Inflación

¿El regreso de la inflación?

Después de muchos años de baja inflación, en los últimos meses los precios han subido casi en todos los países del mundo. Los insumos energéticos y los productos básicos (commodities) han liderado del camino, principalmente debido a los cuellos de botella en las cadenas de suministro ocurridos tras los confinamientos. Pero, si bien muchos ven esos obstáculos como transitorios, implicando que el alza inflacionaria desaparecerá pronto, hay otros factores que están influyendo para que esto no sea tan así.

Uno de los principales es el rápido crecimiento del dinero. La mayor parte de los agregados monetarios (no solo el dinero emitido por los bancos centrales) han crecido a un ritmo acelerado, aunque eso no parezca preocupar a los bancos centrales y a muchos economistas.…  Seguir leyendo »

La inminente crisis de deuda estanflacionaria

En abril advertí que las políticas monetarias y fiscales extremadamente laxas de hoy, combinadas con una cantidad de shocks de oferta negativos, podrían resultar en una estanflación al estilo de los años 1970 (alta inflación de la mano de una recesión). Por cierto, el riesgo hoy es aún mayor que entonces.

Después de todo, los ratios de deuda en las economías avanzadas y en la mayoría de los mercados emergentes eran mucho más bajos en los años 1970, razón por la cual, históricamente, la estanflación no ha estado asociada con las crisis de deuda. En todo caso, una inflación inesperada en los años 1970 aniquiló el valor real de las deudas nominales a tasas fijas, reduciendo así las cargas de deuda pública de muchas economías avanzadas.…  Seguir leyendo »

China necesita más inflación

Los últimos aumentos de precios en las dos economías más grandes del mundo intranquilizaron a los mercados globales, habituados hace décadas a bajos niveles de inflación (e incluso deflación). Pero al menos en China, un poco de inflación no vendría mal.

En Estados Unidos, el gran aumento del gasto público durante la crisis de la COVID‑19 provocó temor a que haya consecuencias financieras, y los últimos datos de precios refuerzan esa inquietud. El incremento interanual del índice de precios al consumidor (IPC) de abril fue 4,2%, lo que supone el aumento más veloz desde 2008. Además, el incremento mensual, que en marzo fue 0,6%, se aceleró a 0,8% en abril, aunque volvió a caer a 0,6% en mayo.…  Seguir leyendo »

Leves aumentos de la tasa de inflación en Estados Unidos y Europa han despertado ansiedades en el mercado financiero. ¿La administración del presidente norteamericano, Joe Biden, se ha arriesgado a sobrecalentar la economía con su paquete de rescate de 1,9 billones de dólares y sus planes de gasto adicional para invertir en infraestructura, crear empleo y apoyar a las familias estadounidenses?

Esos temores son prematuros, teniendo en cuenta la profunda incertidumbre que todavía enfrentamos. Nunca antes hemos experimentado una desaceleración económica como consecuencia de una pandemia cuyos rasgos distintivos son una recesión desproporcionadamente profunda del sector de servicios, incrementos sin precedentes de la desigualdad y tasas de ahorro en alza.…  Seguir leyendo »

Si los economistas pronostican que la inflación no va a subir, ¿cómo debemos interpretarlo? Si se equivocan, dirán: “Vale, me he equivocado”, o bien asegurarán que la subida solo será temporal. Si no es así, dirán que han vuelto a equivocarse, o que hay que permitir un poco de rebasamiento porque hemos tenido mucho tiempo de inflación muy baja. Y si resulta que el rebasamiento es persistente, dirán: “Vaya, hombre, me he vuelto a equivocar”, o quizá que más vale un 10% de inflación que un 10% de paro. No me parece que haga falta que nos devanemos los sesos para saber cómo acaba esto.…  Seguir leyendo »

Si la respuesta de la política fiscal al shock económico provocado por la pandemia es por su envergadura y duración una suerte de experimento económico, sin precedentes desde los planes de reconstrucción posteriores a la II Guerra Mundial, la política monetaria se adentra también en un terreno inexplorado. Tan inexplorado que los inversores y los agentes económicos andan desconcertados ante la templada reacción de los bancos centrales de EE UU y Europa al salto de la inflación en abril y el puntual calentamiento de la economía, sobre todo en EE UU. ¿Estamos ante un cambio de paradigma?

