Izquierda abertzale

Pide la canción de Jarcha, símbolo de la Transición, “libertad sin ira”. Rememorando lo que hemos sufrido en Pamplona durante las pasadas fiestas de San Fermín, todavía recientes, es fácil darse cuenta, con temor, de que en Pamplona no existe libertad, y sí mucha ira.

Ira por parte de los radicales abertzales, violentos y amedrentadores, que se creen propietarios de las calles, y que con amenazas, insultos e incluso agresiones, quisieron el pasado 9 de julio impedir que Pablo Casado, entonces candidato a la Presidencia del Partido Popular, y hoy nuestro nuevo presidente, pudiera expresarse libremente en Pamplona. Y quisieron impedir que Pablo, yo misma y otros miembros del PP de Navarra que nos encontrábamos con él aquel día, pudiéramos pasear tranquilamente por las calles de la capital navarra, e incluso que pudiéramos tomarnos un aperitivo para disfrutar de las fiestas.…  Seguir leyendo »

El pasado jueves 17 de agosto era un día señalado para la izquierda abertzale. Salía de cárcel Rafael Díez Usabiaga, a quienes Arnaldo Otegi y sus secuaces pretenden entronizar como nuevo mártir y renacido líder. Durante días anunciaron su excarcelación haciendo las habituales omisiones de su currículo: su militancia en el brazo político de ETA con las siglas de la ilegalizada Herri Batasuna, su condena por colaboración con organización terrorista por tratar de reconstruir la formación política a las órdenes de ETA y su falta de condena del terrorismo y de los más de 800 asesinatos perpetrados por la banda.

La tarde del jueves iba a ser, como decía, la de su subida a los altares: le esperaba un homenaje multitudinario en Lasarte con banderas, aplausos y vítores previsto para las siete y media.…  Seguir leyendo »

De Elgoibar a Ermua hay una distancia de 11 kilómetros aproximadamente. Un paseíto. De Eibar a Ermua, mucho menos. Hace 20 años, Carlos Totorica, alcalde de Ermua, hizo caminar a los ciudadanos que no podían resistir la rabia para no dejarse llevar por el impulso de contestar con la violencia a los intolerantes que eran conocidos y temidos en cada pueblo. También en Ermua, también en Elgoibar. Pero no fueron temidos durante aquellas horas en que la justa rabia podía al miedo. Cuenta el que sigue siendo alcalde en la localidad vizcaína que nunca les han perdonado el que fueran los primeros en rebelarse comunitariamente frente al miedo de ETA; aunque fuera de forma pacífica.…  Seguir leyendo »

El extraordinario poema La casa de mi padre de Francisco Javier Irazoki comienza así: “Desde la casa / primero se veía el miedo / y después, / el color verde del paisaje”.

Les ruego que sigan el hilo de tres historias que, en el fondo, siguen siendo la misma.

Cuando el 8 de agosto de 2002 más de 30 miembros de Batasuna se acercaron a la Casa del Pueblo de Andoain, para precintarla, se encontraron a dos hombres dentro: uno era el concejal socialista Estanis Amutxastegi y el otro, mi hermano, Joxeba Pagazaurtundúa. Los de Batasuna, pese a gobernar el municipio, también utilizaban técnicas mafiosas en sus campañas de propaganda.…  Seguir leyendo »

¿Se imaginan una región francesa donde se reivindicaran los derechos de los violadores y se olvidara a las mujeres violadas? ¿Se imaginan un Länder alemán donde se homenajeara a los nazis en las fiestas populares, despreciando la memoria de sus víctimas? Cinco años después de que ETA decidiera el cese definitivo de la actividad armada, viajar por el País Vasco es un recuerdo constante de los verdugos y un miserable olvido de los asesinados.

