Homosexualidad

“Cáncer”, dije, mintiendo.

La simpática señora en la terminal B del aeropuerto LaGuardia hizo sonidos comprensivos cuando me disculpé por el berrinche de mi hijo y le expliqué que acababa de enviudar. Ella susurró: “¿Cómo murió tu marido?” Me tomó un milisegundo medirla: 60 y tantos, acento del suroeste, una gran cruz alrededor de su cuello. Al instante, elegí negar el amor de mi vida y borrar a la otra madre de mi hijo.

“Cáncer”.

Racionalicé la mentira. Mi esposa había muerto recientemente de cáncer. Estaba tan triste y perdida que necesitaba un momento de bondad pura, el consuelo de sus cálidos “Pobre, eres tan, tan valiente”.…  Seguir leyendo »

Activistas LGBT se manifiestan contra una revisión planificada del código penal de Indonesia que criminalizaría el sexo entre parejas del mismo sexo y entre solteros en Yakarta, Indonesia, el 12 de febrero de 2018. Si bien la protesta tuvo lugar el año pasado, la manifestación fue contra el mismo proyecto de ley del código penal.

“Todo el mundo sabe que un hombre latino es un hombre frío en la cama”. Así describía un hombre latino de más de 70 años en Nueva York a su pareja, también latina, para mi tesis doctoral sobre homosexualidad y envejecimiento. Esta observación, despachada por el entrevistado como una verdad absoluta, revierte totalmente el estereotipo de amante fogoso y pasional que persigue a nuestra cultura. Conectaba, sin saberlo, con ese concepto de Joane Nagel llamado “fronteras etnosexuales”, referido a los prejuicios y normas sexuales que acompañan a cada etnia o raza. Y abría en mí la pregunta sociológica: ¿cuál es el efecto de esa intersección entre cultura latina, colectivo LGTBQ y emigración?…  Seguir leyendo »

'La Revolucion, 2014', cuadro de Fabián Cháirez que se exhibe en el Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México. (CLAUDIO CRUZ/AFP via Getty Images)

Esta revolución comenzó cuando la Secretaría de Cultura de México decidió utilizar un cuadro del artista Fabián Cháirez para promocionar una exposición en el Palacio de Bellas Artes. En él Emiliano Zapata, héroe de la Revolución Mexicana, aparece desnudo y montando a caballo, tapándose los genitales con las manos y calzado con tacones. Está rodeado de listones tricolores. La reacción homofóbica en las redes sociales fue intensa.

Después, los familiares de Zapata solicitaron a las autoridades retirar el cuadro de la exposición porque la imagen denigra al Caudillo del Sur. “Yo no tengo nada contra los gays”, dijo Jorge Zapata, su nieto.…  Seguir leyendo »

Un escenario montado en el Zócalo de Ciudad de México. Un grupo de personas de la comunidad LGBT+ ondea una bandera del arcoíris de varios metros de largo mientras grita porras como muestra de apoyo. Están listos para escuchar un discurso. No es el final de la Marcha del Orgullo LGBT+. Es el 1 de diciembre de 2018, día de la toma de protesta del nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

AMLO llegaba a la presidencia después de un sexenio en el que, según la organización Letra S, al menos 473 personas de la comunidad LGBT+ habían sido asesinadas por su orientación sexual o identidad de género, pero solo en 10% de los casos se indagaron como posibles crímenes de odio, y solo en 28.8%…  Seguir leyendo »

La reciente y sorprendente polémica en torno al carácter político del Orgullo (antes gay, ahora LGTBI+), sugiere la necesidad de volver a reflexionar sobre dos cuestiones aparentemente diferentes, pero en el fondo muy relacionadas. La primera es más general, y tiene que ver con que es un evento político y, en particular, sobre si la protesta política es incompatible con lo lúdico. La segunda apunta al significado de la palabra “orgullo” en el marco de una lucha ciudadana por la igualdad efectiva de las minorías sexuales.

