Gobierno PSOE-Podemos

Con su insólita carta a la ciudadanía, Pedro Sánchez pretende sin duda poner a prueba, una vez más, su acreditada capacidad taumatúrgica.

Carta a la ciudadanía. pic.twitter.com/c2nFxTXQTK

— Pedro Sánchez (@sanchezcastejon) April 24, 2024

Y lo hace indisimuladamente, al apelar en la misma a otros momentos previos en que, ciertamente, su destino parecía distanciarle del poder que siempre ha anhelado y al que (también sin duda) consideraba tener derecho.

Reconozcámoslo, sólo esa fe inquebrantable en sí mismo y en su vocación de alcanzar el poder permiten explicar que, cual ave fénix, Sánchez fuera capaz de sobreponerse de entrada a la crisis del PSOE de 2016, que le obligaría a dimitir como secretario general, tras perder por dos veces las elecciones generales de diciembre de 2015 y junio de 2016, con los peores resultados de la historia para los socialistas.…  Seguir leyendo »

Socialistas de pueblo, uníos. Bueno, ya lo estáis

O las sesiones de control al Gobierno cambian o se suprimen; no sirven para nada. La oposición pregunta y el Gobierno responde lo que le da la gana, sin relación con lo que se le pregunta. Seguramente será por inaplicación del reglamento, en cuyo caso habría que prescindir de la responsable de no aplicarlo. Si la presidenta del Congreso solo sirve para contar votos, mejor cualquier ujier.

En la última de esas sesiones le preguntaron al presidente del Gobierno 30 veces sobre el caso Koldo, y no solo no fue apremiado a responder, sino que hizo ostentación de no rebajarse a hacerlo, y contraatacó exigiendo (¡en cinco ocasiones!)…  Seguir leyendo »

Uno de los rasgos idiosincráticos de los nacionalismos vasco y catalán es el de la deslealtad. En la historia reciente de España, que abarca también el entero siglo XX, no han sido fieles a ni uno solo de los compromisos históricos que dijeron abrazar. No lo fueron con la II República, ni cuando se proclamó en 1931, ni cuando entró en crisis en 1934, ni cuando se produjo el golpe franquista porque las mesocracias de Bilbao y de Barcelona se hicieron pancistas, dejando a la izquierda -y más específicamente al Partido Comunista y en otra medida distinta al PSOE- la ingrata tarea de torpedear al régimen del 18 de julio de 1936.…  Seguir leyendo »

Qué sueño tan raro. El personaje al pie de mi cama era Franco y era Sánchez. Es ese tipo de absurdos que en los sueños no se cuestionan. La estatura, de entrada, era la de Franco, pero a veces se alargaba. De pronto presentaba el aspecto de uno de los dos, pero aun así seguía siendo también el otro. No sucedía nada en especial, el sujeto doble se ofrecía a prepararme el desayuno y a mí me parecía lo más normal del mundo, no dejaba de ser una interpretación onírica del afán de servicio que debe acompañar a los gobernantes. Cuando me preparaba el café, el visitante cobró el perfil de las pesetas.…  Seguir leyendo »

Cuando el entonces ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, aseguró en el Congreso que vivíamos una «crisis constituyente» no es que manejase una posibilidad es que adelantaba acontecimientos. Lo escribí en estas páginas y me he ocupado de seguir lo que vivimos en este río que nos lleva. En 2020 se publicaron tres artículos reveladores sobre la «crisis constituyente» y su camino: la «dictadura constitucional». Al menos son los que yo recuerdo. Uno del maestro de periodistas y académico Luis María Anson, otro del profesor, constitucionalista y periodista Francisco Marhuenda, y un tercero del profesor y economista Mikel Buesa.

Leídos hoy estos artículos resultan premonitorios del sendero que recorre Sánchez no desde la improvisación sino desde el cálculo.…  Seguir leyendo »

Entre los muchos daños que la práctica gubernamental de Pedro Sánchez está ocasionando a la institucionalidad y vida de los españoles figura, de manera relevante, los que está causando a la enseñanza del Derecho en las Universidades.

