Movimiento 15-M

EL 15-M de 2011 fue un movimiento que se nutrió de tanteos, de experimentos, de reivindicación de nuevas formas de enfrentarse a la realidad. Se organizaron en asambleas y probaron. No todo funcionó, no todo habría podido ser realizable, pero a partir de ahí se alteraron determinadas prácticas y algunas maneras de hacer política. Los que se juntaron en la Puerta del Sol no iban de listos ni de sobrados; iban de intrépidos y de audaces. Por el contrario, los que aspiraron a constituirse en los herederos de ese movimiento abandonaron el atrevimiento y la audacia; se apuntaron al podemos y abandonaron el probemos.…  Seguir leyendo »

Estos días, los medios de comunicación han celebrado, o recordado según su tendencia, el nacimiento del movimiento 15-M. No voy a entrar en sus razones, que las había. Pero atendiendo al tono general de lo dicho, podría deducirse que, hace cinco años, todo el pescado ya estaba vendido. Es decir, que fue aquella chispa la que incendió la pradera del paisaje político español, cuarteando su estructura tradicional de partidos y conduciéndonos, cinco años más tarde, a la compleja situación actual.

Los humanos tenemos una conocida tendencia al autoengaño, con poderosas raíces modeladas por la evolución, que ha ido seleccionando las características más favorables a la reproducción.…  Seguir leyendo »

Cinq années se sont écoulées depuis le 15 mai 2011 et la manifestation « Pour une démocratie réelle maintenant » qui a donné naissance au mouvement des « indignés » en Espagne. Qu’en reste-t-il aujourd’hui ? L’Espagne est plongée dans une crise politique inédite. Le gouvernement conservateur de Mariano Rajoy assure l’intérim depuis les élections législatives du 20 décembre 2015. Le parlement n’est pas parvenu à former un gouvernement. Rien ne garantit que de nouvelles élections, prévues le 26 juin, débloqueront la situation. Le bipartisme a volé en éclats et le temps des accords et des coalitions n’a pas encore été assimilé.…  Seguir leyendo »

Quiso España cambiar algo ese día, algo que venía incubando desde tiempo atrás. O quiso celebrar una verbena cabreada, quejándose de lo que, por aquel entonces, era el inicio del culebrón de los corruptos; ése que nunca termina ni terminará. Había elecciones para el 20, los jóvenes no tenían nada que hacer y tenían batería en el android, y quizá algo habían leído de las barricadas de París: aquel artículo de Viensson-Ponté en Le Monde, «Cuando Francia se aburre».

Como un turbión de los desheredados con licenciatura y vacío, el corazón de España empezó a llenarse de pancartas. Todo parecía un episodio volátil, como el de los republicanos de todos los 14 de abril con altavoz en Sol, como los taxistas cuando protestan por los coches compartidos del Ubber.…  Seguir leyendo »

Unos rebeldes muy conformistas en Madrid, Nueva York y París

Los indignados de la Puerta del Sol en Madrid crearon en 2011 una especie de modelo de protesta que fue imitado en Nueva York algunos meses después –Ocupa Wall Street– y que se reproduce en este momento en la céntrica plaza de la República de París, con el nombre de Noche en pie. En todas estas circunstancias, el guión ha sido más o menos idéntico. El movimiento empezó de manera aparentemente espontánea, y lo gestionaron unos estudiantes demasiado entrados en años para ser estudiantes de verdad. El espacio público fue colonizado y se transformó en un lugar festivo; se iniciaron debates sobre lo divino y lo humano que revestían una apariencia democrática.…  Seguir leyendo »

El estado de ánimo de la sociedad

Como recordaba en estas páginas José Álvarez Junco, febrero de 2011 fue el punto de arranque de una implosión de reivindicaciones democráticas en numerosos países del mundo árabe. Por aquellas fechas, muchos analistas y políticos miraban de reojo a nuestro país y se preguntaban: ¿y por qué aquí no pasa algo parecido? ¿Por qué la gente no toma las calles y las plazas ante las consecuencias de la crisis económica? Nuestro problema ya no era la transición de una autocracia a una democracia, algo por lo que ya habíamos pasado hace más de 30 años, sino más bien de orden social y económico.…  Seguir leyendo »

El 15 de mayo del 2011 muchos españoles dijeron basta. Y abrieron las puertas del cambio social y político del siglo XXI. El efecto concatenado de una crisis económica que devastó ahorros, empleo y vivienda, con una gestión clasista de la crisis y el destape de la corrupción del sistema político provocaron una indignación generalizada. En las mentes, en las redes, en las plazas, hasta llegar a las instituciones. No fue un movimiento de izquierda o derecha, a menos que se identifique cualquier insurgencia contra la injusticia con la izquierda política, cosa dudosa teniendo en cuenta la experiencia histórica. Fue un rechazo a quienes estuvieron en el poder en la década precedente, de uno y otro bando.…  Seguir leyendo »

‘…Kon los trapos abiertos’. Fernando Arrabal es escritor, dramaturgo y cineasta. Su obra Pingüinas se representa hasta el 14 de junio en las Naves del Español (Madrid).

