JJOO (Continuación)

¿Quién quiere todavía unos Juegos Olímpicos? Queda ya muy lejos el tiempo en que los gobiernos y las grandes ciudades pugnaban por conseguirlos. De una sesión a otra, el campo de la competición se va reduciendo. Cuando, hace doce años, París quedó eliminada ante Londres, muchos franceses de entonces se sintieron humillados. Esta vez París adelantó a Los Ángeles y los Juegos se celebrarán allí en 2024. ¿Pero alguien ha visto a parisinos orgullosos y alegres desfilar por las calles? La verdad es que no.

Solo las personalidades oficiales, el presidente Macron, la alcaldesa de París –Anne Hidalgo–, los dirigentes de los clubes y los anunciantes directamente implicados en esta aventura más política que deportiva han apreciado el que Francia haya ganado.…  Seguir leyendo »

Uno de los legados que queda de los Juegos Olímpicos de Barcelona de hace 25 años es su profundo espíritu federalista. Tras recorrer la antorcha olímpica toda España, entre el 25 de julio al 11 de agosto de 1992 se practicó con toda normalidad el multi-lingüismo y la multi-capitalidad, dos de los rasgos deseables de un modelo federal. La voz de Constantino Romero nos acostumbró a que el catalán y el castellano podían estar al mismo nivel, junto al inglés y el francés. Barcelona compartió protagonismo con Sevilla y Madrid en los llamados fastos del 92, pero también descentralizó las sedes olímpicas por todo el territorio catalán y más allá, con pruebas en otras Comunidades Autónomas.…  Seguir leyendo »

La ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984. Quizá fue la última vez que las olimpiadas fueron rentables. Credit Suzanne Vlamis/ Associated Press

Ejércitos de delegados de cuatros ciudades —dirigidos por una serie de magnates, banqueros, empresarios y funcionarios gubernamentales— luchan para halagar a los líderes del Comité Olímpico Internacional (COI) con la esperanza de que les otorguen el derecho de ser la sede de los juegos de verano de 2024. Los delegados representan a Los Ángeles, París, Roma y Budapest, y tienen reuniones con casi todos los que pueden influir en el resultado.

Sin embargo, estas ciudades buscan ganar un privilegio que durante las últimas tres décadas también ha sido visto como una maldición. Con pocas excepciones, los juegos le han costado miles de millones a las ciudades anfitrionas.…  Seguir leyendo »

Varios habitantes de una favela observan desde la distancia la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Río el 21 de agosto de 2016. Mario Tama/Getty Images

Pensé en comenzar esta columna elogiando a la gente amigable y de mente abierta de Brasil, la belleza natural de nuestro paisaje y la delicia sin igual de las galletas Globo. Pero quizá el sarcasmo no sea la mejor respuesta para aquellos que me culpan por escribir solo cosas malas de mi país, arruinando la imagen de nuestra amada tierra de la samba y las caipirinhas.

La gente me dice que he criticado abiertamente nuestros problemas. Me reclaman que “la ropa sucia nunca debe lavarse en público” y que sería mejor decir solo cosas positivas de Brasil.

Después de escribir hace poco un artículo en el que criticaba muchos aspectos de la organización de las olimpiadas, me sentí abrumada por la indignación patriótica.…  Seguir leyendo »

The Rio 2016 organising committee in Brazil has given a flagrant two-finger salute to the Paralympics, due to begin in just over two weeks’ time. The Games will, sadly, be remembered for abject failure — save for the sensational performances of the athletes, no doubt, who will be forced to compete in adversity with venues closed and service levels slashed.

Parlous planning and a lack of understanding and interest in the Paralympics has resulted in pathetic 12 per cent ticket sales, lack of sponsors and a Games fighting for its life, with many nations unable to attend through the non-payment of travel grants.…  Seguir leyendo »

Aunque el movimiento olímpico pretende en sus principios fundamentales separar política y deporte en los Juegos, los de Río, como manifestación deportiva global, se prestan a una lectura política. Nada nuevo, en realidad, bajo el sol: recuérdense los boicots de países en el marco de la Guerra Fría o la matanza de deportistas israelíes en Múnich 1972.

