Ideologías

Para explicar la eclosión del independentismo no basta con Rajoy, que pudo ser solo su adversario de conveniencia. El estímulo central anduvo cerca del miedo: el miedo del poder convergente a perder el poder y el miedo de una porción importante de la sociedad catalana a perder su estatus económico privilegiado. Aquel lema que hizo furor (“España nos roba”: hoy lo repudia por fortuna hasta Gabriel Rufián) cifraba el instinto defensivo y egoísta de esa parte de Cataluña: había llegado la hora de abandonar España y gestionar en exclusiva los propios ingresos. Las élites conservadoras y nacionalistas descubrieron en esa doctrina la gasolina para una adhesión emocional y popular.…  Seguir leyendo »

Los anticapitalistas tuvieron un año pésimo. Pero el capitalismo también.

Si bien la derrota del Partido Laborista de Jeremy Corbyn en el Reino Unido este mes le restó impulso a la izquierda radical, particularmente en Estados Unidos (donde ya están cerca las primarias para la elección presidencial), el capitalismo recibió críticas desde lugares insospechados. Milmillonarios, ejecutivos empresariales y hasta la prensa financiera se han unido a intelectuales y líderes comunitarios en una sinfonía de lamentos por la brutalidad, insensibilidad e insostenibilidad del capitalismo rentista. La imposibilidad de seguir haciendo negocios igual que siempre parece ser una idea muy difundida, incluso en las juntas directivas de las corporaciones más poderosas.…  Seguir leyendo »

La lectura del reciente libro del historiador Julio Gil Pecharromán La estirpe del camaleón. Una historia política de la derecha en España, 1937-2004 (Taurus) me ha sumido en una serie de cavilaciones que en algunos aspectos rozan lo que suele llamarse estado de perplejidad. Si tienen un poco de paciencia y me siguen leyendo, luego les intentaré explicar por qué. Pero quiero decir antes un par de cosas sobre el libro, no ya solo por simple cortesía para quien no lo haya leído sino por la necesidad de encuadrar adecuadamente la reflexión que trato aquí de pergeñar.

El libro en cuestión es un grueso volumen –cerca de seiscientas páginas- que trata de dar cuenta de la evolución del pensamiento político conservador y de los partidos y grupos de esa tendencia desde la unificación de las derechas en plena guerra civil bajo la égida de Franco (1937) hasta el fin del segundo gobierno de José María Aznar (2004).…  Seguir leyendo »

El neoliberalismo ha sido la ideología económica dominante durante casi 40 años. Aunque empieza a encontrarse seriamente cuestionada, tanto desde la Academia (por Stiglitz y Mazzucato, entre otros) como desde la prensa especializada (Martin Wolf, en Financial Times), es el cuerpo doctrinal que ha conformado la realidad regulatoria e institucional en el mundo. La descomunal elevación de la desigualdad, con sus dramáticas consecuencias económicas, sociales y políticas, es en gran medida el resultado de ese dominio ideológico. Las características de la innovación tecnológica y el fenómeno de la globalización, que se han apuntado como las causas del deterioro de la distribución, no habrían producido los resultados actuales en otro contexto institucional.…  Seguir leyendo »

El cuerpo humano parece tener un error de diseño: nuestros oídos no están provistos con un sistema de protección similar a los párpados, como los ojos, para bloquear el paso de palabras nocivas. Será así porque es el sentido que, aun dormidos, puede salvarnos de un peligro. El reverso oscuro de esta función vital es que estamos continuamente expuestos al efecto erosivo de ciertos discursos. En especial a los que lanza la ultraderecha, una de cuyas tretas es, precisamente, la provocación mediante el lenguaje. Con cada mentira disfrazada, exabrupto o invectiva, los límites de lo éticamente soportable se ensanchan. Antes de dar el siguiente paso, sondean el umbral de aceptabilidad, y, si detectan la guardia bajada, conquistan otro palmo de terreno ante la impasibilidad general.…  Seguir leyendo »

