo se han mantenido, sino que han aumentado; y eso que arrancó su mandato con una aprobación en torno a 90%.

A uno puede gustarle o disgustarle, pero Bukele se ha consolidado como un arrollador fenómeno político, con visos de indestructibilidad ante las siguientes elecciones legislativas, en 2021.

Desde que asumió las riendas del país, el 1 de junio de 2019, su popularidad entre los salvadoreños ha sido una constante en cuanta encuesta se ha realizado.…  Seguir leyendo »

Un mural del artista Josué Villalta, en la Universidad Centroamericana de San Salvador, muestra los rostros de las seis personas asesinadas por el Ejército salvadoreño en 1989. (Yuri CORTEZ / AFP)

El 16 de noviembre de 1989, seis sacerdotes jesuitas —cinco de ellos españoles—, una trabajadora del hogar y su hija de 16 años fueron masacrados en la sede de la Universidad Centroamericana de San Salvador (UCA) por miembros del batallón Atlácatl del Ejército salvadoreño. El propósito del asesinato, gestado por altas esferas del gobierno ultraconservador de entonces, era descarrilar las negociaciones de paz con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Su efecto fue justo el contrario, pues la matanza se constituyó en un punto de inflexión de la longeva guerra civil del país.

En junio de este año inició en Madrid un proceso judicial contra el viceministro de Defensa del gobierno del expresidente salvadoreño Alfredo Cristiani en 1989, Inocente Orlando Montano, por su presunta participación en “la decisión, diseño o ejecución” de la masacre.…  Seguir leyendo »

Figura 3: Historia de tuits por muestras de cuentas anti- y pro-Bukele Fuente: Análisis de Crisis Group de datos de Twitter.

El salvadoreño Nayib Bukele, ganó la presidencia en el 2019 tras prometer reducir las entonces astronómicas tasas de homicidios del país y ponerle freno a la corrupción. En efecto, las tasas de homicidios han caído significativamente desde su elección. Pero las políticas de Bukele han resultado controversiales. Los críticos dicen que las acciones del presidente, como recluir a pandilleros en celdas sin luz del día y forzar al Parlamento y a las altas cortes, vulneran los derechos humanos y erosionan la democracia. Al mismo tiempo, estas políticas lo han hecho más popular que nunca, y muchos salvadoreños atribuyen la disminución de los homicidios a su estilo eficiente y al punto.…  Seguir leyendo »

Inmates are lined up during a security operation at the Izalco prison in San Salvador on April 25. (El Salvador Presidential Press Office/AP)

In Brazil, drug traffickers are imposing and enforcing curfews in some of Rio de Janeiro’s favelas. In El Salvador, the three main gangs have threatened to punish those who do not respect the state curfew. They’re not alone. Since the beginning of the novel coronavirus pandemic, criminal organizations around the world have supplemented governments’ responses to limit the spread of the virus.

My research on public order and violence in El Salvador shows that in marginalized communities controlled by criminal gangs, gangs are uniquely positioned to enforce stay-at-home orders and curfews.

How local gangs came to control territory in El Salvador

After El Salvador’s civil war ended in 1992, local gangs spread in low-income and marginalized urban communities.…  Seguir leyendo »

Miembros de la pandillas de El Salvador en una celda de la prisión de Izalco, el 26 de abril de 2020. (Presidencia de El Salvador/AFP vía Getty Images) (-/El Salvador's Presidency Press O)

La pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) y las dos facciones de la pandilla Barrio 18, enemigas a muerte desde hace décadas, están en una tregua —corriendo el Sur, en argot pandillero— en las cárceles de El Salvador. Es la consecuencia directa inmediata de la decisión del presidente Nayib Bukele de mezclar en las mismas celdas a integrantes de esas tres maras o pandillas.

El último fin de semana de abril, medio mundo giró su cabeza hacia el país centroamericano por la explosión de violencia homicida —de promediar dos homicidios diarios en las semanas previas se saltó a 19 diarios durante cuatro jornadas— atribuida a los pandilleros y, sobre todo, por la estridente reacción del gobierno.…  Seguir leyendo »

A Nayib Bukele, presidente de El Salvador, le estorba la democracia. Lo ha terminado de confirmar con sus actos durante el manejo de la crisis provocada por el coronavirus.

Las señales estaban ahí desde el principio, pero ha sido en estos meses de marzo y abril en los que Bukele se ha exhibido en todo su esplendor como un hombre autoritario, dispuesto a saltarse las reglas más básicas de la república y gobernar solo un país que lo sigue adorando, según las últimas encuestas.

Fue escandaloso lo que hizo Bukele en febrero de 2016.

Entonces, siendo aún alcalde capitalino por el izquierdista FMLN, un Bukele poco demócrata amenazó al fiscal general con que el pueblo lo iba “a sacar de la oficina”.…  Seguir leyendo »

Zanahorias, palos y terror son, en esencia, los tres pilares sobre los que descansa la ‘estrategia Bukele’ para tratar de amortiguar los efectos del COVID-19 en El Salvador. Está por verse si resultará efectiva a medio y largo plazo, pero Nayib Bukele, el presidente del país centroamericano, ya ha logrado —una vez más— que su apellido y sus formas resuenen a escala internacional; en esta ocasión, incluso en medio de una pandemia mortífera como la que el mundo está viviendo.

