Okupa

Vivimos en un país regulado por una Constitución que defiende y garantiza los derechos fundamentales por encima de cualquier otra cuestión. Un país donde la finalidad del Derecho penal es la reinserción y la resocialización. Un país donde es preferible dejar libre a un culpable que condenar a un inocente. Nos han instruido bien las películas americanas con su cantinela: tiene derecho a no declararse culpable, a no declarar contra sí mismo… y en esas mismas películas los abogados se las ven y se las desean para hacer prevalecer el bien sobre el mal, y liberar al inocente que ha sido fruto de ‘extrañas’ circunstancias adversas.…  Seguir leyendo »

El ahorro de los españoles en vivienda vuelve a ser protagonista después de un riguroso ajuste de valoraciones en los últimos años fruto del pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Precisamente, con base en los últimos datos publicados por el Banco de España en la edición de cierre de 2016 de su Balance Financiero de las Familias, estimamos que el 50,5% de la riqueza total de la familia media española -edad del cabeza de familia entre los 45 y los 54 años- está materializada en su primera vivienda y el 24,62% lo está en la segunda vivienda u otros activos inmobiliarios.…  Seguir leyendo »

Querido J:

Tengo una importante noticia que darte: el Gobierno de la Generalitat se ha rendido al Ejército español. No es la primera vez que pasa, como bien sabes, y sorprende semejante perseverancia en el cumplimiento de los ciclos de la Historia. Lo cierto es que hace cuatro días las autoridades municipales, en cumplimiento del mandato judicial de la Audiencia de Barcelona, empezaron a proceder al derribo de una finca del barrio de Sants que llevaba 17 años en poder de grupos de okupas. La reacción de los inquilinos fue violentísima: piedras y fuego durante cuatro sostenidas noches. Al principio, los hechos parecían desprender una sonora claridad sinestésica.…  Seguir leyendo »

Por Pilar Rahola, periodista (EL PERIÓDICO, 01/07/06):

Se nos ha ido de las manos. Y escribo esta afirmación desde el nosotros progresista que nos define a muchos. Por supuesto Mafalda tiene múltiples colores y en la amplia complicidad de la izquierda caben matices diversos e incluso contradictorios. Pero, más allá de las divergencias, la mayoría de la izquierda ha convergido, durante años, en una simpatía más o menos reconocida por el movimiento okupa, y ello ha comportado una notable permisividad. Incluso ahora, en estos tiempos en los que la violencia se ha convertido en el titular recurrente del movimiento, aún les cuesta a muchos dirigentes de la izquierda plantear una crítica frontal.…  Seguir leyendo »