Ideologías

El populismo es una carencia afectiva, la voluntad de excluir a una parte de la comunidad de los afectos que el populista dispensa, instrumental a una estrategia de poder y destrucción del sistema de libertades y derechos. Puesto que esto es una elección y no una necesidad, el populismo y su pueblo parcial y excluyente es a priori moralmente inferior al pueblo completo de la nación de ciudadanos abierta a la integración europea y a la cooperación con todos los pueblos de la Tierra y a la promoción de los derechos humanos de alcance universal.

El proceso populista español, a izquierda y a derecha, se atiene a una interpretación falsificada de la Historia, para que en ella puedan encontrarse razones e intenciones de los males que se padecen y para que ese hallazgo provoque un deseo de destrucción.…  Seguir leyendo »

Se dice, y es verdad, que la crisis económica y social provocada por la pandemia lo cambia todo. Cabe preguntarse, en este sentido, si también supone el punto final de lo que conocemos como “neoliberalismo”. Entendido como el entramado de políticas, dinámicas económicas e intereses que han impregnado en las últimas décadas las agendas de los Gobiernos y de las instituciones internacionales —y, por supuesto, también de las comunitarias—, en torno a la bandera de “más mercado”.

Es cierto, la crisis actual ha revelado dramáticamente la fragilidad e inconsistencia de los postulados básicos neoliberales. Esto es lo que ha acontecido con la división internacional del trabajo articulada en torno a las cadenas transnacionales de creación de valor.…  Seguir leyendo »

Surpris par l’apparition du coronavirus, les gouvernements de la planète ont réagi de manière très diverse. Après une phase de sidération qui a vu certains d’entre eux tenter d’ignorer le problème, les réactions se sont organisées selon trois approches principales.

La première attitude a misé sur une forme de laisser-faire. C’est la voie qui a été suivie par Trump, Poutine et, dans un premier temps, Johnson. On qualifie la maladie de «grippette» en affirmant pouvoir parvenir bientôt à «l’immunité de masse». On relativise le nombre de décès, en notant qu’il s’agit de personnes âgées ou déjà affaiblies avant l’attaque du virus.…  Seguir leyendo »

En 1995, Pascal Bruckner publicó un libro muy importante: La tentación de la inocencia. Es un libro letal para los populismos, en la misma medida en que los Cañones de agosto de Barbara Tuchman es demoledor para los conspiranoicos. Ni Bruckner habla del populismo, ni Tuchman de conspiraciones, pero las conclusiones que saca el lector de sus obras socavan las esencias de unos y otros.

Tuchman, en su narración del agosto de 1914 y cómo empezó la Primera Guerra Mundial, demuestra que el mundo y su devenir son incontrolables y, por tanto, imposibles de gobernar desde un club selecto en un hotel.…  Seguir leyendo »

Populismos

En los últimos sesenta años España ha recorrido un trecho impensable poco antes. Empezó con el desarrollo de los años 60, continuó con una Transición Política que no solo fue de la Ley a la Ley sino que además en la misma participó una inmensa mayoría de españoles. Fue la primera vez que, en muchos años, la comunidad internacional nos vio con admiración. Los cuarenta años siguientes han sido de un notable (increíble para los extranjeros) crecimiento en todos los órdenes.

En el orden económico, este crecimiento solo fue abruptamente interrumpido en 2008 por una terrible crisis importada de EE.UU. (como ahora la del coronavirus de China).…  Seguir leyendo »

El Covid-19, también conocido como virus de Wuhan, no tiene pasaporte ni convicciones, y todo lo que hace es cumplir su función de virus, penetrando en los organismos humanos por cualquier sitio donde haya una puerta bien abierta. Al mismo tiempo, ¿cómo no señalar que el alcance del virus es mayor en los países ideológicamente más divididos? España, Francia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia. En estos países, el virus, o más bien la lucha contra el virus, no genera un consenso político como sí ocurre en Corea del Sur, Alemania o Austria; en estos países divide a la opinión pública, que ya tenía tendencia a separarse antes de la pandemia según la clásica división entre derechistas e izquierdistas que, en Estados Unidos, se llaman conservadores y liberales.…  Seguir leyendo »

Si angosto era su zaquizamí, en estos días de pandemia las paredes se han acercado entre sí aún más y los espacios, ya estrechos, ahora son minúsculos. Confinado, cien veces ha releído José K. Los conceptos elementales del materialismo histórico, de Marta Harnecker, casi desencuadernado, mientras procura mantener activos sus músculos inexistentes con el casete de Bandiera Rossa, ensayando el gesto de Gérard Depardieu en Novecento.

Nos compraban los progenitores, recuerda nuestro vetusto amigo, unas cajitas con un compás y un tiralíneas para cumplir con los requisitos de la asignatura de Dibujo Lineal. Llevaba aquel odioso instrumento de trazar rectas una ruedita en un costado, que según se apretaba, con sumo cuidado, hacía que las líneas que trazábamos en el papel con tinta china, salvados los detestables borrones,fueran adelgazando.…  Seguir leyendo »

La izquierda está poniendo en marcha dos conceptos, “reconstrucción” y “nueva normalidad”, después de haber intentado transmitir que esta pandemia es una guerra. No hace falta citar a Kant para comprender esta estrategia de comunicación: ofrecer a los ciudadanos un marco explicativo para que interpreten los acontecimientos de una manera favorable al Gobierno.

