Islas

Vivir hoy en un pequeño estado insular es enfrentarse periódicamente a la ironía más cruel del cambio climático. Las islas contribuyen poco al calentamiento global, pero son las primeras en sufrir sus efectos devastadores y las menos preparadas para manejarlos.

Mientras las emisiones de dióxido de carbono de países industrializados más grandes y ricos siguen calentando el planeta, el aumento de nivel de los mares les roba territorio a estas islas. Además, inmensos huracanes como el María y el Irma (potenciados hasta niveles inéditos por el calor antinatural de las aguas) destruyen hogares y sistemas de energía, dejando muerte, destrucción y enfermedad a su paso.…  Seguir leyendo »