Nicaragua

Un cura de sotana blanca y baja estatura camina por en medio de una calle desnuda de pavimento que muestra las huellas de la pobreza en las paredes desconchadas de las casas, y las de la guerra, que entonces asola a Nicaragua. Al mirar esa foto, se siente el olor a pólvora. El curita luce un sombrero de fieltro negro, que si no fuera por el desastre que lo rodea, y su propia figura humilde, parecería un capelo cardenalicio. Puede ser que al final de esa calle haya una barricada.

Esa foto nos devuelve el drama que vive el país en 1979, hará pronto cuarenta años, cuando la dictadura de la familia Somoza va a derrumbarse.…  Seguir leyendo »

La Nicaragua bajo opresión hoy día era inimaginable cuando luchábamos por la utopía de la revolución. Los jóvenes de ahora, perseguidos a muerte, son como nosotros entonces, una generación que, igual que esta, convirtió sus ideales en convicciones.

El poder pasó de manos de una casta familiar a las de unos guerrilleros inexpertos. Y no había un caudillo. Las tres tendencias en que el Frente Sandinista se hallaba dividido poco antes del triunfo aportaron cada una tres miembros a la Dirección Nacional, un cuerpo sin cabeza visible. La ruptura de aquel equilibrio implicaba el riesgo de una lucha intestina, con miles de armas en manos de los combatientes que apenas tomaban respiro de la guerra de liberación recién concluida.…  Seguir leyendo »

En Nicaragua, el diálogo como instrumento democrático de convivencia y la reconciliación como proceso restaurativo, inscritos en una práctica de cultura de paz, han sido parte sustantiva del devenir sociopolítico del sandinismo en todos los tiempos. Augusto C. Sandino, en el primer tercio del siglo XX, luego de la expulsión de las tropas interventoras estadounidenses que llegaron al país como consecuencia del llamado de agentes que siempre han visto en el extranjero la solución a nuestros asuntos (práctica recurrente en estos sujetos), firma una serie de acuerdos como un paso esencial en la búsqueda de la reconciliación y, de esta forma, hacer efectiva esa cultura de paz.…  Seguir leyendo »

El 14 de septiembre de 2018, en Ciudad de Guatemala, se llevó a cabo una manifestación para apoyar a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig). Credit Reuters

Cuando el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, anunció en agosto que no volvería a renovar el mandato de la comisión anticorrupción, que establecieron de manera conjunta las Naciones Unidas y Guatemala, puso en marcha lo que algunos han llamado un golpe de Estado en cámara lenta.

La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) comenzó a operar desde 2007. A mediados de la década de los dos mil, cuando Guatemala estaba a punto de convertirse en un narco-Estado, se encomendó a los fiscales e investigadores internacionales de la Cicig y a sus colegas guatemaltecos la tarea de luchar contra el crimen organizado y acabar con la impunidad institucional que daba rienda suelta a criminales poderosos y políticos corruptos.…  Seguir leyendo »

La expulsión de la misión del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos por parte del régimen en Nicaragua, parece incomprensible para algunos, y un desacierto de fondo para otros. Pero en cualquier caso, no conduce sino al aislamiento internacional.

Antes de que la cancillería diera por terminada la presencia de la misión, ya el propio Daniel Ortega, en un discurso que presagiaba la decisión, había acusado al organismo de ser “instrumento de los poderosos que imponen su política de muerte…manejada por los que se han adueñado de continentes enteros, por los que han cometido genocidios sobre pueblos enteros…los que los transportaron desde África para que trabajaran…son infames”.…  Seguir leyendo »

El gobierno de Nicaragua no hace más que repetir que la normalidad ha vuelto al país. Sin embargo, los “nicas” no cesan de quejarse de esta nueva normalidad. Después de que Ortega consiguiera quitar todos los “tranques” (barricadas) del país, y con su ley del terrorismo recién estrenada, lo que inicialmente era una represión brutal se transformó en una cacería indiscriminada. La policía y paramilitares comenzaron a detener arbitrariamente, secuestrar y desaparecer a decenas de civiles.

