Maternidad

En el confuso panorama político que estamos viviendo me ha llamado positivamente la atención que el PP haya dado muestras de querer enfrentarse de una manera constructiva a un problema que no deja de ser grave, aunque permanezca prácticamente oculto a la opinión pública. Me refiero a las recientes declaraciones del presidente del PP, Pablo Casado, en el sentido de que piensan proponer una ley que se centre en la protección a las embarazadas para darles el mayor apoyo posible, de forma que puedan seguir adelante con la gestación, sin ningún tipo de presión. Todo lo que tiene que ver con la maternidad se ha venido abordando desde un punto de vista muy negativo, reduciéndolo a la legislación sobre el aborto, que es, en esencia, un modo muy traumático de acabar con la maternidad.…  Seguir leyendo »

El retraso masivo en la edad en la que las mujeres tienen su primer hijo es la principal causa de la caída en fertilidad observada en Europa desde hace casi cinco décadas. En 1970, las mujeres en los países europeos tenían su primer hijo, como media, a los 25 años; hoy supera los 30.

Hemos retrasado la edad social sin que hayamos sido capaces, por el momento, de alterar la biológica. Por mucho que los 40 de ahora parezcan los 20 de entonces, la edad a la que cada vez más mujeres se plantean ser madres coincide con el descenso de su edad fértil.…  Seguir leyendo »

Charlize Theron in a scene from "Tully."CreditFocus Features, via Associated Press

The other day, I was working hard to meet an important deadline, because — like many divorced moms — I sometimes juggle 10 jobs. I didn’t cook breakfast, lunch or dinner. My daughter was what I like to call “good sick.” No fever. No pain. Just listless enough to keep her needs to a minimum. My son had a lot of screen time and four bowls of cereal. Around 10 p.m., we both enjoyed some Ben & Jerry’s. I commented, “This has not been the healthiest day of your life, huh?” He said: “Don’t worry, Mom. We’ll do better tomorrow.”

My kids got through a day without a single teachable moment and nary a leafy vegetable.…  Seguir leyendo »

Ser madre no es fácil. Nunca lo ha sido, y hoy tampoco lo es. Las mujeres nos enfrentamos a una doble presión: la de ser mamás, como dicta el mantra patriarcal, y el cómo serlo (con un ‘pack’ completo, muchas veces contradictorio, de lo que se espera de nosotras), pero a la vez, siguiendo el abc del capitalismo neoliberal, debemos “triunfar” en el mercado de trabajo y tener una carrera de éxito. O simplemente, como en la mayoría de los casos, tenemos que sobrevivir como podemos con un empleo más o menos precario.

Lo contradictorio del caso es que tener éxito o subsistir en el mundo laboral es prácticamente incompatible con tener descendencia.…  Seguir leyendo »

What Kind of Mom Do I Want to Be?

It was not the best year for many of us. My country, for example, seemed to walk proudly backward through 2017, and the coming year promises fewer rights and even more inequality. Brazil is regressing so quickly that I can almost see on the horizon a fleet of Portuguese caravels coming to colonize us all over again.

A few recent setbacks worth mentioning: I lost my main job a while ago and many of my friends are unemployed. The bus fare is probably going to rise again. Yellow fever is once more a looming threat. People are cooking with wood because they can’t afford gas.…  Seguir leyendo »

Durante el verano tomé unas semanas de vacaciones. Mi familia y yo —mi esposo e hijos, entonces de nueve y siete años—hicimos planes para pasar ese tiempo en nuestra casa en la costa de Nueva Jersey. Cuando mi madre me preguntó que íbamos a hacer durante las vacaciones, le dije que estaríamos juntos, visitando la playa y el parque de diversiones cercano, cocinando y jugando en el patio.

Su respuesta fue: “Ay, eso no son vacaciones para ti. Me imagino que estarás ansiosa de regresar al trabajo. La maternidad es el trabajo más duro del mundo. ¡Puro sacrificio!”.

“¿De verdad?”, fue todo lo que pude contestar.…  Seguir leyendo »

In my recent Sunday Review piece, I addressed the question of whether motherhood is a sacrifice or a privilege, whether it is selfless or selfish. I made the argument that we would go a long way to empowering women and mothers by reframing the way we think and talk about mothers by refusing the badge of martyrdom and by heeding the language we use when we talk about motherhood. By insisting on calling motherhood a selfless sacrifice, we take agency away from her.

