Moción de censura

La torre de los ambiciosos

Cuando el presidente de una empresa fallece, se desencadena una guerra de sucesión. La refriega acumula intrigas, medios legales y golpes bajos que por sus tonos plebeyos igualan al hombre de a pie con los dioses de los rascacielos de cristal. No, no estoy hablando del culebrón «Los ricos también lloran», pero sí de la película americana del año 54 del mismo título protagonizada por Barbara Stanwyck y William Holden. El argumento, un melodrama financiero, permite recordar que una facción importante del tiempo de empresarios y altos ejecutivos se ocupa en consejos de administración; esos grandes desconocidos cuyos avatares mercantiles sólo en parte afloran en los medios cuando nos hablan de la resistencia de una empresa ante una opa hostil o se denuncian conexiones escandalosas entre dirigentes y empresarios; visión insuficiente de un papel que consiste en crear riqueza y gestionarla.…  Seguir leyendo »

N0 pocos han aceptado como normal una proclamada superioridad moral de la izquierda que se perdona a sí misma las mayores desviaciones en la convicción de que sus acciones conducen inexorablemente al bien común, a la felicidad del pueblo. Y esto ocurre de la categoría a la anécdota. Desde creer que posee una especie de condición singular para que de manera natural deba gobernarnos hasta considerar jauría a quienes no aceptan complacidos o en silencio sus errores.

Lo de jauría lo aventó un breve ministro quejoso de ser acosado por un conjunto de perros, señalando a los periodistas, en relación con una conducta suya censurable y sentenciada.…  Seguir leyendo »

Han pasado unas cuantas semanas desde que Sánchez ganara la moción de censura y se convirtiera en el séptimo presidente de la democracia española. Un tiempo insuficiente para una crítica pormenorizada de la gestión del nuevo Gobierno pero razonable para analizar con frialdad las circunstancias del éxito de Sánchez y algunas de sus consecuencias. En política, como en la vida, cada elección, cada decisión, supone olvidar otras opciones e iniciar sólo uno de los caminos posibles. Yo no haré el esfuerzo de analizar las posibilidades que tanto Rajoy como Sánchez rechazaron. Sólo sabemos que tanto uno como otro estuvieron en contra de devolver a los españoles la palabra y con ese objetivo actuaron en consecuencia y con total convencimiento.…  Seguir leyendo »

Los padres de la Constitución, y los responsables políticos de entonces, tuvieron siempre la preocupación de dar estabilidad a los gobiernos del futuro evitando caer en reiteradas crisis, a veces frecuentes en algunos regímenes parlamentarios. Se quería que nos alejáramos del modelo italiano para parecernos lo más posible al modelo alemán. En ese sentido la medida más sobresaliente y destacada que se decidió adoptar fue la llamada Moción de Censura Constructiva regulada en el artículo 113 y siguientes de nuestra Constitución.

La moción de censura consiste en que con una sola y única votación puede censurarse al presidente del Gobierno de turno y, al mismo tiempo, investir al nuevo presidente que ha de reemplazarle.…  Seguir leyendo »

No sé si podemos decir que lo que está pasando en nuestro país es los que nos está pasando a nosotros o, por el contrario, es cosa de ellos, porque siempre podrán espetarnos que no hay otra legitimidad política que el sufragio, y por eso están ahí. Elegir es una palabra sagrada por la que lucharon algunos padres y abuelos de los que hoy se sientan en el hemiciclo de la carrera de San Jerónimo. Palabra sagrada, degenerada en tabú por quienes solo ven en ella el acceso a un sueldo vitalicio con el salvoconducto del aforamiento.

Elecciones: neguemos la mayor.…  Seguir leyendo »

El 26 de junio de 2016 se celebraron elecciones legislativas en España, dando por resultado un Parlamento dotado de legitimidad de origen, y que representaba el sentir de la mayoría de los españoles, pues la participación alcanzó el 66,48% del electorado. Sin embargo, casi dos años después las dos Cámaras que lo integran -Congreso y Senado- difícilmente pueden considerarse legítimas y tampoco parecen representar el sentir de los españoles. ¿Por qué? La respuesta a esta pregunta está en los dos acontecimientos centrales que han marcado el último año de la vida política española.

El primero, el desafío secesionista de los independentistas catalanes que tuvo su momento álgido en los sucesos de octubre de 2017; culminados con la declaración unilateral de independencia del día 10.…  Seguir leyendo »

Otras razones para la alegría

Casi sin salir del pasmo y sin tiempo a disfrutar, a muchos el vértigo ha empezado a acercarlos a la angustia. La moción de censura ha sido un asalto al poder en toda regla, regla democrática, pero ha sido a la vez tan inesperado como racionalmente explicable. Hay pautas que parecen enquistadas en algunos de los partidos de esta democracia: el error de las mentiras que apuntilló la derrota de Rajoy en las elecciones generales de 2004, al ocultar la autoría yihadista para los atentados de Atocha, ha vuelto a repetirse ahora tras la sentencia de la trama Gürtel. El Gobierno y el PP prefirieron banalizar su contenido, minimizar el impacto y desmentir tanto su responsabilidad penal como su responsabilidad política.…  Seguir leyendo »

Conmoción de censura

Supongo que, como me ha ocurrido a mí, una gran mayoría de españoles preocupados por la cosa pública, estará conmocionada por los acontecimientos que comenzaron hace casi dos semanas, a partir del conocimiento de la sentencia Gürtel, y que han desembocado en la jura, ante el Rey, de un nuevo y espectacular Gobierno presidido por Pedro Sánchez, político que ha roto todos los moldes cuando nadie se lo esperaba.

