Estado de Alarma

Alguien se ve apretado por un incendio. Le ha sorprendido en un salón cuyos accesos han quedado impracticables porque el humo que asfixia sube por el hueco de la escalera y por ella avanza el fuego. Su salvación queda sujeta a que se rompa una vidriera fija y opaca que cierra un lateral, cuya fragilidad no es visible y que le permitiría saltar a un patio al que el incendio todavía no se ha extendido. Esa vidriera está pintada por Chagall. En ella danzan dispersos e ingenuos los personajes y los animales circenses de que tanto gustaba el artista ruso. Es una obra catalogada con máxima protección, intocable, salvo autorización de los mandos culturales, de concurrir circunstancias extraordinarias y a salvo siempre su sustancial integridad.…  Seguir leyendo »

El artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 proclama: “todo individuo tiene derecho a la vida”. El artículo 15 de la Constitución Española (CE) afirma: “todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral”. Y el artículo 43 CE: añade: “1.- se reconoce el derecho a la protección de la salud. 2.- Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública”.

El derecho a la vida y a la integridad física es el presupuesto para el cumplimiento de todos los demás derechos. De ahí que si algún derecho entrara en contradicción con él, éste prevalecerá sin ninguna duda.…  Seguir leyendo »

El estado de alarma, declarado de manera inconstitucional (STC 148/2021), ha dejado una huella perniciosa en el respeto a las instituciones, la división de poderes y el sistema de derechos fundamentales. Utilizando como pretexto las circunstancias cambiantes de la pandemia, se ha deteriorado nuestra cultura institucional de respeto a las libertades públicas y se ha puesto ‘el mundo del revés’.

Así se llamaba una canción de cuna inglesa del siglo XVIII, que dio origen a la marcha militar que sonó, con solemnidad de pífanos y tambores, en la rendición de las tropas británicas al general George Washington y al ejército francés en la batalla de Yorktown (Virginia, 1781).…  Seguir leyendo »

La declaración de inconstitucionalidad del estado de alarma ha causado una monumental polémica, una discusión a la que no se sustraen los propios constitucionalistas. Lejos de contribuir a la imparcialidad, el trasfondo político tóxico en que se decide este asunto favorece, en mi opinión, el uso de argumentos capciosos. Parece importante señalar que no se trata de dilucidar si las restricciones adoptadas fueron materialmente desproporcionadas, ni si debieron adoptarse medidas aún más restrictivas. En rigor, la cuestión objeto de examen es si las medidas impuestas deberían haber recibido un ‘nomen iuris’ que, por definición, precisa de más garantías. Entiendo que las dos opciones interpretativas -la de la mayoría que ha apoyado la Sentencia y la de los votos particulares- cuentan con argumentos a su favor, y no debería sorprender que el Tribunal no haya resuelto por unanimidad:

a) Con total independencia de la consideración que merezca este Gobierno, no me parecen banales los argumentos a favor de validar el confinamiento que decretó en el mes de marzo.…  Seguir leyendo »

La sentencia del Tribunal Constitucional (TC) de 14 de julio pasado sobre el primer estado de alarma esgrime que las restricciones a la movilidad impuestas durante la primera ola de la pandemia transgredieron la limitación de los derechos fundamentales y constituyeron una suspensión de los mismos, lo que hubiera tenido mejor encaje en el estado de excepción antes que en el estado de alarma.

El TC llega a este pronunciamiento sin excesivos razonamientos, sin embargo, lo que sin duda será una fuente de incertidumbre y de nuevos litigios. En efecto, una vez leída con detenimiento la sentencia, lo primero que llama la atención es que la teoría de la suspensión de derechos, por contraposición a la limitación o a la afectación de los mismos legitimada por el estado de alarma se aplica de forma un tanto discrecional.…  Seguir leyendo »

Crónica de una sentencia imprescindible

Sucedió antes de que fuera firmada: la siempre interesada filtración del proyecto de sentencia agitó primero a la doctrina, casi siempre gubernamental, que con argumentos técnicos mantuvo resuelto apoyo al decreto que confinó a la población en su domicilio durante largo tiempo. Luego, cuando se publicó la nota de prensa, sin leer la sentencia, los políticos en el Ejecutivo masacraron al tribunal sin haberla conocido (incluso faltaban votos particulares por emitir).

Los argumentos académicos más utilizados en contra de la exigencia de que las reducciones en el ejercicio de los derechos fundamentales, esencialmente en la libertad de circulación, exigen estado de excepción sin que baste el de alarma, serían: el estado de alarma permite ponderar constitucionalmente las limitaciones, con juicio de proporcionalidad que no se daría en el estado de excepción; en éste, la privación completa del derecho supone abatir las garantías, mientras que en el de alarma se mantienen; el estado de excepción es caducable en 30 días, contando como máximo con una prórroga igual; la situación de excepción tiene que formalizarse y no puede siquiera juzgarse la declaración de alarma frente a la excepción por razones materiales.…  Seguir leyendo »