Vamos por partes. La afirmación de que el Orgullo LGTBI+ no es un acto político descansa, además de en una acusada falta de conocimiento histórico, en una incorrecta comprensión de qué significa protestar políticamente.…  Seguir leyendo »

Manifestación multitudinaria y politizada hasta el tuétano, aunque con una teórica bandera transversal, la arcoíris LGTBI. Un miembro del Gobierno va y asiste (primera cosa extraña, al menos a mi juicio). El ministro del Interior, en concreto (algo, en mi opinión, aún más extraño: su personalísima orientación sexual no sólo no lo justifica sino que hubiera debido constituir una causa de abstención). Y, arrancado a hablar, lo hace en términos de partido, dividiendo el mundo en buenos (los míos) y malos (los que no son míos). Un rato después, los miembros de otro sector político (de entre los que habían sido señalados en el segundo de los grupos) se vieron repudiados hasta el grado de tenerse que ir.…  Seguir leyendo »

Después de haber sido testigo del escrache al que se sometió a los representantes de Ciudadanos en el desfile del orgullo LGTBI, me vuelvo a acordar de algo de lo he sido testigo en varias ocasiones, como ciudadano observador y también, por desgracia, como directamente implicado en dos ocasiones, tras el accidente de ferrocarril de Angrois, en julio de 2013, en el que falleció mi madre, y tras la explosión del almacén ilegal de material pirotécnico que explotó en Tui en mayo de 2018.

Llevo años observando cómo desde posturas políticas próximas al marxismo se prioriza siempre el liderazgo en causas públicas de todo tipo que tengan como denominador común la implicación y la supuesta o real negligencia del poder político, puede ser un accidente grave -como el de Angrois, el Yak o el Metro de Valencia-, una catástrofe medioambiental -como la del Prestige o los incendios-, una causa social de cualquier tipo -como la que nos ocupa de las personas LGTBI por reivindicar sus derechos o promover sus intereses-, etc.…  Seguir leyendo »

La disputa de los primeros cristianos con los restos del paganismo por la hegemonía religiosa entre los siglos IV y V de nuestra era alcanzó cotas difícilmente superables en la demonización del diferente. Uno de los efectos de semejante obsesión por controlar los principios y valores en circulación en la esfera civil fue la construcción de retratos distorsionados de quienes seguían otros ideales éticos y practicaban opciones sexuales condenadas por el naciente dogma cristiano. Destaca entre ellos la biografía que la Historia Augusta dedicó a Heliogábalo, casi como eco de las recientes declaraciones de Rocío Monasterio, candidata de Vox a la presidencia de la Comunidad de Madrid sobre el Orgullo LGTBQI.…  Seguir leyendo »

Hace unos días, conmemorando el día del orgullo LGTBIQA+ y los 50 años de los altercados de Stonewall que marcaron el comienzo de estas celebraciones reivindicativas, tres importantes instituciones británicas, el Institute of Physics, la Royal Astronomical Society y la Royal Society of Chemistry presentaban un informe conjunto (Exploring the workplace for LGBT+ physical scientists), donde se encuestaba a personas dentro de las ciencias básicas sobre su situación y qué implicaba en el desempeño de su profesión.

El informe revela que un 28% de las personas LGTBIQA+ del mundo de las ciencias físicas en el Reino Unido han considerado en algún momento de su carrera científica dejar su trabajo por el ambiente de discriminación que vivían por su condición afectiva o sexual.…  Seguir leyendo »

