Liberalismo

Cuando era estudiante y fui por primera vez a Estados Unidos, en 1962, descubrí con estupefacción que allí el consumidor podía elegir entre varias compañías aéreas, con unas tarifas infinitamente más asequibles que en Europa. En Europa, en esa misma época, cada país contaba con una única compañía nacional, un monopolio que aplicaba unos precios elevados, lo que, de hecho, impedía que la gente humilde viajase. En la década de 1970, lo que me sorprendió por segunda vez en EE.UU. fue la posibilidad de escoger entre varias compañías telefónicas que competían entre ellas y, aquí también, con unas tarifas mucho menos altas que en Europa.…  Seguir leyendo »

La elección de Sebastián Piñera como presidente de la República de Chile, con lo que ello significa, sobrepasa los límites de este país. Se puede interpretar como una señal del repliegue general de las ideas populistas en el mundo hispano, desde el fracaso de los independentistas catalanes hasta Piñera, pasando por la estabilidad de Mauricio Macri en Argentina o la presidencia de Pedro Pablo Kucsynski en Perú. Evidentemente, debemos añadir a este cuadro el hundimiento en Brasil de los izquierdistas del Partido de los Trabajadores bajo el peso de su propia vileza y de su gestión desastrosa. En Venezuela, la razón acabará por prevalecer contra las locuras del chavismo y en Cuba, el castrismo ya no es más que una sombra de lo que era.…  Seguir leyendo »

Un diario chileno, especializado en asuntos económicos, me preguntaba hace poco qué pensaba de los excelentes resultados del crecimiento alemán y de la relación entre este crecimiento y la política de Merkel. Mi respuesta fue que la canciller alemana gobernaba bien porque gobernaba poco: los empresarios y los consumidores se inscriben a largo plazo cuando saben que el Estado no va a interferir continuamente en sus decisiones. Cuando leí esta entrevista en la página de internet de «Pulso», constaté la fidelidad de la transcripción, pero me sorprendió que el periodista considerara necesario calificarme de «economista liberal». ¿Por qué era necesario el adjetivo «liberal»?…  Seguir leyendo »

Cuando alguien me pregunta acerca de mi definición ideológica, que es casi lo mismo que preguntarle a uno por su cartografía moral y el orden de sus prioridades vitales y relacionales, me declaro liberal conservador. Esta definición, considerada por algunos como una contradicción –se puede ser liberal pero no conservador y viceversa–, es perfectamente coherente. El nexo de unión entre ambos conceptos, además del nexo histórico y propiamente español, se encuentra en la visión escéptica del hombre y del mundo.

El liberal conservador tiene especial apego por la tradición no por el hecho de ser pasado, sino porque llega a nosotros como un conocimiento actualizado, que sobrevive a los tiempos y pasa de generación en generación por su capacidad de adaptación y como marco interpretativo que da sentido al mundo de las cosas.…  Seguir leyendo »

Ante el inmovilismo de los viejos partidos y el auge del populismo están emergiendo nuevas plataformas políticas –en Francia, Chile, Canadá u Holanda– que proponen una redefinición de la idea de progreso en la globalización. Estos son algunos de los principios que deberían guiar al liberalismo progresista.

A favor de la globalización. La globalización es el arma conocida más efectiva de lucha contra la pobreza. La incorporación de China e India a las cadenas de producción globales ha sacado de la pobreza a más de 1.000 millones de personas. Sin embargo, la globalización también ha generado perdedores. Una parte importante de la población en el mundo occidental ha visto su progreso estancado y sus expectativas frustradas.…  Seguir leyendo »

Desde la revolución agraria, el progreso tecnológico siempre ha alimentado fuerzas opuestas de dispersión y concentración. La primera ocurre con la erosión de viejos poderes y privilegios; la segunda, cuando se expande el poder y el alcance de quienes controlan las nuevas capacidades. La denominada Cuarta Revolución Industrial no será una excepción.

La tensión entre dispersión y concentración ya se está agudizando en todos los niveles de la economía. A lo largo de la década de 1990 y los comienzos del nuevo milenio, el comercio creció dos veces más rápido que el PIB, sacando de la pobreza a cientos de millones.…  Seguir leyendo »

El programa de Macron no es, ni mucho menos, un amasijo de ideas de derechas e izquierdas, sino que procede de una corriente de pensamiento coherente, denominada “liberalismo igualitario”.