Cada día, desde hace ya más de cinco años –¡el tiempo que duró la Segunda República!–, no sabemos a ciencia cierta con qué propósito, podemos afirmar que Pedro Sánchez y sus socios (aliados antiespañoles, así pueden calificarse) llevan a cabo una constante y no explicitada demolición del orden constitucional vigente.

En la bibliografía jurídica de los últimos cuarenta años, el orden constitucional español era tenido –por juristas de reconocido prestigio– como el de un Estado democrático de derecho pleno, liberal, garantista y homologable, si no más, al resto de los países de la Unión Europea.…  Seguir leyendo »

El presidente Sánchez, en el delirio de estos últimos meses de campaña, no paró de denunciar que detrás de todos los ataques que se lanzaban contra él estaba urdido un gran complot formado por grandes empresas de comunicación escrita y audiovisual, poderosos empresarios y otras fuerzas tan desconocidas y tenebrosas que ni él mismo se atrevía a pronunciar. Complot es una manera de explicar algunos asuntos difíciles en un mundo que se ha vuelto ilegible. ¿Quién creó y expandió el virus? ¿Quién se ha beneficiado de las mascarillas, los respiradores, los guantes, las vacunas y demás pertrechos sanitarios? Sánchez no nos descubría nada, pues hay infinidad de estudios sobre los complots y conspiraciones a lo largo de la Historia, los Conspiracy studies.…  Seguir leyendo »

Un populismo que reúne las características de todo populismo que se precie. A saber: exaltación del líder carismático; uso, abuso y secuestro de la palabra; invención de la verdad; utilización discrecional de los fondos públicos; reparto de la riqueza a cambio de obediencia política; impulso del odio de clase o partido; movilización social permanente; fustigación del adversario convertido en enemigo; desprecio por la legalidad democrática; cancelación de las instituciones liberaldemocráticas por la vía de la colonización. Por decirlo a la manera del ensayista mexicano Enrique Krauze, estamos ante un populismo que tiene una naturaleza «perversamente 'moderada' o 'provisional': no termina por ser plenamente dictatorial ni totalitario; por eso alimenta sin cesar la engañosa ilusión de un futuro mejor, enmascara los desastres que provoca, posterga el examen objetivo de sus actos, doblega la crítica, adultera la verdad, adormece, corrompe y degrada el espíritu político» (¿Qué es el populismo?,…  Seguir leyendo »

Sánchez, el gran táctico

El poder no se explica, el poder se ejerce. Y el poder se ejerce, especialmente en esta democracia de audiencia o posdemocracia liberal, actuando como si se tuviera más del que realmente se tiene. Esta ha sido la filosofía política de Pedro Sánchez desde que llegó al poder en junio de 2018: la debilidad parlamentaria se compensaría con la fuerza de voluntad, el poder ejecutivo, la ética de la excepcionalidad. En otoño de 2018, solo cinco meses después de la investidura de Sánchez tras la moción de censura contra Rajoy, la por entonces portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, definió esa filosofía en una frase: «Tenemos 84 diputados que valen por 176».…  Seguir leyendo »

Las leyes se han convertido en esta XIV legislatura en unos productos marchitos, al tiempo maquillaje de urgencias caprichosas y mortaja de la sindéresis. Componen un espeso bosque donde es difícil ver la luz de la coherencia y el regazo de la seguridad. Son pantanos del desorden, habitáculos del embrollo y, lo que es peor, lazos para los incautos.

Malas prácticas han existido siempre, pero la naturaleza y la intensidad de los despropósitos actuales tienen la vitola de la novedad y aun de la extravagancia.

