Franquismo

Es viernes, 10 de diciembre. 2021. Llevo horas ya de trabajo ante la pantalla del Mac. El campanillazo me interrumpe: un mail entra. Doy por hecho que será una más de las publicidades que se escurren como anguilas por los poros del anti-spam. Con desgana, me avengo a comprobarlo.

No lo es: «Archivo General del Ministerio del Interior. Con relación a su petición, interesada en información relativa a su persona, le comunicamos que revisando los fondos documentales obrantes en este Archivo General, hemos localizado referencia a un expediente policial a su nombre, que fue transferido en su día por este Ministerio al Archivo Histórico, donde puede dirigirse, con signatura XXX»

No lo esperaba ya.…  Seguir leyendo »

La neutralidad ideológica del Derecho garantiza la estabilidad social incluso en los contextos de mayor polarización ideológica. Por ejemplo, la ‘ley del matrimonio homosexual’ generó una intensísima polémica cuando se aprobó, pero fue siempre cumplida con independencia de las convicciones de cada uno de sus aplicadores.

¿Cómo es posible que el Derecho sea ideológicamente neutro cuando la ley es el resultado de la acción política? El ordenamiento jurídico no es un agregado de normas escritas (en su ‘Teoría Pura del Derecho’ Kelsen subrayó la «errónea identificación entre Derecho y ley»), sino un sistema integrado por instituciones y categorías que transcienden a la norma individual y a su motivación ideológica.…  Seguir leyendo »

Isabel Peralta, en el acto de homenaje a la División Azul en el cementerio de la Almudena de Madrid el pasado 13 de febrero.

A vueltas con la memoria histórica, este último año ha sido testigo de un nuevo capítulo que parece eternizar la cuestión de la toponimia del callejero urbano. Tras el renombramiento de la calle Millán Astray, el consistorio madrileño gobernado por Almeida decidió volver a cambiar el nombre de una serie de vías, entre las que se encuentra la del Memorial 11 de marzo de 2004 que vuelve a llamarse Caídos de la División Azul. No ha sido esta la única vez a lo largo de este segundo año pandémico en la que el recuerdo a los soldados españoles que lucharon en el frente del Este a las órdenes de la Wehrmacht ha aparecido en los medios de comunicación.…  Seguir leyendo »

Acudo a Wikipedia para leer el artículo sobre José María Pemán y me encuentro con las frases que describen su personalidad literaria: «Limitado por el temor al pecado y carente de la libertad de conciencia tan necesaria a la creatividad».

Sigo leyendo. Su formación como escritor fue «autodidacta, insolidaria, constreñida... Entra en contacto con el modernismo gaditano y, más tarde, con Gabriel y Galán y la poesía castellana. No fue más allá... Su ‘ethos’ le impedía aparecer en tertulias literarias más o menos irreverentes o colaborar en revistas de poesía relevantes».

Personalmente -leo- Pemán «fue uno de los máximos responsables de que el viejo caciquismo persistiese en la provincia».…  Seguir leyendo »

Están a punto de cumplirse casi tres lustros de vigencia de la llamada ley de «memoria histórica». He seguido con enorme interés, ya desde su misma tramitación parlamentaria, esta ley que ha tratado de imponer una única verdad del complejo pasado de la Segunda República, la Guerra Civil y el franquismo. Ahora, cuando nos encontramos a las puertas del debate en las Cortes de una nueva vuelta de tuerca de esta tentación totalitaria, parecería lógico hacer balance de los resultados de dicha norma directamente vinculados con el dinero público destinado a la ejecución de sus políticas.

Con ese propósito, en julio pasado me dirigí al Portal de Transparencia para conocer estos datos y también otros que me parecían de interés como saber, por ejemplo, el número de españoles que combatieron en la Guerra Civil que aún sobreviven hoy.…  Seguir leyendo »

Resulta curiosa la afición de los dictadores por la arquitectura, cuanto más grandilocuente, mejor. Una vez asentados en el poder, ceden a la pulsión constructora para dejar su huella a la posteridad. También Franco cedió a esa tendencia, pero él no se construyó un palacio. Su decisión tomó derroteros político-religiosos y levantó la basílica del Valle de los Caídos. Como residencia, terminó apropiándose del pazo de Meirás, en un gesto más de la codicia basal de la familia. Debió de pensar que, una vez conquistado un alcázar en la guerra, bien se merecía un pazo en la paz.

Dado que el dictador no pagó ni una peseta por la finca, sorprende que haya tenido que transcurrir casi medio siglo desde su muerte hasta su recuperación como bien de interés público.…  Seguir leyendo »

Vista del Valle de los Caídos

Sólo con los ojos de la fe pueden verse sin incredulidad las propuestas de derribar la cruz del Valle de los Caídos. Desde un punto de vista laico o civil, carecen de sentido, se miren por donde se miren. Veamos.