Se suele olvidar que Emmanuel Macron fue filósofo antes de ser funcionario público, banquero y ministro. Su labor de editor filosófico le hizo merecer, hace diecisiete años, el agradecimiento de Paul Ricoeur en el prefacio a La memoria, la historia y el olvido, un libro especialmente denso. El programa actual del presidente electo está inspirado por otros dos filósofos, John Rawls (1921-2002) y Amartya Sen (1933). Al primero se le considera el filósofo político más importante del siglo XX, y el segundo obtuvo el Premio Nobel de Economía en 1998.…  Seguir leyendo »

La victoria de Emmanuel Macron en las elecciones presidenciales de Francia ha demostrado que el liberalismo progresista gana terreno en Europa y empieza a dibujarse como la única opción política de futuro para poder afrontar los retos que nos plantea el Siglo XXI. Este joven economista de 39 años ha sido capaz de llevar a cabo una gesta electoral sin precedentes, a una velocidad de vértigo, apoyándose en un movimiento civil, En Marche!,y prescindiendo de las obsoletas estructuras de los viejos partidos. Además, ha logrado que en Francia se vote con ilusión y esperanza y no solo con miedo, al proponer a los franceses un programa liberal, moderno, reformista, progresista y europeísta.…  Seguir leyendo »

Nous ne comprendrons l’élection de Donald Trump que si nous la considérons dans le contexte d’une rupture croissante, aux Etats-Unis, entre l’élite libérale et les gens du cru et ordinaires. La même rupture est apparue en Europe. On peut observer ses effets en Grande-Bretagne, dans le vote pour le Brexit, et en France, dans l’effondrement de l’establishment politique et l’ascension progressive de Marine Le Pen. C’est une rupture que les médias ne font qu’exacerber. Aux mains de gens instruits et cosmopolites, pour une très large part, les médias n’ont pas de sympathie, dans l’ensemble, pour ceux qui paient le coût réel des politiques libérales – ceux qui « perdent leur pays » face à des forces mondiales qui dépendent de la protection d’Etats centralisés.…  Seguir leyendo »

Había sido Woodrow Wilson el primero en pergeñar, a través de sus recordados 14 puntos, los términos de lo que más tarde sería conocido como la teoría y la práctica del «internacionalismo liberal». En tiempos tan tempranos como 1918 el visionario presidente de los Estados Unidos, tras la catástrofe humana y material de la I Guerra Mundial, había querido sentar las bases de lo que debería llegar a ser un mundo sin guerra. Allí se encontraban, todavía de forma embrionaria, los elementos que con mayor o menor fortuna, más o menos fidelidad, servirían de guía para la proyección exterior del nuevo imperio ultramarino: la diplomacia abierta, la libertad de comercio y navegación, el control de armamentos, el reconocimiento de los derechos de los pueblos sometidos a dominación colonial.…  Seguir leyendo »

Jean-Fabien Spitz, dans une contribution au Monde, s’interrogeant sur les raisons du populisme, dénonce « le dogme selon lequel les libertés personnelles et les libertés économiques sont solidaires ». D’après lui il faudrait dissocier les deux et défendre les premières tout en limitant les secondes, qui causent des dégâts sociaux et font le lit du populisme.

Mais comment justifier cette dissociation ? Si la liberté est un bien en soi, pourquoi devrait-elle s’arrêter aux frontières de la sphère productive, qui est la base de la vie humaine ? Pourquoi devrait-on se référer à un principe dans la vie personnelle et à un autre dans la vie économique ?…  Seguir leyendo »

Winston Churchill once noted, “If you’re not a liberal at 20, you have no heart, and if you’re not a conservative at 40, you have no head.”

That might explain — at least in part — why the term “liberal” has often been shunned. As the American population grows older, it is becoming more conservative.

But other factors also help explain the negative connation awarded the term:

• The extension of individual rights to more groups perceived by the public to be outside the pale of acceptability (criminals, for example) has been equated with liberalism.

• The perception of liberals as spenders and taxers has been popularized, and by educating more and more Americans (not just the affluent), young Americans are less geared to the prospect of righting the nation’s and world’s wrongs and more toward making it big for themselves.…  Seguir leyendo »

Welcome to 2017. It will be just like 2016. Only more so. This will be the year in which Donald Trump formally enters the White House, and Theresa May (probably) begins Brexit negotiations. It will be the year in which elections in Germany, the Netherlands and France, and possibly Italy, are likely to see rightwing populists gain ground, even triumph.

In the Netherlands, Geert Wilders’s anti-Muslim, anti-immigration Party for Freedom(PVV) leads the polls and may help form the government in March. In France, in May, Marine Le Pen of the far-right Front National should reach at least the second-round run-off in the presidential election and may even win.…  Seguir leyendo »

At the end of World War II, the United States established a liberal international order that included an institutional commitment to free trade and freedom of the seas. It also included unprecedented assistance to weak nations incapable of fending for themselves, through the Marshall Plan, NATO and other alliances. However one describes the U.S. rule, it did provide a period of equilibrium, notwithstanding challenges from the Soviet Union.

