Generales 2011 (Continuación)

En ese gran taller de Dios que es la Historia, como le gustaba decir a Goethe, los renglones se han vuelto a escribir torcidos. Aquel Mariano Rajoy de 2004, llamado a ser presidente de la mano de Aznar, ha tenido que pasar su particular travesía del desierto para aparecer hoy ante los españoles como un hombre más hecho, más maduro y con la inestimable enseñanza de la derrota. Perder es, probablemente, la pedagogía más útil del ser humano, cuando deriva y se convierte en marca de humildad. Aquel Rajoy que pudo gobernar un país de economía pujante, se enfrentará, con casi toda probabilidad, a uno de los tiempos más duros que nos ha tocado vivir.…  Seguir leyendo »

Excelentísimo señor:

¡Cómo es posible que las personas que han dilapidado, que han gestionado mal, que han despilfarrado estos últimos años tanto dinero abusando de los cargos de confianza que se les han confiado, no tengan que rendir cuentas! El Estado, en lugar de indagar los orígenes del problema -como, por ejemplo, se hace en la muy recomendable película Margin Call-, respalda y refrenda la legitimidad de los responsables de forma pública y notoria, aportando a los bancos el dinero que es del conjunto de los contribuyentes. Las ganancias de la economía dirigida por los bancos se privatizan, pero las pérdidas se nacionalizan.…  Seguir leyendo »

Lo que le espera al PSOE en España dentro de unos días es al parecer una catástrofe sin paliativos. No es una catástrofe terminal, pero es una catástrofe política, es decir, relativa y reversible. Contra lo que parece, sin embargo, lo va a ser también para el resto de la izquierda: va a recuperar diputados, o los va a ganar nuevos, tanto en Cataluña como fuera de Cataluña, y con eso aludo al guirigay de siglas que algunos electores tenemos por delante para saber qué votamos si nuestro voto va a la izquierda del PSOE. Sin embargo, la operatividad de ese resultado mejorado bajo la hegemonía de un PP desbocado equivale a bien poca cosa en términos políticos, legislativos o de poder.…  Seguir leyendo »

If polls prove correct, the leader of the conservative People's party, Mariano Rajoy, will win the elections in Spain with a landslide. And yet he has been running such a low-key campaign that one commentator asked whether he intended to take office without anybody noticing. That may be an exaggeration, but if Rajoy is not becoming PM by stealth, he is certainly doing so by default. The economic crisis has made the ruling Socialists unelectable, and the rather uninspiring Rajoy happens to be the only man around. It's as simple as that.

Even the Socialists seem to agree. They haven't really tried very hard to win back the confidence of the electorate, and you can understand why: they themselves don't know what they want.…  Seguir leyendo »

Estamos en una situación de emergencia nacional que sólo se puede esquivar si ganamos tiempo al tiempo. En efecto, lo que está sucediendo con respecto a nuestra lamentable economía era sin duda previsible, y la única manera de escapar del borde del precipicio en que nos encontramos ahora, según dijimos algunos en su momento, era haber disuelto las Cortes en agosto y haber celebrado elecciones en octubre. Así hoy tendríamos ya un Gobierno que estaría tomando las medidas que no supo tomar el desastroso Gobierno de Zapatero.

Pero no se hizo así, por lo que alguien tendría que responder de ello, puesto que llevamos tres meses con una absurda y estéril campaña (o precampaña) electoral, que no hace sino empeorar las cosas y retrasar la existencia de un Gobierno sólido en España.…  Seguir leyendo »

Adivina adivinanza: un partido político que, como se espera que haga al PP, gana las elecciones con el 45% de los votos y con más de 10 diputados por encima de la mayoría absoluta, ¿es posible que sólo acabe durando dos años en el Gobierno?

Veamos. Cuando Mariano Rajoy llegue a La Moncloa, además de encontrar las tradicionales facturas impagadas y después de decir aquello de “la situación está peor de lo que esperábamos” (¡que predecibles son todos los políticos de todos los colores!), tendrá que trabajar para que España sea solvente y no tenga que ser rescatada. Y eso sólo sucederá si hace las cosas bien.…  Seguir leyendo »

Ya estamos una vez más en la cuaresma demoscópica, el ayuno y abstinencia forzados que la Ley Electoral (no hay manera de que esto cambie, por muchas reformas de la ley que se hagan) impone a la difusión pública de encuestas electorales en los cinco días anteriores a la votación. Parece un momento adecuado para recapitular lo que estas encuestas nos han dicho y qué pueden valer sus vaticinios.