The responses have been varied and illuminating from all sides of the argument. Most of the men and women who have reached out to me personally have been supportive and grateful for pointing out that raising children is a joy and privilege for both men and women.…  Seguir leyendo »

I was taking a few weeks’ break from work over the summer. My family and I — my husband and my sons, then 9 and 7 — planned to spend the time at our house on the New Jersey shore. When my mother asked what we would be doing on our vacation, I told her we would be together — going to the beach and the nearby amusement park, cooking, playing in the yard.

In response, my mother said: “Oh, that’s not much of a vacation for you. I’ll bet you can’t wait to get back to work. Motherhood, it’s the hardest job in the world.…  Seguir leyendo »

El filósofo Santiago Alba Rico acaba de publicar un ensayo titulado ‘Ser o no ser (un cuerpo)’. Sostiene que «la dislocación económica y tecnológica de los últimos siglos nos ha llevado a vivir separados del cuerpo», un cuerpo que describe como el conjunto que forman la carne y el verbo. El cuerpo es un estorbo, una reliquia de 40.000 años del que huimos de distintas formas. No lo necesitamos para nada y el exceso de cuerpo, la «sobrecorporalidad», está, dice Alba Rico, simbólicamente identificada con la exclusión. Son los pobres, los gitanos, los inmigrantes y los viejos o enfermos los que resultan demasiado corpóreos.…  Seguir leyendo »

Una madre que amamanta a su bebé es una madre que amamanta a su bebé. Quiero decir que el acto por sí mismo los implica a ellos dos. El suyo es un hecho particular, íntimo, que no va contra nadie, no hace ningún daño, no requiere de ningún tipo de ayuda. No hace ruido, no contamina y, en cambio, es una de las acciones femeninas que más controversias generan.

Leyendo el domingo a la compañera Emma Riverola, que apuntaba a la lactancia prolongada como posible nuevo yugo que limita las aspiraciones de las mujeres, me entraron todas la dudas, sobre todo porque es alguien que suele poner el dedo en la llaga cuando de la condición de la mujer se trata.…  Seguir leyendo »

El deseo de maternidad nace no se sabe cuándo ni dónde. Puede que en las primeras etapas de la infancia, en ese simulacro de vida que los expertos llaman juego simbólico. La niña juega a acunar a la muñeca y a amamantarla. Mucho antes, claro, de saber cómo se hacen los niños, dónde se hornean y cómo salen a la luz del mundo. Después se olvida de las criaturas aunque se enternezca al ver alguna. Hasta que el deseo empieza a rugir en algún lugar desconocido y sombrío del cuerpo. No tarda en decirse a sí misma que las ganas de bebés son fruto de la educación recibida, del hecho de estar demasiado cerca de generaciones y generaciones de mujeres que no han hecho otra cosa que embarazarse y parir sin preguntarse nunca si era o no lo que querían.…  Seguir leyendo »

Ha salido un libro que abre un debate a la vez muy contemporáneo y muy sugerente. Gira en torno a la siguiente pregunta: ¿vale la pena tener hijos? La autora es la socióloga israelí Orna Donath, que entrevistó a 23 mujeres que han llegado a la conclusión de que se equivocaron. El título es del todo expresivo: ‘Madres arrepentidas’.Otras dos sociólogas, las profesoras norteamericanas Amy Blackstone y Mahala Dyer Stewart, publicaron no mucho antes en la revista ‘The Family Journal’ un artículo donde profundizan en el proceso de decisión que lleva a mujeres y hombres a renunciar a tener descendencia. El artículo se basa también en entrevistas: 21 mujeres y diez hombres.…  Seguir leyendo »

A propósito del Día Internacional de la Mujer, que se celebra mañana martes, reflexionaré sobre las circunstancias actuales de las mujeres y su derecho a la maternidad. ¿Están contentas las mujeres? En todas las encuestas donde se pregunta a las mujeres si han tenido los hijos que les hubiese gustado, se recoge la misma respuesta: ¡no! Las mujeres españolas no han tenido los hijos que querían. Al preguntarles por las causas la mayoría responden que es por causas laborales y económicas. ¿Qué ocurre entonces con las famosas políticas de conciliación?

