Nicaragua

Después de la rebelión cívica en Nicaragua, y de la despiadada ola represiva que dejó centenares de muertos, heridos, encarcelados y exiliados, el régimen se encierra en sí mismo para negar toda posibilidad democrática. Busca prolongarse en una “normalidad” forzada, que haga a la comunidad internacional acostumbrarse a convivir con una dictadura más en América Latina, de las muchas a lo largo de la historia.

El férreo control único, policía, fiscales, tribunales, diputados, magistrados electorales, apunta a ganar tiempo y silencio para llegar a las elecciones del año 2021, y bajo las mismas reglas fraudulentas del sistema electoral viciado, conseguir de nuevo la reelección de Ortega, que empezaría su quinto período acercándose a los ochenta años.…  Seguir leyendo »

El día en el que se juramentó Daniel Ortega, el 10 de enero de 1985, lo acompañó Fidel Castro. Credit Jeff Robbin/Associated Press

Cuando el 18 de julio de 1979 se reunieron en la ciudad de León los miembros civiles y militares de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional de Nicaragua —Sergio Ramírez, Moisés Hassán, Alfonso Robelo, Violeta Barrios de Chamorro y Daniel Ortega— las horas del régimen somocista, que se había prolongado en el poder por más de cuarenta años, estaban contadas. Un día antes, el dictador Anastasio Somoza Debayle había dejado la presidencia en manos de Francisco Urcuyo, líder del congreso, y había huido de su búnker y sala de tortura en Loma de Tiscapa, cargando hasta con los loros.

El 19 de julio las tropas sandinistas tomaron Managua y los miembros de la Junta, algunos que se habían exiliado en Costa Rica, llegaron a la capital.…  Seguir leyendo »

Celebración del triunfo de la revolución sandinista frente a la catedral en ruinas de Managua en 1979.

El triunfo de la revolución nicaragüense hace cuarenta años, fue el fruto del heroísmo de miles de jóvenes combatientes que lograron derrotar al ejército pretoriano de Somoza, pero también lo fue, y en una medida trascendental, de una hábil y brillante operación política que movilizó a la población, despojó de temores a la clase media, pospuso las aprehensiones de los empresarios, logró una un sólido respaldo internacional, y una interlocución con el gobierno de Estados Unidos.

Una “transición ordenada” fue negociada con la administración Carter, lo que implicaba la salida de Somoza al extranjero con su familia y allegados, y la formación de un mando militar conjunto entre oficiales de la Guardia Nacional y comandantes guerrilleros.…  Seguir leyendo »

Un manifestante alza las manos con cadenas y una bandera de Nicaragua en una protesta de junio de 2019 en oposición al presidente Daniel Ortega. Credit Jorge Torres/EPA vía Shutterstock

Estamos a un año de la rebelión cívica y popular en Nicaragua que dejó más de 300 muertos en cuatro meses, casi 1500 heridos, más de 50.000 personas en el exilio y 700 presos políticos.

Desde entonces ha quedado claro que aunque la mayoría de los ciudadanos piden la salida del presidente Daniel Ortega y de su vicepresidenta y esposa, Rosario Murillo, el binomio presidencial pretende seguir en el poder a cualquier precio.

El modo de operar de la pareja en el poder es cada vez más ambiguo e impredecible y con más frecuencia recurre a discursos que aumentan en inverosimilitud: al principio argumentaba que las protestas ciudadanas eran un intento de golpe de Estado, pero después empezaron a advertir que los que se les oponen son “diabólicos”.…  Seguir leyendo »

Hace 40 años triunfó en Nicaragua una revolución que fascinó a la izquierda latinoamericana. El Frente Sandinista tenía claros orígenes en las guerrillas marxistas de los sesenta: la década de máxima influencia del modelo cubano. Pero sus principales líderes (Daniel y Humberto Ortega, Moisés Hassan, Tomás Borge, Jaime Wheelock, Luis Carrión, Dora María Téllez…) remitían sus antecedentes a una lucha anterior a la Guerra Fría y definida más en términos nacionalistas que marxistas: la de Augusto César Sandino contra la ocupación estadounidense.

