Industria militar

Reunión semanal de la Comisión von der Leyen sobre la Estrategia Industrial Europea de Defensa y el Programa Europeo para la Industria de Defensa (05/03/2024). Foto: Claudio Centonze - EC Audiovisual Services / ©European Union, 2024

En una valoración de urgencia como esta sólo se analizan los aspectos estructurales de la Estrategia: objetivos, recursos y formas de actuación. No se entra en el análisis del Programa Industrial de Defensa Europeo (EDIP en sus siglas en inglés) ni en la cooperación industrial con Ucrania, que precisan una mayor extensión y detalle. Si qué se abordan aspectos esenciales para evaluar su viabilidad e impacto como si cuenta o no con apoyos suficientes para alcanzar los objetivos previstos, si indica cómo conseguir esos objetivos y si dispone de los recursos necesarios para hacerlo.

Nadie puede negar la valentía y ambición que han demostrado la Comisión Europea y el alto representante al elaborar una estrategia para un sector industrial que permanece fragmentado y en proceso de renacionalización a pesar de varios intentos de crear un mercado europeo de defensa.…  Seguir leyendo »

Xi Jinping’s appointments to the Chinese Communist party politburo reflect his ambitions to harness commercial technologies for the benefit of the country’s modernising military © FT montage/Getty Images/Reuters/Bloomberg

When the Chinese Communist party leadership gathered in Beijing for its quinquennial congress last October, the media spotlight was firmly on President Xi Jinping securing a precedent-shattering third term as China’s unchallenged leader.

Overlooked by many at the time was the rise of a new group of political leaders in the top echelons of power whose background diverges from the usual careers in provincial government or Communist party administration. Instead, they all have deep experience in China’s military-industrial complex.

Their swift advancement is part of Xi’s efforts to reinvigorate China’s long-running project of “military-civil fusion”, a policy that seeks to harness new technologies from the private sector for the benefit of the country’s rapidly modernising military.…  Seguir leyendo »

La economista italoamericana Mariana Mazzucato escribió El Estado emprendedor en 2013 para combatir la corriente de opinión que afirmaba que para salir de la crisis financiera de 2008 había que poner el acento en la reducción del gasto público. Uno de los argumentos que esgrimía la experta en finanzas, innovación y desarrollo en el prólogo a la edición de 2019 es que “un factor clave del crecimiento económico ha sido la inversión pública en áreas como la educación, la investigación y el cambio tecnológico”.

Para demostrarlo, Mazzucato dedica uno de los capítulos del libro a describir cómo detrás de 12 de las tecnologías principales del iPod, iPhone y iPad, tres dispositivos que han marcado un antes y un después en la forma en la que nos comunicamos, intervino el sector público de forma directa o indirecta.…  Seguir leyendo »

España, como cualquier otro país, tiene derecho a la defensa y, por tanto, necesita una base industrial y tecnológica de defensa (BITD). Dejando de lado argumentos tan clásicos como discutibles, que gustan de enfatizar su contribución a la riqueza nacional —aunque solo supone el 1% del PIB— y a los avances tecnológicos aplicados al mundo civil, su verdadera razón de ser, desde una perspectiva de seguridad nacional, es su capacidad para cubrir las necesidades de la maquinaria militar del Estado. Hoy, en un mundo globalizado en el que la interdependencia es la norma, ningún Estado (ni siquiera EE UU) puede llegar a gozar de una autarquía plena.…  Seguir leyendo »