Generales 2011

¿Son tan transparentes los resultados electorales del pasado 20 de noviembre como a primera vista parecen? Sin duda lo son en cuanto al poder que inmediatamente reparten. Pero, aparte de ello, en una elección se ventilan otras cuestiones que atañen al futuro menos inmediato. ¿Qué nos dicen al respecto las recientemente celebradas?

Se discute mucho en estos días acerca de los suelos y los techos respectivos de los dos partidos principales. Llama la atención el que con un derrumbe tan aparatoso del suelo electoral del PSOE, el techo del PP se haya elevado mucho menos. En efecto, el PSOE ha conseguido esta vez apenas un 20,3% del voto sobre censo -todas las referencias que siguen se refieren al voto computado en la noche electoral; si incluimos el voto de los residentes ausentes, dada la insignificante participación registrada tras la reforma de la Ley Electoral al respecto, el suelo sería aún más bajo- que es la penetración electoral bruta más baja de todo el periodo democrático.…  Seguir leyendo »

Mientras Mariano Rajoy toma posesión como nuevo presidente del Gobierno, el PSOE se prepara para acometer su labor de oposición inmerso todavía en los variados análisis que especulan sobre los motivos de su derrota en las últimas elecciones generales. Los socialistas abren una nueva etapa política escuchando el ruido que generan las muchas llamadas a establecer un diagnóstico correcto de lo ocurrido para poder operar con una terapia acertada. Me parece, sin embargo, que no son coincidentes los diagnósticos y por ello son diferentes las terapias propuestas. Creo que estas diferencias remiten a lecturas de la realidad que están muy influidas por distintas experiencias generacionales.…  Seguir leyendo »

Desde que España volviera a la normalidad democrática, en 1977, el PSOE ha obtenido su peor resultado en las pasadas elecciones del 20-N. Mientras se va digiriendo este resultado, es necesario intentar explicarlo.

La mayor parte de los análisis parecen sugerir que el resultado se debe, fundamentalmente, a la crisis económica. El argumento sería el siguiente: en todas aquellas capitales europeas en las que ha habido elecciones desde que estallara la crisis, los partidos en el gobierno las han ido perdiendo de forma sistemática. Lo que ha pasado en España no sería sino la confirmación de esta regla general: partido que gobierna, partido que cae cuando hay elecciones en medio de la crisis.…  Seguir leyendo »

Nunca una ausencia de programa explícito había conducido a una victoria tan espectacular en las urnas. Sin embargo, el triunfo vastísimo del PP no invita a demasiadas especulaciones sobre qué política aplicará. El tono taciturno y galaico del inminente presidente nunca ocultó a nadie lo que se avecina. Habrá recortes masivos en el gasto público, inclusos los de sanidad y escolarización, amén de los sueldos de los funcionarios, un notorio desinterés por la negociación con los sindicatos, privatización de servicios públicos, disminución de inversiones en cultura y ciencia. Se revisarán leyes de convivencia -tal el reconocimiento legal de las uniones de personas del mismo sexo y la norma para la interrupción voluntaria del embarazo- a las que ese partido les tiene visceral ojeriza.…  Seguir leyendo »

En todo partido político, ante una derrota electoral, surgen voces que reclaman una reflexión. Le sucedió al Partido Popular en 2008 y lo estamos viendo estos días en el Partido Socialista. Casi siempre, las voces más críticas piden algo similar a una catarsis. Es fácil escuchar reclamaciones del tipo: “debemos empezar de nuevo”, “tenemos que cambiar todo” o “hay que dar un giro completo”. De repente, nada de lo que se ha hecho hasta ese momento sirve.

En el caso del PSOE, a la derrota hay que añadir la situación actual de la izquierda. Llevamos un par de años debatiendo sobre la supuesta crisis de la socialdemocracia.…  Seguir leyendo »

La victoria del Partido Popular en las elecciones del 20-N no es el resultado de la hegemonía ideológica de la derecha en España. Los populares ganan en un país que apenas ha variado sus ideas políticas. El triunfo del PP tampoco responde a la superioridad de ese partido: tanto el líder como la organización llegan al poder a pesar de la mala valoración ciudadana. Pero si no es por la ideología, ni por el líder, ni por el partido, ¿por qué han ganado los populares?

