Izquierda abertzale

Joseba Asirón celebra en el balcón del ayuntamiento su nombramiento como alcalde de Pamplona. EFE/Villar López

Han pasado ya unos días desde la moción de censura de Pamplona. Un hito inédito en la ciudad que, curiosamente, nos permitió vivir situaciones del pasado y, presumiblemente, del futuro.

Joseba Asirón, de EH Bildu, nuevo alcalde de la ciudad gracias al apoyo expreso del PSOE, afirmó haber vivido ese 28 de diciembre su particular chupinazo en la Plaza Consistorial.

Se refería, tal y como todos vimos, al apoyo recibido a las puertas del Ayuntamiento por parte de sus seguidores, que desde un mes antes (momento en el que reservaron un acto en la plaza) habían comenzado a organizarse para jalear in situ a su héroe.…  Seguir leyendo »

El miedo

Cuando un sagaz portavoz político 2.0 justifica el pacto con Bildu llamándolo partido democrático y progresista, quizás piense que ha redefinido la realidad, bautizando demócrata-progresistas, pero la naturaleza política de la izquierda abertzale está firmemente asentada y persistirá en tanto no revise concienzudamente su pasado de apoyo al terrorismo. En esto no caben trampas: el portavoz solo ha blanqueado retóricamente. No ha cambiado la realidad, salvo en que muestra la involución política de los suyos, asumiendo conceptos que tenían en las antípodas. ¿Da por bueno que sus nuevos colegas apoyasen en su día el terror, pues los llama «progresistas» sin exigirles arrepentimiento?…  Seguir leyendo »

Buenas y malas noticias para comenzar el año. Probablemente, EH Bildu terminará muriendo. Pero, probablemente también, lo hará de éxito.

Morirá porque hay contradicciones sobre las que ni el jinete más hábil (pongamos, un Pedro Sánchez) puede cabalgar.

Pero hasta que eso suceda, su proyecto político tiene muchas opciones de continuar acumulando apoyos hasta desbancar al PNV.

Aunque, seguramente, todavía no en 2024.

EH Bildu, con Sortu como su núcleo duro y dirigente, puede ser, de manera indiscutible, la heredera de la Herri Batasuna de los años 80 y 90. Pero quien base su diagnóstico de lo que representa hoy EH Bildu en una fotografía de aquellas décadas se hallará hoy bastante perdido.…  Seguir leyendo »

PSOE, Bildu y el autoengaño

A nadie debería sorprender lo que estos días se ha consumado en Pamplona, y aun así seguimos viendo las habituales declaraciones de sorpresa. La sólida, apasionada y pública historia de amor entre Bildu y PSOE nos tiene en un estado de desconcierto permanente, como si cada semana despertáramos después de pasar cuatro años desconectados. Pero la cuestión es que no estamos ante ningún misterio inefable, y nuestra sorpresa no es más que el mecanismo de defensa mediante el que intentamos escapar de una realidad social gélida.

Lo que ha pasado en Pamplona es algo muy sencillo de entender, pero es importante explicarlo en sus términos correctos.…  Seguir leyendo »

El muro de Pamplona

La renuncia a cerrar acuerdos políticos con el proyecto nacionalista radical que todavía justifica los centenares de asesinatos de ETA formaba parte de la fibra moral que cohesionaba una idea compartida de España y de la libertad. Así era en nuestro confortable mundo de ayer. Bildu es hoy el partido de moda en el País Vasco y Navarra porque la hipocresía del PNV y la ambición del PSOE, y en otra medida la indolencia del PP, han impedido una mínima pedagogía democrática de la responsabilidad de la izquierda abertzale en la afirmación entre sus seguidores del odio que fue el fundamento emocional de varias décadas de asesinatos y asedio a la convivencia.…  Seguir leyendo »

Con la entrega de la alcaldía de Pamplona a los batasunos se consuma su asimilación al «consenso democrático», valor primordial del Régimen del 78. Rasgarse ahora las vestiduras por lo ocurrido es como llorar ante la leche derramada.

Para ser incluidos en dicho «consenso democrático», a los batasunos les bastó con renunciar al plomo y al amonal, pudiendo en cambio defender las mismas ideas que defendían antes. Pues, como han repetido los prohombres más respetados del Régimen del 78, «nuestra Constitución no es militante». Es decir, no exige a quienes están protegidos bajo su manto adherirse a los principios que supuestamente la fundan.…  Seguir leyendo »

Durante la Transición una espesa capa de silencio, impenetrable, anegó el País Vasco. El silencio, lacerante, pervivió durante décadas, llenando los intersticios de la vida social. Desgarró la democracia en el País Vasco e hizo trizas las convicciones éticas, pues, aunque no se hablaba de ello, el silencio encubría la pregunta que lo inundaba todo, si cabe admitir el asesinato. La respuesta, también silenciosa, admitía la condena de muerte por sentencia arbitraria del asesino. No hablar, callar, mirar hacia otro lado, equidistar, no responder si casualmente a alguien se le escapa una crítica, hablar de otra cosa, de fútbol, por ejemplo, pero también de las tradiciones, del idioma, de la identidad, de los que vienen de fuera… El silencio adquirió muchas formas y ninguna fue inocente.…  Seguir leyendo »