Hace tiempo que no había en nuestro país un consenso tan cerrado sobre el resultado que las encuestas proyectan. Algún malicioso podría pensar que se ha cumplido una norma que enunció un buen amigo (omitiré su nombre, porque fue en un espacio privado) en ocasión no muy lejana en que las encuestas -incluidas las que dirigía quien esto escribe- fallaron con cierto estrépito (1996): "Las empresas han preferido la seguridad de equivocarse juntas al riesgo de acertar por separado".…  Seguir leyendo »

Mayoría holgada, más que probable. Herencia imposible. Alto nivel de exigencia… Para afrontar el día después, conviene conocer las causas del éxito popular y de la debacle socialista. Todavía en condicional: si se cumple el pronóstico unánime… He aquí el centro y eje del asunto: los mercados financieros envían señales concluyentes y la opinión pública dicta sentencia inapelable contra los gobernantes incapaces, ya sea en versión agónica, histriónica o meliflua. Si lo prefieren, se llaman Papandreu, Berlusconi o Zapatero. Entre nosotros, también pasa factura al PSOE una política sectaria y oportunista, incapaz de asumir el sentido más noble de la política como compromiso al servicio del interés general.…  Seguir leyendo »

De entrada, no es extraño que en la campaña electoral los partidos políticos no aludan a sus opciones de política exterior, ni en sus actos públicos ni en los debates en los medios de comunicación. No hay reproche en esa constatación, pues es comprensible que lo que angustia a la ciudadanía en estos tiempos es el empleo y la economía.

Ahora bien, en los programas electorales la política exterior es «una herramienta potente, fundamental e imprescindible… para sacar a España de la crisis…y para contribuir activamente a un nuevo modelo de crecimiento, desarrollo y gobernanza mundial» (PSOE); o, como señala el PP, «la poca atención dispensada en España a la política exterior nos ha hecho más vulnerables y menos competitivos poniendo en riesgo los avances de nuestra sociedad».…  Seguir leyendo »

Puesto que desde la escena del desayuno de Ciudadano Kane, en la que Orson Welles representa la incomunicación humana alargando progresivamente la mesa que separa a los indiferentes cónyuges, no se había visto tanta frialdad y distancia escénica entre dos actores mal maquillados, a Campo Vidal se le debería haber permitido insuflar algo de vida en el debate del lunes mediante la técnica de la pregunta secreta. Es decir, planteando a Rubalcaba y Rajoy algo inesperado que les cogiera desprevenidos, les obligara a salirse del guión preparado con sus asesores e incluso les llevara a desvelar su verdadero yo.

Fue una idea que se me instaló en la cabeza a medida que, tras la estéril salida en tromba del candidato socialista, el fútbol especulativo en el centro del campo se fue apoderando de los 90 minutos del encuentro entre los simétricos bostezos de la grada y la tribuna: aquí la única manera de que pase algo es que el moderador les pille con el paso cambiado.…  Seguir leyendo »

Dentro de unos días se celebrarán elecciones generales en España, y sabemos que estamos sumergidos en la madre de todas las crisis, una crisis que se lleva por delante empleos, empresas, Gobiernos e ilusiones, y que encima depende mucho de cosas que suceden fuera. Parece que todo da igual y que además todo es un asco. Sobre todo para vosotras que lo vais a tener tan crudo en el mundo laboral y no digamos ya, si, como nos gustaría a la mayoría, nos hacéis abuelas o tías abuelas. Así que ¿para qué ir a votar?

Con la autoridad que nos da la edad, o sea poca, y apoyadas en que las encuestas del CIS señalan que un 3,5% de la población se considera feminista y que a más del 30% le preocupa la igualdad, consideramos que votar es absolutamente imprescindible.…  Seguir leyendo »

A mediados de septiembre, es decir, alrededor del mítico día 11, los dirigentes de CIU estaban convencidos de que, por primera vez en la historia de la democracia, iban a ser en Catalunya el partido más votado en unas elecciones generales. Más que euforia, lo que mostraban era seguridad. Y sus razones tenían.

Efectivamente, en los comicios autonómicos y municipales del pasado curso político, CIU obtuvo muy buenos resultados, resurgió de su difícil travesía del desierto, mostró que sin Jordi Pujol seguía siendo un gran partido. Artur Mas, un líder muy distinto a Pujol, se había afianzado entre los suyos y estaba empezando a ser respetado en la sociedad.…  Seguir leyendo »

Diez palabras. Mi equipo lleva dos semanas buscando diez palabras. Diez palabras que actúen como la punta de un sable, que den el golpe definitivo a la campaña electoral…». Así inicia el cierre del debate el presidente estadounidense Jed Bartlet en la serie de ficción El Ala Oeste de la Casa Blanca.

Bartlet mira a su rival. No lleva las diez palabras, su equipo no ha dado con ellas. Se ha preparado concienzudamente, ha ensayado las preguntas más difíciles, ha analizado las encuestas,… pero llega al duelo sin las mágicas diez palabras. Ha tenido además un problema con la corbata: rechazó la que le seleccionaron estilistas profesionales porque prefería «la de la buena suerte»; pero su mujer, en un arranque de nervios, se la trasquila, por lo que el candidato entra en el plató con la corbata de un asesor, sin comprobar si la tonalidad de ésta es procedente.…  Seguir leyendo »

Antes y después del 20-N tenemos diversos asuntos pendientes, y de gran calado, que deberemos ventilar públicamente, libres de lo políticamente correcto. Quisiéramos, por nuestra parte, señalar cuatro de ellos. Puede haber más, y pueden ser diferentes, pero desde nuestro punto de vista estos son necesarios.

