Moralidad

El asunto Foucault

De todos los defectos de carácter, la hipocresía me parece el más perverso. Acabo de experimentarlo personalmente al desencadenar una bomba mediática llamada Michel Foucault. Foucault, filósofo francés fallecido de sida en 1985, es uno de los santos de la izquierda universitaria, sin duda el último después de Jean-Paul Sartre. Michel Foucault es particularmente actual, porque los movimientos transgénero antirracistas y anticoloniales, tanto en Europa como en Estados Unidos, están de su parte. Básicamente, su obra consiste en denunciar los abusos de poder, políticos y sexuales, que se esconden detrás de normas y leyes. Cuestionó, con influencia, los manicomios, porque le parecía que los locos no estaban realmente locos desde el momento en que se redefinió la noción misma de normalidad.…  Seguir leyendo »

Los polémicos cuervos de Dumbo que, supuestamente, reproducen "estereotipos raciales".

Disney ha decidido proteger a nuestros hijos de Peter PanDumbo Los aristogatos. Su impacto es dañino, dicen, y por ello a partir de ahora estas películas sólo se podrán ver acompañadas de adultos y después de haber leído el siguiente rótulo: “Este contenido incluye representaciones negativas o tratamiento inapropiado de personas o culturas. Estos estereotipos eran incorrectos entonces y lo son ahora”.

En un acto de liberalidad, la compañía del ratón ha decidido finalmente no eliminarlas del catálogo, pero sí advertir de su peligrosidad, tutelando el envoltorio con la citada advertencia. Viene a ser como lo de las cajetillas de tabaco: “Fumar mata”.…  Seguir leyendo »

El libro de la selva (Disney, 1967).

Corren malos tiempos para la lírica. Para las dos o tres dimensiones. Para los animales que hablan y para todos aquellos que crecimos inspirados por el Disney más canalla. Porque hay un Disney de princesitas y de ciervos maniqueos y pusilánimes, y hay otro Disney del Rey Louie, de Thomas O'Malley, del oso perezoso Baloo (un liberado sindical de la jungla) y de los cuervos nihilistas y cachondos que Kipling ni se imaginó. Ese es quizá el Disney que más nos interesa; Mickey Mouse es un populista cayetano de primera en tanto que el Pato Donald, bipolar y atrabiliario, diría que sí, que sí nos representa.…  Seguir leyendo »

Imaginemos que se encuentran unas grabaciones en las que Stalin se muestra como un insuperable cantante de ópera. ¿Estaría justificado un homenaje público a Stalin? Pocos estarían a favor. Previsiblemente, entre los argumentos –si es que se necesitan– que respaldarían la negativa destacarían dos: el artista Stalin era un dictador y una obra, por más excepcional que sea, no disculpa un homenaje institucional. De lo anterior se siguen dos conclusiones: está justificado criticar moralmente a un artista y la descalificación moral de la persona es suficiente para desaconsejar el homenaje. Y no se siguen otras: la calidad artística debe juzgarse moralmente y los ciudadanos no pueden homenajear a quien quieran.…  Seguir leyendo »

Cada año surgen innumerables investigadores que descubren que Martin Heidegger coqueteó con el nazismo, de la misma forma que el policía de Casablanca constataba escandalizado que en el casino en el que él ganaba cada noche, en efecto, se jugaba.

Casi ninguno de estos estudiosos ha aportado ninguna interpretación medianamente interesante sobre su obra. Que Heidegger fue inequívocamente nazi es una de esas obviedades eternamente reservada a los descubridores de mediterráneos, pero no hay nada, en mi opinión, que lo sea menos que su filosofía.

Es decir, el hombre abrevó incuestionablemente en la barbarie, pero otra cosa muy distinta es su pensamiento, por lo demás, una de las cumbres filosóficas del pasado siglo.…  Seguir leyendo »

El pasado 14 de enero EL MUNDO publicaba una crónica, firmada por Luis Alemany, que se titulaba La incómoda gloria de Gil de Biedma. ¿Puede homenajear el Instituto Cervantes a quien se ha jactado de pederastia? El artículo recogía declaraciones de distintos escritores y periodistas y se preguntaba si era lícito que una institución pública rindiera tributo a un poeta que en su diario de 1956 había referido un encuentro en un prostíbulo de Manila con un menor. El debate es un ejemplo más de la deprimente y a veces hilarante puerilidad que, de un tiempo a esta parte, viene animando la impugnación, por lo demás bienvenida, de las inercias de nuestra cultura.…  Seguir leyendo »

Un mínimo moral irrenunciable

En lo que llevamos de siglo XXI, la moral -la conducta libre y responsable- se mueve en el seno de una contradicción. Por un lado, hemos heredado la moral de la época moderna que se consolida con los valores de la Ilustración y la Revolución francesa. A saber: la libertad, la autonomía individual, el deseo de alcanzar la sociedad reconciliada, la democracia, el dominio de la naturaleza, el mercado, el crecimiento o el progreso. Por otro lado, hemos heredado la moral posmoderna que gira alrededor del relativismo y el escepticismo. El detalle que retener: la posmodernidad sería el corolario lógico de la crisis -no sabemos si reversible o irreversible- de la modernidad.…  Seguir leyendo »

El evangelio de San Yo Yo Yo

Es probable que quieras ser una buena persona y también, quizá, que estés muy centrado en ti mismo. Así que puede que te haya pasado por la cabeza un pensamiento como: “No hay manera de ser bueno si también soy narcisista. ¿Ser bueno no se trata de preocuparse por los demás?”.

