Expo 2008

Las relaciones de las ciudades con sus ríos son tan complicadas como las relaciones de pareja. La ciudad se asienta al lado del río, porque necesita su agua, pero a medida que la ciudad crece se olvida de su origen y el río queda como un pariente pobre, en una de las esquinas de la ciudad. Ahí está Roma, que al barrio que creció al otro lado del río lo llama Trastevere, o sea, al otro lado del Tíber, para que nadie dude de su lejanía del centro. Londres ha gastado ingentes cantidades de dinero, y ha establecido numerosos servicios públicos para que los londinenses no se quedaran en la orilla norte del Támesis, pero son muchos los que creen que la ciudad concluye cuando Westminster se topa con el río.…  Seguir leyendo »

Por Luis Fernández-Galiano, arquitecto (EL PAÍS, 12/06/08):

Una expo es una expo es una expo es una expo. No puede juzgarse con los criterios de la construcción habitual, porque su éxito o su fracaso se dirimen en un territorio diferente.

Para comenzar, una expo es una operación urbana que aspira a transformar una ciudad con inversiones excepcionales que se justifican, precisamente, por el evento; lo más importante sucede fuera del recinto, y son las nuevas infraestructuras de movilidad -puentes, autopistas, estaciones o aeropuertos- el más productivo legado de la celebración.

En segundo lugar, una expo es un laboratorio de arquitecturas que no persiguen tanto la consistencia mutua como la innovación técnica y estética; permanentes algunas y efímeras muchas, la algarabía de construcciones pone a prueba la verosimilitud futura del emplazamiento como fragmento urbano.…  Seguir leyendo »

Por José Antonio Labordeta, cantautor, profesor, escritor y político aragonés, diputado en el Congreso de los Diputados por la Chunta Aragonesista en la (VII y VIII legislaturas (EL PAÍS, 25/05/08):

Esta vetusta ciudad / vieja como ninguna / que te observa caminar / como si vas por la Luna: la amo, la odio, le tengo un cariño ancestral.

Este texto corresponde a una vieja canción mía, cuyo título, Zarajotablues, remarcaba el sentimiento que uno muestra hacia esta cesaraugusta ribereña del Ebro que anda, entre el hiperrealismo gracianesco-pilarista y el surrealismo de Buñuel y muchos de sus paisanos, y donde dentro de tres semanas se abrirá la Exposición Internacional sobre el Agua

En mi caso, casi 70 años dejando las huellas de tus zapatos por las lindes zaragozanas te hacen tener un conocimiento de la ciudad que va, desde los humildes cigarrillos de manzanilla, adquiridos a una abuelica que vendía sus mercancías al lado de la vieja y entrañable pasarela, que unía con su modestia las dos orillas del río, hasta la explosión urbanística que derrocha barrios nuevos, carreteras modernas, altos y asépticos edificios y una larga caravana de gente joven dispuesta a convertir a la “ilustre gusanera zaragozana” que escribía mi hermano Miguel hablando de ella a fines de los cuarenta, en una poderosa y brillante imagen hacia el futuro.…  Seguir leyendo »

Por Pablo Bravo, diplomático. Fue jefe de la delegación española ante el BIE desde 1998 a 2006 (EL PAÍS, 11/02/08):

Se aproxima un importante compromiso de los que ayudan a conformar o deformar, que no será el caso, la imagen exterior de un país. Zaragoza 2008 está a las puertas, y todos los que arrimamos el hombro para que España obtuviera la sede de esta exposición internacional recordamos con nostalgia aquel 15 de diciembre de 2004 en París, en que celebramos navegando por el Sena la elección de Zaragoza. Ahora miramos con ilusión hacia el 14 de junio, fecha de la apertura de la Expo.…  Seguir leyendo »

Por Delfín Colomé, embajador de España ante las dos Coreas y ex director ejecutivo de la Asia-Europe Fundation (EL PAÍS, 17/12/07):

Hace algunos veranos preguntaba a mis alumnos, en un curso de la Universidad de Santander, qué pondrían en un imaginario pabellón de España en una expo universal del siglo XXI.

Si pensamos en términos tradicionales, hace tiempo que ya se nos han acabado los hechos diferenciales. La globalización -con mejor o peor capacidad digestiva- se los ha tragado irremisiblemente.

La Expo de Sevilla nos pilló justo antes del final de un recorrido, pero todavía pudimos admitir, sin un excesivo sonrojo, que cada país nos exhibiera su Disneylandia particular.…  Seguir leyendo »

Por Narcís Prat, catedrático de Ecología de la UB (EL PERIÓDICO, 19/06/06):

El año 2008 se va a celebrar en Zaragoza una Exposición Internacional titulada Agua y desarrollo sostenible, que tendrá tres pabellones principales. Uno es un gran acuario con peces de todo el mundo; el otro, una torre cuyo contenido es el ciclo del agua, y el tercero, un pabellón puente donde se explicarán los usos del agua. Además la Expo-2008 ha sido saludada como una gran oportunidad de promoción de la ciudad. La oposición al evento es mínima (aunque no nula) y destaca la relacionada con los impactos ambientales de algunas infraestructuras.…  Seguir leyendo »

Por Juan Bolea, escritor y periodista (EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, 29/03/06):

Según las últimas encuestas encargadas por el Gobierno de Aragón a la firma A+M, un 19% de los consultados no tiene la menor intención de visitar la Expo en el verano de 2008. Otro 15% no se lo ha planteado, mientras que un 62% de los aragoneses encuestados afirma que sí, que visitará el recinto.

En ese veinte por ciento de cabestros que pasará de participar en el acontecimiento más relevante, por lo que a Zaragoza respecta, de la presenta década, podemos situar, más o menos, la rémora social que nos toca arrastrar en Aragón, nuestra cuota de humana miseria.…  Seguir leyendo »