Mecanismo Europeo de Estabilidad

Last week, German Chancellor Angela Merkel and French President Emmanuel Macron jointly proposed a €500 billion ($543 billion) European Union “recovery fund” to assist countries with the economic shock of covid-19. Macron hailed this as a “profoundly unprecedented step.”

Merkel also endorsed the plan — but stressed that it would be a “one-off effort” given the “unusual nature of the crisis.” Nonetheless, commentators exuberantly praised the proposal as “Europe’s Hamiltonian Moment,” a description even German Finance Minister Olaf Scholz embraced. Eurogroup President Mário Centeno described it as “a big step toward fiscal union.”

The Merkel/Macron initiative may yet prove to be a major step forward in turning the European Union into a federal union like the United States.…  Seguir leyendo »

No es un rescate

Los países del sur de Europa, con España e Italia a la cabeza, han negociado duramente para que los préstamos del Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede) tuviesen las mínimas condiciones. Como fruto de estos esfuerzos, se ha abierto en el Mede una línea de crédito especial para esta pandemia, cuya condición, menor, es que el préstamo se gaste en reforzar los sistemas sanitarios y en cualquier coste indirecto relacionado con la pandemia.

Sorprendentemente, una vez conseguido su objetivo, España e Italia se niegan a pedir estos fondos. Esto provoca gran confusión entre nuestros socios europeos. ¿Por qué luchar denodadamente para que el Mede no tenga condicionalidad, si luego no lo vamos a usar?…  Seguir leyendo »

El 8 de mayo, el Eurogrupo acordó los detalles de los nuevos programas del Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede) para ayudar a los estados miembros a combatir la pandemia, la línea de crédito de apoyo para la crisis pandémica. A través de esta línea de crédito, el Mede puede proporcionar préstamos, con el único requisito de comprometerse a utilizar el dinero para los costos relacionados con la crisis. Rompe el hielo y satisface las solicitudes de los países del sur, donde el debate político —especialmente en Italia— ha estado dominado por el temor de que el uso de las nuevas líneas de crédito del Mede podría conducir a una pérdida de control sobre la política nacional, dado el recuerdo de las políticas de austeridad durante la crisis de la eurozona desde 2010.…  Seguir leyendo »