Las personas son, en muchos casos, secuestradas de sus propias casas o lugares de trabajo, sin orden judicial. Muchas de ellas torturadas, otras desaparecidas y algunas asesinadas.…  Seguir leyendo »

Haciendo uso de la vieja retórica antimperialista, Daniel Ortega ha rechazado la creación del grupo de trabajo integrado por doce países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), y presidido por Canadá, para “contribuir a la búsqueda de soluciones pacíficas y sostenibles a la situación que se registra en Nicaragua”.

El canciller nicaragüense ha recordado, como no se oía desde hace mucho tiempo, que la OEA no es más que el Ministerio de Colonias de Washington, y ha dicho que “los integrantes de esa comisión que conforma y dirige Estados Unidos en el afán de seguir interviniendo en los asuntos internos de Nicaragua desde la OEA no son bienvenidos a nuestro país, por lo tanto no serán recibidos en nuestro suelo patrio”.…  Seguir leyendo »

El 26 de julio de 2018 se organizó una manifestación en Managua para conmemorar los cien días de protestas ciudadanas contra el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua. Credit Marvin Recinos/AFP — Getty Images

El presidente Daniel Ortega logró imponer su voluntad y aplastar las protestas mediante el terror. Desde que los manifestantes levantaran barricadas en todo el país, lo que inicialmente era una represión brutal se transformó en una cacería indiscriminada. Policías y pandillas “parapoliciales” han detenido arbitrariamente, secuestrado y desaparecido a decenas de personas.

En la década de 1980, la comunidad internacional adoptó el término “desaparición forzada” para los casos en que las autoridades o grupos que actúan con su connivencia privan de libertad a una persona y se niegan a reconocer que fue detenida o a informar su paradero o destino. La definición legal se creó, en parte, como respuesta a las dictaduras militares que utilizaron secuestros masivos para sembrar el terror en Argentina y Chile.…  Seguir leyendo »

La Asamblea Legislativa de mi país declaró el 7 de agosto como Día de la Paz Firme y Duradera. Para la generación que vivió aquella época, que respaldó nuestros esfuerzos por lograr (en 1987) la firma del Plan de Paz, esta fecha será un aviso que por siempre señalizará aquellos años de dolores y de sueños.

Pero esta declaratoria es quizás más importante para las nuevas generaciones. Porque ningún costarricense de más de 40 años necesita que le recuerden los horrores de la guerra. Ninguno necesita que le describan los desfiles de ataúdes, porque los vio en los noticieros. Ninguno necesita que le cuenten sobre las olas de migrantes y desplazados, porque los conoció en persona.…  Seguir leyendo »

El dominó venezolano

La tragedia venezolana no tiene precedentes en Latinoamérica. Algunos consideran que Venezuela puede convertirse en otra Cuba, pero lo más probable es que Cuba acabe pronto convertida en otra Venezuela. Estamos frente a la repetición del efecto dominó que derrumbó a los regímenes del campo socialista en Europa Oriental, cuando hizo implosión la economía soviética. Las relaciones económicas entre estos Gobiernos funcionaban bajo lo que se conocía como Consejo Económico de Ayuda Mutua (CAME). Fidel Castro copió el CAME y se inventó la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) para salvar su régimen con el petróleo venezolano. La implosión económica de Venezuela ha desatado un efecto dominó que pone en jaque a los regímenes de Nicaragua y Cuba y a toda la extrema izquierda continental.…  Seguir leyendo »

Protestas de universitarios en Managua contra Daniel Ortega, el presidente de Nicaragua. MARVIN RECINOS AFP

