Gobierno PSOE-Podemos

Implantar la República, tumbar el régimen monárquico. Ésa es para el vicepresidente Pablo Iglesias una de las «tareas fundamentales» (sic) de su plan de trabajo, tal como expresó ayer en un discurso dirigido a sus militantes y cuadros. En un momento en que la mayor pandemia del último siglo se expande por el país a una velocidad media de casi cinco mil nuevos infectados diarios; cuando los colegios viven un debate de padres y profesores sobre la seguridad frente al contagio; cuando en una docena de provincias hay algún tipo de restricción de la movilidad de los ciudadanos; cuando la economía se desploma y se multiplica exponencialmente el paro; cuando en Madrid hay casi un millón de habitantes obligados a permanecer en sus casas o imposibilitados de salir de sus barrios; cuando los profesionales de la medicina denuncian a voz en cuello la inminencia de un nuevo colapso en el sistema sanitario, el colíder de la alianza que gobierna el país considera una prioridad esencial el cambio de la forma de Estado.…  Seguir leyendo »

Frente a la estupidez

Probablemente, la estupidez sea la clave de la historia. Ni la guerra, ni la quiebra de los imperios, ni las pandemias, ni la cultura, ni la economía, ni la ciencia, ni la lucha de clases, ni las revoluciones, ni las migraciones, ni la demografía, ni el feminismo, ni el clima parecen tener el secreto del llamado «motor» de la historia. En cambio, la estupidez sí parece ser, parafraseando a Karl Marx, la partera de la historia. Nada nuevo, si tenemos en cuenta que ya Gustave Flaubert advirtió que el «estupidismo» -para el francés, la estupidez estaba en el seguimiento ciego de la opinión popular- es una de las características de nuestra civilización.…  Seguir leyendo »

Pedro Sánchez ha convertido la política española en un sindiós. No puede gobernar el país con sus socios políticos, los que le hicieron presidente, pero sin ellos no podría seguir en La Moncloa. Con el bloque plurinacional, la crisis, en el Covid y en el poscovid, se eternizará, y sin ellos, el Gobierno sanchista no se sostiene. Un disparate.

De este sinsentido nace el trilema de Sánchez. Para conservar la presidencia, pretende conjugar diariamente tres opciones que es imposible lograr a la vez: el apoyo del bloque de la moción de censura, el aval de un consenso nacional basado en la moderación política y el visto bueno de la UE.…  Seguir leyendo »

Repasemos las noticias que va provocando el Gobierno de España. Regresa Pedro Sánchez de sus vacaciones y se quita de encima la gestión de la pandemia para endosársela a las Comunidades Autónomas. Reúne a las empresas del Ibex para que le respalden en sus decisiones económicas, que no concreta. Aplica la misma táctica de elusión ante el curso escolar, cuya organización se deja a los docentes, que denuncian descoordinación e imprevisión. Se aplica en negociar los Presupuestos con Ciudadanos ante el riesgo de que no los apoyen los partidos que le auparon al Gobierno. Dedica tiempo a convencer a la derecha de que avale sus cuentas públicas que antes ha trapicheado con la extrema izquierda y los secesionistas.…  Seguir leyendo »

Cuando por aquel entonces apurábamos, en Casa Lucio, los pormenores de un histórico relevo gubernamental, mi interlocutor me desveló un secreto que tenía que ver con el prestigio de la distancia.

Desde entonces he tratado de validar esa hipótesis, que no deja de ser una de las paradojas del ejercicio del poder.

En su libro, oportuno y esencial: Felipe II: Hombre, Rey, Mito (La Esfera de los Libros), Enrique Martínez Ruiz, Catedrático de Historia Moderna de la Universidad Complutense de Madrid, desmenuza la historia magna de la Monarquía Hispánica, desgranando secuencias que harían las delicias de un guionista de Netflix al dibujar, con precisión de neurocirujano, los contornos de ese aforismo tan actual: «cuando algo no se conoce, se le puede dotar más fácilmente de prestigio».…  Seguir leyendo »

Frente a la afligida constatación de que «de todas las historias de la Historia / sin duda la más triste es la de España/ porque termina mal», «como si el hombre, / harto ya de luchar con sus demonios, / decidiese encargarles el gobierno / y la administración de su pobreza», Jaime Gil de Biedma expresaba en los 60 su conmovida esperanza: «Quiero creer que nuestro mal gobierno / Es un vulgar negocio de los hombres / Y no una metafísica, que España / Debe y puede salir de la pobreza, / Que es tiempo, aún para cambiar su historia/ Antes que se la llevan los demonios».…  Seguir leyendo »

Dice Nietzsche en Así habló Zaratustra: «¡Oh, hermanos míos! ¿Acaso soy cruel? Pero yo digo: a lo que está cayéndose se le debe incluso dar un empujón». Probablemente nuestro Presidente no ha leído al filósofo alemán, pero a la vista de todo lo que debería haber estado haciendo este verano y no ha hecho, se podría afirmar que sería un alumno espabilado de Zaratustra. Cuando más necesita este país la presencia del Estado, el gobierno de la nación, tranquilamente, traspasa sus obligaciones a las comunidades autónomas y se va de vacaciones, mientras la gente, sus conciudadanos, incluso sus votantes y militantes, se siguen contagiando y muriéndose.…  Seguir leyendo »