Hablamos de las leyes pero, desde ellas, se ha pervertido el resto del ordenamiento jurídico de tal manera que las fuentes del Derecho, esas que los profesores hemos explicado morosamente a nuestros alumnos durante decenios, hoy puede decirse que expelen aguas contaminadas.…  Seguir leyendo »

La producción de decretos leyes del Gobierno de Sánchez en la legislatura que agoniza ha tenido un espectacular colofón: el Real Decreto-Ley 5/2023, de 28 de junio. Salvo error u omisión, hace el número 138 de los decretos dictados por el Gobierno «en caso de extraordinaria y urgente necesidad» (art. 86 de la Constitución), una cifra muy superior a la de las leyes aprobadas por las Cortes Generales a lo largo de la legislatura (118). Es récord absoluto de las catorce legislaturas de nuestra democracia. Con Sánchez lo excepcional se ha convertido en el procedimiento normal de legislar.

¿Por qué el Real Decreto-Ley del 28 de junio –no es posible reproducir su título, pues ocuparía muchas líneas de este artículo– merece especial atención?…  Seguir leyendo »

El actual Gobierno de coalición parece haber cosechado un notable rechazo que ha pesado en el ánimo de muchos ciudadanos, quizá más que el balance de gestión (bueno o malo) de muchos gobiernos autonómicos y municipales en las recientes elecciones en estos ámbitos. Hay varios factores que, a mi juicio, han conformado este estado de ánimo y sobre los que es necesario reflexionar.

El primero, perenne, es la dificultad con que conviven identidades, llamémoslas así, “españolistas” y “no españolistas” en el imaginario de muchos votantes. En algún momento habrá que aceptar la legitimidad de los diversos sentimientos nacionales. Creo, además, que este sobredimensionamiento de los sentimientos nacionales tiene que ver con la falta de un proyecto común como país.…  Seguir leyendo »

Es imposible reformar o derogar la Constitución solo con el apoyo de la mayoría parlamentaria que sostiene al Gobierno si se cumple lo que exige su texto. Como sus redactores conocían bien nuestro pasado, incluyeron mayorías cualificadas para asegurar que su reforma o derogación tuvieran un respaldo superior a la mitad más uno de los votos en el Congreso de los Diputados. De ese esfuerzo surgió la única Constitución, de las ocho que hemos tenido desde 1812, aprobada con el consenso de todos los partidos y ratificada en referéndum por los españoles. Los constituyentes se propusieron evitar que la reforma o la derogación se hicieran solo en interés de una parte.…  Seguir leyendo »

Ante la proximidad de las elecciones locales y autonómicas del próximo día 28 creo importante hacer una reflexión sobre la situación política que padecemos, que ayude a formar criterio para el voto.

Lo cierto es que la política ha cambiado muy poco desde tiempo de los romanos, pues sigue en vigor la máxima «pan y circo» que no era otra cosa –para la clase social de los patricios– que tener a la plebe alimentada y entretenida como forma de tenerla controlada.

El pan está representado hoy por las dádivas del Gobierno en forma de cheques lúdico/culturales para los jóvenes, ingreso mínimo vital y demás subvenciones y paguitas que el gobierno reparte entre los miembros de las tribus de los partidos que le apoyan parlamentariamente, con carácter puramente electoralista, y que se ha convertido en la estrategia electoral de Sánchez, que en cada mitin ante las próximas elecciones locales y autonómicas del 28 de mayo, se saca de la chistera alguna nueva dádiva, como el cine de los martes para mayores a 2 euros.…  Seguir leyendo »

El terebrante concierto de Sánchez con Otegi

El martes quedó claro en el Senado que Sánchez no va a renunciar a pactar con Bildu y el miércoles se demostró en el Congreso que es verdad que el presidente es bastante "más cruel" con el partido de Feijóo que con el de Otegi.