Incluso cuando el primero de los cuarenta indignados (pánicos e hispánicos) del 15 de mayo de 2011 acampados de forma espontánea en la Puerta del Sol escribió un primer… [SMS: «esta noche tendré vintikince años»].

¡Piedad por ellos! por los líderes obreros que ordenaron matar a puñaladas a sus camaradas en el Campo de las Calaveras.

Incluso cuando el embajador de Francia, el nonagenario Hessel [SMS: «nos enkanta kon los trapos abiertos»] propuso la indignación; …y la Puerta del Sol se definió más por sus formas que por su contenido.…  Seguir leyendo »

Si las tragedias griegas nos siguen atrapando es debido, en gran parte, a que en ellas sentimos reflejadas muchas de las bajas pasiones que todavía hoy nos atenazan. Y es que la esencia humana ha permanecido casi inalterada a lo largo de los siglos. Por eso, no me extraña que Podemos esté dudando en poner en marcha candidaturas en todos los municipios, ya que seguro que se le colarían entre sus candidatos personas poco recomendables que podrían dar al traste con una de sus banderas clave: la lucha contra la corrupción.

Si hemos sido capaces de poner límites a estas tendencias innatas, ha sido en gran medida debido al efecto positivo del proceso de civilización, que ha permitido la emergencia y consolidación de principios morales y éticos en el camino hacia la construcción de sociedades más humanas.…  Seguir leyendo »

La confesión de Pujol, y el consiguiente desprestigio del partido nacionalista que fundó, han creado la esperanza en Madrid de que por fin se desinfle el llamado suflé catalán. A lo cual también podría contribuir la creciente expectativa de recuperación económica, que restaría razones para la protesta popular. Pero desde Barcelona se tiende a rechazar ese empeño por atribuir la movilización catalana a la manipulación de las élites o al malestar económico. Por el contrario, como escribía en estas páginas Lluís Orriols hace pocos días, se señala que el proceso catalán del derecho a decidires una creación espontánea de la sociedad civil, organizada por movimientos sociales como ANC y surgida desde abajo como muestra irreversible de desafección política que ni está manipulada por las élites dirigentes ni tampoco cesará por mucho que mejoren las condiciones materiales.…  Seguir leyendo »

El 8 de enero se anunció en internet la creación del “partido del futuro”, un método experimental para construir una democracia sin intermediarios que sustituya a las actuales instituciones deslegitimadas en la mente de los ciudadanos. La repercusión ciudadana y mediática ha sido considerable. En tan sólo el primer día del lanzamiento, y a pesar de que se colapsó el servidor tras recibir 600 peticiones por segundo, hubo 13.000 seguidores en Twitter, 7.000 en Facebook y 100.000 visitas en YouTube. Medios extranjeros y españoles, incluyendo este diario, se han hecho eco de una conferencia de prensa desde el futuro que anuncia el triunfo electoral de su programa: democracia y punto (partidox.org).…  Seguir leyendo »

Que con motivo del primer aniversario del 15-M la extrema derecha mediática se despachase a gusto tildándolo de antisistema, anarquistoide o radical, era de esperar: de donde no hay no se puede sacar. Que también lo hiciera en los mismos o similares términos Cristina Cifuentes, la delegada del Gobierno en Madrid, ya no es tan irrelevante. Se diría que ansiase ser admitida de pleno derecho en el bien nutrido grupo de lideresasdel PP, siempre dispuestas a desentrañar cualquier asunto expeditivamente, de un par de dentelladas.

El caso es que a la hora de abordar este movimiento popular creo que le sería recomendable a la señora Cifuentes hacer algo ya casi arcaico: leerse un libro; en concreto, un breve clásico de la moderna economía política: la obra de Albert O.…  Seguir leyendo »

La emergencia del 15-M fue una sorpresa tanto por su impacto mediático como por el apoyo que recibió por parte de la población. ¿Cómo interpretar ese fenómeno? ¿Qué impacto ha tenido ese evento un año después? ¿Qué diferencias hay entre el 15-M del 2011 y el 12-M del 2012? Estas tres preguntas son las que se intentan responder en el texto que sigue.

Para interpretar lo acontecido hace un año es preciso señalar que el ánimo de la protesta del 15-M estaba conectado con lo que ocurría a nivel internacional. Anteriormente, ciudadanos de Islandia, Irlanda, Grecia y Portugal ya habían salido a las calles para protestar contra sus autoridades, y pocos meses antes también había estallado la primavera árabe.…  Seguir leyendo »

El veredicto se ha pronunciado: el 15-M necesita mejorar, no progresa adecuadamente. Insuficientemente socialdemócrata, insuficientemente revolucionario, insuficientemente liberal, el movimiento parece ser un niño siempre en falta. Esta impaciencia es compartida tanto por la derecha como por parte de la izquierda, aunque por diferentes razones. Allí donde el evangelio neoliberal, asentado en el supuesto fin de la historia, observa una mera protesta afectiva, una suerte de grito impotente frente a una realidad estructuralmente correcta, el discurso supuestamente revolucionario se impacienta por unos ensayos que se demoran en un experimentalismo estéril sin conducir a ninguna meta. En el fondo, para ambas posiciones críticas, el 15-M se definiría por ser una negatividad condenada a la frustración al ser incapaz de articularse en guion histórico alguno: una indignación sin gramática, mero contenido sin forma, un acontecimiento simplemente emocional, que diría Zygmunt Bauman.…  Seguir leyendo »