El reparto Lomas de Monserrat hasta hace poco hervía de paramilitares encapuchados. Muy cerca de allí se encuentra la Universidad Nacional Autónoma, tomada por estudiantes desde los inicios de la protesta cívica que sacude Nicaragua. Siempre fue inminente un ataque para desalojarlos, el cual se dio por fin la tarde del viernes 13 de julio. Los estudiantes corrieron a refugiarse en la vecina iglesia de la Divina Misericordia, y los disparos incesantes continuaron hasta la madrugada del sábado 14, ahora contra la iglesia, dejando dos muertos. Los encapuchados continuaron en Lomas de Monserrat tras la “operación limpieza”, y el 23 de julio aún estaban allí.…  Seguir leyendo »

Siempre recordaré dónde estaba el 19 de julio de 1979. Seis meses antes, mi madre y yo habíamos llegado a Estados Unidos después de escapar de la violencia del régimen de los Somoza en Nicaragua. Tenía ocho años. Era un hermoso día de verano en San Francisco. Mis amigos y yo andábamos en patineta en el patio de nuestro complejo de apartamentos cuando la mamá de mi amigo salió y dijo: “Somoza se fue”.

Tenía nueve cuando regresé a Nicaragua. Todo era distinto y aún se podían ver las cicatrices de la guerra en mi ciudad natal. Toda una cuadra había desaparecido por una bomba lanzada desde un avión de Somoza; jamás la reconstruyeron.…  Seguir leyendo »

Manifestantes en la llamada Marcha de la burla contra el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, en la ciudad nicaragüense de León, el 28 de julio. Credit Marvin Recinos/Agence France-Presse — Getty Images

I will always remember where I was on July 19, 1979. Six months earlier, my mom and I had arrived in the United States, fleeing the violence of the Somoza regime in Nicaragua. I was 8 years old. It was a beautiful summer day in San Francisco. My friends and I were skateboarding on the courtyard of our apartment complex when my friend’s mom came out and said: “Somoza is gone.”

I was 9 years old when we returned to Nicaragua. Everything was different. You could still see the war scars in the town I was from. A whole city block was gone after Somoza’s aircraft bombed it.…  Seguir leyendo »

Golpistas y asesinos. Así es como calificó el presidente Ortega en su discurso a los obispos de Nicaragua. Y lo hizo delante del nuncio Stanislaw Waldemar Sommertag en la plaza Juan Pablo II de Managua en la celebración del 39º aniversario de la revolución sandinista el pasado 19 de julio. No habían pasado ni 10 días y la sociedad civil había reaccionado. El pasado sábado, los nicaragüenses volvieron a salir una vez más a las calles; esta vez para apoyar a los representantes de la Iglesia católica ante la campaña de desprestigio que el gobierno ha iniciado en su contra.

Después de que, por medio de carta escrita, el presidente solicitara a la Conferencia Episcopal Nicaragüense el papel de mediadores en la mesa de diálogo nacional, ahora solo los insulta y desprestigia de todas las maneras posibles.…  Seguir leyendo »

Vigilia en Managua en honor de las víctimas de la represión del Gobierno CARLOS HERRERA

Cuando en 2016 publicamos un libro colectivo —El régimen de Ortega, ¿una nueva dictadura familiar en el continente?— teníamos certeza de que la crisis de Nicaragua era inevitable, pero desde luego el momento nos ha sorprendido a todos. Incluso a Ortega. Cuando se han cumplido tres meses del estallido de la crisis, que ha dejado más de 300 muertos, corresponde una reflexión sobre sus causas, naturaleza y eventual desenlace. Lo hacemos en torno a pocas tesis.

Nicaragua lucía, en una región convulsa, como un paraíso de estabilidad, seguridad y crecimiento económico. Tenía los índices de seguridad ciudadana más altos de Centroamérica y una tasa de crecimiento superior de la zona (con excepción de Panamá).…  Seguir leyendo »

Un joven participa en una marcha contra el gobierno de Daniel Ortega el 23 de julio de 2018, en Managua. Credit Rodrigo Sura/EPA, vía Shutterstock

Más de 350 personas, la mayoría estudiantes y manifestantes, han muerto desde abril en Nicaragua, donde una reforma de pensiones, que al final se revocó, inició un movimiento social masivo que busca la renuncia del presidente Daniel Ortega.