Al momento del triunfo, el sandinismo se había pluralizado lo suficiente como para que la corriente marxista, o, más específicamente, marxista-leninista de corte cubano, viera limitada su hegemonía frente a otros sectores importantes de la lucha contra la dictadura somocista: el Grupo de los Doce, al que pertenecían escritores como Sergio Ramírez o abogados como Carlos Tünnermann, la Iglesia católica (monseñor Miguel Obando y Bravo, Miguel d’Escoto, los hermanos Fernando y Ernesto Cardenal) y figuras de la sociedad civil y la opinión pública como doña Violeta Barrios, viuda del periodista Pedro Joaquín Chamorro, asesinado por Somoza en 1978.…  Seguir leyendo »

El festival Centroamérica Cuenta se clausuró en San José, la capital de Costa Rica, con un concierto en el que subieron al escenario Luis Enrique Mejía Godoy, el tío, y Luis Enrique Mejía López, el sobrino; Luis Enrique “el salsero”. La gente coreaba con entusiasmo las canciones del repertorio, y en un momento culminante ambos interpretaron a dúo El cristo de Palacagüina, una canción emblemática de los tiempos de la revolución sandinista, compuesta por el hermano y tío de los dos artistas, Carlos Mejía Godoy.

En una de sus estrofas, que es su clímax, la canción dice que María sueña a su hijo convertido en carpintero, como José su padre, pero el niño más bien piensa “mañana quiero ser guerrillero”.…  Seguir leyendo »

La más completa formulación de la política del actual Gobierno de Estados Unidos hacia Venezuela, Cuba y Nicaragua ha sido finalmente anunciada. No por el presidente Donald Trump, ni siquiera por el secretario de Estado Mike Pompeo, sino por John Bolton, asesor de Seguridad Nacional, en un acto de la Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos, en el hotel Biltmore de Miami, ante miles de exiliados cubanos, venezolanos y nicaragüenses. A continuación enumero diez razones para no compartir esa política.

1. En el conflicto entre Estados Unidos, Cuba, Nicaragua y Venezuela pesa considerablemente la dimensión simbólica. Desde Washington, La Habana, Caracas, Managua y, por supuesto, Miami, esos diferendos se asumen como inercias o continuaciones de la Guerra Fría.…  Seguir leyendo »

Abril es el mes más ardiente y desolado de lo que en Nicaragua llamamos el verano, ausencia de lluvias y sequedad de los campos, los ríos agostados y el sol a plomo que funde las visiones del paisaje en una bruma candente, desolación y también muerte.

Desde los tiempos de mi aprendizaje literario supe que abril era el más cruel de los meses gracias a las lecturas de La tierra baldía T.S. Elliot. Lo dice en la primera estancia, El entierro de los muertos: «Abril cría lilas en la tierra muerta, mezcla memoria y deseo».

En esa desolación caliginosa de abril se dio la persecución y muerte de un puñado de conspiradores que en 1954 se alzaron contra el viejo Anastasio Somoza, fundador de la dinastía, asesinados en las cámaras de tortura.…  Seguir leyendo »

A man watches a TV broadcast of Nicaraguan President Daniel Ortega in Managua, Nicaragua 21 February 2019. REUTERS/Oswaldo Rivas

Why is Nicaragua having a national dialogue?

On 27 February, government and extra-parliamentary opposition representatives began a second round of dialogue with the aim of resolving the turmoil triggered by last year’s uprising, which the government met with lethal violence. More than 325 people, mainly opponents of President Daniel Ortega, have lost their lives in clashes between protesters and police and para-police, while 777 are held in prison or under house arrest, according to the Committee for Liberation of Political Prisoners, a local civil society organisation. Protests started in April 2018, when Ortega announced the terms of a highly unpopular reform to the social security system, and soon ballooned into a full-scale revolt including mass marches, roadblocks and the establishment of opposition-controlled territories after security forces initiated a brutal crackdown.…  Seguir leyendo »

Una bandera de Nicaragua ondea en Managua en diciembre de 2018. En la base se acumulan pintas antigobierno. CreditMeridith Kohut para The New York Times