Eso no significa que el PP se comportara de forma impecable ni en uno ni en otro debate. A Feijóo le sobró presentar a Sánchez como la "gran esperanza de violadores, pederastas, sediciosos, corruptos, okupas y de los que iban con pasamontañas y pistolas". Es obvio que todos esos colectivos tienen líderes más afines a los que votar.…  Seguir leyendo »

Puesto que lo padecemos, acerquémonos a su descripción como fenómeno político, incluso a su concepto, cual se tratara de una entrada de un diccionario de ciencia política. Algún tratadista clásico aconsejaría aproximarnos al fenómeno para descubrir su esencia e idiosincrasia.

De partida, una cosa es clara: quien encarna y da vida a la fenomenología sanchista, Pedro Sánchez, carece de lo que pudiera llamarse ideología, ese marco mental susceptible de dar origen a un movimiento político o social; que pudiera, incluso, fundar una doctrina en el terreno de las ideas políticas.

La figura de Pedro Sánchez es poliédrica: no encaja en una tipología o marca política de las reconocidas por la literatura científica de la especialidad.…  Seguir leyendo »

Vivimos un momento muy sugestivo para la dramaturgia. Las fuerzas políticas de nuestro país llevan largo camino instaladas en la incomprensión de la situación, falseando la realidad e impregnando a la sociedad española de sombras.

Hasta para vivir en el mundo «negro» hay que tener talento e imaginación, lo cual no es el caso. Así sucede...

Esta conducta se expresa muy acertadamente con una palabra, la cual es muy posible hayan intentado ya deformar en su significado: delirio.

También sabemos que el delirio está al borde de la locura.

Tendría que bastarnos para ponernos a temblar y pensar en el uso de nuestro voto, o en la falsaria utilidad que nos venden los mayoritarios partidos de nuestro teatro en el Congreso.…  Seguir leyendo »

Sánchez malversa la verdad

Las fake news constituyen, parece ser, una de las grandes preocupaciones de nuestro tiempo. La crisis de la verdad degrada el discurso racional y la cultura democrática. Desde luego se han escrito en la última década centenares de artículos y decenas de libros, algunos de ellos muy brillantes. Muchas veces se hace hincapié en la dificultad de distinguir lo verdadero de lo falso, cuando lo relevante es que el desprecio consciente por los hechos actúe ahora como herramienta de cohesión tribal: estamos en la era de la postverdad.

En torno a ese concepto se ha espectacularizado el debate, han surgido infalibles verificadores y las escuelas universitarias para periodistas ofrecen entre sus maestrías más atractivas la del fact checking.…  Seguir leyendo »

La economía española crece, la inflación se controla, baja el paro, suben las pensiones y el salario mínimo, se aprueban leyes del gusto de la mayoría, la amenaza independentista flojea, hay paz social, España es respetada en Europa como nunca y los españoles se despiertan confirmando que el apocalipsis no llega, aunque haya dificultades.

Para hacer buen diagnóstico de la situación procede mirarla desde fuera. The Economist ha dicho recientemente: “Los españoles son demasiado gruñones con su política”, porque “en realidad, las cosas van bastante bien”, aunque desconfían más que cualquier otro país europeo de sus gobernantes. En su tradicional estudio de la imagen de España en el exterior, el Real Instituto Elcano apunta en la misma dirección: nuestro país tiene “una muy buena posición de prestigio”.…  Seguir leyendo »

No es el sanchismo, son sus inquilinos de renta antigua

En octubre del 21, cuando el Consejo de Ministros envió al Congreso el proyecto de ley de Vivienda, un miembro socialista del Gobierno me dijo que entre su tramitación parlamentaria y la "vacatio legis" de 18 meses para fijar los "índices de referencia" en las "zonas tensionadas", la nueva norma -en caso de que se aprobara- no entraría en vigor hasta finales del 24.

Es decir, que su aplicación o no dependería de quien ganara las próximas elecciones. Y la última palabra la tendría además cada comunidad autónoma.

Tuve la sensación de que además de tranquilizarme a mí, el ministro trataba de tranquilizarse a sí mismo.…  Seguir leyendo »