Arnaldo Otegi, el 27 de noviembre en San Sebastián cuando hizo pública su renuncia a ser candidato a lehendakari en 2024.Javier Hernández

Bildu podría ganar las elecciones vascas de 2024 y, al día siguiente, habría voces afirmando que la sociedad vasca es filoetarra. Algunos no han entendido aún la evolución de las actuales Cataluña o Euskadi. La realidad es que la renuncia de Arnaldo Otegi como candidato a lehendakari  demuestra que Bildu está dispuesta a soltar símbolos del pasado en aras de su normalización política. Y ello no solo tendrá implicaciones autonómicas a corto plazo; también lanza un aviso a Pedro Sánchez y a la derecha en España.

La coalición abertzale vivía hasta la fecha entre dos aguas, fruto de la brecha generacional que atraviesa ese espacio.…  Seguir leyendo »

Sánchez sacude el tablero vasco

Desde que triunfó la moción de censura en 2018, la sorpresa no ha dejado de estar presente en la vida política española. Maquiavelo y su fortuna siguen de plena actualidad. La semana pasada el PNV nos dejaba a todos boquiabiertos prescindiendo de Iñigo Urkullu, actual lehendakari, que ha retenido para el partido fundado por Sabino Arana el Gobierno vasco durante las tres últimas legislaturas en condiciones no siempre fáciles.

El sustituto, Imanol Pradales, es un producto bastante desconocido salido de la margen izquierda de la Ría, lo que también es un dato de interés: el PNV se ha consolidado en zonas antaño obreras y donde se situaban gran parte de las migraciones venidas de España.…  Seguir leyendo »

La derrota de Pedro Sánchez el pasado 28 de mayo empezó hace cuatro años, justo cuando todos creímos erróneamente que había comenzado su victoria tras sus pactos con Podemos y los separatistas. Nadie supo ver entonces el proceso de decadencia electoral que se había puesto en marcha.

Fue el 2 de agosto de 2019 cuando la dirigente socialista María Chivite consiguió la presidencia de la Comunidad Foral de Navarra gracias a la abstención de cinco de los siete diputados de EH Bildu. Una abstención sospechosa porque los herederos de ETA apoyaron a la candidata socialista con el número exacto de abstenciones necesarias.…  Seguir leyendo »

En un alarde de su escasa catadura moral, el vetusto líder del PNV Javier Arzallus explicó con una frase harto gráfica el reparto de funciones dentro del nacionalismo vasco. «Unos mueven el árbol y otros recogen las nueces» dijo. Es decir, que la agitación que generaba ETA con sus crímenes era aprovechada políticamente por el PNV. ¡Todo un equipo!

En los años que van de 1978 a 1989 ETA asesinó a 549 personas; de las que cuatro eran socialistas. Los asesinados en la década de los 90 fueron 163 y de ellos uno del PSOE. Siete socialistas cayeron en los diez años siguientes del 2000 al 2010 de entre los 58 muertos de ese periodo.…  Seguir leyendo »

Bildu y el síntoma plurinacional

La campaña para las elecciones autonómicas y municipales, inservible a estas alturas, se ha convertido, de nuevo, en un tema vasco. Bildu ha querido satisfacer a su sector más duro, Sortu y alguna organización juvenil, colocando en las listas a 44 condenados por terrorismo. Covite, un mástil moral al que agarrarnos, ha estado vigilante y la opinión pública ha conseguido que renuncien de forma diferida al menos los candidatos que tenían delitos de sangre a sus espaldas. Es una victoria pírrica, porque deberían haber anunciado su renuncia todos los candidatos que han tenido relación con ETA vía condena, pero el suelo ético vasco es en realidad un subsuelo y bien está, como ha señalado Arcadi Espada en estas páginas, que la representación cumpla la función de reflejar los pareceres indecentes de votantes y partidos.…  Seguir leyendo »

El terebrante concierto de Sánchez con Otegi

El martes quedó claro en el Senado que Sánchez no va a renunciar a pactar con Bildu y el miércoles se demostró en el Congreso que es verdad que el presidente es bastante "más cruel" con el partido de Feijóo que con el de Otegi.

Eso no significa que el PP se comportara de forma impecable ni en uno ni en otro debate. A Feijóo le sobró presentar a Sánchez como la "gran esperanza de violadores, pederastas, sediciosos, corruptos, okupas y de los que iban con pasamontañas y pistolas". Es obvio que todos esos colectivos tienen líderes más afines a los que votar.…  Seguir leyendo »

Ojalá no se hubiera impuesto la lógica amigo-enemigo. Cuánto me complacería regresar a la España del abrazo, verla resucitar bajo el cuadro de Juan Genovés según el espejismo de hace siete años, cuando alcanzar un pacto de legislatura entre Ciudadanos y el PSOE fue tan fácil, cuando Podemos prefirió que gobernara Rajoy, cuando no sabíamos (nadie lo sabía) quién era Sánchez.

