Guerra Civil

Bula y bulo de la izquierda

Mi liberada:

La última vez fue este viernes a medianoche. Ahí estaba Irene Montero en un debate electoral de TVE. Sacudía el brazo enérgicamente, con el índice y el pulgar cerrando un círculo –el gesto enfático habitual cuando se quiere persuadir a la audiencia de que algo preciso y fetén está saliendo de una boca ignorante y demagoga–, mientras decía: «Somos el segundo país del mundo después de Camboya con más personas desaparecidas». Antes de alcanzar tal desagüe la frase había pasado por muchas cañerías respetables. Juezas para la Democracia, por ejemplo, aunque debo advertir que de la noticia daba cuenta Natalia Junquera y eso siempre es correr riesgos: «Los jueces recuerdan que España, con más de 114.000 desaparecidos, es ‘el segundo país del mundo, tras Camboya, con mayor número de personas víctimas de desapariciones forzadas cuyos restos no han sido recuperados ni identificados’».…  Seguir leyendo »

El 16 de septiembre de 2019 murió Ascensión Mendieta, convertida en una figura pública por sus esfuerzos para exhumar los restos de su padre, Timoteo Mendieta Alcalá, fusilado por los rebeldes poco después de que finalizara la Guerra Civil, y otorgarle una sepultura digna.

Timoteo Mendieta, de profesión carnicero, había nacido en 1898 en Sacedón, una localidad de 2.407 personas perteneciente a Guadalajara. La provincia alcarreña, que entonces tenía 203.998 habitantes y que en su mayor parte permaneció bajo el control del Gobierno republicano durante la contienda civil, fue testigo de una dinámica represiva desencadenada por militantes de izquierdas tras el fracaso de la sublevación militar en la capital el 22 de julio de 1936.…  Seguir leyendo »

Memoria del exilio español

El 4 de agosto de 1939 zarpaba de un puerto fluvial poco distante de Burdeos un carguero con más de 2.000 españoles refugiados en Francia como consecuencia de la derrota republicana en la Guerra civil. Un mes después iba a atracar en Valparaíso con su cargamento de humanidad vejada, de cuerpos desnutridos y almas desoladas. Era el Winnipeg, el barco de la esperanza, como le llamaron aquellos extraños viajeros cuyo ánimo se movía entre las ilusiones perdidas y un intangible fracaso poblado de incertidumbres. Algo, en efecto, había fracasado en sus vidas y quedaba atrás, en aquella Europa que se disponía a continuar fuera de España la peor de todas las guerras conocidas hasta entonces.…  Seguir leyendo »

Pocas veces concurren en el mismo día dos acontecimientos históricos tan relevantes para España como los sucedidos en este 23 de agosto, aunque en años diferentes, concretamente el primero en 1936, año del inicio de nuestra Guerra Civil, y el segundo en 1939, año del final de la contienda. Traigo a colación estas dos efemérides porque ambas ponen en evidencia el desatino que representa el sectario y totalitario proceso de la «Memoria Histórica», impulsado por el Gobierno del actual PSOE, en su afán de quebrar el principal fruto de la Transición democrática, que no fue otro que el gran acuerdo de la reconciliación nacional plasmado en la aprobación de la Constitución de 1978, eventos todos ellos coprotagonizados por el antiguo PSOE, un partido ideológicamente distinto, cuyas patrióticas políticas de entonces son sometidas a revisión por quienes hoy ocupan (¿okupan?) la dirección socialista.…  Seguir leyendo »

Con la misma cursilería sectaria y mentirosa de la película producida por Cerezo «Las Trece Rosas», Sánchez escribe un mensaje en las redes sociales que, de entender el español, le produciría un ataque de alipori al mismo Richard Gere, el de los paquetes de «Bimbo» al «Open Arms». «Hace ochenta años –escribe Sánchez–, trece mujeres fueron fusiladas en Madrid por defender la democracia y la libertad. Que los nombres de las 13 Rosas nunca se borren de la Historia». La emoción ha erizado mis vellos y se hallan en punta. Me pinchan y no sangro. Me tortura un chino cosquilleando mis pies y apenas siento el cosquilleo.…  Seguir leyendo »

Han pasado ochenta años desde que finalizó la Guerra Civil iniciada el 17 de julio de 1936, pero sus secuelas llegan hasta nuestros días, creando dinámicas inimaginables en otros países europeos. La más perniciosa es la ausencia de un relato común y consensuado de nuestra historia más reciente, que una y no divida, y que nos permita superar definitivamente la gran herida que supuso esta contienda.