Así pues, no es de extrañar que se puedan extraer, junto a enseñanzas de autoayuda personal, lecciones de geopolítica de los Juegos recién acabados, como reflejo que son en bastante medida del poder (blando) en las relaciones internacionales. Asoman en torno a la competición algunos de los flagelos de nuestro mundo: la amenaza del terrorismo, epidemias, el nacionalismo fanático, el racismo, la corrupción, el machismo, el mercantilismo, la inquina entre vecinos, hasta el drama de los refugiados… La hazaña individual es capitalizada, a veces a pesar del propio héroe, por el dirigente político de turno, especialmente cuando es autocrático, de la misma forma que el fracaso puede acarrearle represalias a su regreso.…  Seguir leyendo »

Los organizadores de Río, a estas alturas exhaustos y agobiados, entregan el relevo olímpico a Tokio. Los XXXI Juegos de la Era Moderna, primeros celebrados en Sudamérica, podrían ser recordados por el virus Zika, los estadios vacíos, los abucheos poco edificantes de un público más acostumbrado al fútbol, la ausencia por dopaje de estado de una parte de la selección rusa, el debate del hermafroditismo en los 800 metros femeninos, los dorsales con tipografía de manicomio, las piscinas colapsadas de PH o las protestas políticas. Incluso por las andanzas de tres nadadores norteamericanos que se inventaron una peli de vaqueros para esconder su juerga de niños malcriados.…  Seguir leyendo »

People in a nearby favela watched fireworks exploding during the opening ceremonies of the Rio 2016 Olympic Games. Mario Tama/Getty Images

I thought of beginning this column by praising Brazil’s friendly and open-minded people, the natural beauty of our landscape and the supreme delight that are Globo biscuits. But perhaps sarcasm isn’t the best response to those who blame me for writing only bad things about my country, ruining the image of our beloved land of samba and caipirinhas.

People tell me I’ve been overly critical about our problems. They claim you should “never wash your dirty linen in public,” and that it would be better just to say positive things about Brazil.

After I wrote a recent article criticizing many aspects of the preparation for the Olympics, I was overwhelmed by patriotic outrage.…  Seguir leyendo »

Durante estos últimos días hemos podido disfrutar de la que es considerada la cita deportiva más relevante a nivel mundial: los Juegos Olímpicos. Lógicamente, en un evento de dimensión global, el público otorga gran importancia a la cobertura que realizan los medios de comunicación y, concretamente, a la atención prestada por la televisión.

Aunque nos encontremos en la era de Internet, la audiencia sigue dando prioridad o incluso mayor fiabilidad (por expresarlo de alguna manera) a la pequeña pantalla. En un mundo de múltiples fuentes informativas, el espectador todavía busca un relato que ratifique sus recuerdos en forma de imágenes y sonidos.…  Seguir leyendo »

Los habitantes de Mangueira, una favela en Río de Janeiro, observaron la ceremonia de inauguración de las olimpiadas desde los techos de sus casas. Credit Mario Tama/Getty Images

Cuando fui corresponsal en Brasil hace 30 años había una altísima tasa de inflación. Aumentaba en promedio 707,4 por ciento anual de 1985 a 1989. Los salarios de los pobres se acababan a las pocas horas de recibidos. Hubo tres monedas mientras viví en Río: el cruzeiro, el cruzado y el cruzado nuevo. La única forma en que los brasileños podían salir de esa situación, bromeaban, era por Galeão, el aeropuerto internacional.

Antonio Carlos Jobim, el compositor de “La chica de Ipanema” (y cuyo nombre ahora se añade al de ese aeropuerto), hizo la famosa observación de que “Brasil no es para principiantes”.…  Seguir leyendo »

Cleaning up the Olympics

The Summer Olympic Games in Rio de Janeiro have begun, and as much as I would like to sit back and watch every hour of them (I admit, I snuck a peek of the wondrous Kohei Uchimura competing for his gymnastics gold medal), I find myself engrossed in a different kind of spectatorship: I’m poring over spreadsheets, contracts and organizational charts.

Now that I have been elected governor of Tokyo, which will host the 2020 games, I am quickly preparing myself and my team for the grueling tests of management that lie ahead of us.

In particular, we must become world-class cost-control accountants, so that the games are a success not just for the athletes, but also for the citizens of Tokyo and all Japanese.…  Seguir leyendo »

A wide ocean of fresh concrete glistened outside the fencing arena in the Olympic Village. I was in Rio de Janeiro for the Olympic Test Games, three months before the 2016 Summer Olympic Games.

I am honored to be able travel to Rio de Janeiro — and all over the world — to represent my country and my sport. I feel that I truly am the product of the Olympic movement and that my experiences as a high-performance athlete have molded me into the best version of myself. When I fence with an opponent I feel connected to them without having to speak a common language because fencing is a language all its own.…  Seguir leyendo »

Just before the medal ceremony, and just after having his photograph taken with Teddy Roosevelt’s daughter, the winner of the 1904 Olympic marathon was stripped of his title. It turned out that he had hitched a lift for 11 miles.

The crown was hastily passed to Thomas Hicks, an American. He had won despite declaring that he was going to give up at 17 miles — and had finally made it across the line only after his coach gave him a dose of rat poison to perk him up.

