Nepotismo

La regeneración empieza por uno mismo: el CIS de Tezanos y otras historias de instituciones

Es de suponer que la regeneración democrática anunciada por el presidente del Gobierno tendrá que esperar a que pasen las elecciones europeas o, incluso, a que se forme el nuevo Gobierno catalán. Lo que es seguro es que no va a afectar a uno de los problemas clave en este ámbito: el de la ocupación partitocrática de las instituciones públicas, algo que sería muy sencillo de resolver desde el propio Gobierno sin necesidad de cambiar ni una coma de una ley. Bastaría con que los partidos políticos, empezando por el PSOE, renunciasen voluntariamente al tradicional reparto por cromos de todas y cada una de las instituciones de este país, y pusieran al frente -preferiblemente con un concurso abierto y competitivo por delante- a profesionales independientes y respetados en el sector.…  Seguir leyendo »

¡Todos al máster!

Durante las primeras décadas del siglo pasado, un periodista madrileño de cierto predicamento, Vicente Sánchez Ocaña, primo y valedor de Josefina Carabias, uno de esos agudos informadores que podría ser el cronista de este Gobierno cuando sus componentes ocupen un lugar de privilegio en el camposanto de Spoon River, escribía, en una de sus habituales colaboraciones para La Nación de Buenos Aires, que en la sociedad española había coléricos socialistas (Baroja los denominaba «pedantes, charlatanes e hipócritas»), coléricos carlistas, coléricos republicanos, coléricos catalanistas, coléricos vascos, trolistas –es decir, profesionales de la mentira como Valle-Inclán–, políticos chanchulleros o histriónicos, generales de salón (y no fue muy acertado en esto), monologuistas como Unamuno.…  Seguir leyendo »

En el siglo XIII, desde Inocencio III a Bonifacio VIII, el parentesco con papas y cardenales se convirtió en un importante factor de ascenso político y social para las familias nobles italianas.

La palabra nepotismo, usada a partir de 1843, proviene del latín nepos, nepotis (sobrino). El término expresa, en su origen, una práctica consistente en la cooptación de cargos por parte de quien lo ostenta para otorgarlo o destinarlo a parientes.

Aunque pueden encontrarse antecedentes de prácticas nepóticas en la tiranía de Pisistrato o en los tiempos de la república romana, durante el gobierno de Pompeyo y su suegro Metelo Escipión, es, sin embargo, con los cardenales Nepotes cuando la consanguineidad se convierte en elemento esencial para alcanzar el poder político.…  Seguir leyendo »