El Tribunal Constitucional cumplió con la sentencia sobre el estado de alarma

Aunque con retraso, criticable por la excepcional importancia del asunto, el Tribunal Constitucional al final cumplió con su deber de hacer prevalecer la Constitución. La sentencia dictada sobre el estado de alarma, sin ser perfecta, ninguna lo es, ha sido, a mi juicio, acertada, porque pone de manifiesto un modo fiel de ejercer la función de supremo intérprete y defensor jurídico de la Constitución que el Tribunal tiene atribuida. Porque la sentencia no es, como algunos han dicho, erróneamente, una sentencia “de la mayoría” de los magistrados, sino del propio Tribunal, de la misma manera que las leyes no son “de la mayoría” de los diputados o senadores, sino de las Cortes Generales, aunque, por tratarse de órganos colegiados, sus decisiones se adopten, obviamente, por mayoría.…  Seguir leyendo »

La polémica en torno a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el estado de alarma ha creado la apariencia de que se ha puesto en jaque la justicia constitucional. Es una ilusión que conviene aclarar. En todos los Estados de Derecho las sentencias que resuelven asuntos de relevancia política son objeto de intensas discusiones. A ello responde la clásica expresión ‘hard cases make bad law’ acuñada por el juez del Tribunal Supremo americano Oliver Holmes. El problema no radica en que la fundamentación de una sentencia sea discutible; el riesgo está en que el Tribunal pretenda sustituir al poder legislativo o ejecutivo arrogándose potestades que no le corresponden.…  Seguir leyendo »

Una controvertida decisión

El Tribunal Constitucional ha publicado su sentencia por la que estima parcialmente, por seis votos a cinco, el recurso de inconstitucionalidad, presentado por más de 50 diputados de Vox, contra la primera declaración del estado de alarma y sus prórrogas. Una sentencia controvertida. La discuten no sólo numerosos expertos independientes, sino cinco votos disidentes, suscritos por magistrados muy heterogéneos en sus sensibilidades, incluido el propio presidente. Recordemos que el TC lleva más de dos años prorrogado indebidamente, sin ser renovado, y que tampoco se ha sustituido a un magistrado que presentó su renuncia. No es la mejor situación para afrontar un asunto que se ha hecho polémico.…  Seguir leyendo »

Hace unos días se conoció el contenido de la sentencia del Tribunal Constitucional en relación con el recurso presentado frente al Decreto 463/2020 de 14 de marzo, y los subsiguientes que aprobaron las correspondientes prórrogas, por el que se declaraba el estado de alarma en España para hacer frente a la primera ola de la pandemia de la Covid-19.

El fallo, muy comentado incluso en los días inmediatamente anteriores a que se dictara y, en especial, tras su divulgación ha sentado una capital doctrina en la interpretación de los estados excepcionales de alarma y excepción previstos en el artículo 116 de la Constitución.…  Seguir leyendo »

Son muchos los infortunios que han acompañado a la resolución estimatoria acordada por el Tribunal Constitucional del recurso de inconstitucionalidad interpuesto contra el R.D. 463/2020, de 14 de marzo, declarando el estado de alarma “para la gestión del Covid-19”. Las desgracias nunca vienen solas, pero al menos en este caso han quedado compensadas por la involuntaria contribución de esta sentencia a poner por fin el foco sobre el estado en que, entre unos y otros, se ha dejado al Tribunal Constitucional. Nada de esto hubiera ocurrido si, por la mínima, en lugar de estimarse el recurso, se hubiera desestimado.

Pero se ha estimado y esto ha sido Armagedón, por no recurrir a expresiones de un castellano más sonoro.…  Seguir leyendo »

Rompiendo el consenso constitucional

Jamás en nuestra historia constitucional se había permitido “suspender” determinados derechos fundamentales por motivos ajenos al orden público y la seguridad del Estado. Sólo bajo la dictadura de Franco (sin Constitución, ni garantía de derechos fundamentales) la Ley 45/1959 de Orden público (LOP59) quebró nuestra tradición constitucional en ese punto al incluir por primera vez en el estado de excepción, además de los exclusivos supuestos vinculados estrictamente con el orden público, los de “calamidad, catástrofe o desgracia pública” (artº 25.1).

El debate de nuestra Constitución (CE) se inició cuando todavía estaba vigente esa LOP59 y todos los partidos manifestaron expresa y unánimemente su firme voluntad de acabar con esa ampliación de supuestos del estado de excepción a pandemias y catástrofes naturales o industriales que violaba lo que había sido nuestra constante tradición constitucional.…  Seguir leyendo »

El Tribunal Constitucional ha hecho pública la parte dispositiva de una sentencia largamente esperada. Se trata de la resolución del recurso de inconstitucionalidad contra el Real Decreto 463/2020 por el que se declaró el primer estado de alarma, allá por el 14 de marzo de 2020, para imponer severas restricciones en la movilidad y frenar la propagación del ya hoy tristemente célebre SARS-COV-2, nombre del coronavirus responsable del Covid 19. La prensa, con buen tino, venía advirtiendo desde hace algunas semanas del posible sentido estimatorio de la sentencia, así como de lo ajustado de la votación final. Igual que a los sondeos se les suele recordar más los fallos que los aciertos, en este caso hay que aplaudir el buen hacer de los plumillas, que además ha permitido ir adelantando el debate doctrinal.…  Seguir leyendo »

Mañana del jueves en los estudios de la cadena SER. Tras proclamar su “honor y orgullo” por seguir formando parte del Gobierno de los indultos y asegurar que su única ambición es que “España sea cada día mejor”, Margarita Robles pasa a cuestionar el honor de seis magistrados del Tribunal Constitucional y a conseguir que España sea hoy un poco peor que ayer.

