Gestión crisis COVID-19

Los socialistas de todos los partidos tienen como objetivo último la “redistribución de la riqueza”. A esa misma meta le ponen diferentes nombres: “justicia social”, “justicia tributaria”, “equidad”, etc. En todos los casos, se trata de quitarle a unos para darle a otros. Pasan por alto que esa transferencia de riqueza solo puede hacerse desconociendo el derecho de propiedad y de forma violenta (entregas, vía impuestos, la parte de tu propiedad que te diga el Estado o vas a la cárcel).

Con ser dos omisiones enormes, hay otra aún más elemental. Los socialistas de todos los partidos piensan en la riqueza como algo dado, algo que está ahí, pase lo que pase, que solo es cuestión de “repartir” a su antojo.…  Seguir leyendo »

La pandemia de coronavirus ha tenido el efecto de un cataclismo en nuestra segura, pacífica y egoísta vida ordinaria. La incredulidad inicial ante el brutal efecto mariposa de lo ocurrido en la lejana China sobre nosotros, el acomodado occidente, ha dejado paso primero a la incertidumbre a medida que crecían las cifras de contagiados y de fallecidos, contra el optimismo inicial de los responsables de la sanidad, y luego al miedo, incluso la histeria, por el temor a algo desconocido que de manera tan drástica sacude nuestra vida.

Nos conmociona que las seguridades de nuestro organizado sistema de vida se tambaleen ante el embate de un enemigo inasible, insidioso e invisible contra el que carecemos de armas suficientes para luchar.…  Seguir leyendo »

Contemplo estos días con alarmante estupor como la Administración que nos debía proteger no ha tenido previsión de mascarillas, EPIS, test o medidas de contingencia ante la pandemia del Covid-19.

Mientras esto ocurría, y el caos se instalaba, miles y miles de sanitarios en toda España hacíamos frente común: reorganizábamos equipos, doblábamos turnos, preparábamos protocolos de actuación en tiempo récord y nos convertíamos en una piña para proteger y cuidar, con lo que teníamos a mano, a nuestros pacientes.

Y digo, con lo que teníamos a mano, porque ante la falta de protocolos unificados y equipos de protección, en cada ciudad y en cada hospital hemos hecho, a la carrera, lo que como profesionales creíamos que era más acertado.…  Seguir leyendo »

El pasado 15 de marzo Andrew Marr entrevistó en la BBC a la ministra de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyung-wha. Esta mujer, que representa al país que a finales de enero fuera el segundo foco mundial de la Covid-19, contó cómo habían conseguido reducir drásticamente los contagios en pocos días y sin tener que cerrar grandes ciudades. Con aplomo y rechazando autocomplacencia, abogó por la transparencia y la colaboración internacional para combatir el virus que hoy asola al mundo entero. La reacción de elogio en redes no se hizo esperar: ¿no podríamos tener en préstamo por un tiempo a esta ministra para que liderara la crisis en nuestro país?…  Seguir leyendo »

El confinamiento de la población es una medida pseudo-fascista, tomada sin base racional ni científica, que provocará una hecatombe económica, afectiva y psíquica en la sociedad española. Las personas mayores quedaremos estigmatizadas ante los jóvenes que nos acusarán de haberles cerrado el paso al futuro.

En España, el 96,2% de fallecimientos por la Covid-19 se registran entre personas de más de 60 años. En el 3,8% de fallecidos, relativamente jóvenes, se observaron frecuentemente patologías. Las patologías previas disparan la letalidad de la Covid-19 incluso en jóvenes. Esta sospecha parece confirmarse al analizar los casos de fallecidos de más de 60 años.…  Seguir leyendo »

El camino de perdición de nuestro macro estado, deficientemente democrático desde 1977, desbordado por su propio tamaño y por la solicitud permanente de más recursos de los diecisiete mini Estados regionales, ha llegado a su límite.

La presente crisis sanitaria del Covid-19 y, su consecuencia, la inesperada recesión económica, han acelerado la velocidad de crucero de unas cuentas que no se sostienen. La realidad, los hechos, son tozudos. La propuesta podemita de más gasto en «prestaciones universales e incondicionales generosas» no es posible por la caída de ingresos vía impuestos y las asfixiantes cargas sociales a las empresas y a los autónomos.…  Seguir leyendo »

Una catástrofe global que era inevitable se ha convertido en una tragedia colectiva provocada por la ineptitud. En España, la crisis mundial del Covid-19 tiene una progresión desbocada que exige una interpretación. Cualquier análisis comparado nos lleva al factor decisivo: el retraso de dos semanas, al menos, para tomar las medidas imprescindibles. Los hospitales colapsados son el resultado.