Primero, el burdo truco demagógico. Resignificar un monumento es destruirlo. No olvidemos que la esencia de cualquier monumento u obra de arte estriba en su significado, a cuyo servicio está por entero.

A partir de ahí, ¿qué persona civilizada contempla la posibilidad de derribar o mutilar un monumento porque no comparta los principios de quienes lo levantaron? ¿Se les ocurre a los franceses exigirnos asolar, para la normalización de las relaciones francohispanas, el Monasterio del Escorial?…  Seguir leyendo »

Una bandera republicana con el Valle de los Caídos al fondo.

El pasado 20 de julio el Gobierno de España aprobó trasladar a las Cortes para su tramitación un Proyecto de Ley de Memoria Democrática. El artículo 54 contempla la resignificación democrática del Valle de los Caídos.

Han pasado casi 46 años desde la muerte física del dictador, sin que el Estado español haya sido capaz de garantizar la rendición de cuentas por las violaciones de derechos humanos cometidas durante la guerra civil y la dictadura franquista. El mayor símbolo de esa impunidad es el Mausoleo de Cuelgamuros.

Cuelgamuros es un caso único en Europa: de todos los grandes monumentos construidos como símbolos por los regímenes fascistas del siglo XX, solamente el Valle sobrevive.…  Seguir leyendo »

La ‘memoria’ y la historia

El pasado 20 de julio, el Gobierno aprobó el nuevo proyecto de ley de lo que viene en mal llamarse memoria democrática. Consiste en el uso de los recursos públicos para imponer a los españoles una versión del pasado en virtud de la cual el relato edulcorado de nuestra izquierda actual y de sus aliados nacionalistas se confunde con la historia de la democracia española y de los esfuerzos por defenderla frente a sus adversarios. Según su texto, los españoles tendríamos una deuda con aquellas organizaciones y militantes que lucharon por valores supuestamente idénticos a los que hoy consagra nuestra Constitución, que son todas las del heterogéneo bando republicano de la Guerra Civil y las de los grupos antifranquistas entre 1939 y… 1978.…  Seguir leyendo »

Ley de Memoria: reescritura sobre falsilla

Apenas unas horas después de la aprobación de la Ley de Memoria Democrática por parte del Consejo de Ministros, Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno de España, se felicitaba en Twitter por el logro legislativo alcanzado. La escultura de Alberto Sánchez El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella acompañó su mensaje, acaso porque la obra del fundador de la Escuela de Vallecas, que exhaló su último aliento en la URSS, lleva incorporado un destino que corre paralelo al que Díaz reserva para «nuestras hijas»: la reescritura de «la historia de este país», privilegio secularmente otorgado a los vencedores.…  Seguir leyendo »

Leo el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática y es un texto maniqueo que refleja una Historia mentida. Nada que objetar al reconocimiento de las víctimas de una cruenta guerra civil, sobre todo, como es el caso, de los que padecieron en ella y tras ella por haber sido perdedores. Es sabido aquel «¡Ay de los vencidos!», el ‘Vae victis’ del galo Breno después del sitio y ocupación de Roma. Y es más doloroso cuando se trata de una confrontación entre hermanos.

Zapatero abrió el camino con su mal llamada Ley de Memoria Histórica de 2007. Y escribo «mal llamada» porque coincido con Gustavo Bueno.…  Seguir leyendo »

El proyecto de memoria histórica que aprueba hoy el Consejo de Ministros por mano de su ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, parece calcado al que dejó preparado su antecesora Carmen Calvo y representa una nueva vuelta de tuerca a lo que, desde la ley aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2007, es el eje central de la ideología de izquierdas en España.

Con este recurso a la memoria se quiere volver a un pasado de hace 80 años para justificar un ideario político consistente en reivindicar para sí la democracia, y los valores que esta conlleva, frente a una derecha que estaría lejos de ellos o en permanente proceso de aprendizaje.…  Seguir leyendo »

Todos los presidentes del PNV que sucedieron en la cúspide del partido a su fundador Sabino Arana después de su muerte en 1903 (y hasta el estallido de la Guerra Civil) fueron respetados luego por el régimen franquista y murieron de viejos en su cama. Las excepciones son Ramón Bikuña (que murió en 1935, antes de la Guerra Civil) y Doroteo Ciaurriz.

Franco les perdonó a todos ellos como Pedro Sánchez ha hecho ahora con los nacionalistas catalanes. Las palabras del ministro Miquel Iceta en el Congreso (lo de que indultar es algo moderno y no hacerlo algo atávico y más propio del ojo por ojo de la derecha) no se corresponden con la realidad.…  Seguir leyendo »

La Inquisición ha impregnado la imagen de España en el exterior durante cientos de años, con su mezcla de leyenda y realidad. Más olvidados se encuentran los estatutos de limpieza de sangre, que llenaron de angustia a generaciones de españoles que debían probar que no tenían sangre judía o musulmana. No bastaba con convertirse al catolicismo o ser cristiano desde varias generaciones. Había que demostrar que ningún ancestro había sido judío o musulmán; ya que, si esa sangre corría por las venas, ello equivalía a tener una mancha indeleble que le apartaba del espacio público.