El profesor Elio A. Gallego es autor de un libro titulado Sabiduría clásica y libertad política (Ciudadela, 2009), cuya lectura es muy esclarecedora, pues rastrea el origen y desarrollo de unas ideas que están en la base de la tradición política occidental. Desde Platón y Aristóteles a los federalistas americanos, numerosos pensadores coinciden en defender que la gestión ideal de la polis pasa por el equilibrio entre tres formas de gobierno que son la monarquía (el gobierno de uno), la aristocracia (el gobierno de pocos) y la democracia (el gobierno de muchos).

Conviene adaptar esta terminología clásica a la actualidad para comprender mejor cada uno de los conceptos que alberga.…  Seguir leyendo »

Sánchez y los presupuestos de una ambición

Con el descuido del que dejaba caer la ceniza del cigarro sobre el deslustrado atuendo de viejo payés al que pocas cosas pueden asombrar, Josep Pla coligió –tal vez como gran lección de su oficio de gran cronista de su época– que era mucho más difícil observar que pensar. No le faltaba un ápice de razón a quien, como anotó en su Cuaderno gris, se tenía por un hombre a contracorriente de su tiempo. Malhumorado contra esa fatiga de la memoria que lleva al género humano a facilitar cíclicamente la aparición de aventureros de la política, advierte sin éxito en sus Notas del crepúsculo: «Si algún día se encuentran con un orador que les garantice la felicidad, el bienestar, la solución de todos los problemas gratis; si algún día se encuentran con algún cura laico, de dulce palabrería… Hagan caso: abróchense la americana y tomen las de Villadiego lo más deprisa posible».…  Seguir leyendo »

Sólo un Gobierno de izquierdas podía autorizar la fusión de Caixabank y Bankia sin exponerse a una devastadora tormenta política. Una operación que, siendo positiva y hasta imprescindible para la solidez del tejido bancario, afecta de lleno al soporte financiero de la burguesía nacionalista catalana, entraña la probable amortización de unos diez mil empleos y supone la renuncia definitiva a recuperar los miles de millones -alrededor de 16.000- pendientes del rescate de la entidad madrileña, con su correspondiente impacto en el déficit del Estado. En resumen: el epítome de todos los fetiches ideológicos demonizados por el populismo «progresista» en los últimos diez años.…  Seguir leyendo »

Pareado del buen salvaje

Primero se le acercó Ana Botín, después Pablo Isla, a continuación Pallete, luego Carlos Torres. Alrededor pululaban Galán, Bogas, Florentino, Marta Álvarez, Entrecanales, Garamendi… Todos relajados bajo las mascarillas, todos cómodos, incluso satisfechos, a la hora de saludar al “Coletas”. No había bebidas ni canapés, pero como si las hubiera.

Dos pasos más allá, Fainé y Goiri rumiaban en secreto la cuenta atrás hacia la fusión que acabará con la fantasía podemita de hacer de Bankia el embrión de una gran entidad pública. Aprovechando que el Pisuerga pasaba por la pandemia, el realismo de los mercados dejaba en orsay a los perroflautas que asaltaron los cielos.…  Seguir leyendo »

El 1 de marzo de este año, sólo dos semanas antes de que Pedro Sánchez decretara el estado de alarma por la epidemia de Covid-19, Alberto D. Prieto publicó un artículo en EL ESPAÑOL en el que repasaba los 10 sapos que se había comido Pablo Iglesias en apenas tres meses de gobierno de coalición.

La lista de Prieto –que incluía el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general del Estado, las devoluciones en caliente del Ministerio del Interior o el fiasco de la prohibición de la publicidad del juego– no ha hecho más que crecer desde entonces hasta adquirir proporciones bochornosas para los votantes y simpatizantes de Podemos.…  Seguir leyendo »

La fusión de CaixaBank y Bankia, a espaldas de Podemos, hace crecer la división en el seno del Gobierno y tensa la legislatura. La incertidumbre de unas nuevas elecciones mantiene vivo el pacto entre Iglesias y Sánchez.

