Fracking

Here’s one thing we don’t often want to admit: it is too late to stop many of the harshest and most destructive aspects of climate change from materialising. We’re out of time. Superstorms, droughts, floods, disappearing islands, coastlines and lost species are already here.

We need to face the fact that the climate crisis is upon us, and that the greenhouse gases we’ve already emitted have locked in even worse that’s yet to come. The mass deaths in Haiti and the evacuation of 1.5 million people from the Florida coast in the wake of Hurricane Matthew is just the kind of weather-related event that we can expect to happen more frequently in a warmer world.…  Seguir leyendo »

Ya se habla del siglo XXI como el de la revolución energética. Estados Unidos está presto para exportar hidrocarburos, los saudíes no pueden abortar el advenimiento de los hidrocarburos no convencionales (HNC) y la OPEP se derrumba. Hace unos años esta situación era una quimera; hoy, gracias a novedosas tecnologías de perforación y fracturación, las reservas de HNC se multiplican espectacularmente conforme avanza la exploración a extensas cuencas sedimentarias, paleozoicas y mesozoicas de Eurasia y África. Con los datos geológicos existentes, en lo que a reservas de gas se refiere, Rusia sigue en cabeza con su inacabable Siberia, pero Irán, Qatar, Arabia o Turkmenistán pronto cederán el paso a Estados Unidos, China, Argentina, Canadá, Brasil, etcétera.…  Seguir leyendo »

Las técnicas de extracción de hidrocarburos no convencionales (HNC’s) son objetivos de amplio debate social, y se les imputan variadas y agresivas afecciones territoriales. Las más citadas: contaminación, sismicidad, gasto de agua y ocupación de suelo. Con el objeto de situarlas en su contexto territorial y temporal, se hacen algunas precisiones al respecto. Referente a contaminaciones, existen tres aspectos a considerar: que el fluido de fracturación pase a rocas fuera de objetivo, que el fluido de retorno contamine aguas superficiales y que existan fugas a la atmósfera.

Acerca del primer caso, de la polución de aguas subterráneas por la inyección del fluido de fracturación, hay que señalar que es prácticamente imposible la conexión entre la zona fracturada, a profundidades de 3.000 y 4.000 metros, y los acuíferos, si los hubiere, que no suelen superar los 300-400 metros.…  Seguir leyendo »

Habrá pasado desapercibido para muchos, pero el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC en sus siglas en inglés) publicó en abril el informe Cambio climático 2014. Mitigación del cambio climático. Como parte de sus conclusiones, los expertos de las Naciones Unidas confirman que el desarrollo del gas no convencional ha jugado un papel determinante en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en los Estados Unidos.

Más recientemente, el 26 de junio de 2014, la Agencia de Salud Pública de Reino Unido (Public Health England) publicó un informe donde analiza el impacto potencial sobre la salud pública de la producción de gas no convencional.…  Seguir leyendo »

Un método genérico para llevar a cabo una explotación de shale gas (gas cautivo) es utilizar la técnica de la fractura hidraúlica (fracking), que consiste en perforar el subsuelo e inyectar fluidos a alta presión, para así propiciar la aparición de caminos que liberen el gas y el petróleo cautivo en las piedras. La incipiente actividad de fracking está suponiendo una bendición para algunos y una maldición para otros. Se mire como se mire, hay dos lados de una misma moneda que suscitan cada vez más controversia.

En la trastienda del éxito del fracking está una figura controvertida y desconocida por estos lares: hablamos de George Mitchell.…  Seguir leyendo »

Como saben, la fractura hidráulica o fracking es una técnica utilizada para liberar gas o petróleo de rocas sedimentarias de muy baja porosidad y permeabilidad (shales) a base de inyectar en el subsuelo agua a presión, junto a pequeñas cantidades de arena y productos químicos. El uso de esta técnica ha suscitado una viva polémica que desde una perspectiva desapasionada, estrictamente científica, revela mucha más opinión y convicción que conocimiento y espíritu crítico. Algo que no resulta sorprendente en una sociedad que vive inmersa en un proceso acelerado de trivialización y simplificación de los temas complejos, como es el caso de la sostenibilidad energética.…  Seguir leyendo »

La fracturación hidráulica o fracking está en boca de todos. Su utilización para la obtención de gas no convencional ha levantado expectativas, pero también dudas que han llevado a algunos colectivos a convertirse en oposición y solicitar su prohibición en ciertas zonas de España. Las sociedades modernas dependen de los hallazgos científicos y de la aplicación de nuevos conocimientos mediante la tecnología para seguir avanzando. Por eso, expertos y técnicos debemos participar en el actual debate energético, desde el rigor y la imparcialidad, para ofrecer claridad y respuestas a los ciudadanos y elementos de juicio a las Administraciones que son quienes, finalmente, han de tomar la decisión más conveniente a la sociedad.…  Seguir leyendo »

Suele señalarse el año 2009 como aquel en el que se produce un cambio copernicano en la visión de consenso sobre las perspectivas a largo plazo de producción de gas natural no convencional en Estados Unidos. Ese año el departamento de Información Energética de EE UU señaló que el país norteamericano no sería más un gran importador de gas natural, cuando solo un año antes preveía que continuaría la tendencia al aumento de las importaciones.

A esta revolución en el sector del gas podría unírsele también el del petróleo. En 2012, el país que más aumentó su producción total de crudo fue Estados Unidos, con 780.000 barriles día de incremento, el mayor aumento en la historia del país.…  Seguir leyendo »

La comunidad mundial de la energía está apasionadísima con la fracturación hidráulica, tecnología bastante reciente que ha abierto reservas de gas antes inaccesibles por estar atrapadas en formaciones subterráneas de esquisto. El auge de esa producción de gas de esquisto ha permitido a los Estados Unidos pasar a ser casi autosuficientes en materia de gas natural.

En cambio, Europa va claramente a la zaga. La exploración está avanzando sólo vacilantemente y la producción de gas de esquisto ni siquiera ha comenzado, lo que ha movido a muchos observadores a lamentar que Europa esté a punto de perder la próxima revolución energética.…  Seguir leyendo »