Inmatriculación

¿Debe la Iglesia devolver bienes?

Hablar mal del dinero o de los bienes de la Iglesia es siempre algo entretenido. Está en nuestro ADN. Y, a veces, con razón. No obstante, hay que decir que en los últimos años la Iglesia ha hecho un importante esfuerzo en materia de transparencia para explicar los recursos que tiene y a qué los dedica. Aún así, todo es mejorable.

En febrero del año pasado y a petición del Congreso de los Diputados, el Gobierno hizo publico un listado de bienes inmatriculados por la Iglesia durante el periodo 1998-2015, donde aparecían un total de 34.976 bienes que podrían estar registrados a través del mecanismo extraordinario de certificación.…  Seguir leyendo »

El principio constitucional de cooperación es uno de los más importantes en las relaciones del Estado español con las confesiones religiosas y la Iglesia católica. Año tras año, la Conferencia Episcopal Española presenta su memoria de actividades, en la que muestra lo que la fe de los católicos le permite devolver a la sociedad en la que vive. La atención en los hospitales, centros de caridad, comedores sociales, colegios, universidades, asociaciones, fundaciones, parroquias y otras instituciones han cobrado una relevancia especial durante el tiempo de pandemia.

Todo lo que la Iglesia es, lo que recibe y lo que tiene, lo pone al servicio de los demás, porque la Iglesia coopera.…  Seguir leyendo »

Hablar sobre el dinero y los bienes de la Iglesia es casi un deporte nacional. Todo el mundo opina y no siempre con datos. Cuando no es la asignación tributaria son los supuestos privilegios fiscales y, si no, siempre se puede echar mano de la Mezquita-Catedral, que el obispado de Córdoba se apropió por 30 miserables euros. ¿Qué hay de verdad en esto último? Intentaremos responder a los 10 mitos más importantes sobre el tema.

¿Las inmatriculaciones de la Iglesia son un privilegio? Inmatricular consiste en inscribir en el registro de la propiedad una finca por primera vez, es decir, una finca no inscrita previamente.…  Seguir leyendo »

En la edición de 4 de julio pasado de EL PAÍS, el profesor de Derecho Civil de la Universidad de Córdoba, nuestro colega Antonio Manuel Rodríguez Ramos, publicó un interesante y sorprendente artículo titulado “El paraíso fiscal de la Iglesia”. Nos pareció interesante por la materia (no reflejada en el título) que trataba: la inmatriculación registral de los bienes de la Iglesia católica. Sorprendente, por la forma de hacerlo y por alguna de sus afirmaciones. Al comentar entre nosotros uno y otro aspecto estuvimos de acuerdo en que merecería la pena aportar algún dato y comentar ciertos aspectos que podrían contribuir a enfocar mucho mejor un tema que, como buena parte de los debatidos en el ámbito registral, es técnicamente complejo.…  Seguir leyendo »

Pedro negó tres veces a Jesús, y el gobierno popular ya se ha negado dos veces a sí mismo en relación con las miles de inmatriculaciones practicadas por la jerarquía católica, de forma clandestina y sin más título de propiedad que su palabra. La primera, derogando este privilegio jurídico que ha propiciado el mayor escándalo patrimonial de la historia de España. La segunda, acatando la orden del Congreso que le obliga a elaborar un listado de bienes inmatriculados. Y la tercera llegará cuando reconozca que todas estas inscripciones, así como las exenciones fiscales por su actividad empresarial, son nulas por vulnerar la Constitución, la normativa europea y los derechos humanos.…  Seguir leyendo »

La Seo no es de nadie porque nos pertenece a todas y todos. Siempre fue bien de dominio público y lo será, a pesar de su aparente privatización a nombre del Arzobispado de Zaragoza, porque su inmatriculación es nula de pleno derecho. En la forma y en el fondo. Y lo que es nulo, no existe y no produce efecto alguno. Como si jamás hubiera ocurrido

Elías Yanes la inscribió en el Registro de la Propiedad diez años antes de que la ley se lo permitiera y sin aportar más de título de propiedad que su palabra, gracias a dos normas franquistas, inconstitucionales y contrarias a la Convención Europea de los Derechos Humanos.…  Seguir leyendo »