Nicaragua

Me fascinan las viejas historias que comienzan como novelas: “en 1975, Marshall Applewhite, un profesor de música, y su pareja Bonnie Nettles, enfermera de profesión, decidieron contactar a los extraterrestres y buscaron seguidores que pensaran como ellos. Publicaron avisos en busca de reclutar discípulos, a los que llamaban tripulantes”. Lograron reunir inicialmente 30, que abandonaron sus hogares y sus trabajos para seguirlos; pero luego este número continuó creciendo, y llegaron a conquistar a centenares.

Esta pareja de iluminados creía ciegamente que seres de una estrella lejana habían arribado a la tierra en un pasado remoto, dejando a algunos de ellos como colonos.…  Seguir leyendo »

Durante cinco días consecutivos recibí la noticia de que algún conocido había muerto. Es la primera vez que me pasa algo similar y espero sea la última. Aunque tristemente tengo que reconocer que dada la perspectiva actual, esto apenas comienza. Un tío doctor muy buena gente, un viejo amigo con quien pescaba, el colega de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) a quien había llegado a apreciar por su ponderación, el padre de una amiga y un periodista admirable. Estas son solo algunas de las amistades con las que ya no cuento. Demasiadas vidas esfumadas en cuestión de días. Lo que advertíamos que vendría llegó y las mentiras del régimen de Daniel Ortega cayeron por su propio peso.…  Seguir leyendo »

Cuando a comienzos del siglo XX uno de tantos volcanes de Guatemala entró en erupción, el dictador Manuel Estrada Cabrera mandó desde su encierro en el palacio presidencial a leer por las calles un decreto, donde se establecía la falsedad de la supuesta erupción, fruto mentiroso de una conspiración política para desestabilizar el país, dañar la economía y atrasar el progreso. La mentira oficial pretendía, así, sustituir a la realidad.

Pero la lluvia de ceniza ardiente aventada por el volcán, que oscurecía el sol, impedía al empleado público a cargo de divulgar el decreto cumplir con su cometido, y a falta de claridad debía auxiliarse con una lámpara de acetileno; además de que, ante la violencia de los temblores, nadie se quedaba a oír su pregón.…  Seguir leyendo »

A homeless man wears a face mask as he walks past a mural depicting Nicaraguan President Daniel Ortega in Managua on April 9. (INTI OCON/AFP via Getty Images)

On April 15, Nicaragua President Daniel Ortega emerged after more than a month without a public appearance to defend his government’s lax response to the coronavirus pandemic.

Ortega’s appearance came just before the second anniversary of the start of a mass public uprising on April 18, 2018. The protests that began when the government cut social benefits escalated after police and pro-government militias attacked demonstrating students, killing at least five. Across the country, tens of thousands of Nicaraguans took to the streets. Protesters began to demand democratization after a decade of increasing authoritarianism. More than two-thirds of Nicaraguans said their president should resign, and by early June it looked as if he might be forced to.…  Seguir leyendo »

Un vendedor de helados pasa frente a un cartel con los rostros del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (D), y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, en Managua el 14 de abril de 2020. (Inti Ocon/ AFP )

En el mundo, la pandemia del COVID-19 lo cambió todo, pero en Nicaragua todo sigue “igual”. Mientras cientos de millones de ciudadanos en el mundo viven en restricciones y sus gobiernos trabajan para atender a los infectados, en Nicaragua lo único que hay es incertidumbre: aquí no hay cuarentena ni medidas contra el virus, solo represión, pan y circo.

Al 29 de abril, las estadísticas oficiales del gobierno reportaban 13 personas infectadas por el virus, mientras que países vecinos como El Salvador y Costa Rica contaban 377 y 705 casos confirmados, respectivamente. Pareciera que, por las cifras oficiales, Nicaragua goza de una especie de bendición que hace a sus ciudadanos casi inmunes al virus.…  Seguir leyendo »

Un hombre con cubrebocas en Nicaragua, el 23 de marzoCredit...Inti Ocon/Agence France-Presse — Getty Images