Para lograr este objetivo se hace necesario primero superar las dialécticas simplistas que han definido la visión del conflicto por los dos bandos en lucha. Así, los vencedores presentaron la contienda como el triunfo de la España “eterna” sobre el comunismo internacional, o más ampliamente, sobre una supuesta conspiración judeo-masónica-bolchevique.…  Seguir leyendo »

Gila y otros mitos de la Guerra Civil

La reciente reedición de las memorias de Miguel Gila, Y entonces nací yo: Memorias para desmemoriados (1995) y Memorias de un exilio (1998) nos sugiere cierta reflexión sobre los mitos generados por la Guerra Civil.

Miguel Gila, indiscutido príncipe de los humoristas españoles, cuenta en estas crónicas que se afilió a las Juventudes Socialistas Unificadas y se alistó en el Quinto Regimiento «para combatir al fascismo con un fusil en las manos». Combatió, según su testimonio personal, en los frentes de Sigüenza, Somosierra, Ciudad Universitaria, Guadalajara, el Ebro y Valsequillo, la última batalla. No se perdió ninguna. Caso similar de ubicuidad guerrera solo se ha visto en las novelas del olvidado Sven Hassel.…  Seguir leyendo »

Una imagen de Gernika, tras el bombardeo del 26 de abril de 1937. FUNDACIÓN SABINO ARANA

Cumple un aniversario más del bombardeo de Gernika por la aviación a las órdenes de Franco, y volvemos a escuchar las ya habituales desmesuras que forman parte de lo puede denominarse como “el canon de la historia vasca del mundo”. Un canon en el que lo de la villa foral se define como un martirio, genocidio, holocausto o exterminio de un pueblo por sus seculares enemigos. Canon que además lleva camino de convertirse en memoria común por mor de la hegemonía nacionalista en la construcción de la vasca.

Este canon incluye también la noción de que la represión franquista en el País Vasco fue más salvaje y exterminadora que la que tuvo lugar en otras provincias españolas.…  Seguir leyendo »

Qué hacemos con Maeztu

Han pasado 82 años desde que un grupo de milicianos republicanos asesinara al periodista y ensayista Ramiro de Maeztu. De esta forma se ponía fin a la vida de uno de los intelectuales españoles más relevantes de comienzos del siglo XX. Su figura, sin embargo, sigue generando polémica. Hace unas semanas, un colegio público de Córdoba acordó cambiarse el nombre del actual Ramiro de Maeztu al de Miragenil -nombre del barrio donde se ubica-. Las primeras informaciones señalaron que el cambio se debía a un requerimiento de la Ley de Memoria Histórica; el colegio declaró posteriormente que solo se trataba de una decisión de la asociación de padres.…  Seguir leyendo »

Aguirre Gonzalo, Ramón Rubial, Raimundo Fernández Cuesta e Ignacio Gallego (de pie, de izquierda a derecha) y Serrano Suñer, Enrique Lister, Leizaola, y Pilar Primo de Rivera (sentados, de izquierda a derecha).

El emplazamiento de López Obrador para que España pida perdón por la conquista de México por Hernán Cortés, ha suscitado una mezcla de rechifla e indignación en todos los partidos nacionales, a excepción de Podemos que, como bien es sabido, considera que cualquier gesta remota debería ser motivo de oprobio y expiación, pues seguro que sirvió a los intereses de la casta dominante del momento.