Tras más de diez años persiguiendo sin éxito el alza de los precios para acercarse al 2% de objetivo que comparten las dos más importantes instituciones monetarias del mundo, y frescos aún en la memoria los cinco interminables años de recesión que siguieron a la crisis financiera de 2008, ambas parecen hoy decididas a fomentar el crecimiento caiga quien caiga.…  Seguir leyendo »

Está claro que, de momento, la inflación no constituye una amenaza inminente para la zona euro, especialmente después de una década de inflación muy baja. No sería honesto afirmar que la inflación alta es inevitable, pero tampoco lo sería descartarlo por completo. Estas son algunas de las posibles causas: el estímulo fiscal masivo en Estados Unidos; el perjuicio a las cadenas de suministro mundiales; y un aumento de los precios en los sectores del turismo, el deporte, las artes y el entretenimiento relacionado con la pandemia. Pero lo que, por sí mismo, constituye el mayor de todos los riesgos no es el rebasamiento de la economía, sino el del gobernador del Banco Central.…  Seguir leyendo »

Un suburbio pobre de Bogotá, Colombia, en 2020.Mauricio Duenas Castañeda / EFE

Es fácil desdeñar las lecciones que América Latina puede darle al mundo con respecto al manejo de crisis económicas. Después de todo, ¿qué puede enseñar una región en la cual siempre hay una o más economías atravesando severas dificultades? Las crisis son la norma. De hecho, el principal problema de América Latina no es su crónica inestabilidad económica, sino la falta de capacidad que muestran sus dirigentes para aprender de la experiencia. Y su propensión a entusiasmarse con políticas públicas que, es sabido, siempre terminan mal. La necrofilia ideológica, el apasionado amor por ideas muertas, reina entre políticos y gobernantes de la región.…  Seguir leyendo »

¿La estanflación es inminente?

Existe un creciente debate sobre si la inflación que surgirá en los próximos meses será temporaria, lo que reflejaría una marcada recuperación de la recesión causada por el COVID-19, o persistente, en respuesta a factores de tracción de la demanda y de empuje de los costos.

Varios argumentos apuntan a un aumento secular persistente de la inflación, que se ha mantenido por debajo de la meta anual del 2% de la mayoría de los bancos centrales durante más de una década. El primero sostiene que Estados Unidos ha implementado un estímulo fiscal excesivo para una economía que ya parece estar recuperándose más rápido de lo esperado.…  Seguir leyendo »

La escala del Plan de Estadounidense de Rescate (PER) del presidente Joe Biden —USD 1 billón este año y USD 900 000 millones más el próximo, junto con la promesa de un programa de infraestructura y energía de USD 3 billones— asustó a muchos macroeconomistas. ¿Se justifican sus temores?

Podemos desestimar a los economistas de los bancos y del mercado de bonos, quienes ya gritaron que viene el lobo. Hace un año, muchos de ellos advirtieron que el gasto de USD 2,2 billones por la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (CARES, por su sigla en inglés) fomentaría la inflación debido a un masivo aumento de la oferta monetaria...…  Seguir leyendo »

El riesgo cada vez mayor de un regreso de la inflación en Estados Unidos y Europa está empezando a galvanizar los debates entre los economistas. Una causa clave de los temores de inflación es la expectativa de que, una vez que la pandemia del COVID-19 haya sido superada gracias a las vacunas, una demanda reprimida explotará en una orgía de consumo. Es más, los programas de rescate gubernamentales inéditamente grandes de hoy tendrán poderosos efectos multiplicadores inflacionarios.

Pero el debate internacional ha estado curiosamente centrado en Estados Unidos. Son pocos los que han considerado los peligros inflacionarios particulares que se asoman en la eurozona, donde la base monetaria ha aumentado en los últimos años a un nivel muy superior al de Estados Unidos, en relación a la producción económica anual.…  Seguir leyendo »

Tulipanes digitales y el espectro de la inflación

La historia del dinero es fascinante. Igual que la de las civilizaciones. Tanto es así que las dos están estrechamente relacionadas, y hay una constante: la innovación financiera genera prosperidad, mientras que la decadencia política presagia crisis monetarias. Hoy vivimos de nuevo una época de grandes convulsiones políticas, de ahí que sea conveniente volver a la historia para ver qué puede pasar con nuestro dinero.

Quizás el primer estudio sobre el dinero se publicó en China en el siglo VII antes de Cristo (sí, hace mucho tiempo) y se conoce como el Guanzi. Ya entonces los académicos chinos concluyeron que las monedas no necesitaban tener valor intrínseco.…  Seguir leyendo »

¿Quién tiene razón en materia de inflación?

El fantasma de la inflación está de nuevo entre nosotros. Durante dos décadas, los bancos centrales en todas las economías industrializadas confiaban en que lo habían desterrado definitivamente. Luego llegó la crisis financiera de 2008, que ocasionó un breve retorno de la ansiedad inflacionaria a ambos lados del Atlántico. En Estados Unidos, los republicanos en el Congreso introdujeron la austeridad en 2010 y el Banco Central Europeo comenzó a ajustar su política de tasas de interés en 2011. Pero luego a los responsables de las políticas les empezó a preocupar que la inflación estuviera demasiado baja y que resultara imposible reavivarla.…  Seguir leyendo »

“La inflación es un problema multicausal. Debemos abordarlo de modo integral, con políticas macroeconómicas consistentes y sostenibles. Y con diálogo social que permita estructurar acuerdos de mayor alcance”. Estas fueron las palabras del presidente de Argentina, Alberto Fernández, durante su discurso el lunes 1 de marzo, en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso.