Hace más de tres años me tocó vivir en Londres la noche del referéndum sobre el Brexit. Recuerdo todavía el entusiasmo de los partidarios del desenganche con Europa cada vez que se anunciaba una victoria de sus posiciones en cualquier distrito. Contrastaba con la escasa épica de quienes apostaban por la continuidad en la Unión, incapaces de jalear o animar a la concurrencia cuando el escrutinio les resultaba favorable. Me vino este recuerdo al leer días pasados un artículo de Timoty Garton Ash publicado en estas páginas, en el que animaba a los europeístas británicos a emprender la lucha por regresar a Bruselas.…  Seguir leyendo »

Además de un tratado monumental sobre la historia de las desigualdades económicas, Capital e ideología es una obra multidisciplinar que, desde la ortodoxia académica y la tradición enciclopédica francesa, sacude algunas creencias sobre las virtudes incontestables del capitalismo. Piketty pasa revista a los principales “regímenes desigualitarios” de los últimos siglos, desde las sociedades estamentales anteriores al nacimiento de los Estados-nación hasta el cuestionamiento actual del paradigma neoliberal, pasando por las sociedades esclavistas y coloniales, el fracaso del comunismo, los “treinta gloriosos” y la crisis de la socialdemocracia, con especial interés en los dos grandes episodios de globalización económica: la belle époque, a la que puso fin el estallido de la Primera Guerra Mundial, y el hipercapitalismo de nuestros días (ambos caracterizados por un propietarismo exacerbado, una concentración desmesurada de la riqueza y la confianza ciega en el progreso tecnológico).…  Seguir leyendo »

Qué tipo de capitalismo queremos

¿Qué tipo de capitalismo queremos? Esta sea tal vez la pregunta que defina nuestra era. Una pregunta a la que hemos de responder correctamente si queremos que nuestro sistema económico sea sostenible para las generaciones futuras.

Existen tres modelos: el primero es el «capitalismo de accionistas», que considera que el principal objetivo de las empresas es la obtención de beneficios y ha sido el modelo predominante en innumerables sociedades occidentales.

El segundo es el «capitalismo de Estado», un modelo que confía en el Estado para que marque la dirección de la economía y ha adquirido gran importancia en los mercados emergentes.…  Seguir leyendo »

La quiebra del centro

Durante un tiempo el centro político aparecía cercano al mito. Los analistas consideraron que las elecciones se ganaban desde el centro y acudían a ejemplos señeros. No era el menor aquel inteligente viraje que Felipe González impuso en el PSOE cuando abandonó el marxismo y lo acercó a la realidad social con el resultado de 202 diputados. Más tarde Adolfo Suárez fundó su centrismo: UCD; fue un partido de gobierno. En la Transición, una sociedad centrada impuso políticas centradas.

En la llamada nueva política, los jóvenes de izquierda tienen una versión, no vivida y tendenciosamente contada, de aquellos años irrepetibles. Por eso achacan a sus padres no haber conseguido la tan cacareada ruptura y haberse avenido a aceptar una reforma «de la ley a la ley».…  Seguir leyendo »

«Proelians interficietur». En España no puede reinar el hastío sobre su misma existencia ni un indiferentismo total que engendre primero el caos y luego la misma muerte nacional. La existencia misma de España es un hecho de realidad histórica que no permite libertad de opinar y elimina la ilusión producida por ciertos malentendidos fantasmales, aunque ello pueda suponer la pérdida de preciados, entrañables y queridos errores, sean cuantos sean.

