Lectura (Continuación)

Por José Antonio Millán, editor digital; escribe sobre lectura y edición en el blog de El futuro del libro (LA VANGUARDIA, 22/04/07):

Leo libros a mis hijos en voz alta. Muchos padres lo hacen: es una especie de rito vespertino. Pero lo curioso de mi caso es que es una práctica que sigo desde hace bastantes años...

En casa comenzamos a leer cuentos a nuestros hijos cuando eran francamente pequeños. Quizás sea excesivo hablar de leer:nos sentábamos con el niño en el regazo y un cuento sin letras, de esos con colores y figuras contrastadas, que tanto atraen a los pequeños, y empezábamos a contárselo: "Éste es un oso, y ...".…  Seguir leyendo »

Por Gregorio Salvador, vicedirector de la Real Academia Española (ABC, 30/09/06):

LEO esa espléndida historia autobiográfica de Amós Oz, el escritor israelí, titulada Una historia de amor y oscuridad y, en el capítulo 21, en la evocación de sus años infantiles, nos dice que vivía en determinado barrio de Jerusalén, pero en los márgenes de un bosque, junto a las cabañas, las chimeneas, los prados y la nieve de las historias que leía en los libros que se iban apilando en su cuarto, que vagaba sin cesar por aquellos bosques virtuales, por aquellos bosques de palabras, cabañas de palabras y prados de palabras.…  Seguir leyendo »

Por Montserrat Fons, profesora de Didáctica de la Lengua de la Universitat de Barcelona (EL PERIÓDICO, 14/09/06):

Con el inicio del curso, el ministro francés de Educación, Gilles de Robin, ha ordenado por decreto "el aprendizaje de la lectura según el método silábico". El típico "la m con la a, ma; la s con la a, sa..." es el que será obligatorio a partir de ahora. Esta decisión, preludiada el pasado curso con reiteradas declaraciones públicas, ha sido replicada por autoridades cientí- ficas y movimientos pedagógicos, lo que ha originado un debate del que la prensa francesa se ha hecho eco.…  Seguir leyendo »

Por Félix de Azúa, escritor. Este texto forma parte de la conferencia de clausura de la Feria del Libro de Jaca, agosto de 2006 (EL PAÍS, 13/09/06):

A principios de agosto apareció un estudio según el cual aún había descendido un poco más el número de lectores españoles. Más de la mitad de la población no toca un libro en su vida. De la otra mitad, sólo una mínima parte lee habitualmente. Frente a las cifras menguantes de lectura, el mercado editorial presentaba otras del todo opuestas: nunca han vendido tantos libros. Si fuera como imagino, habríamos llegado a la perfección: se venden muchos libros, pero ya no es necesario leerlos.…  Seguir leyendo »

Por Enrique Gil Calvo, profesor titular de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid (EL PAÍS, 31/08/06):

A la vejez, viruelas. Hace casi medio siglo que deserté sin re-mordimiento de cualquier práctica religiosa. Y desde entonces me he venido considerando un escéptico, un racionalista contumaz y un agnóstico convencido. Pero ahora ya no lo tengo tan claro. Hete aquí que de pronto, cuando me adentro en el último tercio de mi vida, acabo de descubrirme recayendo en algo que recuerda demasiado a la vieja práctica religiosa de mi niñez. Todos los domingos, como si me asaltase algún reflejo condicionado semejante a los que hacían salivar a los perros de Pavlov, me dirijo a mi librería de guardia y me reclino ante los anaqueles, adorando con delectación a mis ídolos de letra impresa a la espera de comulgar con sus litúrgicas páginas.…  Seguir leyendo »

Por Manuel Huerga, director de cine y autor de Salvador (EL PAÍS, 23/04/06):

Dicen que cada vez leemos menos. Lo dudo. También dicen que la gente cada vez va menos al cine. Puede ser, yo al menos soy uno de ésos. La paradoja es que no sólo no he dejado de ver películas, sino que posiblemente estoy viendo más cine que nunca. Y algo parecido podríamos decir de la música. Antes, para oírla, debíamos acudir a una sala de conciertos, a un teatro de ópera; ahora podemos embriagarnos con la música en cualquier sitio con sólo enchufarnos los auriculares a la oreja.…  Seguir leyendo »