Es sabido que Estados Unidos es un país innovador, no solo en lo técnico o lo económico, sino también en lo social. De modo que, esta semana, en Nueva York, donde resido, se celebra el 50º aniversario de la «liberación» del colectivo LGBTQ. Para quienes no estén familiarizados con el tema, y yo mismo lo estoy desde hace poco, debido a mi residencia estadounidense, este acrónimo designa a Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transexuales y Queer, así que estamos llamados a celebrar todas las formas de diferenciación sexual, excepto la heterosexualidad, claro. El acontecimiento original fue un altercado que tuvo lugar hace 50 años, en el barrio gay de Greenwich, entre la Policía (que suponemos que es blanca y heterosexual) y los alegres clientes de un bar de ambiente, el Stonewall Inn.…  Seguir leyendo »

Nadie más indicado que yo para escribir este artículo-arcoíris. Nadie menos indicado que yo para escribir este artículo-arcoíris. Confío que el atento lector entienda la dialéctica de este arcoíris al final. Cada vez que, con la entrada del verano, llega el día del Orgullo gay a Madrid y al mundo mundial, tengo la sensación de que debiera decir algo. Y a la vez la opuesta sensación de que no debería decir nada, porque este importante asunto, tan espectacular, tan polimorfo y tan profundo, me sobrepasa por completo. No basta ser como soy yo, a los 80, pre-gay, ni como nuestro ministro de Interior en su espléndida madurez, post-gay.…  Seguir leyendo »

Este año se celebra el 50º aniversario de la revuelta que se inició la madrugada del 28 de junio de 1969 en el Stonewall Inn, un bar situado en el barrio de Greenwich Village de Nueva York, que era frecuentado por gais, lesbianas, travestis y transexuales. Un pequeño espacio donde intentar convertir en libertad la represión sufrida en su sociedad. Después de una nueva redada, cuando los policías iban sacando la clientela a la calle para trasladarla a la comisaría, una multitud de personas se concentró delante del local. Los agentes se encerraron en el bar, después llegaron refuerzos policiales y se iniciaron los enfrentamientos.…  Seguir leyendo »

El 6 de julio iré al Orgullo. No lo haré subido en una carroza. Los organizadores de esta marcha han considerado que no cumplo con los requisitos para defender los derechos de mi propio colectivo. Ellos son los que reparten los carnets y, como cabía esperar, no he sido uno de los afortunados.

No voto ni al PSOE ni a Podemos. Tampoco formo parte de ninguna asociación LGTB. Y, para rematar, digo abiertamente que Albert Rivera es el presidente que España necesita. Por tanto, los organizadores me dejan sin ese carnet VIP porque me consideran un “imbécil terminal” que no puedo reivindicar mis derechos junto a ellos.…  Seguir leyendo »

or Amir Ohana, the shift that led to Israel’s current political moment — and indirectly, to his own unlikely rise — can be pinpointed to one incident in the fall of 2000. Mr. Ohana, who was just appointed this country’s first openly gay cabinet minister, was then a 24-year-old from a desert backwater making his way in Tel Aviv. The Israeli right, his political camp, was out of power, the public still hoping for peace with the Arab world.

On Oct. 12, two Israelis in their 30s reporting for their annual stint of reserve duty took a wrong turn in the occupied West Bank and ended up detained in a Palestinian police station in Ramallah.…  Seguir leyendo »

Protesters hold umbrellas while lying on the ground next to a barrier guarded by police men during a demonstration in front of the Sejm building in Warsaw, Poland, on July 20, 2017. (Bartlomiej Zborowski/EPA)

In late February, the mayor of Warsaw issued a declaration combating discrimination against LGBT people by providing better sex education in schools and creating a city shelter for LGBT individuals kicked out by their families.

This brought a furious backlash from Poland’s governing populist Law and Justice party and other social conservatives ranging from soccer fans to Church representatives. For now, the backlash has taken the form of toxic public rhetoric, notably by politicians mobilizing for upcoming elections. But in a country where a mayor known for supporting gay rights and other liberal causes was recently stabbed at a televised charity event, such rhetoric can be explosive.…  Seguir leyendo »

«Creo que Polonia será un espacio libre de LGTB”, declaró una importante diputada del partido en el Gobierno, Ley y Justicia (PiS), recapitulando la consigna principal del bloque gobernante ante las próximas elecciones europeas. En el sexto país más grande de la Unión Europea, la orientación sexual dominaba la política.