Gernot Warner, un experto en el análisis de los datos del calentamiento global, demuestra esa relación entre el retraso en las medidas y la explosión de casos y muertes en países como Italia y España. Cuando los gobiernos actuaron con diligencia, el ritmo diario de crecimiento de contagiados detectados inicialmente ronda el 3%, pero, donde se retrasaron las decisiones semanas, como en España, el crecimiento ronda el 30% diario.…  Seguir leyendo »

Resulta ya casi proverbial la sagaz réplica que, en los 60, proporcionó el primer ministro británico MacMillan a una periodista. Cuando ésta le inquirió sobre lo que más temía, el gobernante conservador le respondió: «Los hechos, señorita, los hechos». No es el caso del doctor Sánchez, ¿supongo?, quien ha procedido a su olímpico desprecio a la hora de hacer frente a la pandemia del coronavirus, cuya manifiesta negligencia se ha traducido en que España sea el país del mundo con mayor porcentaje de víctimas en proporción a su población. Todo ello pese a gozar de uno de los mejores sistemas sanitarios mundiales y disponiendo de profesionales altamente cualificados que despliegan un esfuerzo titánico en estos días aciagos.…  Seguir leyendo »

La tormenta perfecta de autoritarismo

Marea roja es una película de 1995 cuyo argumento gira en torno al conflicto que estalla en un submarino atómico norteamericano entre el capitán de la nave y el segundo de a bordo, en el contexto de una crisis internacional que amenaza con desencadenar una guerra nuclear. Al poco de empezar la misión se produce un incendio en el submarino. Mientras los equipos de emergencia tratan de sofocar el fuego, el capitán pide al resto de la tripulación que realice unos ejercicios de combate. Su ayudante se desespera hasta el límite de la insubordinación ante lo que le parece una irresponsabilidad en una situación crítica.…  Seguir leyendo »

Es sabido que el Gobierno Sánchez-Iglesias se ha especializado desde que comenzó su andadura en la venta de mercancía política averiada, consignas superficiales y relatos ficticios difundidos en masa a través de su bien engrasada maquinaria de propaganda. La crisis del coronavirus lo ha llevado, sin embargo, al salto cualitativo que significa pasar de venderla a comprarla, en el sentido literal que demuestra el descomunal fiasco de los test chinos de detección rápida, un asombroso caso de incompetencia en el manejo de la gestión sanitaria. No pasa día sin que la práctica desnude la incapacidad del Ministerio de Sanidad pública para asumir el mando único al que le faculta la declaración del estado de alarma; un fracaso clamoroso que no puede encubrir la pesada cháchara con que el presidente trata de publicitar sus logros en reiteradas comparecencias televisadas o parlamentarias.…  Seguir leyendo »

Gobierno de Concentración o concentración de catástrofes

Este sábado todo ha empeorado mucho más porque Sánchez ha tomado decisiones de consecuencias tremendas, sin pactarlas ni con la oposición ni con los empresarios, ni plantearlas ante el Parlamento. Pero el debate sobre la prórroga del estado de alarma ya había sido, setenta y dos horas antes, el más deprimente de la historia de nuestra democracia.

No sólo por la visión semidesértica del hemiciclo -no hay nada tan antinatural como un parlamento vacío- o por las cifras dramáticas y rampantes de infectados, hospitalizados en condiciones precarias y cadáveres despojados de toda dignidad sobre los que tocaba debatir. Sino sobre todo por la falta de un horizonte de colaboración que permita representar en el plano de la política la imprescindible unidad de la Nación para hacer frente a las tragedias concatenadas que se nos avecinan.…  Seguir leyendo »

7 razones para el sí

1. La Brunete pedrette

Ningún Gobierno en cuarenta años de democracia ha acumulado tanta munición mediática como el de Pedro Sánchez.

Suyas son prácticamente todas las cadenas de televisión, buena parte de los medios de prensa, la Agencia EFE y un batallón de tertulianos de cuya estricta obediencia a las consignas del Gobierno es imposible dudar.

Cuando llegue la hora de dar la batalla por el relato y ese ejército se ponga en marcha, este arrasará todo lo que se interponga en su camino. Las redes sociales no son rivales para la televisión, como han demostrado las elecciones de los últimos dos años.…  Seguir leyendo »

Había dos grandes riesgos asociados a la gestión de una crisis por un Gobierno inestable y con un sentimiento irreflexivamente antiliberal: por un lado, la incapacidad de dar respuesta unificada y eficaz a una calamidad pública sin precedentes y, en segundo lugar, y derivada derechamente de su propia incompetencia, aprovechar la crisis como una oportunidad para alterar el modelo económico y social, yugulando la razón e imponiendo la voluntad populista. Lo que inicialmente era una amenaza velada se ha ido transformando progresivamente en una verdad luminosa. Ante los efectos devastadores de la pandemia, un Gobierno superado por la adversidad y rehén de su inconsistencia, inicia una huida hacia delante basada en la estigmatización del pasado y en la búsqueda de la derecha como enemigo histórico.…  Seguir leyendo »

Tiempo este de recuperación de la literatura de almanaques y pronósticos (con los que nuestro Torres y Villarroel ganó buenos dineros) pues que somos muchos los que nos dedicamos a formular conjeturas acerca de cómo ha de ser el mundo tras la epidemia que estamos padeciendo. Porque todo parece indicar que se nos han desplomado certezas que teníamos por imbatibles y con ellas esos tópicos con los que nos empeñamos en apuntalar los intereses y las miserias que mantienen erguido nuestro pequeño entorno.