A las 23:15 del jueves 13 de diciembre del año pasado, la Policía Nacional tomó por asalto la redacción de Confidencial y Esta Semana, los medios de comunicación que dirijo desde hace más de veinte años. Sin exhibir una orden judicial o el mandato de alguna autoridad, los oficiales armados detuvieron a los guardas de seguridad privada, derribaron las puertas con violencia y durante más de cuatro horas saquearon nuestra redacción. Cuando logré entrar a la oficina en la madrugada del día siguiente, constaté que se habían robado todas las computadoras, equipos de edición y filmación de televisión, así como nuestros documentos institucionales, contables y privados.…  Seguir leyendo »

Tras solventar muchos impedimentos, los once miembros de una misión del Parlamento Europeo pudieron cumplir por fin su visita a Nicaragua propuesta desde noviembre del año pasado.

El presidente de la misión, Ramón Jáuregui, presentó antes de partir unas conclusiones terminantes sobre la urgente necesidad del cese de la represión, la libertad de los presos políticos, la restitución de la libertad de información, y el restablecimiento de la democracia por medio de elecciones confiables.

Y en sus declaraciones Jáuregui dijo algo que parecería obvio pero en Nicaragua resulta esencial: “la democracia tiene una regla que es aceptar la posibilidad de la derrota”.…  Seguir leyendo »

El último Somoza, el general Anastasio Somoza, presidente de Nicaragua entre 1967 y 1972 y entre 1974 y 1979. Europa Press

Este año será el del cuarenta aniversario de la revolución que derrocó a la dictadura de la familia Somoza. Cuando se rompa ese ciclo que parece fatal en nuestra historia, donde las tiranías parecen repetirse sin fin, la piedra que Sísifo ciego debe empujar eternamente hasta la cima de la montaña no tendrá que rodar de nuevo al plan del abismo. Habremos cambiado dictadura por democracia.

La derrota definitiva del régimen del último Somoza se debió a tres factores fundamentales: el primero de ellos el alzamiento popular encabezado por el Frente Sandinista, con la participación de miles de jóvenes de ambos sexos y de todas las clases sociales, hasta llegar a convertirse en una verdadera insurrección nacional.…  Seguir leyendo »

La biblioteca de Ciudad Darío, una municipalidad Matagalpa (Nicaragua) en donde nació Rubén Darío, tiene un retrato del poeta. Credit Federico Rios Escobar para The New York Times

Temblad, temblad, tiranos, en vuestras reales sillas,

ni piedra sobre piedra de todas las Bastillas

mañana quedará.

Tu hoguera en todas partes, ¡oh, Democracia! inflamas,

tus anchos pabellones son nuestras oriflamas,

y al viento flotan ya.

Rubén Darío

Una y otra vez los nicaragüenses hemos buscado luchar contra la tiranía.

Hay quienes atribuyen este espíritu combativo y libertario a héroes guerreros, como el general Augusto César Sandino, padre del sandinismo y el líder que combatió a la ocupación estadounidense y fue asesinado poco después por Anastasio Somoza García, quien impondría una dinastía dictatorial por más de cuarenta años. Sin embargo, el mayor héroe que ha tenido Nicaragua fue alguien que jamás disparó un arma y nos llenó de sueños la cabeza.…  Seguir leyendo »

Frente a la resistencia ciudadana en Nicaragua, el régimen ha insistido en crear una verdad alternativa paralela a la de los hechos reales: la invención de un golpe de Estado organizado por terroristas de profesión que actúan “movidos por el odio”. Esa es la historia que repiten los medios fieles al Gobierno, y que los fiscales y jueces utilizan para acusar y procesar a los ciudadanos. Cerca de 600 “golpistas” están en las cárceles.

El demoledor informe presentado por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) viene a desmentir de manera rotunda esta verdad alternativa, al concluir que no existe ninguna evidencia que sustente el golpe de Estado.…  Seguir leyendo »

El periodista Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial, habló con la prensa el 14 de diciembre, después de que las oficinas del diario fueran allanadas por la policía de Nicaragua. Credit Oswaldo Rivas/Reuters

Carlos Fernando Chamorro lo sabía. O, por lo menos, lo sospechaba: “Con Daniel uno siempre se equivoca. El error más común es subestimarlo, porque al final siempre consigue sacar algo de cada situación. No sabemos qué pasará esta vez, lo tiene difícil, pero hay que estar atentos, muy atentos”.