He was lucky, and not just because his support car carried strychnine.…  Seguir leyendo »

Según la leyenda olímpica, ser anfitrión de los Juegos constituye un gran beneficio económico para la ciudad y el país elegidos. En realidad, resulta más frecuente que los Juegos sean un despilfarro, algo que Río de Janeiro está descubriendo.

En primer lugar, consideremos la forma en que se asignan los Juegos a una ciudad. El Comité Olímpico internacional (COI), un monopolio global no regulado, lleva adelante una subasta bianual donde las ciudades del mundo compiten entre sí para demostrar su idoneidad. Los ejecutivos de las empresas —frecuentemente, del sector de la construcción— que se beneficiarían con la preparación de los Juegos suelen liderar el proceso de licitación de las ciudades candidatas.…  Seguir leyendo »

It was one of the most hotly anticipated events of the Rio Olympics — the men’s 4x100m freestyle relay, and the crowd was revved and ready Sunday night. A lot of competitive history was at stake.

So when the relay squads walked out, fans greeted them with all of the intensity that such a marquee event deserves.

Except for the Russians. When the Russians walked out, the thunderous cheers from the international crowd turned to jeers.

Suddenly, there was booing in the Olympic Games. And that’s rare. The global event traditionally sees fans adopting underdogs and cheering on the very last competitor to cross the line, rather than throwing shade in any direction.…  Seguir leyendo »

Las ruinas circulares

Primer día de competición en Río de Janeiro. En la prueba de ciclismo en ruta ‘Purito’ Rodríguez, nacido en Parets del Vallès, provincia de Barcelona, quedaba quinto y España lograba así su primer diploma olímpico en estos Juegos. En todo el mundo se recoge la noticia del resultado de la competición y, de acuerdo con lo que es habitual en la información gráfica sobre las clasificaciones deportivas, el nombre del participante viene acompañado de la bandera del país al que representa; en este caso, la española.

¿En todo el mundo? No, en la televisión pública de Cataluña al lado del nombre de Joaquim Rodríguez (‘Purito’) se pudo ver una bandera catalana.…  Seguir leyendo »

There have been few moments in my life as memorable as competing in the 1984 Olympic Games in Los Angeles. The chance to represent my country was a distinct honor, as was being part of the community of the Olympics — an event with the rare power to unite the world in the common spirit of competition and athletic excellence.

The attention, hopes and energies of the global community uniquely fall into sync during the 17 days every two years when the best athletes in the world gather to compete. It’s what makes the Olympic Games so special to so many.…  Seguir leyendo »

«Y así, por ambas partes, la verdad es acallada». Me sirven de excusa los versos de Shakespeare para hablar de Cervantes. Para dejarme guiar por las sabias reflexiones de un Quijote visionario -al que dicen loco- que comparte con tantos deportistas el anhelo de justicia allá donde estuviere. Y a pesar de que seamos nosotros quienes tengamos que decirnos al cuello de la camisa, no muy alto, para no enrojecer de vergüenza, «largo nos lo fiáis, amigo Sancho».

Se acaban de inaugurar unos Juegos Olímpicos que nos hacen a todos, a los que no competimos, citius, altius, fortius; porque somos nosotros, los ciudadanos de a pie, los que cosechamos en albardas propias el esfuerzo ajeno.…  Seguir leyendo »

Las olimpiadas de la incertidumbre

“Brasil no es para principiantes”, solía decir el compositor Antônio Carlos Jobim. Las Olimpiadas de Río mucho menos, a pesar de que los videntes vaticinen resultados categóricos —sombríos o luminosos— para los juegos olímpicos, antes incluso de la primera medalla.

Brasil ya había experimentado esa epidemia de profetas en los años previos al Mundial de Fútbol de 2014. No faltaba quien previera desmoralizadores problemas organizativos. Luego, a pesar de las numerosas complicaciones, se comprobó que la estructura de la competencia había sido mejor que la de los mundiales de Estados Unidos (1994) y de Japón (2002). Su nivel igualó a los de Francia (1998) y de Corea del Sur (2002, anfitriona en colaboración con los japoneses).…  Seguir leyendo »

Pour l’ex-président Lula, grand promoteur de l’organisation des Jeux olympiques à Rio de Janeiro, l’événement devait permettre de cristalliser auprès de l’opinion internationale l’ascension de son pays sur la scène mondiale. Mais, même si le Brésil recevra athlètes et touristes à bras grands ouverts, l’image qu’il offrira au monde sera celle d’une nation divisée et polarisée, avec deux présidents briguant le pouvoir.

A l’inverse du processus de destitution de Fernando Collor de Mello, en 1992, l’impeachment de Dilma Rousseff ne s’est pas traduit par un amenuisement de la crise brésilienne. Au contraire, nous assistons à une bataille politique et de communication entre le gouvernement intérimaire de Michel Temer et la présidente suspendue, Dilma Rousseff.…  Seguir leyendo »