Para descargo de nuestras conciencias podríamos imputar al azar, ese diablillo juguetón, las actuales calamidades si no fuera porque Tocqueville ya nos dejó explicado que «el azar tiene una gran intervención en todo lo que nosotros vemos en el teatro del mundo, pero creo firmemente que el azar no hace nada que no esté preparado de antemano.…  Seguir leyendo »

Más de uno ha caído en la tentación desde la aparición del coronavirus de elogiar el modo en que China se ha enfrentado a la crisis: medidas drásticas, aislamientos masivos, máxima disciplina ciudadana y férreo control del mensaje por parte de las autoridades. En el extremo, algunos incluso añoran las herramientas de las que los sistemas autoritarios disponen para abordar problemas como este y, en contraste, lamentan las carencias de nuestras democracias. Hasta he leído una comparación entre “el liderazgo de Xi Jinping” ahora y el Plan Marshall tras la Segunda Guerra Mundial.

En realidad, no hay nada que alabar ni nada que envidiar.…  Seguir leyendo »

LA Constitución, como es notorio, proclama entre los derechos fundamentales el que tiene por objeto la «reunión pacífica y sin armas», es decir, el de manifestarse, o sea, salir a la calle -que es de todos- para quejarse de algo, casi siempre tal o cual hazaña de los políticos que nos ha tocado sufrir. Pero hay que avisar con antelación de diez días al gestor de la calle -en casi toda España, las Delegaciones del Gobierno- para que vistas las circunstancias concurrentes -de qué se quieren quejar en concreto y quiénes-, ese gestor pueda evaluar las consecuencias para el orden público y al cabo prohibir o autorizar.…  Seguir leyendo »

Comparar la actual crisis con una guerra no es ninguna exageración por la disrupción en nuestras vidas, su incierta duración y las terribles pérdidas personales y materiales. Una nación que afronta una guerra tiene tres grandes frentes que atender: la línea de combate, la reparación de los daños y la producción desde la retaguardia. El Gobierno ha llegado tarde y sigue demostrando ineficacia en los dos primeros y olvidado el último.

El combate lo libran en esta ocasión los científicos que buscan la vacuna. Si la encuentran, la guerra terminará, aunque quede una reconstrucción más o menos ardua; mientras, se acumularán las muertes y las semanas de parálisis.…  Seguir leyendo »

A medida que se van desvelando los avisos llamando a la prudencia que profesionales de la salud dieron a Sánchez, más responsable se le puede considerar de los trágicos resultados de la pandemia. La capacidad de controlarla se tuvo al principio, pero Moncloa no quiso hacer caso porque las prioridades ideológicas eran intocables. Basta revisar la hemeroteca desde que apareció el coronavirus para demostrar que al presidente lo que más le importaba era su programa político, en el que destacaban la aprobación de la ley de libertad sexual, conseguir el apoyo independentista a los presupuestos, ganar la batalla cultural a favor de la eutanasia, o transmitir una imagen de bonanza económica.…  Seguir leyendo »

Desde hace un tiempo parece que muchas democracias occidentales eligieran a líderes políticos cuyas características respondieran a las que Mark Twain señalaba, irónicamente, como necesarias para triunfar en la vida: ignorancia y confianza. Nos vamos acostumbrando a tener gobernantes simples para sociedades simples. A vivir en la ficción de sociedades que funcionan como películas de dibujos animados, como versiones hollywoodienses de los cuentos de los hermanos Grimm, donde todo es claro y sencillo, bueno o malo, blanco o negro; y además termina bien. Hasta que llega un virus global que lo pone todo patas arriba y pone de manifiesto, brutalmente, la complejidad de nuestra estructura social, y la correlativa complejidad de cualquier solución eficaz para problemas importantes.…  Seguir leyendo »

A lo largo de nuestra historia hemos tenido varias pandemias, algunas muy graves, pero las que nos preocupan son las que experimentamos en directo. Algunos de los virus, como el SARS-CoV de 2003, desaparecerán temporalmente. Otros, como probablemente el actual coronavirus, se quedará entre nosotros como otra enfermedad a tener en cuenta cada año. ¿Qué se le puede decir a la población para que sean conscientes de los riesgos potenciales, y al mismo tiempo calmarles y ayudarles con la sensación de pánico que sienten? La situación creada por este coronavirus es realmente seria. De los siete coronavirus que infectan a las personas, cuatro (229E, NL63, OC43 y HKU1), generalmente causan un resfriado y rara vez provocan la muerte.…  Seguir leyendo »