Ojalá los jóvenes que desprecian la Constitución porque no la votaron supiesen lo que es una Constitución, estuvieran familiarizados con la historia de la España contemporánea, comprendiesen lo excepcional de este período que agoniza. Por cierto, yo tampoco pude votar la Constitución, me faltaban tres meses para la mayoría de edad, y siempre la he considerado mía, nuestra.…  Seguir leyendo »

La reciente polémica acerca de la inclusión en las listas electorales de EH Bildu de 44 etarras condenados por terrorismo, siete de ellos por asesinato, merece una reflexión que se sitúe más allá de la estrategia política de los partidos, de las manidas exhortaciones al decoro y a la dignidad, y que se coloque en el terreno de la comprensión de la ley vigente y de cómo los españoles y nuestros tribunales de justicia entendemos el Estado de derecho: como un sistema capaz de proteger nuestra libertad.

Al analizar la cuestión del derecho del Estado de Israel a perseguir, enjuiciar y condenar al jerarca nazi Adolf Eichmann, Hannah Arendt se centró en el problema de la "banalidad del mal" como bálsamo purificador de conciencias.…  Seguir leyendo »

Define el diccionario de la Real Academia Española la quimera como «aquello que se propone a la imaginación como posible o verdadero, no siéndolo».

Durante la presente semana, el presidente Sánchez ha terminado de vincular el futuro de la formación política a la que representa, el Partido Socialista Obrero Español, a los designios de un movimiento independentista de izquierdas, como es Euskal Herria Bildu, por contraposición a retornar al entendimiento con la mayoría de los españoles no independentistas, representados por las opciones del centroderecha español. En la disyuntiva, ha optado por la izquierda, aun siendo ésta independentista, en lugar de optar por el encuentro con la mayoría de los españoles representados por opciones no independentistas, aunque no sean de izquierdas.…  Seguir leyendo »

Bildu: la renuncia imposible

La hipótesis menos pesimista de las que podrían emplearse para explicar algunas de las reacciones a la noticia sobre las listas electorales de EH Bildu es que la mayoría de los ciudadanos no sepan qué es EH Bildu. Leemos por allí que no es para tanto, que las listas pueden no gustar pero son legales; algunos incluso llegan a decir que no podemos reprocharles nada, que son un partido ejemplar. Después están los que fingen sorprenderse. Es incomprensible que puedan hacer algo así, lamentan, como si la presencia de etarras en las listas de la izquierda abertzale no fuera una tradición muy arraigada en nuestra democracia.…  Seguir leyendo »

A través de las redes sociales tuve acceso a la carta que María Teresa Castells, una de las fundadoras de la Librería Lagun de San Sebastián, envío a El País en 1996. La compartía, oportunamente, su nieto Martín Recalde.

La carta resulta un documento imprescindible si nos tomamos en serio la memoria y la dignidad de las víctimas del terrorismo. Desgarradora y emocionante a partes iguales. Apela, como bien señalaba Martín, a la esquizofrenia política en la que vivió forzosamente y durante años mucha gente olvidada por nuestros poderes públicos y por nuestra política: esos luchadores antifascistas y demócratas que, después de sufrir el oprobio de la dictadura franquista, concatenaron en democracia otra persecución totalitaria, la de la banda terrorista ETA.…  Seguir leyendo »

Bildu y el ritual de purificación

«Es la primera vez que, sin ambigüedades ni circunloquios, la izquierda abertzale pide perdón (sin usar esa palabra expresamente) a las víctimas de ETA, aunque no condena la actividad terrorista de la banda, que causó 853 víctimas mortales». Esta era el texto que El País publicó en su portada el 19 de octubre de 2021 con una amplia foto de Otegi, un día después de solemnizar así los diez años del cese de ETA. Esa es la declaración a la que ahora, al renunciar a sus actas, aluden de nuevo siete candidatos de Bildu condenados por asesinatos como miembros de ETA: «Nos sumamos expresamente a la Declaración del 18 de Octubre como una mirada autocrítica sobre el ciclo de enfrentamiento anterior».…  Seguir leyendo »

Mi primer recuerdo político de infancia fue viendo un Informe Semanal sobre ETA con mi padre. Quizás, porque ser hija de Guardia Civil y haberme criado en un cuartel no es anecdótico, he tendido a reflexionar mucho sobre los pactos con Bildu, entendiendo a la España a la que se le atragantan. Y la conclusión es que Pedro Sánchez ha acelerado en su beneficio político lo que podría ser una brecha generacional latente en el País Vasco.

Ocurrió en Vitoria. Pasé por delante de un gaztetxe, un centro social ocupado, y me fijé en los chavales que había dentro. Me pregunté qué conciencia tenían las nuevas generaciones en Euskadi sobre la lacra del terrorismo.…  Seguir leyendo »