El gobierno de Fernández ha prometido poner en el centro de la escena a la inflación. Para esto, la propuesta ha sido buscar un camino que aporte una solución estructural e integral al problema. Sin embargo, para resolver el problema crónico de la inflación en Argentina, hay que tener en cuenta dos dimensiones: la económica y la política.…  Seguir leyendo »

Los masivos programas de estímulo fiscal y monetario en Estados Unidos y otras economías avanzadas alimentan un encendido debate sobre la posibilidad de que la inflación esté a punto de aumentar. El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años y las tasas hipotecarias ya están subiendo, previendo que la Reserva Federal de EE. UU. —el Banco Central mundial de facto— se verá obligada a incrementar las tasas, con la posibilidad de que estallen burbujas de activos en todo el mundo; pero aunque los mercados probablemente exageran los riesgos inflacionarios de corto plazo para 2021, no terminan de percibir sus peligros en el largo plazo.…  Seguir leyendo »

Vuelve la inflación

Los pronósticos actuales de muchos bancos, bancos centrales y otras instituciones sugieren que la inflación no será un problema en el futuro inmediato. El Fondo Monetario Internacional, por ejemplo, prevé que, hasta alcanzar el horizonte temporal de sus pronósticos en 2025, la inflación en el mundo seguirá contenida; ¿es posible, de todas formas, que quienes hacen caso de estos pronósticos se encuentren con una desagradable sorpresa?

Los modelos económicos son, desde hace mucho, notablemente imprecisos para predecir la inflación y la COVID-19 complicó aún más el desafío. Quienes hacen los pronósticos económicos calibran sus modelos con datos de los últimos 50 años para explicar y predecir las tendencias económicas, pero las condiciones económicas actuales no tienen antecedentes en ese período.…  Seguir leyendo »

La época es diferente. Diferente de la crisis financiera mundial. La gran diferencia reside en el impacto en la cantidad de efectivo en circulación. La crisis financiera y la de la zona euro provocaron una contracción inicial del crecimiento de la oferta monetaria seguida por un periodo de desinflación.

Según datos del Banco Central Europeo (BCE), recientemente el M1, una medida restringida de la masa monetaria, se ha expandido a tasas anuales próximas al 14%. El M3, una medida más amplia, está aumentando a poco más del 10%. Esto representa aproximadamente el doble de su expansión histórica. En Estados Unidos la situación es más trágica.…  Seguir leyendo »

La pandemia se ha comparado con una guerra, aunque es una guerra contra una enfermedad, no contra otros humanos. Al igual que una guerra, está transformando las economías y exigiendo enormes aumentos en el gasto público y en el apoyo monetario. Ciertamente legará una deuda pública y unos balances de los bancos centrales mucho más elevados.

¿Esto significa que habría que responderse afirmativamente a la pregunta de si este largo ciclo de deuda forzosamente terminará en inflación? No, pero es posible que suceda. Después de la Primera Guerra Mundial y durante el proceso hiperinflacionario de 1923, Alemania se sirvió de la inflación para eliminar la deuda interna originada en el conflicto bélico. …  Seguir leyendo »

Aux Etats-Unis, la hausse des prix franchit le cap des 10 % au printemps 1979, juste avant l’élection présidentielle de 1980. Les syndicats obtiennent des ajustements de salaire de 7,4 %. Les mécanismes de contrôle des prix et des salaires mis en œuvre, fin 1978, par le président démocrate Jimmy Carter se révèlent impuissants pour lutter contre l’inflation. Le président américain décide alors de nommer Paul Volcker à la tête de la Réserve fédérale des Etats-Unis. Ancien président de la Réserve de New York et ex-sous-secrétaire du Trésor de Richard Nixon, ce dernier bénéficie d’une solide réputation de rigueur. Deux mois après son entrée en fonctions, il modifie l’approche monétaire de la Fed et débute les hostilités contre l’inflation, ce qui fait grimper les taux d’intérêt au-delà des 15 %.…  Seguir leyendo »

Las discusiones en torno a la política económica en Europa solían estar dominadas por el número tres: el límite superior del 3% del PIB sobre los déficits fiscales. Si bien las reglas fiscales consagradas en el Tratado de Maastricht eran por cierto mucho más complejas, el debate público tendía a centrarse en la cifra del 3%, especialmente cuando los déficits se inflaron durante la crisis del euro hace casi diez años.

Hoy, en cambio, el número dos influye en los responsables de las políticas económicas, representado por la meta de inflación del 2% del Banco Central Europeo. Si bien el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea no define la estabilidad de precios, el BCE, cuya única tarea oficial es la de garantizar la estabilidad de precios en la eurozona, decidió hace unos años que significa inflación “por debajo pero cerca del 2%” en el mediano plazo.…  Seguir leyendo »