Parece que no hay verdaderas políticas que ayuden a las mujeres y a los hombres a conciliar la vida laboral y personal.…  Seguir leyendo »

La Comisión Europea ha anunciado su intención de abandonar la revisión de la actual legislación sobre el permiso de maternidad. La razón que da es que el texto propuesto para una nueva Directiva lleva bloqueado varios años en el Consejo de Ministros de la UE.

Pero no es el único caso. Los derechos de las mujeres están compartiendo el mismo destino que otras 80 propuestas de naturaleza muy diversa que se rigen por el Programa de Adecuación y Eficacia de la Reglamentación de la Comisión Europea (REFIT), por ejemplo, la gestión de los residuos de las pilas.

Bajo la actual legislación europea de permiso de maternidad, en vigor desde 1992, las mujeres pueden coger hasta 14 semanas tras el nacimiento de un hijo o hija (dos mínimas) y los Estados miembros están obligados a garantizarles un “salario adecuado” durante este periodo.…  Seguir leyendo »

Everyone knows that being the parent of an infant is hard. There’s the sleeplessness, the screaming fits to tend to, the loss of autonomy, the social isolation and the sheer monotony of it.

Everyone also knows that there is only one socially acceptable response to this predicament: a dogged insistence that the adoration you feel for your child makes all the sacrifices worthwhile. It’s “the toughest job you’ll ever love.” The only valid excuse for feeling sad or despondent is a postpartum hormonal crash. What other justification could there be for greeting your bundle of joy with despair?

This is the ideology of modern parenting, and it can lead to unnecessary feelings of guilt and shame, for it ignores an inconvenient truth: that many women and men experience significant psychological distress in response to becoming a parent and that much of this distress isn’t caused by a hormonal epiphenomenon of the birth process.…  Seguir leyendo »

La maternidad objetivamente es un bien social. Nadie tiene hijos para hacerle un favor a la sociedad en su conjunto, pero quienes tienen hijos –además de otras dimensiones de satisfacción personal– hacen un inmenso beneficio al conjunto social pues los niños son la garantía de que habrá futuro. Creo que esta consideración no exige prueba mayor; es evidente por sí misma. A lo largo de la historia todas las sociedades han sido tan conscientes de esta realidad que siempre se ha rodeado el ambiente ecológico idóneo para la maternidad de una especial consideración y protección jurídica.

Hoy, cuando la crisis demográfica está provocando en la vieja Europa un verdadero suicidio colectivo a plazo, cuando los sistemas públicos asistenciales basados en la solidaridad intergenera cional (como las pensiones) muestran claros síntomas de inviabilidad a medio plazo por falta de gente joven…; hoy resulta más claro que nunca que los padres y madres de familia son verdaderos benefactores sociales y que merecen todo el apoyo público por su aportación –las nuevas vidas– al futuro de todos.…  Seguir leyendo »

El mes pasado, el Green Templeton College de la Universidad de Oxford celebró la edición anual del Simposio sobre Mercados Emergentes en Egrove Park. Esta vez, el tema fue “Salud y nutrición materna e infantil”. La última diapositiva de la presentación de apertura, ofrecida por Stephen Kennedy, del GTC, era una caricatura en la que aparecían dos jóvenes competidores en la línea de largada de una carrera: uno de ellos era fuerte y sano, el otro estaba demacrado y engrilletado, cargaba un bártulo lleno de enfermedades y tenía por delante la inmensa barrera de la malnutrición. El mensaje era claro: al nacer, las probabilidades de triunfar en la vida no son iguales para todos.…  Seguir leyendo »

En la plaza de la Escandalera, en Oviedo, hay una escultura de Fernando Botero que siempre me llama la atención. Pasé por allí hace pocos días, de camino entre el hotel y la Universidad, y pude ver de refilón su perfil orondo, negro y reluciente. Lo que hace distinta esta «Maternidad» de las muchas que he encontrado a lo largo de mi vida no es sólo el volumen redondeado, enorme, sino la posición relativa de la madre y el hijo. Comparte con la mayoría de las representaciones la proximidad física, el contacto entre las dos figuras, y también sigue las reglas no escritas al elegir el sexo del niño, que hace varón aunque podría haber sido niña.…  Seguir leyendo »