Es evidente que tratar el Covid-19 como un conflicto bélico exonera de responsabilidad a este Ejecutivo negligente, y, no solo eso, permite un relato sobre la situación que pretende justificar políticas posteriores. En concreto: la resurrección de la socialdemocracia trufada de ecologismo como única tabla de salvación.

La pandemia está poniendo las bases de una crisis social y económica sin precedentes en democracia.…  Seguir leyendo »

El pasado domingo, en primera página, el diario El País publicó una larga tribuna de opinión de Byung-Chul Han, profesor surcoreano de la Universidad de las Artes de Berlín, que es una advertencia sobre una posible transformación de la cultura occidental si copiamos el colectivismo de control digital de las sociedades asiáticas.

Se trata nada menos que del final de la libertad, de la privacidad, de una exaltación del Estado como controlador digital de nuestra vidas, de nuestros movimientos, de nuestra temperatura, ritmo cardiaco y cualquier otra acción o rasgo de nuestra fisonomía (hasta el más pequeño lunar de nuestra cara) y de los miles de millones de ciudadanos de toda la Tierra.…  Seguir leyendo »

En época de la Revolución Francesa, se produjo una filosofía del bienestar llamada progresismo. Hubieron de coincidir para ello tendencias múltiples en alimentación, salubridad, migraciones y demografía. El progresismo buscaba el progreso y lo encontró. Pero ningún estudioso de entonces pudo aclarar en qué consistía aquel fenómeno, aún balbuceante, que permitía mejorar la sociedad.

La Revolución Industrial, con la que enlaza, genera nuevas clases sociales: el proletario sustituye al campesino; el burgués desplaza al aristócrata; el pensador al monje. Numerosas innovaciones y una mayor seguridad jurídica fomentan la creación del capital en forma de manufacturas y transportes, que relegan a la agricultura, la artesanía y el comercio.…  Seguir leyendo »

La visibilité brutale de l’extrême droite allemande ébranle les certitudes. En Allemagne, comme chez ses voisins qui l’observent, c’est la sidération. Car cette réalité d’un extrémisme organisé et violent est choquante dans le pays qui a produit le nazisme. Elle est aussi d’autant plus stupéfiante que l’Allemagne a longtemps été un exemple, en n’ayant pas de droite radicale organisée en parti politique. Ce pays a semblé résister à la montée de l’extrême droite, constatée partout en Europe, et s’en est enorgueilli.

Or, en l’espace de cinq ans, le mouvement anti-réfugiés Pegida puis le parti AfD (Alternative für Deutschland) ont projeté dans l’espace public et le discours politique des motifs radicaux, puisant dans un fonds nauséabond qu’on croyait éradiqué.…  Seguir leyendo »

1. En la España constitucional han existido tres partidos que han defendido los principios de la izquierda democrática, a veces conocida como socialdemocracia y a veces, con mayor osadía dado el certificado de antecedentes penales de la cosa, como socialismo.

2. Esos tres partidos son el PSOE de Felipe González, UPyD y Ciudadanos.

3. El resto de lo que en España se ha llamado tradicionalmente «izquierda» no es más que izquierda no democrática, es decir comunismo.

4. También ese extraño híbrido de populismo, doctrina social falangista, modas altoburguesas de la identidad, filias castrenses bolivarianas y formas monárquicas que es Podemos.

5.…  Seguir leyendo »

Es muy trillada y repetida la frase de Marx «la religión es el opio del pueblo». Esto puede que fuera cierto en 1843, cuando salió a la luz su Crítica de la filosofía del derecho de Hegel, donde se contenía dicha frase. Pero hoy, sin duda, la afirmación se queda corta. El propio Marx estaba por entonces elaborando una teoría que más tarde se convertiría en una adormidera mental tanto o más eficaz que todas las religiones juntas. Y es que la historia contemporánea nos muestra que no hacen falta doctrinas trascendentes para anestesiar nuestra capacidad de raciocinio crítico.