While the U.S. is not likely to be completely displaced from its dominant position in the 21st century, this order will undoubtedly be threatened by a diffusion of power and the complexity of world politics.…  Seguir leyendo »

Germany’s Chancellor Angela Merkel recently was anointed as the last defender of liberal Western values. But that vision died with her announcement that she supported prohibiting Muslim women from wearing a “full veil” face covering. Even Merkel could not ignore illiberal currents buffeting Germany as well as the rest of Europe.

The European Union began with economic cooperation among Belgium, France and Germany. The expanded Common Market promoted growth and prosperity, offering an example of freer trade that even U.S. President-elect Donald Trump might have supported. The early version of the EU appeared determined to eliminate more economic barriers than it created.…  Seguir leyendo »

The terrorist who hijacked a truck in Berlin, then ran over and killed 12 people, maiming and wounding 48 more, in that massacre in the Christmas market, has done more damage than he could imagine.

If the perpetrator is the jihadist from Tunisia who had no right to be in Germany, and had been under surveillance, the bell could begin to toll not only for Angela Merkel but for the European Union.

That German lassitude, and the naivete behind it, allowed this outrage validates the grim verdict of geostrategist James Burnham in ”Suicide of the West”: ”Liberalism is the ideology of Western suicide.”

Both the transnational elite and populist right sense the stakes involved here.…  Seguir leyendo »

Worldwide, it has been a rough year for democracy. Citizens in the UK, the United States and Colombia made critical decisions about their nations’ future, and – at least from the perspective of liberal values and social justice – they decided poorly.

Beyond the clear persistence of racism, sexism and xenophobia in people’s decision-making, scholars and pundits have argued that to understand the results of recent popular votes, we must reflect on neoliberalism.

International capitalism, which has dominated the globe for the past three decades, has its winners and its losers. And, for many thinkers, the losers have spoken.

Challenging neoliberalism

There’s something to the analysis that right-wing populism is a response to the failures of globalisation.…  Seguir leyendo »

El momento político es aterrador. Una marea populista barre el mundo. Comienza donde nace el sol, en Filipinas, donde un nuevo presidente propugna el asesinato para luchar contra el crimen. Llega hasta Río de Janeiro, una vibrante ciudad multicultural que acaba de elegir como nuevo alcalde a un creacionista evangélico radical y hasta los Estados Unidos del hoy amenazador Trump. Cruza la Rusia de Putin o la hasta hace muy poco prometedora Turquía de Erdogan. Frente a esta marea, las viejas democracias europeas, Reino Unido, Holanda, Austria, Dinamarca, Finlandia, Francia, temen que su antiguo centro también esté a punto de desmoronarse.…  Seguir leyendo »

En la isla de Moyo las bandadas de monos, sin la menor incomodidad, suben y bajan de los árboles, juegan, se pelean, bombardean las tiendas con tamarindos, hacen el amor o se masturban. Hay también discretos jabalíes que pasan en manada por la orilla del bosque, silentes murciélagos y un mar de estrellas cada noche entre las que navega, soberbia, la Vía Láctea.

Probablemente no haya mejor lugar en el mundo que esta isla remota, sin televisión y sin periódicos, para releer La sociedad abierta y sus enemigos de principio a fin, con sus casi doscientas páginas de notas microscópicas. La isla neozelandesa donde K.R.…  Seguir leyendo »

Espero que el lector me perdone si comienzo esta crónica semanal en primera persona y no con un «se» impersonal, majestuoso y abstracto. En verdad, detrás del «se» o el «nosotros», siempre se oculta un «yo»: «yo», a pesar de las apariencias, es más modesto que «se» o «nos». Resulta que hace poco me interpelaron algunos lectores por haber adoptado posturas que no son tradicionalmente de derechas, como por ejemplo, regañar al Papa, o declararme partidario de acoger sin reservas a los inmigrantes de Oriente Próximo, musulmanes en su mayoría, o no rebelarme contra el matrimonio homosexual.

Pues bien, me parece que estas posturas tan personales son coherentes con lo que normalmente se denomina liberalismo, una filosofía más que una doctrina partidaria, cuyo nombre aparece por primera vez a finales del XIX en España: liberalismo, pocos lo saben, es una palabra de origen español, antes de pasar al inglés y al francés.…  Seguir leyendo »