MANAGUA — Te escribo desde Managua, una ciudad chata, de manchones de casas esparcidos alrededor de lagunas volcánicas y zonas boscosas. Te escribo sin saber lo que siento. No sé si es ansiedad o angustia o miedo o impotencia o incredulidad. Me siento como en una pesadilla, como la vez que soñé que venía un tsunami y miraba, de pie, la ola enorme que se me venía encima y no conseguía correr. Aquella vez desperté, sudando y temblorosa, pero desperté. Hoy sé que no voy a despertar. Que la marcha que el gobierno convocó para el 14 de marzo, “Amor en tiempos del COVID-19”, estuvo llena de empleados públicos obligados a comparecer y de militantes sandinistas que confían a ciegas en el gobierno.…  Seguir leyendo »

Mientras en todo el mundo los países intentan frenar el tránsito de personas, cierran sus fronteras, imponen la distancia social y el aislamiento domiciliar, en Nicaragua el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, con una política que supera los anales más oscuros del realismo mágico latinoamericano, pareciera empeñado en darle la bienvenida a la epidemia abriéndole todas las puertas.

En Nicaragua las autoridades declaran que no se cerrarán fronteras, ni se pondrá en efecto una cuarentena. Más aún, el sábado 14 de marzo, la primera dama ––poder vengativo e implacable del país––, Rosario Murillo, que es además la vicepresidenta de su marido el presidente, ordenó concentraciones en las principales ciudades y pueblos del territorio nacional.…  Seguir leyendo »

Las fotografías suspendidas de hilos que penden del techo se mueven levemente como las hojas de un árbol sopladas por la brisa. Son fotos con una foto. Madres solas a veces, una abuela, un matrimonio, el matrimonio y los hijos, sostienen con amoroso cuidado la fotografía de su deudo asesinado, adolescentes y muchachos que cayeron bajo las balas a partir del mes de abril del año funesto de 2018 y cuya memoria este museo único busca mantener viva.

Un total de 212 víctimas de la represión despiadada, sólo entre abril y junio, según el listado de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, cifra que en octubre se habría elevado a 514, de acuerdo a la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos.…  Seguir leyendo »

Martha Lorena Alvarado es madre de Melkkisedex Antonio López, quien está encarcelado por participar en manifestaciones contra el gobierno de Nicaragua. Ella sostiene un cartel con su rostro en la iglesia de San Miguel, en Masaya, donde participa en una huelga de hambre para pedir su liberación. (Alfredo Zuniga)

En el medio del continente americano, en una realidad paralela llamada Nicaragua, un grupo de activistas son encarcelados por llevar agua a personas en huelga de hambre. ¿Cómo explicarle al mundo que eso puede suceder?

Empecemos con que, aunque ese mundo parece olvidarlo a veces, Nicaragua es una dictadura. Una dictadura que según cifras de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha asesinado al menos a 328 personas y exiliado a 88 000 más.

Es un régimen autoritario y criminal que mantiene el país en un permanente estado policial sin espacio para que quienes disientan puedan expresarse. Cualquiera que lo haga es perseguido y encarcelado, pues el gobierno mantiene total control del sistema de justicia, que se ha convertido en un inescrupuloso brazo que se dedica a inventar cargos y falsificar pruebas.…  Seguir leyendo »

This commentary is part of our Watch List 2019 – Third Update.

A year and a half since the eruption of mass anti-government protests that paralysed the country, Nicaragua is edging toward protracted, low-intensity conflict. Sparked by controversial social security reforms in April 2018, last year’s demonstrations were met with a ferocious crackdown by police and para-police forces, resulting in more than 300 dead, chiefly on the protesters’ side, while hundreds more were detained. The government and protesters, gathered under the umbrella opposition group Civic Alliance, have twice tried negotiating a peaceful way out of the crisis. In March they struck two agreements on releasing political prisoners and upholding citizens’ rights, although the government has only partly complied.…  Seguir leyendo »

Después de la rebelión cívica en Nicaragua, y de la despiadada ola represiva que dejó centenares de muertos, heridos, encarcelados y exiliados, el régimen se encierra en sí mismo para negar toda posibilidad democrática. Busca prolongarse en una “normalidad” forzada, que haga a la comunidad internacional acostumbrarse a convivir con una dictadura más en América Latina, de las muchas a lo largo de la historia.