Hasta hoy martes 24, El Salvador sigue siendo uno de los países latinoamericanos con menos casos confirmados: cinco contagios, cero muertes.…  Seguir leyendo »

Sin dignidad no habrá rehabilitación en las cárceles de El Salvador

El Salvador tiene una notoria reputación por la brutalidad de sus pandillas. Pero dentro de las cárceles del país, las condiciones inhumanas y el hacinamiento, no la violencia, representan algunas de las mayores amenazas. Viajé al país centroamericano en diciembre como parte de una misión de observación con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En la prisión de Zacatecoluca, algunos reclusos dijeron que no habían recibido visitas en años (la ley prohíbe las visitas familiares en las cárceles de máxima seguridad). Algunos dijeron que no habían visto el sol en meses mientras se acurrucaban en las oscuras y húmedas celdas. Algunas prisiones en El Salvador se desbordan con más del 600% de capacidad.…  Seguir leyendo »

Con respecto al editorial del 13 de febrero, “El presidente de El Salvador viola de manera alarmante las normas democraticas”:

Mi equipo y yo hemos trabajado sin parar para abordar la situación de seguridad de El Salvador, la cual estaba fuera de control. Esta situación fue creada por 30 años de políticas polarizadoras y corrupción generalizada por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), respaldado por Nicolás Maduro, y los partidarios del escuadrón de la muerte de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), los dos partidos políticos tradicionales en El Salvador.

Solicité reiteradamente a nuestra Asamblea Nacional que aprobara un préstamo cuyo presupuesto ha sido totalmente transparente para implementar nuestro plan de seguridad.…  Seguir leyendo »

Inside El Salvador’s prisons

El Salvador has a notorious reputation for its brutal gang-related crime. But inside the country’s prisons, inhumane conditions and overcrowding represent some of the biggest threats, not violence. I traveled to the Central American country in December as part of an observation mission with the Inter-American Commission of Human Rights.

At the Zacatecoluca prison, inmates said they hadn’t had any visitors in years. (Family visits are prohibited by law at maximum-security prisons.) Some said they hadn’t seen the sun in months as they huddled in the dark, humid cells. Several prisons in El Salvador are overflowing with over 600 percent capacity.…  Seguir leyendo »

Supporters of Salvadoran President Nayib Bukele protest to demand a loan for public safety. (Rodrigo Sura/EPA-EFE/REX/Shutterstock)

A week ago, a photo from El Salvador circulated that looked like something out of the Cold War — soldiers armed with M-16s occupying the country’s Legislative Assembly. It was all the more striking coming from a country that emerged a quarter-century ago from a devastating civil war and became a model for negotiated peace.

If the occupation was a throwback, it was also tailored for the social media era. El Salvador’s millennial president, Nayib Bukele, tweeted his demands beforehand, calling on the assembly to pass a bill to secure financing for his security plan. He took a selfie with a crowd of supporters before marching in with troops.…  Seguir leyendo »

Soldados del ejército salvadoreño entraron a la Asamblea Legislativa en San Salvador el 9 de febrero.Credit...Salvador Melendez/Associated Press

El 9 de febrero, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, llegó a la Asamblea Legislativa con un grupo de militares uniformados que portaban armas automáticas. El mandatario quiere que el órgano legislativo apruebe un préstamo de 109 millones de dólares que otorgaría el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), para que pueda comprar helicópteros, gafas de visión nocturna, un sistema de videovigilancia, un barco y más equipo para que los militares combatan al crimen, su principal propuesta política para abordar la violencia de las pandillas que enfrenta el país.

Este ha sido el despliegue más evidente de fuerza bruta desde el fin de la guerra civil de El Salvador en 1992.…  Seguir leyendo »

Los solicitantes de asilo en los Estados Unidos enfrentan consecuencias peligrosas, incluso mortales, cuando sus solicitudes no se toman en serio.

Quienes están en peligro son personas como Santos Amaya, un policía salvadoreño que había recibido amenazas de muerte de miembros de pandillas. Fue deportado de Estados Unidos en abril de 2018 y fue asesinado a tiros, supuestamente por pandillas, ese mismo mes. Gente como una joven salvadoreña que huyó de la violencia doméstica y la violación, y fue deportada a El Salvador en julio de 2018. Ahora vive con miedo, escondiéndose de sus abusadores.

Estas vidas están en juego mientras el gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, ataca todos los medios legales que existen para protegerlas en Estados Unidos.…  Seguir leyendo »

Nayib Bukele, el presidente de El Salvador, se dirigió a la nación afuera de la Asamblea Legislativa el 9 de febrero de 2020.

La imagen ilustra una transgresión tal que marcará a varias generaciones y perseguirá para siempre al presidente salvadoreño, Nayib Bukele: soldados uniformados de campaña, con chalecos antibalas, cascos y armas de guerra, ingresando en formación militar al salón de sesiones de la Asamblea Legislativa de El Salvador. Esa tarde vimos todos a Bukele usurpar, en vivo, la silla reservada para quien preside el poder legislativo; lo vimos amenazar con disolver el congreso.

Es el momento más ominoso de una jornada marcada ya en la historia nacional: 9 de febrero de 2020.

El bochornoso espectáculo tropical pretendía, al menos en el guion del gobierno, presionar a los diputados para que aprueben un préstamo destinado a financiar los planes gubernamentales de seguridad pública.…  Seguir leyendo »

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, con sus seguidores afuera de la Asamblea Legislativa el 9 de febrero de 2020. (Jose Cabezas)

Quiero creer que Nayib Bukele ya se ha percatado de que este domingo 9 de febrero cometió un error que lo perseguirá toda la vida, sin importar lo que haga o deje de hacer hasta el 1 de junio de 2024, cuando finalizará su mandato como presidente de El Salvador.

Entre las 4:00 y las 5:00 pm de ese día, cuando medio mundo se aprestaba para ver la gala de los Óscar, los salvadoreños tuvimos que vivir —en directo, con encuadres perfectos— la toma de la Asamblea Legislativa por parte de docenas de soldados y policías con chalecos antibalas y fusiles M-16 y AR-15, una performance diseñada por el presidente de la República.…  Seguir leyendo »