Hace tiempo que los españoles hemos dejado ya la verde llanura de Mecone, reencontrada en la época de la Transición bajo la guía del Rey Don Juan Carlos, y hoy nos arrojan a las ergástulas de la mano de un gobierno comunista bolivariano.…  Seguir leyendo »

El fascismo vulgar nacionalista

Son muchos los trabajos que tienen por objeto definir y caracterizar el fascismo. Autores como George L. Mosse, Zeev Sternhell, Emilio Gentile, Renzo de Felice, Gino Germani, Angelo Tasca, Norberto Bobbio, A. James Gregor, Umberto Eco o Stanley Payne ponen a nuestro alcance una abanico de hipótesis -a veces, contradictorias- que Enzo Traverso (Interpretar el fascismo, 2005) y Pedro Carlos González Cuevas (Renzo de Felice, una semblanza intelectual a los veinte años de su muerte, 2016) han sintetizado. ¿Qué es el fascismo? Por ejemplo: revolución espiritual y comunitaria, impulso romántico, síntesis de ideas diversas, ideología alternativa al liberalismo y el socialismo que no excluye la incorporación de ingredientes marxistas, rechazo del individuo en favor de la masa, apología del combate y la violencia, herencia de la izquierda jacobina, reformulación mística del nacionalismo o modelo -antidemocrático, autoritario, imperialista, xenófobo y racista- de sociedad.…  Seguir leyendo »

Celebrar las identidades plurales

La interpretación de las elecciones españolas en términos estrictamente partidistas no explica cambios más profundos; en realidad, los términos de nuestros debates políticos, sociales e intelectuales se transforman en tiempo real y ante nuestros ojos, a condición de que los abramos. Durante mucho tiempo, la contradicción entre derecha e izquierda, de los más extremos a los más tolerantes, definía los comportamientos, los partidos y los bandos. Ahora ya no es así; ya no podemos trazar los límites exactos de lo que era la derecha o la izquierda. Bien se trate de economía, del papel del Estado, o de las formas de solidaridad colectiva, cada nación se sitúa más o menos en una sociedad equilibrada, con ligeros matices.…  Seguir leyendo »

1. ‘The Revolt of the Elites and the Betrayal of Democracy’ (Christopher Lasch)

En La revuelta de las elites y la traición a la democracia, todavía no traducido al español, el historiador y sociólogo estadounidense de raíces marxistas Christopher Lasch, uno de los intelectuales heterodoxos más punzantes de la segunda mitad del siglo XX, explica que no son las masas ignorantes sino las elites políticas, financieras y culturales las que han saboteado la democracia, abandonado a su suerte a las clases populares e impuesto un sistema de valores artificioso y antinatural que rechaza cualquier vínculo con la nación o la cultura de origen.…  Seguir leyendo »

A finales de 2016, visité en París la colección de pintura vanguardista Chtchoukine. En ella aludían con frecuencia a otro coetáneo ruso, también patrón de las artes, de nombre Savva Morozov (1871/1921), que fue mecenas destacado del partido bolchevique durante un tiempo y cuyo patrimonio, expropiado más tarde, me sugerían conocer si viajaba a Rusia.

Tres años después presento mis respetos en la mansión de la viuda de Morozov, en Gorka Leninskiye, a hora y media de Moscú. La historia que encierra es reveladora. Ocurrió que Lenin (1870/1924) decidió abandonar al principio de la Revolución su oscuro apartamento en el Kremlin, para trasladarse a esta dacha, situada en una frondosa alameda, con su cónyuge y su cuñada, que había confiscado precisamente a la señora Mozorov, por entonces la mujer más rica de Rusia.…  Seguir leyendo »

Ya resultaba claro hace 30 años que la caída del Muro de Berlín cambiaría todo. Pero exactamente qué implicaría ese cambio para la política mundial en el siglo XXI todavía está por verse.