Pero si, con esta salvedad, ya descontada en casi cualquier debate, el denominador común es la percepción de que ese presentismo, esa utilización de hechos lejanos como arma arrojadiza, esa activación oportunista de un remoto memorial de agravios, es una extravagancia con música de mariachi y aires de ranchera, apliquémonos de una vez el cuento y sin contemplaciones.…  Seguir leyendo »

El Gobierno prepara la retirada envuelto en su búnker con la macabra bandera del guerracivilismo. Conspicuos viajes a Francia para visitar las tumbas de antiguos exiliados -que ya podrían estar en España- para llamar más la atención en el extranjero y de los compradores de nuestra deuda pública de la debilidad institucional que genera eso que hemos llamado «economía del guerracivilismo». Es decir, todo ese conjunto de «inputs» o insumos materiales e inmateriales que derivados de la guerra civil trata de obtener réditos diversos de la retrotracción del propio entorno y tensión social que provocó dicha confrontación fratricida.

Una alternativa recurrente, escapista, a la de intentar solucionar los problemas reales de la economía española, actuando como cortina de humo divisiva en torno a la interpretación de un triste pasaje de nuestra historia.…  Seguir leyendo »

También yo fui a Colliure. Despertó mi curiosidad el gran Manuel Alcántara que en «Ciudad de entonces» (1962) incluyó estos versos, presentes siempre en mi memoria: «En Colliure, sin que nadie la sembrara, / ha crecido una encina polvorienta, / en mitad de una brisa castellana. / Investiga el suceso gente experta».

Treinta y cuatro años después, el 12 de junio de 1996, pude conocer la tumba del poeta. ¿Cómo me va a parecer mal que el presidente del Gobierno rinda homenaje a don Antonio Machado y se conmueva, como yo, ante el triste final que para él supuso la guerra civil?…  Seguir leyendo »

En una de sus reflexiones políticas de la Gran Guerra, Mussolini revelaba su concepción del poder personal: «Yo exijo hombres feroces. Exijo un hombre feroz que tenga energía, energía para romper, inflexibilidad para castigar, para golpear sin dudarlo, y tanto mejor cuando el culpable está en lo alto».

La descripción del hombre feroz encaja con la propia figura del dictador italiano. También puede ser aplicada sin reservas a nuestro dictador, Francisco Franco y conviene recordarlo cuando es cuestionada su exhumación. Franco no fue un simple golpista que instaura un régimen personal de base militar y que en el curso de la operación provoca cierto número de muertes y violaciones de derechos humanos, ya que en sentido estricto, para él la guerra no fue tal, sino la puesta en práctica de un exterminio.…  Seguir leyendo »

A veces el coraje no tiene recompensa

Por estas fechas hace 80 años, entre mediados de enero de 1939 y finales de febrero, cerca de medio millón de españoles cruzaron la frontera francesa. Conformaban una abigarrada multitud de fugitivos que llenaba todas las carreteras que conducían al país vecino. Una marea humana. Nunca España, en su larga historia de migraciones, había conocido un éxodo de tales dimensiones.

Todas las vías y caminos comarcales que conducían a la frontera francesa se atiborraron de gente. La mayoría iban a pie, pero también abundaban los más diversos medios de transporte, camionetas, coches, vehículos militares, ambulancias, carros, mulas, caballos… Muchos de los fugitivos eran soldados con una manta enrollada y cruzada en banderola y sus fusiles al hombro.…  Seguir leyendo »

Para quienes hayan tenido la paciencia de seguir mis escritos desde hace años, si es que esos supuestos lectores pertinaces existen, no habrá de sorprender mi fervor lorquiano. Siempre admiré la obra del poeta granadino y universal al que dediqué no pocas páginas. En el seguimiento de su biografía supuso un venturoso hallazgo la obra fundamental, y más temprana, sobre la muerte del poeta: «Los últimos días de García Lorca», libro póstumo de Eduardo Molina Fajardo, publicado en 1983, sin restar mérito a otras investigaciones estimables como los posteriores libros de Ian Gibson.