En 1588, Felipe II envió a la Armada en condiciones muy adversas para tratar de poner en práctica un plan disparatado de invasión de Inglaterra.…  Seguir leyendo »

«La ira tiene un objetivo limitado y graves debilidades”, afirmaba la premio Nobel Toni Morrison en su conferencia de 2004 War on Error (“La guerra contra el error”). “Sofoca el entendimiento y sustituye la acción constructiva por un teatro sin sentido”. Quizá lo único bueno del desastre de Turingia (la maniobra fraudulenta que ha permitido investir al primer ministro con los votos de la formación de extrema derecha Alternativa para Alemania) sea que, por fin, ha quedado al descubierto la ira manipuladora que el partido radical lleva años disfrazando de preocupación compasiva. Se acabó el carnaval retórico que ha representado en la escena pública secundado por edecanes oportunistas dispuestos a dar crédito y tiempo en antena a su discurso mendaz como si fuese realmente necesario.…  Seguir leyendo »

No arriesgo mucho si digo que el pensamiento conservador se muestra partidario de conservar. Apenas arriesgo un poco más si desgrano esa afirmación en dos principios que, de distinta manera y en distinto grado, solos o de la mano, suscriben los conservadores. El primero, de nostalgia, invita a atribuir retrospectivamente virtudes a lo ya sucedido: cualquier tiempo pasado fue mejor. El segundo, de resistencia al cambio, proclama una desconfianza respecto a las intervenciones públicas que, en algunas versiones, se concreta en la descalificación de todo aquello que da en llamar ingeniería social. Mientras el segundo opera ex ante, preventivamente, ante cualquier intervención en el mundo, el primero opera ex post, elogiando el pasado.…  Seguir leyendo »

Un conflicto lleva años gestándose entre el primer ministro húngaro Viktor Orbán y el Partido Popular Europeo, la organización supranacional de partidos democristianos y de centroderecha de los estados miembros de la Unión Europea. Tras largas vacilaciones, en marzo del año pasado el PPE suspendió al partido de Orbán, Fidesz, y ahora estudia su expulsión.

Motivos para hacerlo no le faltan. Fidesz no sólo destruyó la democracia y el Estado de Derecho en Hungría, sino que también ha presentado a la UE como una institución despótica a la que acusa de privar a los europeos de su libertad. Tras la suspensión de Fidesz, Orbán contraatacó diciendo que es el único defensor auténtico de la democracia cristiana y que sus críticos en el PPE están vendidos al liberalismo.…  Seguir leyendo »

Simpatizantes de los candidatos al congreso del Frente Popular Agrícola del Perú se reunieron durante un mitin de cierre de campaña en Lima, Perú, el 26 de enero de 2020. (Rodrigo Abd/AP Photo)

El resultado de las elecciones extraordinarias del Congreso peruano ha arrojado un resultado inesperado: la reaparición del Frente Popular Agricola Fia del Perú (Frepap), una organización político-religiosa que mezcla motivos bíblicos e incaicos, y que estuvo fuera del radar de los medios de comunicación por dos décadas. EL partido obtuvo 16 de 130 parlamentarios, con lo que se convertirá en la cuarta fuerza política de un Parlamento fragmentado.

Sus candidatos no figuraban en los primeros lugares de las encuestas. Mucho menos fueron entrevistados en medios nacionales a lo largo de la campaña. Su presencia es sorpresiva, aún cuando solo permanecerán por poco menos de un año en el Congreso, pues este grupo de parlamentarios solo completará el período que quedó trunco por la disolución del mismo el 30 de septiembre de 2019.…  Seguir leyendo »

Los premios Goya han sido ocasión para que buena parte de la industria del cine español se invente un fantasma que recorre España: el fascismo.

Resulta llamativa la perspicacia o buena vista de directores y actores de cine que advierten sobre el peligro fascista y la ceguera que padecen ante movimientos totalitarios comunistas, populistas de extrema izquierda y separatistas. El actual o renovado totalitarismo se ha olvidado del proletariado e interviene, por medio del Estado, en nuestras vidas y haciendas con la excusa de la “emergencia climática”, el feminismo histerizante, la corrección política, el igualitarismo, la eliminación del balance de poderes y la ocupación burocrática de los espacios de libertad de los individuos y las familias propios de la sociedad civil.…  Seguir leyendo »

Para explicar la eclosión del independentismo no basta con Rajoy, que pudo ser solo su adversario de conveniencia. El estímulo central anduvo cerca del miedo: el miedo del poder convergente a perder el poder y el miedo de una porción importante de la sociedad catalana a perder su estatus económico privilegiado. Aquel lema que hizo furor (“España nos roba”: hoy lo repudia por fortuna hasta Gabriel Rufián) cifraba el instinto defensivo y egoísta de esa parte de Cataluña: había llegado la hora de abandonar España y gestionar en exclusiva los propios ingresos. Las élites conservadoras y nacionalistas descubrieron en esa doctrina la gasolina para una adhesión emocional y popular.…  Seguir leyendo »

Los anticapitalistas tuvieron un año pésimo. Pero el capitalismo también.

Si bien la derrota del Partido Laborista de Jeremy Corbyn en el Reino Unido este mes le restó impulso a la izquierda radical, particularmente en Estados Unidos (donde ya están cerca las primarias para la elección presidencial), el capitalismo recibió críticas desde lugares insospechados. Milmillonarios, ejecutivos empresariales y hasta la prensa financiera se han unido a intelectuales y líderes comunitarios en una sinfonía de lamentos por la brutalidad, insensibilidad e insostenibilidad del capitalismo rentista. La imposibilidad de seguir haciendo negocios igual que siempre parece ser una idea muy difundida, incluso en las juntas directivas de las corporaciones más poderosas.…  Seguir leyendo »