Fascismo

Hace un mes me apeé de un taxi en la Plaza Mayor de Predappio, ciudad santuario del neofascismo italiano. Me sorprendió el carácter ascético de las celebraciones organizadas aquel día, por el cumpleaños de Benito Mussolini. Empapado como estaba de imágenes de la Marcha de la Independencia polaca o las peregrinaciones religiosas de hinchas a Jasna Góra, esperaba un mar de pancartas y un cielo teñido de ardientes llamas. En cambio, el líder de la Última Legión, el partido neofascista convocante, ordenó que se marchase en completo silencio y serenidad. Nada de gritos ni de cánticos.

La ultraderecha polaca, siempre que se reúne, forma un coro que grita “muerte a los enemigos de la patria”, “deshojaremos los árboles para colgar a los comunistas”, o define a la familia polaca como un marido y su mujer.…  Seguir leyendo »

El mes pasado se cumplieron diez años de la muerte de Leszek Koakowski, uno de los más agudos críticos del comunismo. O del socialismo o del marxismo, que tanto da para los más agrestes. Ahí está su monumental repaso en tres volúmenes, Las principales corrientes del marxismo, desigual pero con capítulos extraordinarios, entre ellos algunos que hacen digeribles a autores de prosa oscura y exposición descabalada, tan propicios a la ilusión de profundidad (uno echa a faltar un capítulo sobre Benjamin a ver si finalmente pilla el busilis que tantos valoran). Joven promesa del Partido Comunista polaco, en 1966 es expulsado del partido y en 1968 de la universidad, año en el que acabó por recalar en el All Souls College de Oxford, donde permanecería hasta su muerte, siempre cultivando una filosofía con afán de claridad, de precisión en las palabras y de limpieza en los argumentos, como corresponde al mejor quehacer analítico anglosajón, con una importante diferencia respecto a lo que es común en esa tradición: no orilló los asuntos importantes ni tampoco las escaramuzas (En Revista de Libros pueden encontrar un sabio repaso de su quehacer de la mano de Julio Aramberri).…  Seguir leyendo »

Il y a un siècle, le 28 juin 1919, dans cette galerie des glaces du château de Versailles, où la République aime impressionner ses hôtes étrangers, l’Allemagne signait un mauvais traité de paix que lui imposaient ses vainqueurs. Cette signature et celles qui suivront avec les autres belligérants étaient indispensables pour mettre un point final à la Grande Guerre que les armistices, dont celle du 11 novembre 1918, avaient seulement suspendue.

Les Alliés qui avaient négocié entre eux pendant les cinq mois de la conférence de Paris, ne savaient évidemment pas qu’ils contribuaient fortement à l’arrivée au pouvoir de Mussolini, quatre ans plus tard, en 1922, dans un des pays vainqueurs et à celle d’Hitler en 1933 dans un des pays vaincus.…  Seguir leyendo »

Días atrás, en las llamadas redes sociales, un tuitero consideró importante expeler a los cuatro vientos el siguiente rebuzno: «Se me ocurre que podían echar una carrera Savater, Escohotado, Azúa y Sánchez-Dragó a ver quién es el libertario de salón que se ha vuelto más fascista con la senectud». Si este condensado de odio y cacao mental proviniera de un adolescente no sorprendería, pero procediendo de profesor universitario (¡de filosofía!) resulta chocante. Hasta que supe que el artista era empoderado de Podemos, valga la redundancia. Hubiera dejado el asunto ahí sin más trámite de no haberme hecho tomar consciencia Antonio Jimenez-Blanco -al calor de unos vinos en la rue de Rivoli- de lo mal pertrechados analíticamente que estamos para entender qué fue -¿y qué es?- el fascismo.…  Seguir leyendo »

Los fascistas ya no se esconden. Han regresado al centro de la escena con racismo y atentados terroristas en sinagogas, colegios, calles y mezquitas, con artefactos explosivos enviados a políticos opositores y la prensa independiente.

O dicho de otro modo: en Europa, Estados Unidos y ahora América Latina, los fascistas ya no maquillan el racismo y la violencia política que definen lo que es el fascismo, sino que en muchos casos ven con satisfacción y expresan su apoyo a líderes populistas como Donald Trump en Estados Unidos o Jair Bolsonaro en Brasil. Estos líderes populistas han legitimado y también motivado a los fascistas.…  Seguir leyendo »

La naturaleza del fascismo histórico

En un pequeño libro, Umberto Eco señalaba una serie de rasgos de lo que llamaba el “fascismo eterno”, una ideología y un modelo de régimen político que solo en apariencia habían sido borrados de la historia: “Podían regresar en algún momento bajo una apariencia inofensiva, por lo que nuestro deber consiste en desenmascararlo y poner de manifiesto cada uno de sus nuevos aspectos”.