Esos horrores del pasado están volviendo bajo un nuevo rostro, pero la lógica es la misma.…  Seguir leyendo »

El alzhéimer es una enfermedad que ninguno desearía ni para su peor enemigo. Los enfermos de alzhéimer olvidan. El hombre es presente, pero sobre todo es pasado y futuro, y este lo construye con los cimientos de su pasado. Sin recuerdos no somos nadie. Y eso mismo le puede suceder a un país que se empeña en borrar su pasado. De un tiempo a esta parte se ha acuñado un término, la ‘memoria histórica’, o la ‘memoria historica y democratica’, que como suele ser habitual tiene un significado contrario al que las palabras trasmiten. La memoria histórica o democrática es el alzhéimer histórico voluntario y sectario.…  Seguir leyendo »

El pazo de Meirás, espacio de memoria democrática

El pazo de Meirás es un elemento muy reconocible en nuestro paisaje. En el paisaje geográfico de quienes habitamos sus contornos y en el paisaje simbólico de varias generaciones enteras. En el imaginario colectivo de un pueblo que conoció Meirás a través del NO-DO. El edificio de tres torres posee poderosas connotaciones ante las que casi nadie es indiferente. Prueba de ello es la relevancia mediática de todo cuanto ocurre dentro y alrededor de sus muros. Los debates —viejos y nuevos— que surgen en torno a su pasado, a su situación presente y a sus perspectivas de futuro.

Durante cuatro décadas, Meirás ha sido la residencia estival de un dictador.…  Seguir leyendo »

Memoria de Meirás

El palacio de El Pardo fue la residencia oficial de Francisco Franco desde 1939 hasta su fallecimiento. Convertido en el epicentro del régimen, aquel recinto que había comenzado su historia en el siglo XV como pabellón de caza real, fue testigo no solo de la cotidianidad del jefe del Estado sino también de su acción política. Allí se reunía el Consejo de Ministros, se tomaban las grandes decisiones que condicionarían a los españoles, y el propio Generalísimo fue sometido a una operación a vida o muerte en un improvisado quirófano que se quedó sin suministro eléctrico en plena intervención. Incluso la propaganda oficial puso en circulación un mito cursi, el de la “lucecita del Pardo”, para ensalzar la vigilia perenne del dictador, bulo que el teniente general Franco Salgado desmontó.…  Seguir leyendo »

Se acaba de generar una nueva polémica a cuenta de un nuevo cambio de nombre de calles, esta vez en Palma de Mallorca. Como es bien sabido, se ha borrado del callejero el nombre de tres almirantes del siglo XIX: Cosme Damián Churruca, Federico Gravina y Pascual Cervera. Si fuera una mera cuestión de ignorancia, no sería la cosa tan grave. Bastaría con reconocer el error.

En realidad, encajaría con la dinámica de una época donde la historia de los grandes personajes y acontecimientos ha dejado de estudiarse en la escuela para convertirse en sociología histórica. La gravedad de este asunto, y lo que lo convierte en muestra de un grave problema colectivo, viene de las justificaciones que luego se han dado.…  Seguir leyendo »

Memoria y patrimonio democrático

Todo parece indicar que el Gobierno no tardará en enviar al Parlamento el proyecto de ley de memoria democrática para su tramitación legislativa. La iniciativa retoma el camino ya iniciado en el año 2007 por el Gobierno del presidente Zapatero con la aprobación de la ley de memoria histórica.

El Congreso de los Diputados se encontrará así ante una nueva oportunidad para afrontar tareas que, tras más de 40 años de democracia recuperada, todavía siguen pendientes sobre la tensa y asimétrica relación que mantiene España con su propia memoria. Especialmente, con la de uno de sus mayores abismos históricos; el golpe de Estado del 18 de julio de 1936, la guerra y la represión franquista posterior a 1939.…  Seguir leyendo »

Lugares de memoria, lugares de los dictadores

La ejecución provisional de la sentencia del pazo/torres de Meirás, y la entrega de las llaves de la mansión el 10 de diciembre pasado, puso de manifiesto algo que en absoluto desconcierta a los conocedores de la biografía del dictador Francisco Franco y de la naturaleza de su régimen. El inventario realizado por la Xunta de Galicia y Patrimonio Nacional reveló que los anteriores inquilinos acumularon durante años toda clase de objetos pertenecientes al patrimonio público, junto a cuadros, libros y mobiliario cuya propiedad está aún por determinar. Confusión entre público y privado y confianza en la impunidad poco sorprendentes entre las élites franquistas.…  Seguir leyendo »