Siempre fui reacio a visitar el País Vasco, especialmente los pueblos gobernados por los fanáticos; sólo había estado allí camino de Cantabria. Sin embargo, este verano decidí que había llegado el momento… La primera impresión es de una turbadora belleza: pueblos rodeados —sería mejor decir empequeñecidos— por una naturaleza tan exuberante e inmensa como si no hubiera pasado la civilización por ella; abetos que acarician el cielo, prados pespunteados con caseríos… Pero al nacionalismo vasco (al nacionalismo en general) se le podría aplicar lo que decía Francisco de Vitoria sobre Lutero: “No ha dejado nada sin contaminar”.…  Seguir leyendo »

Quizá los de Podemos crean que están siendo muy originales en su intento de boicotear la presencia del jefe del Estado en el Congreso de los Diputados durante la apertura solemne de la legislatura. Pero la verdad es que todo tiene su antecedente y los chicos de Pablo Iglesias no hacen hoy sino un remedo de los actos que protagonizaron sus colegas de Herri Batasuna y Laia durante la presencia del rey Juan Carlos en la Casa de Juntas de Guernica el 4 de febrero de 1981.

Vivíamos años muy convulsos en nuestra recién estrenada democracia cuando los reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, acompañados por el entonces Príncipe de Asturias, don Felipe (ese al que hoy tratarán de boicotear los de Pablo Iglesias) hicieron al País Vasco la primera visita oficial tras su coronación.…  Seguir leyendo »

Los resultados de las elecciones al Parlamento vasco celebradas el pasado 25 de septiembre ponen de manifiesto un hecho sobre el que no se reflexiona a pesar de la gravedad de lo que revela. Me refiero a que 46 de los 75 escaños del Parlamento vasco (sin incluir los once logrados por Podemos) han sido obtenidos por partidos nacionalistas (PNV y EH Bildu), que han recibido el respaldo del 58,88 por ciento de los votantes. O lo que es lo mismo, 397.664 votos el primero y 224.254 el segundo. Entre ambos, la nada desdeñable cifra de 621.918 votos (de un total de 1.012.085).…  Seguir leyendo »

Esta semana los cachorros de la banda terrorista ETA han eclipsado a sus mentores. Cuando todo indicaba que las noticias se centrarían en el quinto aniversario del “cese definitivo de la violencia”, los radicales se han pasado de frenada. Habíamos visto los homenajes a los terroristas en la calle, la celebración de jornadas pidiendo la salida de las Fuerzas de Seguridad del País Vasco y Navarra y hasta la contaminación de las fiestas populares con carteles y brindis en honor a los terroristas, pero todo quedaba ahí. Hasta ahora.

La madrugada del pasado sábado, dos agentes y sus parejas fueron agredidos en un bar de Alsasua.…  Seguir leyendo »

El 17 de octubre de 1965 el Gobierno vasco organizó el primer Gudari Eguna (Día del Soldado Nacionalista Vasco), homenajeando a los batallones nacionalistas que habían luchado en la Guerra Civil. Hubo misas en distintos puntos de Euskadi, a las que asistieron antiguos oficiales, gudaris y militantes del PNV. Se escogió aquel domingo por ser el más próximo al aniversario del fusilamiento de catorce presos (ocho de izquierdas y seis nacionalistas) en la localidad cántabra de Santoña (15 de octubre de 1937). A partir de entonces, el PNV festejó el Gudari Eguna como parte de su calendario conmemorativo. Ahora bien, como ha estudiado Jesús Casquete (En el nombre de Euskal Herria), poco más de una década después ETA y su entorno habían vampirizado aquella fecha.…  Seguir leyendo »

A Ernest Lluch. In memoriam

Nunca se demostró que Arnaldo Otegi haya asesinado a ningún rival político. Nunca se demostró que haya señalado con el dedo a nadie para que lo asesinaran por denunciar y oponerse a la política terrorista de ETA. Pero tampoco nunca se le vio derramar una lágrima por ninguna víctima de ETA. No se le vio triste, ni apesadumbrado cuando la organización terrorista ajusticiaba en plena calle o en un lugar público a un disidente. Cuando se le preguntaba por alguna víctima de ETA en concreto, el dirigente político remitía con fulminante frialdad a la existencia de un conflicto que él no se cansaba de calificar casi solemnemente como “el conflicto vasco”.…  Seguir leyendo »