Lo ocurrido en España, en tan escaso tiempo, es algo tan insólito como la resurrección de Lázaro, pues resurrección ha habido. En efecto, hace menos de un mes nadie daba un duro ni por el PSOE ni, especialmente, por su secretario general.…  Seguir leyendo »

Decía el profesor López Aranguren que los políticos en la oposición suelen hablar de moral y en el Gobierno, en cambio, solo mencionan el poder. Siempre me ha parecido brillante esta observación de quien en su día fue uno de los referentes intelectuales más respetados y menos sectarios de la lucha contra la dictadura, autor por otra parte de un famoso ensayo sobre ética y política.

Lo sucedido en nuestro país con la moción de censura y la formación del nuevo Gobierno es una prueba más de lo acertado del comentario. El ahora ministro de Fomento hizo en el pleno parlamentario un discurso memorable contra la corrupción del PP, poniendo énfasis incluso en su condición particular de hijo de guardia civil, lo que elípticamente aludía a algún tipo de herencia en su comportamiento moral.…  Seguir leyendo »

Romper la Derecha

En su tercera del pasado 3 de junio el director de ABC incluye un rotundo e inquietante corolario: «Cuando se juega a romper la derecha, acaba gobernando la izquierda». Desde esta afirmación, que a mi juicio es cabal, debemos preguntarnos: ¿Quién juega a romper la derecha? ¿La izquierda? Parecería lógico ¿Sectores de la derecha? Resultaría suicida. Pero esta última opción es la correcta.

Surge otra pregunta: ¿Cuáles son los antecedentes de esa estrategia autodestructiva? Es obvio que detrás no hay que buscar movimientos en favor del interés general sino la defensa de intereses complejos y más o menos oscuros que tienen que ver con la quiebra de uno de los sueños de la transición.…  Seguir leyendo »

Odisea y coherencia el Hombre de Estado

EN sus palabras ante el Comité Ejecutivo de nuestro partido, el presidente Rajoy ha evocado la imagen de Ulises atado al mástil para referirse a una cuestión medular del trabajo en política: la necesidad de tomar decisiones y la enorme responsabilidad que ello implica. Los grandes adelantos de nuestro tiempo no han producido aún la utopía tecnocrática capaz de independizar de criterios humanos la determinación de lo que parece más conveniente al interés general; antes bien, los nuevos instrumentos de comunicación nos muestran una opinión pública que, aunque muy activa, resulta cada vez más fragmentaria y difícil de identificar. Si conducir la nave del Estado ha reclamado siempre el estar prevenidos contra los cantos de sirena, hoy la política se ejerce en medio de un estruendo en el que cuesta mucho saber cuántas son y de dónde proceden esas voces perturbadoras que amenazan con distraer a los líderes en el cumplimiento de su deber.…  Seguir leyendo »

Con la llegada del Gobierno Sánchez a la Moncloa finaliza la segunda temporada de esta particular House of Cards que vivimos desde las elecciones de 2015. El candidato de los peores resultados socialistas de la democracia, la marioneta a quien Iglesias concedía la sonrisa del destino para manejarla desde Vicepresidencia, el líder que pactó un buen acuerdo fallido con Ciudadanos, el secretario general expulsado de Ferraz a golpe de barón, el político dócil entregado a Rajoy en el 155, el aspirante a líder de la oposición, Pdr Snchz, acaba de desarmar a propios y extraños en seis días de vértigo al más puro estilo Frank Underwood.…  Seguir leyendo »

Querido presidente y amigo

Como sabes, he sido aficionado desde siempre al género epistolar. En uno de los libros que accediste a prologarme, Todos los cielos conducen a España. Cartas desde un avión, doy buena cuenta de mi preferencia por las epístolas. Sin embargo, la carta que ahora empiezo es una de las más arduas que he escrito en mi vida. Porque va dirigida a un amigo que, además, ha sido mi presidente durante muchos años y, también, porque la escribo en carretera en horas muy difíciles para mí en las que el corazón se impone a la razón.