Si eso crees, ¡estás muy equivocado!

Vivimos en una cultura del “yoísmo” que hace mucho énfasis en el autocuidado y la autoimagen. Y una de las cosas que hemos descubierto es que sí, ¡sí puedes ser muy buena persona cuando solo piensas en ti mismo!

En el pasado la gente creía que la moralidad se trataba de cumplir con algún estándar externo de excelencia moral.…  Seguir leyendo »

En qué consiste una extraordinaria novela de amor

Lolita es una novela profunda y brillante, llena de matices y sugerencias, de inagotables lecturas, entre las que no cabe la apología de la violación. No obstante, tanto su recepción, desde Lionel Trilling hasta Nina Berberova, como el imaginario que generó, ayudada por la película de Kubrick, vulgarizaron su contenido y la convirtieron en una aparente historia de amor de la que surgió el mito de Lolita: adolescente seductora y provocativa, según la RAE.

Poco a poco, los cambios sociales han modificado esta interpretación hegemónica centrando la atención en el rapto y el abuso de la protagonista. Acorde con esta sensibilidad, en la nueva portada de Henn Kin para Anagrama encontramos la imagen de una niña atravesada por una cuerda para juguetes, subrayando su carácter de objeto, su indiscutible condición de víctima.…  Seguir leyendo »

Nuevas inquisiciones

Trato de ser optimista recordando a diario, como quería Popper, que, pese a todo lo que anda mal, la humanidad no ha estado nunca mejor que ahora. Pero confieso que cada día me resulta más difícil. Si fuera disidente ruso y crítico de Putin viviría muerto de miedo de entrar a un restaurante o a una heladería a tomar el veneno que allí me esperaba. Como peruano (y español) el sobresalto no es menor con un mandatario en Estados Unidos como Trump, irresponsable y tercermundista, que en cualquier momento podría desatar con sus descabellados desplantes una guerra nuclear que extinga a buena parte de los bípedos de este planeta.…  Seguir leyendo »

Leer mata. Mata mucho más, al menos, de lo que puede matar el tabaco. En el origen de cada atentado terrorista, de cada guerra o guerrilla habida y por haber, es imposible no encontrar un libro. Es cierto que detrás de los más inverosímiles actos de bondad o de amor al prójimo también hay libros, a veces los mismos que originan las peores infamias. Pero el bien que los libros pueden hacer no borra el mal que a diario hacen. Ante la amplitud de los daños que provocan los lectores inadvertidos, ¿no sería necesario, como se hace con el tabaco o el alcohol, advertir al incauto de que leer puede ser peligroso?…  Seguir leyendo »

Le llegó el turno a Nabokov. En realidad, nunca dejaron de rondarle, nunca dejó de ser el autor de un libro peligroso que, en su época, se consideró pornográfico (y solo una editorial sicalíptica de París se atrevió a publicarlo) y, en la nuestra, sostén y apologista de la violencia patriarcal. Ambas acusaciones parecen fútiles, pero la primera se entiende en el contexto de una sociedad puritana que aún no había aprendido a hablar de sexo en público. La segunda, sostenida en España últimamente desde varias tribunas, es mucho más injusta e injustificable. De Nabokov no conocíamos más crimen que los que cometió con su cazamariposas, ni más vicios que la lepidopterología, la literatura y la vida tranquila con su mujer, Vera.…  Seguir leyendo »

Hace unos días, Laura Freixas publicó en este mismo periódico un artículo titulado ¿Qué hacemos con Lolita?. En dicho texto Freixas critica la actitud de aquellos creadores e intelectuales que, asustados y hostiles al movimiento feminista del #Metoo,“temen que la ideología se imponga a la calidad como criterio supremo” a la hora de valorar una obra de arte. Para desarrollar su argumento y su crítica a esas personas, Freixas recurre a Lolita, la novela publicada por Vladimir Nabokov en 1955.

Su razonamiento se basa en una afirmación clara y contundente: Lolita “es una historia de violencia ejercida por un hombre contra una mujer”; una historia “que muestra, e implícitamente justifica, la violación de una niña, la reducción del ser humano femenino a la condición de objeto para el placer masculino”.…  Seguir leyendo »

¿Qué hacemos con ‘Lolita’?

Miedo y hostilidad: es la reacción de muchos ante el movimiento #Metoo, es decir, ante el feminismo aplicado a la cultura. Creadores, intelectuales, se inquietan por la libertad de creación; temen que la ideología se imponga a la calidad como criterio supremo; y afirman el derecho del arte de representar el mal.

Este último argumento me parece el más interesante y en él me voy a concentrar. No podemos exigir, nos dicen quienes así piensan, a las novelas, películas, óperas... que pinten un mundo edulcorado, políticamente correcto, con personajes positivos y acciones moralmente irreprochables. El arte que así lo hiciera sería falso.…  Seguir leyendo »

El moralismo y las artes

Chuck Close es un artista norteamericano, famoso por pintar grandes retratos. Víctima de una parálisis severa, Close está confinado a una silla de ruedas. Ex modelos lo han acusado de pedirles que se desvistieran y de utilizar lenguaje sexual que las hacía sentir acosadas. Este comportamiento llevó a la National Gallery en Washington a cancelar una muestra planeada de la obra de Close. Y la Universidad de Seattle ha retirado un autorretrato del artista de un edificio de la universidad.

Si fuéramos a retirar todo el arte de los museos o galerías porque desaprobamos el comportamiento del artista, grandes colecciones pronto quedarían seriamente reducidas.…  Seguir leyendo »