El férreo control único, policía, fiscales, tribunales, diputados, magistrados electorales, apunta a ganar tiempo y silencio para llegar a las elecciones del año 2021, y bajo las mismas reglas fraudulentas del sistema electoral viciado, conseguir de nuevo la reelección de Ortega, que empezaría su quinto período acercándose a los ochenta años.…  Seguir leyendo »

El día en el que se juramentó Daniel Ortega, el 10 de enero de 1985, lo acompañó Fidel Castro. Credit Jeff Robbin/Associated Press

Cuando el 18 de julio de 1979 se reunieron en la ciudad de León los miembros civiles y militares de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional de Nicaragua —Sergio Ramírez, Moisés Hassán, Alfonso Robelo, Violeta Barrios de Chamorro y Daniel Ortega— las horas del régimen somocista, que se había prolongado en el poder por más de cuarenta años, estaban contadas. Un día antes, el dictador Anastasio Somoza Debayle había dejado la presidencia en manos de Francisco Urcuyo, líder del congreso, y había huido de su búnker y sala de tortura en Loma de Tiscapa, cargando hasta con los loros.

El 19 de julio las tropas sandinistas tomaron Managua y los miembros de la Junta, algunos que se habían exiliado en Costa Rica, llegaron a la capital.…  Seguir leyendo »

Celebración del triunfo de la revolución sandinista frente a la catedral en ruinas de Managua en 1979.

El triunfo de la revolución nicaragüense hace cuarenta años, fue el fruto del heroísmo de miles de jóvenes combatientes que lograron derrotar al ejército pretoriano de Somoza, pero también lo fue, y en una medida trascendental, de una hábil y brillante operación política que movilizó a la población, despojó de temores a la clase media, pospuso las aprehensiones de los empresarios, logró una un sólido respaldo internacional, y una interlocución con el gobierno de Estados Unidos.

Una “transición ordenada” fue negociada con la administración Carter, lo que implicaba la salida de Somoza al extranjero con su familia y allegados, y la formación de un mando militar conjunto entre oficiales de la Guardia Nacional y comandantes guerrilleros.…  Seguir leyendo »

Un manifestante alza las manos con cadenas y una bandera de Nicaragua en una protesta de junio de 2019 en oposición al presidente Daniel Ortega. Credit Jorge Torres/EPA vía Shutterstock

Estamos a un año de la rebelión cívica y popular en Nicaragua que dejó más de 300 muertos en cuatro meses, casi 1500 heridos, más de 50.000 personas en el exilio y 700 presos políticos.

Desde entonces ha quedado claro que aunque la mayoría de los ciudadanos piden la salida del presidente Daniel Ortega y de su vicepresidenta y esposa, Rosario Murillo, el binomio presidencial pretende seguir en el poder a cualquier precio.

El modo de operar de la pareja en el poder es cada vez más ambiguo e impredecible y con más frecuencia recurre a discursos que aumentan en inverosimilitud: al principio argumentaba que las protestas ciudadanas eran un intento de golpe de Estado, pero después empezaron a advertir que los que se les oponen son “diabólicos”.…  Seguir leyendo »

Hace 40 años triunfó en Nicaragua una revolución que fascinó a la izquierda latinoamericana. El Frente Sandinista tenía claros orígenes en las guerrillas marxistas de los sesenta: la década de máxima influencia del modelo cubano. Pero sus principales líderes (Daniel y Humberto Ortega, Moisés Hassan, Tomás Borge, Jaime Wheelock, Luis Carrión, Dora María Téllez…) remitían sus antecedentes a una lucha anterior a la Guerra Fría y definida más en términos nacionalistas que marxistas: la de Augusto César Sandino contra la ocupación estadounidense.