Un año después del surgimiento del movimiento 15- M, mantengo mis dudas a la hora de hacer un balance del mismo. Junto a determinados aspectos, sumamente positivos, veo también limitaciones evidentes. Una de ellas consiste en que su visibilidad parece acantonarse en manifestaciones y acampadas. Es lo que leo en los medios de comunicación ante el aniversario. En este punto soy formal y rotundo desde el primer día: no es con manifestaciones y acampadas como se cambia un país. Se puede tumbar un Gobierno, si se tumba. A Nicolas Sarkozy lo han vencido las urnas, no las grandes manifestaciones contra la prolongación de la edad de jubilación, que veremos si, ya en el poder, modifica François Hollande.…  Seguir leyendo »

En La condición humana, sostiene Hannah Arendt que la libertad para interactuar por medio del discurso con otras personas y experimentar la diversidad en la que consiste el mundo era, y ciertamente ya no es, el propósito final de la política. Mucho antes, Tucídides decía que en Atenas a quien no tomaba parte en los asuntos públicos lo consideraban no un despreocupado, sino un inútil. Ahora que no parecen correr buenos tiempos ni para la política ni mucho menos para Atenas, se cumple el primer año “oficial” del movimiento 15-M, aunque sin ese nombre ya en los primeros meses de 2011 se habían sucedido concentraciones y manifestaciones que reivindicaban una serie de reformas políticas, económicas, sociales y culturales coincidentes con las que sirvieron para convocar, entre otras, las manifestaciones del 15 de mayo y, más adelante, las del 15 de octubre de 2011, que se celebraron en 951 ciudades de 82 países de los cinco continentes, y las del 12 de mayo de 2012.…  Seguir leyendo »

Pero no estaba muerto y enterrado el 15-M? ¿No había degenerado en violencia callejera de la que ya se encarga la policía? ¿No se habían convertido los más sensatos en asociación legal Democracia Real Ya! debidamente registrada en el Ministerio del Interior? ¿Qué queda de ese movimiento espontáneo, multitudinario y creativo que contó durante meses con el apoyo moral de tres cuartas partes de los ciudadanos?.

Pronto lo sabremos. En las redes sociales circula ya el llamamiento para una manifestación local y global el 12 de mayo, junto con miles de personas alrededor del mundo, con el lema “Unidos por un cambio global”, reactivando la protesta que movilizó a millones en 951 ciudades y 82 países el 15 de octubre.…  Seguir leyendo »

El movimiento de indignados surgido en el 2011 en España, Europa y Estados Unidos es una bocanada de aire fresco en un mundo que huele a podrido. Plantearon en redes sociales y en acampadas lo que muchos piensan: que la crisis la crearon bancos y gobiernos y la sufre la gente, que los políticos sólo se representan a sí mismos, que los medios de comunicación están condicionados y que no hay vías para que la protesta social se traduzca en verdaderos cambios porque en la política está todo atado y bien atado para que sigan pagando los de siempre y cobrando los de siempre.…  Seguir leyendo »

Apenas hablábamos, durante estos últimos años, de los movimientos sociales, como si la desembocadura de la era industrial y el declive histórico del movimiento obrero hubieran rebajado lo social a luchas de carácter defensivo y sin contenido. Y, si el fantasma de la revolución acechaba al mundo, era bajo la forma disgregada del terrorismo global y de los movimientos islamistas más extremistas. He aquí que han aparecido los indignados, que deben su nombre a un antiguo diplomático de más de noventa años, Stéphane Hessel, cuyo opúsculo ¡Indignaos! se convirtió en un éxito de ventas mundial en pocos meses. A medida que se despliegan en todas partes los movimientos de indignados, resulta más obligada una pregunta capital: ¿se trata de una oleada dotada de verdadera unidad, al estilo de las primaveras de los pueblos en 1848, o de movimientos que simboliza la mera evocación del año 1968?…  Seguir leyendo »

Empezaré por decir que vivo en Madrid, aun paso de las Cortes y a dos de la Puerta del Sol. Por eso, y por lo que tiene de fenómeno social y de síntoma de nuestro tiempo, me interesé desde el principio por el Movimiento 15M. También, como otros ciudadanos de todo el país, me solidaricé con muchas de sus inquietudes. De hecho, apenas unos días antes del 15 de mayo, en un artículo periodístico, me extrañaba de la pasividad de los jóvenes ante realidades tan aterradoras como un 45 por ciento de paro juvenil. Si a esto unimos una crisis de proporciones aún desconocidas, un presidente tan frivolo como botarate y un Gobierno inoperante, no hay duda de que eran muchas las razones para que la gente se lanzara a la calle proclamándose indignada.…  Seguir leyendo »