La explicación de la debacle socialista se resume en dos palabras: crisis y paro. Ahora bien, el razonamiento de cómo ambas cuestiones provocan las mayores ventajas de los conservadores en nuestra democracia, tanto en votos (casi 3,9 millones) como en escaños (76), es algo más complejo.…  Seguir leyendo »

A principios de 2008 un conocido periodista preguntó a José Luis Rodríguez Zapatero por el balance de su implicación en el tema del Estatuto de Cataluña: ¿no habría sido una frivolidad formular por anticipado aquella promesa de que “apoyaré el Estatuto que venga de Cataluña”? Sin negar que hubiese pronunciado dicha frase, el presidente dio al responder tres interpretaciones sucesivas de su pasada posición. Una, habría dicho “que apoyaría que el Parlamento de Cataluña hiciera un nuevo Estatuto”. Otra, “lo que yo apoyaba es que el Estatuto se reformara”. Y por fin, su declaración había sido: “Apoyaré lo que se pueda apoyar y no apoyaré lo que no se pueda apoyar”.…  Seguir leyendo »

Aunque todavía es pronto para determinar con detalle de qué modo se ha desplazado el voto en las elecciones del 20-N, parece haberse impuesto entre analistas y expertos en demoscopia la idea de que el PSOE ha perdido presión, más que nada, por su costado derecho. De los cuatro millones y medio de sufragios cedidos, un millón son ahora propiedad de los populares; cerca de setecientos mil se han desviado a IU, otros tantos al partido del Rosa Díez, y cerca de ciento cincuenta mil a CiU. Del resto da cuenta la abstención o la desaparición física de los que habían apoyado la marca socialista en las legislativas de 2008.…  Seguir leyendo »

Muchos de los análisis que se hacen estos días acerca de las últimas elecciones generales giran en torno a la crisis económica, con todas sus ramificaciones, como principal factor explicativo del resultado. Sin desdeñar la relevancia de este aspecto, se echa en falta un análisis que, con algo más de perspectiva, incorpore otras claves que ya se manifestaron en 2008 y que ahora son necesarias para interpretar el 20-N y sus consecuencias.

Por lo que se refiere al PP, hay que recordar antes de nada que el resultado que obtuvo en las elecciones generales de 2008 fue excepcional para un partido derrotado, tanto en términos absolutos (cerca de 10,3 millones de votos) como relativos (casi un 40%).…  Seguir leyendo »

Hay que felicitar al Partido Popular por su indiscutible victoria y por la importante mayoría absoluta que ha obtenido. Mariano Rajoy es una persona moderada, sensata e integradora que si no cede el timón de dirección pilotará con mesura la salida de la crisis, siempre que se mantenga en los contenidos de sus palabras en la noche electoral y controle a sus gentes más radicales y más integristas.

El PSOE ha tenido una indudable y severa derrota, la más amplia desde los orígenes de nuestra democracia en 1977. Hay mucho que rectificar y nuestros militantes merecen un esfuerzo de creatividad y de fortaleza para iniciar una senda de reconstrucción.…  Seguir leyendo »

Las noches electorales condicionan el desarrollo de cada nueva legislatura no sólo a causa del incontestable escrutinio sino también en razón de esas primeras explicaciones que se ofrecen sobre el resultado de cada sigla. El éxito y el fracaso son sensaciones que dependen de cómo se interprete el recuento de votos en su sentido más teatral. La derrota más evidente de un partido puede quedar atenuada porque sus dirigentes saben relativizarla con una mezcla de descaro y sentido de la oportunidad horaria a lo largo de la noche electoral. El éxito más encomiable puede pasar inadvertido porque sus beneficiarios no exterioricen suficientemente su alegría.…  Seguir leyendo »

Remontemos el vuelo. Observemos el acontecimiento desde las alturas que habitan las águilas. El resultado del domingo pasado supone la culminación de una serie histórica, amagada en 1993 e iniciada en 1996. Lo ocurrido desde entonces ha venido a materializar la quimera de la «mayoría natural» que Fraga formulaba entre befas de todo tipo en los 80 y la profecía de la «Segunda Transición» que sirvió de título a un libro de Aznar en vísperas de su llegada al poder.

En 2015 se celebrará el 40 aniversario de la muerte de Franco. Si Rajoy culmina la legislatura y continúa en el poder entonces -algo altamente probable teniendo en cuenta su holgado margen en el Congreso-, podrá decirse con toda propiedad que así como durante los primeros 20 años de democracia la sociedad española tendió a escorarse a la izquierda, las siguientes dos décadas habrán adquirido un nítido sesgo de centro derecha.…  Seguir leyendo »

El jueves pasado publiqué un artículo en estas páginas en el que advertía que, dada la catastrófica situación económica de nuestro país, se debería prever un procedimiento más urgente del previsto en circunstancias normales, para que hubiese un Gobierno lo antes posible. El primero que se dio cuenta de lo que yo advertía fue Ruiz-Gallardón, que probablemente será el próximo presidente del Congreso.

Después siguieron, por parte de muchos otros, las elucubraciones sobre este tema, aumentando considerablemente las mismas tras conocerse los resultados de las elecciones. Mi propuesta era que el periodo de transición de un Gobierno a otro se podría acortar, al menos, en unos 20 días, puesto que el cómputo que hace el Ejecutivo en funciones sitúa hacia el día 24 de diciembre la probable constitución del nuevo.…  Seguir leyendo »

Curiosas elecciones las del 20-N. El PSOE se desploma y pierde 4,3 millones de votos y 59 diputados respecto a 2008. El PP alcanza una mayoría absoluta muy holgada, pero incrementa sus votos solo en 0,56 millones, menos que UPyD (0,8 millones) e IU (0,7 millones). ¿Cómo interpretar lo que ha ocurrido? ¿Dónde han ido los votos perdidos del PSOE?