Las biografías teatralizadas o llevadas al cine sobre santo Tomás Moro -Lord Canciller de Enrique VIII y por él martirizado- narran un episodio de sobra conocido: el intenso debate entre Moro su yerno Roper. Resume muy bien la actitud del hombre de leyes ante la necesidad de respetarlas, aunque beneficien al mismísimo Diablo, y advertir de los beneficios que se derivan de ese respeto, beneficios cuyos primeros destinatarios somos nosotros mismos.

Muy en resumen, Roper se indignaba ante los miramientos del Lord Canciller hacia Rich, uno de los personajes más detestables de la época de los Tudor y cuyo perjurio en el juicio seguido a Moro ayudó a condenarlo a muerte.…  Seguir leyendo »

Prescindiendo de otro tipo de argumentos, políticos o morales, que no son objeto de este artículo, Arnaldo Otegi no debe ser candidato si nos atenemos al criterio jurisprudencial seguido hasta ahora por el Tribunal Constitucional. Para saber por qué, hay que atender a una discusión jurídica centrada en resolver si una sentencia firme que priva del derecho al voto al Sr. Otegi le convierte también en inelegible para todo cargo público pese a que, tal vez por error, la sentencia no contemplaba su inelegibilidad expresamente. En lo relativo a la imposición de la pena de suspensión del derecho de sufragio la sentencia no fue impugnada por el reo.…  Seguir leyendo »

Pero vamos a ver. Si Otegi está inhabilitado para cargo público, por sentencia firme, hasta el 2021, ¿cómo puede ser candidato a las próximas elecciones en el País Vasco? ¿Qué broma es ésta? Esto es una afrenta no sólo a las víctimas de ETA, sino a todos los españoles que creemos en la justicia. Esa justicia que definía Aristóteles como ‘dar a cada uno lo que le corresponde’. Y, evidentemente, a un terrorista como Otegi, en un país con memoria, sólo le correspondería ser candidato a la vergüenza y al olvido; pero en una parte de esta tierra nuestra, que no anda sobrada de dignidad, secuestrar, torturar, participar en atentados y reconstruir una organización terrorista es un buen currículum para poder ser elegido lehendakari.…  Seguir leyendo »

Nacido en 1958, Arnaldo Otegi –todavía «Otegui»– tenía apenas cumplidos los 21 años cuando, como miembro del comando terrorista de ETA denominado «Kalimotxo», participó en Madrid, en la calle de la Morería, en el secuestro que me privaría de libertad entre el 11 de noviembre y el 12 de diciembre de 1979. Según narró a la Policía la ciudadana francesa Françoise Marhuenda, también integrante del comando, en la acción criminal participaron asimismo Luis María Alcorta Maguregui, alias «Bigotes», y José María Ostolaza Pagoaga, alias «Barbas». Siempre según la versión de Marhuenda, se trataba del mismo comando terrorista que unos meses antes había intentado el secuestro del, como yo, entonces diputado de la UCD Gabriel Cisneros, que logró zafarse del criminal intento no sin antes recibir unos disparos que a punto estuvieron de acabar con su vida y que le produjeron graves e irreversibles heridas.…  Seguir leyendo »

La democracia inerme

Mi liberada:

Sé que cada 6 de diciembre tu corazón brinca, y me alegra escribirte. Tengo una historia ejemplar que contarte. Hace un par de meses el regimiento del Ejército de guarnición en Navarra mandó una carta a los colegios de la región invitándoles a asistir a la parada militar que el regimiento celebra un viernes al mes. La intención del mando se inscribía en una estrategia obvia y decente: recuperar la visibilidad que el terrorismo había robado durante décadas al Ejército. Una visibilidad que el nacionalismo se empeña en oscurecer cuando boicotea, sistemáticamente, las actividades militares en ciudades, valles y montañas.…  Seguir leyendo »

