Gales

Soy galés, ¡y a mucha honra! La primera estrofa de nuestro himno nacional dice: «Mae hen wlad fy nhadau yn annwyl i mi» –«Amo a la vieja tierra de mis padres»–. Cada vez que lo canto me emociono. De ahí que entienda y comparta esa sensación de pertenencia y de cohesión social que deben de sentir los catalanes hacia su patria. Tengo muchos amigos galeses que pertenecen al Partido Nacionalista Galés (Plaid Cymru) y siempre me gusta decirles: «El nacionalista soy yo… ¡Tú eres un separatista!».

No voy a caer en la descortesía de examinar los pormenores de la relación histórica y social de Cataluña con el resto de España.…  Seguir leyendo »

Por Henry Kamen, historiador. Acaba de publicar The Disinherited: The Exiles who Created Spanish Culture, Londres, Allen Lane (EL MUNDO, 09/05/07):

Para alguien que ha sido, como yo, militante y, durante una época, concejal del Partido Laborista británico, el resultado de las elecciones locales y autonómicas que se celebraron la semana pasada en Gran Bretaña no deja de ser una píldora muy amarga. No ha sido el desastre que muchos vaticinaban, pero, sin duda, pueden verse como las elecciones más significativas de todo el recorrido del actual Gobierno.

Y haciendo un análisis más global, cabe destacar que al rechazo de la mayoría de los británicos a la alternativa socialista, le ha seguido la victoria del candidato antisocialista Sarkozy en las elecciones presidenciales en Francia.…  Seguir leyendo »

By Simon Jenkins (THE GUARDIAN, 02/05/07):

And the star of the show is … nationalism. Tomorrow all eyes will be upon it. Nationalism is the one genie that escaped the bottle of Tony Blair’s conservatism. In 10 years it has reshaped the political map of Scotland and Wales and plunged the English into an identity crisis. We are all nationalists now. Far from stemming the tide, devolution has impelled it forward. Nationalist parties may or may not be “in government” in Scotland and Wales after tomorrow, but they have altered the terms of trade of politics.

For half a century after the second world war nationalism was forbidden fruit.…  Seguir leyendo »