En 1989, la Unión Soviética, y el comunismo en general, habían condenado a decenas de millones de personas a la pobreza, y claramente no habían podido competir con el modelo económico occidental. Durante cuatro décadas, la Guerra Fría se había cobrado millones de vidas en diferentes teatros en todo el mundo (donde el conflicto era mucho más caliente de lo que sugiere su nombre) y había creado un pretexto para la represión y el predominio de las élites en decenas de países de América Latina, África y Asia.…  Seguir leyendo »

Una imagen vale más que mil palabras: la destrucción del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, data con exactitud el fin del imperio soviético y de la ideología comunista. Los expertos ya lo sabían, pero solo los expertos. De modo que, un año antes, fui a Gdansk para visitar a Lech Walesa, fundador del sindicato Solidaridad, que en 1990 se convirtió en presidente de la Polonia liberada. Walesa me anunció el fin de la URSS, que atribuía al pacifismo de Mijaíl Gorbachov. Me dijo que desde el momento en que, en 1988, el líder soviético no dio orden de disparar a los letones que reclamaban su independencia y a los alemanes orientales que huían de su país por Hungría, el destino del imperio soviético estaba decidido.…  Seguir leyendo »

El ascenso del nacionalismo

La caída del Muro de Berlín, en la noche del 8 de noviembre de 1989, aceleró en forma drástica y repentina el colapso del comunismo en Europa. El fin de las restricciones al movimiento de personas entre Alemania del este y del oeste asestó un golpe mortal a la sociedad cerrada de la Unión Soviética y fue un triunfo de las sociedades abiertas.

Yo ya llevaba un decenio dedicado a lo que denomino mi filantropía política, tras convertirme en defensor del concepto de sociedad abierta, imbuido en mí por Karl Popper, mi mentor en la London School of Economics. Popper me había enseñado que el conocimiento perfecto es inalcanzable, y que las ideologías totalitarias, que se proclamaban dueñas de la verdad última, sólo podían prevalecer por medios represivos.…  Seguir leyendo »

El nuevo anticapitalismo

Actualmente estamos atravesando la transformación tecnológica y económica más dramática en la historia de la humanidad. También somos testigos del menor respaldo con el que cuenta el capitalismo en todo el mundo. ¿Estas dos tendencias están conectadas y, de ser así, de qué manera?

Es tentador decir que la creciente impopularidad del capitalismo no es más que un síntoma de ludismo –el impulso que llevó a los trabajadores artesanos a comienzos de la Revolución Industrial a romper la maquinaria que amenazaba sus empleos-. Pero esa explicación no capta la complejidad del movimiento actual en contra del capitalismo, que está siendo liderado no tanto por trabajadores angustiados como por intelectuales y políticos.…  Seguir leyendo »

Al final de la Guerra Fría, el politólogo Francis Fukuyama escribió un famoso ensayo titulado “The End of History?” [¿El fin de la historia?], donde sostuvo que el derrumbe del comunismo eliminaría el último obstáculo que separaba al mundo de su destino de democracia liberal y economía de mercado. Muchos estuvieron de acuerdo.

Hoy, ante una retirada del orden mundial liberal basado en reglas, con autócratas y demagogos al mando de países que albergan mucho más de la mitad de la población mundial, la idea de Fukuyama parece anticuada e ingenua. Pero esa idea aportó sustento a la doctrina económica neoliberal que prevaleció los últimos cuarenta años.…  Seguir leyendo »

A la izquierda, el presidente de Chile, Sebastián Piñera; a la derecha, el presidente de Venezuela, Nicolás MaduroCredit...Esteban Felix/Associated Press; Carlos Jasso/Reuters

Ante las recientes protestas que han sacudido a Chile, surgió con rapidez una corriente de pronunciamiento público a favor de las libertades y en contra de la represión. Varios escritores e intelectuales sumaron sus voces, en las redes sociales y a través de remitidos, para exigir que los militares no ocuparan las calles. Fue un mensaje de alerta dirigido directamente al gobierno de Sebastián Piñera, la activación de una vigilancia internacional en contra de cualquier intento de ejercicio de fuerza por parte del poder.

Este tipo de respuesta inmediata es excelente y necesaria, pero, también, destapa de manera involuntaria algunas preguntas: ¿por qué, ante otros acontecimientos similares en nuestro continente, no hubo la misma instantánea reacción?…  Seguir leyendo »