Hace ya cuatro años, en 2007, publiqué un artículo en EL PAÍS titulado El poder decisorio de la izquierda volátil. La tesis del artículo era que las elecciones en España no se ganan o pierden en el centro político, sino en la izquierda “volátil”.…  Seguir leyendo »

El pueblo ha votado el cambio y nuestra obligación es realizarlo”. Así empezará Mariano Rajoy su discurso de investidura. Después de una introducción al uso, dirá: “Nos encontramos un panorama económico ciertamente difícil. Pero también es cierto que afrontaremos los problemas con el respaldo de la mayoría política de que disponemos”. Y desgranará sus prioridades: “Primero, combatir el paro, para lo que emplearemos todos nuestros instrumentos disponibles… Segundo, luchar contra los desajustes y disfunciones acumulados en el sector público, para reducir el déficit”.

Las elecciones del 20-N se asemejan algo a las de 1982. Con el eslogan Por el cambio, Felipe González cosechó más de 10 millones de votos en unas elecciones también anticipadas que llevaron a los socialistas al poder por primera vez tras la Guerra Civil; era el cambio para realizar una transformación social del país, para construir una España en libertad.…  Seguir leyendo »

EL desenlace de unas elecciones, y más si se trata de unas generales, no es nunca el producto de un único factor. El entramado de intereses, anhelos, rechazos y frustraciones que concurren en la determinación de cada uno de los votos hace que resulte vano cualquier intento de simplificación. Aun así, en las elecciones que se celebraron anteayer en España, todos esos factores concurrentes parecieron subsumirse en uno solo: el estado de necesidad. El cambio al que se sumaron una inmensa mayoría de los españoles o, lo que es lo mismo, el castigo que infligieron al partido que hasta entonces había gobernado sus destinos tuvo una causa cardinal: la crisis y su mala gestión.…  Seguir leyendo »

Proposals for voting strategies proliferated in the runup to Sunday’s general election in Spain. People wrote “ballot box” on drains and toilets; others suggested cutting out the middlemen and depositing votes directly into bank machines. This campaign of ballot spoiling wasn’t a subcultural anarchist prank, but a reflection of extraordinarily widespread popular disaffection. A typical sight during a pre-election protest was a respectable middle-aged man with a cigarette in one hand and a marker pen in the other going from municipal bin to municipal bin writing “Vote here” on the lids.”They don’t represent us” and “They are all the same” – the slogans of the (the Spanish progenitors of the Occupy movement, who have mobilised hundreds of thousands across the country) – are now mainstream.…  Seguir leyendo »

No esperaron ni a los datos oficiales. Los socialistas se despeñaron de tal manera anoche en las urnas que, tras hacerse públicos en TVE los datos provisionales de los sondeos a pie de urna, tardaron apenas cinco minutos en salir a dar la cara para despejar cuanto antes las dudas -y las esperanzas de quienes aún las albergaran- y certificar su tremenda derrota. Ese fue el signo primero y más dramático de lo ocurrido ayer en España. Las palabras de Elena Valenciano dieron fe pública recién pasadas las ocho de la tarde de que la izquierda socialista había fracasado en su intento de detener la hemorragia de votos que se venía augurando desde el comienzo de la campaña.…  Seguir leyendo »

EL hombre tranquilo ya no dispone de margen para la pausa. Después de una larga carrera política de fondo caracterizada por una sosegada gestión de los tiempos, Mariano Rajoy ha llegado a la meta en un momento crítico, en medio de una severa emergencia nacional que obliga a un proceso urgente de decisiones sin respiro. Va a disponer de un poder sin precedentes pero no tiene tiempo de paladear el éxito ni siquiera para detenerse en el análisis de su victoria; el deterioro de las condiciones financieras está a punto de bloquear el ejercicio mismo de la soberanía. El amplio mandato popular deposita en él una trascendental responsabilidad histórica.…  Seguir leyendo »

Las hilanderas de la fábrica textil del pueblecito de pescadores noruegos cantan a la rutina de su resignación e ineficiencia. La jefa del taller les insta a esmerarse haciendo lo de siempre: «¡Hilad! ¡Hilad! ¡Hilad! ¡Aplicaos, muchachas! ¡Buena rueca, zumba y suena!».

Todas siguen su consigna menos la soñadora Senta, que permanece ensimismada contemplando el retrato de «un hombre pálido» con un barco agitado por la tempestad detrás. «¡Siempre ante el cuadro!», le reprocha la jefa. «¿Quieres pasarte tu joven vida soñando frente a este retrato?». Senta le devuelve la pelota: «¿Por qué me diste noticias suyas, por qué me contaste su historia?».…  Seguir leyendo »