Al momento del triunfo, el sandinismo se había pluralizado lo suficiente como para que la corriente marxista, o, más específicamente, marxista-leninista de corte cubano, viera limitada su hegemonía frente a otros sectores importantes de la lucha contra la dictadura somocista: el Grupo de los Doce, al que pertenecían escritores como Sergio Ramírez o abogados como Carlos Tünnermann, la Iglesia católica (monseñor Miguel Obando y Bravo, Miguel d’Escoto, los hermanos Fernando y Ernesto Cardenal) y figuras de la sociedad civil y la opinión pública como doña Violeta Barrios, viuda del periodista Pedro Joaquín Chamorro, asesinado por Somoza en 1978.…  Seguir leyendo »

El festival Centroamérica Cuenta se clausuró en San José, la capital de Costa Rica, con un concierto en el que subieron al escenario Luis Enrique Mejía Godoy, el tío, y Luis Enrique Mejía López, el sobrino; Luis Enrique “el salsero”. La gente coreaba con entusiasmo las canciones del repertorio, y en un momento culminante ambos interpretaron a dúo El cristo de Palacagüina, una canción emblemática de los tiempos de la revolución sandinista, compuesta por el hermano y tío de los dos artistas, Carlos Mejía Godoy.

En una de sus estrofas, que es su clímax, la canción dice que María sueña a su hijo convertido en carpintero, como José su padre, pero el niño más bien piensa “mañana quiero ser guerrillero”.…  Seguir leyendo »

La más completa formulación de la política del actual Gobierno de Estados Unidos hacia Venezuela, Cuba y Nicaragua ha sido finalmente anunciada. No por el presidente Donald Trump, ni siquiera por el secretario de Estado Mike Pompeo, sino por John Bolton, asesor de Seguridad Nacional, en un acto de la Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos, en el hotel Biltmore de Miami, ante miles de exiliados cubanos, venezolanos y nicaragüenses. A continuación enumero diez razones para no compartir esa política.

1. En el conflicto entre Estados Unidos, Cuba, Nicaragua y Venezuela pesa considerablemente la dimensión simbólica. Desde Washington, La Habana, Caracas, Managua y, por supuesto, Miami, esos diferendos se asumen como inercias o continuaciones de la Guerra Fría.…  Seguir leyendo »

Abril es el mes más ardiente y desolado de lo que en Nicaragua llamamos el verano, ausencia de lluvias y sequedad de los campos, los ríos agostados y el sol a plomo que funde las visiones del paisaje en una bruma candente, desolación y también muerte.

Desde los tiempos de mi aprendizaje literario supe que abril era el más cruel de los meses gracias a las lecturas de La tierra baldía T.S. Elliot. Lo dice en la primera estancia, El entierro de los muertos: «Abril cría lilas en la tierra muerta, mezcla memoria y deseo».

En esa desolación caliginosa de abril se dio la persecución y muerte de un puñado de conspiradores que en 1954 se alzaron contra el viejo Anastasio Somoza, fundador de la dinastía, asesinados en las cámaras de tortura.…  Seguir leyendo »

A man watches a TV broadcast of Nicaraguan President Daniel Ortega in Managua, Nicaragua 21 February 2019. REUTERS/Oswaldo Rivas

Why is Nicaragua having a national dialogue?

On 27 February, government and extra-parliamentary opposition representatives began a second round of dialogue with the aim of resolving the turmoil triggered by last year’s uprising, which the government met with lethal violence. More than 325 people, mainly opponents of President Daniel Ortega, have lost their lives in clashes between protesters and police and para-police, while 777 are held in prison or under house arrest, according to the Committee for Liberation of Political Prisoners, a local civil society organisation. Protests started in April 2018, when Ortega announced the terms of a highly unpopular reform to the social security system, and soon ballooned into a full-scale revolt including mass marches, roadblocks and the establishment of opposition-controlled territories after security forces initiated a brutal crackdown.…  Seguir leyendo »

Una bandera de Nicaragua ondea en Managua en diciembre de 2018. En la base se acumulan pintas antigobierno. CreditMeridith Kohut para The New York Times

A las 23:15 del jueves 13 de diciembre del año pasado, la Policía Nacional tomó por asalto la redacción de Confidencial y Esta Semana, los medios de comunicación que dirijo desde hace más de veinte años. Sin exhibir una orden judicial o el mandato de alguna autoridad, los oficiales armados detuvieron a los guardas de seguridad privada, derribaron las puertas con violencia y durante más de cuatro horas saquearon nuestra redacción. Cuando logré entrar a la oficina en la madrugada del día siguiente, constaté que se habían robado todas las computadoras, equipos de edición y filmación de televisión, así como nuestros documentos institucionales, contables y privados.…  Seguir leyendo »