Por Joan Garí, escritor (EL PAÍS, 23/04/06):

Entrevistaban en el periódico argentino La Nación al escritor Philip Roth. En un momento de la conversación, este hombre se puso grave y, con esa convicción inapelable del que sabe de qué habla, aseguró que en los Estados Unidos de ahora no hay más de 25.000 buenos lectores. Y en seguida añadió: "Dentro de unos años, los buenos lectores serán tan pocos que serán como un culto, las 150 personas en los Estados Unidos que leen Ana Karenina, por ejemplo".

La afirmación me ha dado qué pensar, cómo negarlo. Roth no es un cualquiera: ahora mismo es el escritor norteamericano más representativo, uno de esos candidatos perpetuos al premio Nobel.…  Seguir leyendo »

By William Rees-Mogg (THE TIMES, 03/04/06):

ONE OF THE most moving monuments in London stands at the northeast corner of St James’s Square. There are always flowers at its foot. They are placed in memory of WPC Yvonne Fletcher, who was killed by a shot from the Libyan Embassy on April 17, 1984. The police themselves keep her memory green.

In my memory, the event is inextricably associated with William Shakespeare. At the time, I was working as an antiquarian bookseller in Pall Mall, just around the corner from St James’s Square. We had a distinguished 82-year-old American Shakespearean scholar in our shop that day, who had worked for the Folger Library in Washington.…  Seguir leyendo »

By Martin Kettle (THE GUARDIAN, 25/03/06):

Little by little, Vasily Grossman seems to be working his way into the consciousness of the modern world. If his name already means something to you, and especially if you have read his novel Life and Fate, you may share my view that it is only a matter of time before Grossman is acknowledged as one of the great writers of the 20th century. If today is the first time you have encountered his name, take note of it, for your life may be about to change.

All I can say is that my own life has changed.…  Seguir leyendo »

By Philip Pullman, the author of the trilogy His Dark Materials. The Love Libraries campaign was launched this week (THE TIMES, 25/03/06):

I FELL IN LOVE with libraries at the age of . . . I can’t remember. I was too young. The first library I remember borrowing books from was on board ship when I was a very young child, and I thought what an extraordinary present to be given, this use of all these books that I could borrow and read and take back and swap for another one.

There were libraries in my early schools, too, I seem to remember (I went to school in Australia, and Norfolk, and London, and Norfolk again, and Zimbabwe before I was 11); but the first one that made a big impression was the public library in Battersea, where we lived briefly when I was 10.…  Seguir leyendo »

Por Olegario González de Cardedal (ABC, 19/03/05):

La casa del hombre se sostiene en cuatro columnas: realismo ascético de la acción, penetración perforadora del pensamiento, recogimiento actualizador de la memoria y anticipación proyectiva de la esperanza. Pero cada uno de nosotros sólo puede construir una pared de esa morada vital, encender unos fuegos, plantar unas semillas. La mayor parte de lo que necesitamos lo recibimos de los demás por la palabra viva; y, cuando ésta ya no es posible, por la lectura. ¿Qué sería de nosotros si no nos hubiera quedado escrita la palabra de los grandes filósofos y científicos, santos y poetas?…  Seguir leyendo »

Por José María Guelbenzu, escritor (EL PAIS, 16/11/04):

La estadística ha hablado claro: casi tres cuartos de los lectores de libros de nuestro país se inclinan hacia la novela y, de ellos, la mayoría se decanta por los libros "históricos" y "de misterio o intriga". El fenómeno ha hecho surgir nuevos autores que copan las listas de ventas, pero también ha modificado la escritura de los habituales a los concursos literarios: entre los originales presentados a los diversos premios abundan novelas históricas y de intriga. No se sabe si es el mercado el que selecciona o son los autores los que se adaptan al mercado, pero cabe concluir que, en todo caso, los autores van a remolque de los gustos del público, no por delante.…  Seguir leyendo »