Se conmemora el centenario de la llegada de Lorca a Madrid, en 1919, y la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid, a cuyo frente está un político sensible y culto, Jaime de los Santos, ha organizado un «Año Lorca» rico en actividades.…  Seguir leyendo »

Son infinitas las memorias históricas que originó la guerra civil española (1936-1939). Desde 1930 -el 13 de julio nací en Campos del Río (Murcia)- se habían originado múltiples quebrantamientos en la convivencia. Tenía seis años cuando se inició la sublevación. Coincide con mi uso de razón y las primeras imágenes que recuerdo de mi vida. Vivía al final de la madrileña calle de Príncipe de Vergara, confluencia con Francisco Silvela y López de Hoyos. Después el campo, y un cuartel de Guardias de Asalto del que sacaron medio centenar de caballos y motos con sidecar. En lo que hoy son las calles Edison y Pedro de Valdivia pasaba un canalillo, en cuya ladera aparecieron cadáveres de religiosos.…  Seguir leyendo »

Por lo que usted sabe o puede recordar, ¿con cuál de los dos bandos de la Guerra Civil simpatizaba más su familia? ¿Con los nacionales o con los republicanos?”. Cuando el CIS hizo esta pregunta a las personas mayores de 65 años, nacidas durante la guerra o en la inmediata posguerra, nos acercó lo más posible —hace una década— a la división de la sociedad a través de la memoria, a la primera impresión del negativo. El 23% con los nacionales, el 25% con los republicanos, el 10% de las familias estaban divididas, el 17% “con ninguno de los dos” y el resto no lo sabía o no quiso responder.…  Seguir leyendo »

Foto tomada por Cristóbal Velasco Cobos, 'el Robert Capa cordobés'. Fue el primero en llegar al lugar de la tragedia.

La noche del 7 al 8 de noviembre de 1938 se pudo presenciar en España un eclipse de luna. Muchos egabrenses tendrían intención de verlo. Suele ocurrir cuando se producen esta clase de fenómenos astronómicos. Pero no fue así, porque aquella noche se vivió en la localidad cordobesa de una forma muy especial. Poco después del amanecer del día 7, tres aviones republicanos aparecían sobre el cielo de la ciudad y dejaban caer una macabra carga: 2.000 kilogramos de bombas -varias de ellas con un peso de 250 kilos- que convirtieron el pueblo en un verdadero infierno.

Nadie en Cabra estuvo pendiente de la luna aquella noche.…  Seguir leyendo »

Zapatero, cuyas intenciones pudieron ser otras pero cuyos hechos lo señalan como el más nefasto presidente de la democracia española, en lo económico nos llevó hasta el abismo, en lo territorial desató al separatismo cuestionando él mismo la Nación que gobernaba, añadió a ello la siembra del odio político entre los españoles. Su torticera y revanchista Ley de Memoria Histórica fue el germen de lo que ahora ya cabalga y se exhibe como objetivo central, compartido gozosamente por la izquierda extrema y el separatismo: la destrucción del principio esencial de la Transición, la Reconciliación Nacional y tras ello proceder a la voladura de los cimientos que han enmarcado y propiciado los 40 de libertad y progreso, la Constitución del 78.…  Seguir leyendo »

Memoria histórica y justicia

La llegada a la Presidencia del Gobierno de Pedro Sánchez ha supuesto la reactivación de la Ley de Memoria Histórica, tanto en lo que atañe a su cumplimiento, como, sobre todo, en lo relativo a su dimensión ideológica. Nadie puede ignorar que este aspecto ofrece inequívocos réditos electorales, o al menos propagandísticos, como ha demostrado la propuesta del PSOE de exhumar los restos de Franco de la Basílica del Valle de los Caídos. En un hemiciclo dominado por la partitocracia de obediencia ciega, que tumba gobiernos a puerta cerrada con televisión en abierto, votaciones como la que tuvo lugar a propósito de ese sepulcro sirven como parteluz, como aviso a electores.…  Seguir leyendo »