La cantidad de muertos, encarcelados y desparecidos es sorprendente para un país con poco más de seis millones de habitantes. Casi cuarenta años después de que Ortega y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) derrocaron a la dinastía corrupta y sangrienta de los Somoza —que gobernó Nicaragua durante casi medio siglo—, estudiantes y activistas exigen la salida de lo que consideran una repetición histórica imperdonable.…  Seguir leyendo »

Hace poco el senado uruguayo votó por unanimidad una resolución de condena a la represión sangrienta que sufre Nicaragua. El Frente Amplio que cobija a la izquierda de distintos matices, el Partido Nacional y el Partido Colorado, de derecha y centro derecha, y los socialdemócratas, liberales, socialcristianos, todos concurrieron en reclamar a Ortega “el cese inmediato de la violencia contra el pueblo nicaragüense”. Durante el debate, el expresidente José Mujica, al referirse a los cerca de 350 muertos de la masacre continuada, dijo unas palabras que suenan ejemplares: “me siento mal, porque conozco gente tan vieja como yo, porque recuerdo nombres y compañeros que dejaron la vida en Nicaragua, peleando por un sueño…y siento que algo que fue un sueño cae en autocracia…quienes ayer fueron revolucionarios, perdieron el sentido en la vida.…  Seguir leyendo »

A la sortie de Managua, la capitale, sur la route de Masaya, début juillet. Photo Susan Meiselas. Magnum

Tout a commencé le 18 avril. Des manifestations contre une réforme du régime des retraites sont réprimées dans le sang. Des étudiants et lycéens, accompagnant les cortèges de retraités, sont alors tués à Managua, la capitale. En quelques heures, les images de ces premiers morts se diffusent dans tout le pays à travers les réseaux sociaux. La violence démesurée de la répression choque les Nicaraguayens qui descendent en masse dans les rues pour manifester. Malgré l’annulation de la réforme par Ortega, en signe d’apaisement, c’est l’escalade. Les protestations se multiplient : outre les retraités, les étudiants, ce sont désormais les organisations féministes, les paysans mobilisés contre le projet de canal, les partis d’opposition, et surtout une multitude de Nicaraguayens, sans affiliation militante aucune, qui descendent dans les rues protester.…  Seguir leyendo »

Hace dos años nadie sospechaba que Daniel Ortega pudiera perder una contienda electoral ni que su gobierno pudiera sufrir una crisis como la que se ha desencadenado desde mediados de abril de 2018. De todas formas los resultados de las elecciones de noviembre de 2016, dónde el FSLN y Daniel Ortega ganaron con la abrumadora cifra del 72%, no tenían ningún tipo de significación, pues se trataba de unas elecciones propias de un “régimen electoral autoritario”, parafraseando el concepto acuñado por Adreas Schedler.

Cuándo se celebraron dichos comicios ya se había conseguido eliminar en Nicaragua la incertudumbre electoral a raíz de un proceso de ingeniería institucional iniciado hace más de una década.…  Seguir leyendo »

Amigos y familiares cargan el féretro de Gerald Vasquez, un estudiante de la Universidad Nacional Autónoma que murió el sábado durante enfrentamientos con la policía y fuerzas paramilitares en Managua. (AFP/Getty Images)

Hace 39 años el pueblo de Nicaragua celebraba el triunfo de la revolución popular sandinista, la gesta heroica que derrocó al sanguinario dictador Anastasio Somoza y que contó con el apoyo de la comunidad internacional.

Hoy los nicaragüenses viven secuestrados una vez más por una dictadura, pero esta vez luchan sin armas contra un despótico gobernante: Daniel Ortega, el otrora líder sandinista que ha traicionado los ideales y aspiraciones de esa revolución y que en los últimos tres meses ha demostrado que se impondrá por las armas y la sangre.

Tengo 25 años y mi generación creció escuchando las hazañas de un pueblo heroico que derrocó a una dictadura que asesinaba a jóvenes por pensar distinto.…  Seguir leyendo »