Si hasta ayer la relación en el Gobierno entre Podemos y el PSOE era ya la propia de un matrimonio de conveniencia mal avenido y repleto de reproches, el anuncio, conocido, cocinado y avalado por Pedro Sánchez, de las conversaciones para fusionar CaixaBank y Bankia ha tensado la relación hasta dejarla al borde de la ruptura. ¿Qué es lo único que lo impide? Que ni PSOE ni, sobre todo, Podemos se quieren arriesgar ahora a ir a unas elecciones que podrían desalojarlos del poder.…  Seguir leyendo »

Cuando lo que prima es mandar, no gobernar

Al discernir entre «vieja y nueva política», Ortega refiere que una cosa es gobernar y otra bien distinta es mandar catalogando de acto inmoral conquistar el poder sin un ideal de gobierno. Si el primero de nuestros filósofos señala que la historia contemporánea patentiza qué grado de miseria se puede alcanzar en este campo, no hay duda de que el presidente Sánchez descuella sobresalientemente. Como no sabe gobernar, dado su nulo bagaje al no atesorar más experiencia que la de meritorio de aquellos a los que portaba la cartera siguiendo los derroteros de Zapatero, ni lo busca, ambiciona mandar. Así, suple sus carencias con su falta de escrúpulos.…  Seguir leyendo »

Nuestro ínclito presidente de Gobierno en su primera aparición solemne posvacacional soltó dos cargas de profundidad que conviene tener muy en cuenta para preparar nuestro futuro o para protegernos contra el futuro que nos prepara. No sería inteligente tomar su show televisado a la ligera ni tratarlo como una chanza más, ni centrarse en lo superficial o en animadversiones o adhesiones epidérmicas.

La menor de las cargas surgió cuando Pedro Sánchez conminó una vez más a la «oposición», sea lo que sea eso, a admitir el resultado democrático de las últimas elecciones. Es decir, a admitir su perpetuación en el Gobierno con los apoyos actuales, todos, porque a todos necesita, de aquí a Teruel, ya que eso votaron la mayoría de los españoles, y a dejar de oponerse (tarea de la oposición) para apoyar al engendro caleidoscópico, o a él mismo, porque, si no, «no se es demócrata».…  Seguir leyendo »

No te imaginas a Angela Merkel renunciando a sus obligaciones de liderazgo nacional y escondida detrás de los Lander. Pero a nadie sorprenderá que Pedro Sánchez haya decidido justamente eso, renunciar a sus responsabilidades indelegables en la dirección nacional de la crisis. El Gobierno de España, cuando la pandemia circula sin control, se ha declarado desertor.

Es lo que hace el ministro Illa cuando exige a las Comunidades Autónomas que se coordinen; él, que es el responsable de la coordinación. Un Gobierno desaparecido, que ya ha convertido a nuestro país en el “enfermo de Europa” con 175 contagios por 100.000 habitantes cada 14 días, mientras Italia está en los 15 casos.…  Seguir leyendo »

En la segunda quincena del mes de julio se aprobó en el Congreso el Proyecto de Ley de medidas procesales y organizativas para hacer frente a la Covid-19 en el ámbito de la Administración de Justicia procedente del Real Decreto-ley 16/2020, de 28 de abril. Remitido al Senado, no se debatirá hasta el segundo Pleno de septiembre; por tanto, las iniciativas aprobadas en el Congreso no pueden aplicarse aún. Esta falta de previsión ha levantado la protesta de todos los profesionales de la Justicia: abogados, procuradores, graduados sociales y demás operadores jurídicos. ¿Por qué la mesa del Senado, en la que los socialistas y sus socios son mayoritarios, no ha habilitado agosto y permitir así la continuidad de la actividad parlamentaria y debatir las propuestas para mejorar la Justicia?…  Seguir leyendo »

Para entender a este Gobierno hay que acudir, quizás, a la mitología. Tanto la griega como la latina ofrecen imágenes de gran utilidad para examinarlo. La mitología romana incluye en su repertorio a Jano, el dios de la doble cara: una de las caras mira hacia el pasado y otra hacia el futuro; y, a veces, una de las caras presenta un semblante amable y pacífico, mientras que la otra es agresiva e inquietante. Pero Jano tiene un solo cerebro, que controla y equilibra la expresión benévola con la agresiva malquerencia, que manifiesta por su parte el rencor o el odio.…  Seguir leyendo »

A la realidad le gustan las simetrías y los leves anacronismos, escribió Borges en ese cuento perdurable que es El Sur, y debe de ser así porque resulta imposible no evocar en estos tiempos de pandemia, furor mediático y deplorable manejo político, el terrible año de 1834 cuando la epidemia de cólera que llegó por las costas gallegas el año anterior y se cebó con Andalucía primero y con Castilla después, desembocó en la matanza de los frailes: una muchedumbre cargada de odio decidió que la culpa del cólera la tenían los religiosos y con ellos se ensañaron alegando que envenenaban el agua de las fuentes que esparcía la peste.…  Seguir leyendo »

La metira siempre ha existido. Desgraciadamente, no es nada nuevo: todos en alguna ocasión y por diferentes motivos hemos faltado a la verdad. Son mentiras que por lo general no tienen ningún tipo de relevancia jurídica ni ponen en peligro bienes jurídicamente protegidos. Son las mentiras que los tribunales califican como inocuas o intrascendentes. Pero, durante los últimos meses, la clase política española está demostrando tener una gran facilidad para mentir, es decir, para engañar a los ciudadanos. Una cosa es el error o la equivocación y otra muy distinta el faltar a la verdad con pleno conocimiento de que lo que se dice no es cierto.…  Seguir leyendo »