Según Robles, el pecado cometido por los magistrados (algunos de ellos, antiguos compañeros y amigos suyos) ha sido votar a favor de una sentencia que ha anulado, por inconstitucionales, las medidas más duras del decreto por el que el Gobierno declaró el primer estado de alarma.…  Seguir leyendo »

La amenaza de un Gobierno que alarma

A casi todo Gobierno –mucho más si exhibe faz despótica– cualquier exigencia que haga le parecerá corta y todo servilismo que reciba le resultará escaso. Por eso, luego de una tardía sentencia por la que el Tribunal Constitucional ha salvado la negra honrilla al juzgar ilegal el primer estado de alarma dictado por Pedro Sánchez el 14 de marzo de 2020 por el Covid-19, pero que no ha hecho justicia del todo, pues ha servido una sentencia fría cuando ya había prescrito un dictum que transgredía derechos fundamentales, aun así sus brasas frías han encendido al Ejecutivo contra el Alto Tribunal.…  Seguir leyendo »

La recientísima sentencia del Tribunal Constitucional que ha declarado la inconstitucionalidad de algunos preceptos del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se aprobó el primer estado de alarma durante la pandemia, ha puesto de relieve graves anomalías.

La primera de ellas es que el Gobierno, que es un órgano constitucional muy poderoso que planifica, dirige y ejecuta la política del Estado, aunque esté sometido al ordenamiento jurídico, puede indebidamente adoptar decisiones que vulneren la Constitución. Este es el caso, entre otros recientes, de la prohibición de circulación de personas y vehículos que estableció el Gobierno en el artículo 7 del Real Decreto 463/2020.…  Seguir leyendo »

Alarma de Estado

La brigada de las demoliciones acusa una repentina preocupación por el Estado. Tan intensa es la alarma que podría destronar al patriotismo como último refugio de los pícaros. Sí, prefiero ‘pícaros a canallas’; ‘scoundrel’ es el sustantivo que usó Samuel Johnson, quien por supuesto no se refería al vero patriotismo sino al cuento chino de los sedicentes patriotas. Igual que aquí no nos referimos al genuino interés por el Estado sino a la penúltima farsa del sanchismo: guiñol, demonio de Vox con garrote y cortedad.

La contrariedad con que han recibido la sentencia del TC sobre el estado de Alarma revela un exceso de confianza.…  Seguir leyendo »

Banalidad de la arrogancia, la estupidez

La imagen de la banalidad en mitad de la tragedia persigue al género humano desde los confines de la Historia. Desde los bizantinos discutiendo en mitad del cerco otomano a la de la orquesta del Titanic. Se dice que, durante la caída de Constantinopla en el año 1453, los habitantes, presas de un furor religioso que hasta se había convertido en una suerte de espectáculo, debatían sobre distintos interrogantes de la Biblia. Uno de ellos era el del sexo de los ángeles. El pasaje en cuestión es el famoso: «Cuando la humanidad comenzó a multiplicarse sobre la faz de la tierra y les nacieron hijas, vieron los hijos de Dios que las hijas de los hombres les venían bien y tomaron por mujeres a las que preferían de entre todas ellas» (Génesis 6, 1-2).…  Seguir leyendo »

Con motivo de la pandemia del Covid-19 trascendió a la opinión pública una incipiente polémica doctrinal sobre el dudoso acierto de establecer el estado de alarma, en lugar de recurrir –siempre al hilo del artículo 16 de la Constitución– a un estado de excepción. No es extraño que ello se haya visto reflejado, no con menos discrepancias, en la deliberación sobre el primero de los recursos de inconstitucionalidad planteados al respecto; referido en este caso –conviene no olvidarlo– a las primeras etapas de la respuesta jurídica a tal situación, sin implicar una especie de causa general sobre todo lo posteriormente acontecido sobre el particular.…  Seguir leyendo »

Constitucionalidad de la alarma

Me piden una reflexión distanciada, como experto independiente, sobre la constitucionalidad de la declaración del estado de alarma por el coronavirus, que fue ratificada y prorrogada nada menos que seis veces por el Congreso de los Diputados, y volvió a usarse en dos ocasiones posteriores. Adelantaré que no me caben dudas —tampoco a la inmensa mayoría de los constitucionalistas— de que no se equivocaron ni el Gobierno ni el Congreso, con toda la legitimidad democrática que un Parlamento dispensa, en virtud de las siguientes razones.

Primero, es un dogma de la justicia constitucional una deferencia con el legislador democrático que lleva a detenerse con prudencia y reconocer la constitucionalidad de la ley cuando cabe al menos una, de entre las interpretaciones posibles, que salva la constitucionalidad de la misma.…  Seguir leyendo »