En esto momentos se amontonan los recuerdos: Bruselas, Washington, Nueva York, Roma… y también aquellas navegadas en Baleares, en un barco de apenas nueve metros y con una fabada Litoral como plato estrella.…  Seguir leyendo »

Tras el sorprendente éxito de la moción de censura del 1 de junio ha surgido una irrefrenable búsqueda de explicaciones ex post.No voy a escribir sobre las causas de por qué triunfó, pues ya hay bastantes buenos análisis sobre ello. Pero sí creo que sería bueno reflexionar sobre el para qué. Es decir, qué justificó la moción y cómo actuar desde el Gobierno para ser coherente con las razones que llevaron al proceso de cambio de presidente.

Desde la retórica política, la explicación que justifica la presentación de la moción tiene que ver con la corrupción. Rajoy tenía que irse por culpa de la corrupción que anidaba en su partido y la indignación que ello creaba en la población española.…  Seguir leyendo »

Mucho más que una moción de censura

La salida del poder es algo completamente normal en el sistema democrático liberal y las mociones de censura son un mecanismo legítimo, basta con conseguir los apoyos necesarios para lograrlo. En este sentido, la salida de Mariano Rajoy y elección de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno es un trámite legítimo y democrático como se encargó de recordarle con tino y savoir-faire Soraya Sáez de Santamaría a un excitado Monedero.

No obstante, la salida de Mariano Rajoy de la Presidencia dista mucho de haber sido algo normal, más bien se trata de un proceso inducido de destrucción encaminado a que ésta se produjese.…  Seguir leyendo »

Si hacemos caso a los clásicos, toda calamidad trae consigo una esperanza o, al menos, una oportunidad. La elección de Pedro Sánchez como nuevo presidente del Gobierno conlleva por sí misma dos circunstancias positivas. La primera, más evidente, el cambio de inquilino en el palacio de la Moncloa. M. Rajoy había perdido la poca legitimidad que le quedaba después de la demoledora sentencia sobre el caso Gürtel.

La segunda derivada es más oculta y, a su vez, más compleja de asimilar, pero si buscamos con seriedad el epicentro del terremoto político ocurrido en España, la encontramos. El hecho extraordinario de lo acontecido, la elección como presidente del Gobierno de alguien que perdió las elecciones y que ahora ni siquiera es diputado del Congreso, es posible por la aplicación estricta de las reglas de un régimen parlamentario.…  Seguir leyendo »

El fulgurante cambio en la presidencia del Gobierno que hemos presenciado no es fruto únicamente de una coalición negativa, muy bien explicada por Santos Juliá ayer en estas mismas páginas, sino de dos. Hay una coalición visible, que se expresa en los votos a favor de la moción de censura y de la consecuente investidura de Pedro Sánchez y versa sobre las responsabilidades políticas de Mariano Rajoy por la corrupción oceánica de su partido, pero hay otra coalición subterránea, más amplia que la primera, en la que participa incluso el Partido Popular, y que afecta directamente a la fecha de las elecciones.…  Seguir leyendo »

En España las instituciones políticas están bien diseñadas pero los políticos las utilizan mal. A esta conclusión estoy llegando. Veamos, como ejemplo, el caso de la moción de censura del jueves pasado en el Congreso.

En un sistema parlamentario la legitimidad democrática de un Gobierno se basa en el vínculo de confianza que le une al Parlamento y que se manifiesta en el apoyo de una mayoría de diputados. En nuestro caso, este vínculo se establece entre el Congreso y el presidente del Gobierno y puede quebrarse a través de determinados procedimientos, entre ellos la moción de censura.

En muchos sistemas políticos, la moción de censura consiste en exigir responsabilidad política al Gobierno con el fin de provocar, simplemente, su caída.…  Seguir leyendo »

Un Gobierno sin aval del Parlamento

El voto de censura del pasado viernes supone un hito en nuestro siglo y medio de historia parlamentaria. Es la primera vez que prospera el tipo de moción constructiva que consagra nuestra Constitución, y que busca impedir que un Gobierno caiga por una emboscada parlamentaria y a capricho de una mayoría puramente negativa. Una censura sujeta a determinadas prescripciones -como la iniciativa de 50 diputados, un plazo de cinco días entre la proposición y la discusión, la necesidad de una mayoría absoluta de la Cámara para que pudiera prosperar- existió también en la Constitución de 1931, pensada para corregir la inestabilidad gubernativa tan característica del último periodo de la Restauración.…  Seguir leyendo »

Corre entre politólogos la especie de que en las democracias actuales predominan las coaliciones negativas sobre aquellas otras que se proponen desarrollar una política positiva. Pierre Rosanvallon teorizó el fenómeno argumentando que estas coaliciones, que él llama también reactivas, se organizan con mayor facilidad, indiferentes como son a la heterogeneidad de sus componentes: todo el mundo puede ponerse rápidamente de acuerdo en vetar un proyecto de ley o en votar contra un presidente de Gobierno. Y Francis Fukuyama, en su excelente estudio sobre la decadencia del orden político, lo explicó como la consolidación de un nuevo poder derivado paradójicamente de la separación de poderes: el poder de veto, o vetocracia, en manos de multitud de grupos, a punto de bloquear el sistema político de Estados Unidos.…  Seguir leyendo »