El final de la violencia de ETA

A la memoria de Txiqui Benegas

Se cumplen hoy cuatro años desde que ETA anunció el cese definitivo de la violencia. Cuatro años desde el día en que ETA decidió hacer pública su derrota sin haber logrado ninguno de sus propósitos. No se disolvió y las fuerzas de seguridad han seguido haciendo eficazmente su trabajo. La detención reciente de sus máximos dirigentes le ha permitido decir a alguna autoridad ministerial que lo que queda de ETA cabe en un microbús pequeñito. Es tan cierto ahora como lo era hace cuatro años.

En tanto llega esa disolución, quizá no sea ocioso recordar algunas cosas del otro final, el de la violencia, que nos ha permitido vivir cuatro años sin atentados, sin extorsiones y sin amenazas.…  Seguir leyendo »

Los partidos nacionales en Euskadi

Reflexionar sobre la política vasca aplicando la razón, que siempre es bienvenida en otros ámbitos del espacio público, no es recomendable. Allí todo está comprometido por las consecuencias del terrorismo de ETA, y es más sencillo optar por un posicionamiento moral o sentimental que emplear el frío instrumento de la razón para restañar las profundas heridas provocadas por las acciones terroristas.

Uno de los aspectos que certifican la complejidad de este tipo de violencia criminal es que las consecuencias perviven después de desaparecida la organización terrorista; el final es confuso y los que han ganado se pueden sentir frustrados por los resultados finales y los perdedores pueden sentirse vencedores al sentirse respaldados en las urnas por sus partidarios.…  Seguir leyendo »

Estiamdo Pablo: Hay una historia que quizá no conozcas y que seguramente te va a interesar. El 9 de enero de 1998 ETA asesinó en Zarauz al concejal del PP José Ignacio Iruretagoyena. La bomba lapa que le pusieron en el coche estalló cuando se dirigía a trabajar. Tenía 35 años y dos hijos; el más pequeño, de seis meses. El crimen formaba parte de la estrategia que los responsables de la banda habían puesto en marcha cuatro años antes para «socializar el sufrimiento» (ya no bastaba con matar a policías o guardias civiles: había que llevar al cadalso a otros colectivos para que el conjunto de la sociedad se sintiera interpelado).…  Seguir leyendo »

Según Cayo Lara, coordinador general de Izquierda Unida, “el PSOE se equivoca en Navarra: si Bildu es legal, ¿por qué no puede gobernar?”.

La respuesta es: sí puede gobernar, pero no con el apoyo de formaciones democráticas mientras conserve actitudes que no lo son.

La derrota de ETA fue política y no solo operativa. En realidad, la derrota política precedió a la otra. La base de ambas fue su fuerte debilitamiento por la acción policial y judicial, que llevó a que la mayoría de sus miembros estuvieran en prisión. Pero la ilegalización de su brazo político y el consenso de los partidos (tras el atentado de la T-4) sobre la negativa a cualquier negociación le dejaron sin estrategia: sin un proyecto al que la violencia pudiera hacer avanzar.…  Seguir leyendo »

Con vistas al final de ETA, mientras la parte nacionalista moderada se contenta con su mero desarme, la más radical ni siquiera se aviene todavía a renegar de su curriculum asesino. ¿Cómo no sacar de ello una lección? Si se ha ganado la batalla contra el terrorismo (aún sin confirmar del todo), en España estamos perdiendo la guerra declarada por el nacionalismo étnico. Tal vez porque muy pocos la perciben o militan en esta guerra. Como si los atentados etarras hubieran sido tan sólo repugnantes excepciones criminales, no se repara lo suficiente en que nacían de unos presupuestos rechazables, aun cuando los compartieran muchos ciudadanos.…  Seguir leyendo »