La advertencia sigue siendo válida, aun cuando ni el fascismo clásico ni el nazismo resurjan de sus cenizas. Sí pueden darse regímenes y movimientos políticos que contienen algunas de sus características fundamentales: el aplastamiento de la democracia y de los derechos humanos, la supresión del pluralismo y de la libertad de expresión, el monopolio del poder por un líder carismático que se apoya en la noción de “pueblo”, construida desde la discriminación del otro.…  Seguir leyendo »

El retorno del fascismo ha sido últimamente esgrimido con frecuencia tanto para describir la situación a la que hoy se enfrentan muchos países del mundo como para alertar sobre el peligro que acecha a nuestras democracias. Aunque es cierto el incremento del apoyo a partidos de extrema derecha y el auge de propuestas autoritarias y demagógicas, la recurrente alusión al fascismo, con la imagen de terror y espanto con la que está asociado, puede ser equivocada en la medida que distorsiona los problemas, confunde sobre sus soluciones y tiende a establecer el debate en el erróneo y sobrepasado campo de la derecha y la izquierda.…  Seguir leyendo »

Europa se construye desvelando, como telón de fondo, una identidad incierta. Experimenta una tensión conflictiva de cara al futuro, porque los cimientos originales del proyecto europeo, aunque asentados en la democracia de postguerra, estaban basados en intereses económicos sin consenso de pertenencia política común. El nuevo ciclo que se ha abierto con la crisis de 2008 ha puesto en evidencia tanto el déficit democrático respecto de la gobernabilidad del conjunto europeo como la desagregación social sufrida por capas enteras de las sociedades. Diez años después del inicio de esta deflagración económica, comparable a la de 1929, y al amparo de una estrategia de salida de crisis “austericida”, el terreno social es más favorable que nunca al desarrollo de movimientos nacionales de ultraderecha, que se oponen al proceso de integración europeo en nombre de identidades étnicas, políticas, culturales y confesionales, apelando, como bandera, a la defensa de la nación asediada a través de la exclusión xenófoba.…  Seguir leyendo »

Le vote du Parlement européen en faveur du déclenchement de la procédure de l’article 7 à l’encontre de la Hongrie a donné lieu à des commentaires confus. Alors que cette décision venait enfin condamner une longue série de violations de l’Etat de droit ayant eu lieu dans ce pays, les milieux de l’extrême droite européenne en ont profité pour dénoncer ce qu’ils ont présenté comme une sanction de son refus d’accueillir des migrants. Ce qui leur a permis de crier au déni de démocratie en clamant que les Hongrois avaient le droit – que cela plaise ou non – de choisir souverainement la politique d’immigration qu’ils désiraient voir mise en œuvre chez eux.…  Seguir leyendo »

Se han vuelto a ver, como todos los años, a principios de este verano de 2018. Hace 10 años que se reúnen en este pequeño pueblo italiano, unidos por su admiración hacia Leopold Unger, alias Pol Mathil, el gran periodista polaco, hoy fallecido. Siempre los acoge la misma villa de vigas descubiertas. Siempre toman el ristretto matutino en el mismo café. Cada año siguen el mismo ritual: ríen, leen, beben vodka. En este rincón aislado en el que tantas veces han arreglado el mundo y la prensa, hoy se sienten desolados, testigos y actores impotentes de cómo está cambiando todo. Son belgas, polacos, alemanes, y contemplan, incrédulos, su paisaje europeo: la Italia de Salvini, la Polonia de Kaczynski, la Alemania de Merkel, que no ha podido contener el avance de AfD.…  Seguir leyendo »

Fachas y fascismo

Servidor de ustedes caminaba por una acera estrecha del madrileño barrio de Malasaña cuando se topó con el obstáculo de la puerta abierta de un coche aparcado que le impedía el paso. Los usuarios del coche, una pareja joven (de chico y chica, seamos precisos) estaban sacando o metiendo equipaje en el maletero del vehículo, con el portón abierto. Hice lo que cabe hacer en estos casos: moví la puerta que me impedía el paso justo lo necesario para abrirme camino, sin cerrarla del todo. Apenas me había alejado unos metros siguiendo mi camino cuando resonó a mi espalda, en una voz femenina, ese insulto tan familiar y reiterado: ¡Facha!…  Seguir leyendo »

Era cuestión de tiempo que, a la eclosión de banderas españolas como rechazo popular y espontáneo al golpe, le siguiera la acusación de “fascista” por parte de la extrema izquierda y de los nacionalistas. La irracionalidad ha llegado al punto de que defender el orden constitucional, sus principios, procedimientos y símbolos se ha convertido para esos dos grupos en fascismo. No les basta con sacar a pasear al dictador Franco sin venir a cuento, sino que siguen el viejo dictado estalinista de tildar de “fascista” a todo aquel que discuta o contradiga sus soflamas. Es más; incluso oponerse al golpe de Estado en Cataluña y aplicar un tímido artículo 155 ha sido tachado de “facha”.…  Seguir leyendo »

El racismo es un ingrediente atípico en la historia del populismo, pero hoy en Estados Unidos el populismo es claramente racista. Por esta razón, el trumpismo es una novedad radical. Su relación y carácter analógico con un pasado fascista que muchos pensaban superado es claramente preocupante.

Populismo y racismo no son lo mismo e incluso durante la mayor parte de su historia, el populismo justamente se distinguió por su rechazo a la violencia política y la práctica racista. El caso del fascismo es diferente pues el racismo ha sido una condición constitutiva de todo régimen fascista. ¿Hace esta característica racista al gobierno de Trump?…  Seguir leyendo »

El historiador Fritz Stern, que escapó de los nazis, fue uno de los pioneros de los estudios de historia de Alemania en Estados Unidos. Falleció este año, pero antes llevaba ya cierto tiempo avisando sobre las señales de que el fascismo estaba reapareciendo. Y no hablaba de su país natal.

¿Fascismo en Estados Unidos? No hay que exagerar. Ahora bien, antes de descartarlo, quizá deberíamos reflexionar sobre lo que hemos aprendido del fascismo en general, gracias a la labor de Stern y otros autores.

En ciertos aspectos, es difícil ver similitudes entre la República de Weimar o la Italia de Mussolini y el mundo en el que vivimos.…  Seguir leyendo »