Me dijo hace unos meses, mientras él y su equipo me ayudaban a reportear para estas páginas sobre la insurrección nicaragüense. Chamorro es, probablemente, el periodista más respetado de su país: varias veces, en lugares variados, manifestantes me dijeron que debía ser él quien encabezara un nuevo gobierno democrático; él, por supuesto, decía que ni lo imaginaba.…  Seguir leyendo »

Hace ya casi dos décadas que inició el siglo XXI y Daniel Ortega parece no haberse enterado. Sobran los rumores sobre que el presidente nicaragüense está enfermo (lupus, aseguran algunos), pero todo indica que si sufre de algo es de amnesia. Y quizás también de nostalgia selectiva. En su más reciente período como jefe de Estado, Ortega había logrado convivir, como la Cuba pos-Fidel, en una suerte de dualidad cómoda de la mano del capitalismo global. Pero los disturbios del pasado abril lo sacaron de ese equilibrio para convertirlo en un presidente enfrentado a buena parte de aquel pueblo que él luchó por liberar de una dictadura, solo para atraparlo en otra.…  Seguir leyendo »

President Daniel Ortega of Nicaragua, alongside Rosario Murillo, the first lady and vice president, in Managua on Nov. 29. (Inti Ocon/AFP/Getty Images)

The people in Nicaragua have been struggling since April against the cruel dictatorship of Daniel Ortega and his family. More than 300 people have been killed and more than 500 are political prisoners, according to estimates by the Nicaraguan Center of Human Rights. Each day, the police and paramilitary troops raid cities looking for people to capture and sometimes torture. Peaceful demonstrations are now criminalized, with participants rounded up and accused of being terrorists.

It has been eight months of civic rebellion, 240 days in which all peaceful alternatives for a political resolution have been exhausted. Most citizens are desperately crying for democracy, peace and justice — but Ortega has demonstrated that he does not want to step down and does not want to find a solution to the crisis.…  Seguir leyendo »

En la Imaginaria Ciudad del Sol de Campanella, rodeada de siete murallas, hay una casa con tantos maestros como ciencias: “el Astrólogo, el Cosmógrafo, el Geómetra, el Lógico, el Retórico, el Gramático, el Médico, el Físico, el Político, el Moralista…y un solo libro que contiene la totalidad del saber humano, que debe conocer todo el pueblo”.

Esta visión renacentista es el mejor símil de la universidad, un todo armónico resultante de la diversidad de sus partes, que irradia hacia afuera, hacia la propia sociedad a la que no puede ser ajena porque perdería su razón de ser.

Lo aprendí cuando en 1959 entré a estudiar derecho en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, en León, con apenas mil estudiantes.…  Seguir leyendo »

Un cura de sotana blanca y baja estatura camina por en medio de una calle desnuda de pavimento que muestra las huellas de la pobreza en las paredes desconchadas de las casas, y las de la guerra, que entonces asola a Nicaragua. Al mirar esa foto, se siente el olor a pólvora. El curita luce un sombrero de fieltro negro, que si no fuera por el desastre que lo rodea, y su propia figura humilde, parecería un capelo cardenalicio. Puede ser que al final de esa calle haya una barricada.

Esa foto nos devuelve el drama que vive el país en 1979, hará pronto cuarenta años, cuando la dictadura de la familia Somoza va a derrumbarse.…  Seguir leyendo »

La Nicaragua bajo opresión hoy día era inimaginable cuando luchábamos por la utopía de la revolución. Los jóvenes de ahora, perseguidos a muerte, son como nosotros entonces, una generación que, igual que esta, convirtió sus ideales en convicciones.

El poder pasó de manos de una casta familiar a las de unos guerrilleros inexpertos. Y no había un caudillo. Las tres tendencias en que el Frente Sandinista se hallaba dividido poco antes del triunfo aportaron cada una tres miembros a la Dirección Nacional, un cuerpo sin cabeza visible. La ruptura de aquel equilibrio implicaba el riesgo de una lucha intestina, con miles de armas en manos de los combatientes que apenas tomaban respiro de la guerra de liberación recién concluida.…  Seguir leyendo »