Galicia Septiembre-2016

Galicia es un país muy viejo y, en consecuencia, muy sabio. La sabiduría nacida de la experiencia es casi siempre más consistente y de mayor utilidad que la sabiduría aflorada por inducción ajena o instigada por referencia de segunda mano. Por algo el dicho popular nos alecciona sobre la inutilidad de escarmentar en cabeza ajena. Y el mismo achaque –fiar a otro lo que concierne a uno mismo– acarreó tantos percances y contratiempos al «príncipe que todo lo aprendió en los libros», el protagonista de aquella comedia de Benavente, hace años imprescindible en las funciones infantiles de las compañías teatrales y hoy absolutamente olvidada incluso en los repertorios de los colegios de los chicos de la jet con natillas.…  Seguir leyendo »

Lo bueno de Sánchez y lo que con él hace las veces de dirección en el PSOE es que con cualquier cosita se hacen un apaño. «Vamos a derrotar a las encuestas», anunciaba el líder en campaña, cuando se llevaban publicados ocho sondeos y todos ellos anunciaban catástrofe en los comicios que ayer se celebraron en Galicia y Euskadi: mayoría absoluta de Núñez Feijóo y hundimiento de la representación socialista en la cámara de Vitoria, siendo sobrepasados en ambas comunidades por Podemos.

En Euskadi han perdido 16 escaños en dos legislaturas y en Galicia, 11. Ayer podrían haber ensayado otra línea de defensa adicional: hemos derrotado a las encuestas, no por resultados en sí mismos, sino porque hemos empatado a escaños con la segunda fuerza en Galicia y en Euskadi nuestra caída se ha desacelerado en un 50%.…  Seguir leyendo »

Vascos y gallegos han apostado más por la gestión que por la magia. Aunque los votantes nos equivocamos con más frecuencia de lo que creemos, hay que constatar la evidencia de que tanto en Galicia como en el País Vasco ese bálsamo que todo lo cura, llamado «el cambio de Pedro Sánchez», no solo no ha cosechado éxito sino que, una elección más, sigue perdiendo empuje. Con todo y con eso, mucho me temo que el secretario general de los socialistas, conocido su ADN escasamente democrático, lejos de hacer una lectura que lo lleve a facilitar un Gobierno en España a través de la lista más votada, mantendrá su determinación de bloquear, con el inevitable y consabido daño a la sociedad española y, de manera muy especial, a la economía.…  Seguir leyendo »