Y bajo ningún concepto se trata de tolerar o incluir, sino de la estigmatización de la diferencia, algo que para los habitantes de Europa Occidental seguro que es difícil de entender. Ley y Justicia, contando con que conseguirán revertir la tendencia desfavorable en los sondeos, ha iniciado una persecución sin precedentes a las personas con otra orientación sexual, asustando a los polacos con el pernicioso impacto de la “propaganda LGTB” en los jóvenes: “Quitad las manos de nuestros niños”, tronaba el líder del partido Jaroslaw Kaczynski.…  Seguir leyendo »

In St. Louis on Feb. 26, 2019, Ed Rowe, left, Rebecca Wilson, Robin Hager and Jill Zundel react to the defeat of a proposal that would allow LGBT clergy and same-sex marriage within the United Methodist Church. (Sid Hastings/Associated Press)

The United Methodist Church voted recently to continue its long-standing church bans on ordaining openly LGBTQ clergy and on performing same-sex marriages. Methodist delegates from around the world approved what was called the “Traditional Plan” and rejected an alternative proposal, backed by Methodist bishops, that would have allowed individual churches to decide for themselves on both issues. Many American Methodists — 60 percent of whom say homosexuality should be accepted — were dismayed by the decision and began talking of secession from the global church.

However, my research suggests that Protestant opinion on LGBTQ issues in the “Global South” — particularly in Africa — may be more malleable than it seems.…  Seguir leyendo »

Los jerarcas homosexuales del Vaticano

Asombrado ante el misterioso santuario que explora su nuevo libro, el periodista francés Frédéric Martel escribe que “ni el distrito Castro de San Francisco tiene tantos homosexuales”.

Se refiere al Vaticano. Y así deja caer una bomba.

Aunque los editores del libro lo han mantenido en estricta reserva, obtuve un ejemplar antes de su lanzamiento del jueves 21 de febrero. Se publicará en ocho idiomas y en veinte países con el título Sodoma, en Europa occidental, y como In the Closet of the Vatican en Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá.

En él se afirma que aproximadamente el 80 por ciento de los miembros del clero católico romano que trabaja en el Vaticano, cerca del papa, son homosexuales.…  Seguir leyendo »

Tanzania’s president, John Magufuli: policing women’s bodies. Photograph: Emmanuel Herman/Reuters

In Tanzania, teenage girls who become pregnant are not allowed back in school; female MPs are forbidden from wearing fake eyelashes and nails; now, a senior government official has called on the public to report gay people so that they can be punished.

This infantilisation of women and homophobia is all part of President John Magufuli’s “morality crusade”. When he was elected in 2015, he was seen as a decisive figure determined to run a frugal government, stamp out corruption and deliver better services in the east African country.

However, in a flash, he turned from cracking down on corrupt government officials to evoking redundant colonial laws in order to police women’s bodies, reinforce discrimination against girls and now, in this latest move, to hunt down homosexuals.…  Seguir leyendo »

Pensar que la Iglesia ha estado durante más de 2.000 años con escamas en sus ojos respecto de la homosexualidad y enviar desde el Vaticano al Encuentro Mundial de las Familias de Dublín al P. James Martin, un reputado jesuita gay, a quitar esas escamas, además de provocador sólo significa la deriva ideológica de reforzar los postulados de la comunidad LGTB, alejada de la castidad y proclive a la promiscuidad. La normalización y vindicación de la homosexualidad activa en la Iglesia nos hablaría de un supuesto escenario de dominación y represión secular que ahora, con un nuevo pontificado, la ideología barrería de un plumazo desde la resistencia de un lobby que quiere transformar ese gobierno despótico y equivocado de la Iglesia.…  Seguir leyendo »