1. Es necesario decir la verdad. Llevamos demasiado tiempo escondiéndola, conformándonos con medias verdades o instalados en la falsedad. La verdad sobre los recursos disponibles, sobre la situación de las empresas y las administraciones públicas, sobre las prácticas económicas, políticas y sociales que nos han llevado a la situación actual. Parece que los políticos sólo saben moverse entre el nuevo conservadurismo que sólo entona la elegía reivindicativa por el Estado de bienestar (y que confunde todas sus prestaciones actuales con derechos) y la severa adustez de quien aplica sacrificios sin más horizonte que la reiteración de su necesidad.…  Seguir leyendo »

Alfredo Pérez Rubalcaba tiene una bien ganada fama de «inteligente» dentro de la política española de los últimos veinte años. Es leyenda que Felipe González, en los buenos y viejos tiempos de los triunfos inapelables del PSOE, confiaba en Rubalcaba para que «saliera de los embrollos en los que él mismo (Rubalcaba) se metía», y solía meter al gobierno de González con los medios informativos. Siempre en un segundo plano, detrás de los jefes y los líderes, pero dejándose ver con ellos (y en el primer plano), ha manejado con destreza —dentro de la torpeza general que parece ser una característica de nuestros políticos— los hilos ocultos de la intriga, la componenda, el «consenso» y, por supuesto, la división, la pelea con el adversario y el pariente ideológico.…  Seguir leyendo »

La generación del PSOE que gobernó con González no nominó a Rubalcaba candidato para ganar las elecciones, sino para evitar una mayoría absoluta que finalmente puede acabar produciéndose, porque el partido no ha entendido que estas generales no son sobre candidatos (si así fuera Rubalcaba las ganaría), ni sobre políticas para salir de la crisis (no se dilucidan en las elecciones de un Estado miembro de la UE salvo en Alemania) sino sobre la credibilidad, cohesión y energía de los equipos de gobierno y cuadros de cada partido, y donde el PP lleva ventaja. Nadie duda del oficio de Rubalcaba, pero ofrece una imagen de tremenda soledad: ¿Quién es su Cospedal?…  Seguir leyendo »

Tener casi cinco millones de parados como le ocurre a España es una tragedia para cualquier país, y, sobre todo, para una sociedad que hace apenas ocho años era la historia feliz de Europa, un país de una economía pujante que muchos envidiaban y un ejemplo flagrante -para América Latina en particular y el Tercer Mundo en general- de que, con estabilidad, democracia y políticas acertadas un país puede quemar etapas y, en un periodo relativamente breve, alcanzar altos niveles de trabajo y bienestar.

Nadie duda de que en las cifras escalofriantes del desempleo español ha tenido un efecto la crisis financiera que desde hace más de tres años padece el mundo occidental.…  Seguir leyendo »

Puede que Rubalcaba prepare un relato de urgencia, con las viñetas del anuncio de ETA, en el que él y ZP asuman el papel estelar de héroes de la paz para fascinar al electorado en los últimos días de campaña. Puede que el fallido guionista de la niña de Rajoy eche mano de otra fábula con la que contraprogramar el riesgo de retorno a las historias de fibra sentimental en unos comicios que se perfilaban poco propicios a los duelos de personalidad. El problema es si los electores pueden distraer sus noches en esta campaña con los cuentos de la publicidad política mientras la tormenta del paro y los recortes monetarios cala hasta los huesos y hiela las sonrisas.…  Seguir leyendo »

Hace algo menos de dos meses, se produjo en el Congreso un intercambio dialéctico muy revelador. Estuvo protagonizado por el presidente del Gobierno y el portavoz de ERC, a cuento de una serie de medidas que el nacionalista tachaba de recentralizadoras. En su respuesta, Zapatero le dijo que "la España plural, es plural... pero España". De una forma oblicua y tardía, intentaba paliar las consecuencias de un debate territorial abierto sin tener en cuenta el objetivo, y buscando aliados poco compatibles con el Estado definido en la Constitución.

Aunque el desconcierto autonómico sea un legado eclipsado por la herencia económica, es evidente que estamos ante una de las asignaturas que el Gobierno saliente deja pendientes.…  Seguir leyendo »

El reto fundamental de toda la sociedad española y, por tanto, del nuevo Gobierno, es volver a crear empleo de forma sostenida.

Los grandes inversores globales tienen grandes expectativas en el Gobierno que saldrá de las próximas elecciones. Este Gobierno tiene, por tanto, una valiosa ventana de oportunidad -quizás la última- para revertir la grave situación por la que atraviesa España y entrar en una senda de modernización, crecimiento y creación de empleo.

Necesitamos una reforma del mercado de trabajo que realmente genere empleo, una reforma fiscal inteligente que incentive la inversión, un control exhaustivo de los excesos de gasto del sector público -estatal, autonómico y local- y un saneamiento a fondo del sistema financiero.…  Seguir leyendo »