Osetia del Sur (Continuación)

El viejo topo tiene a veces ocurrencias macabras. ¿Quién le iba a decir a Stalin que el más fiel de sus sucesores políticos bombardearía Gori, la que fue su ciudad natal? Y sobre todo, ¿quién podía suponer que una insensata y también brutal acción del presidente de Georgia, Saakashvili, haría posible que casi cuarenta años día por día después de la ocupación militar de Praga, el 20 de agosto de 1968, Rusia tuviera ocasión de invadir otro país soberano?

Más allá de las coincidencias, no faltan elementos de continuidad y de ruptura. ¿Rupturas? La más notable es la diferencia entre lo sucedido en Praga, una crisis interior del mundo comunista, donde las potencias occidentales tuvieron buen cuidado de no ofrecer pretextos a Moscú para sacar sus tanques, y la gestación del desastre de Osetia.…  Seguir leyendo »

La mayoría de comentarios de los medios de comunicación occidentales sobre el conflicto que opone Georgia a Rusia a propósito de Osetia del Sur dibujan un enfrentamiento desigual entre una gran potencia y un pequeño país democrático que merece una respuesta solidaria.

Las cosas son seguramente un poco más complicadas, más allá de la valoración del carácter del régimen georgiano.

Si bien es verdad que desde hace tres o cuatro años se asiste a un regreso con brío de Rusia a la escena internacional y Moscú emplea crecientemente un lenguaje de fuerza, es realmente Georgia la que tomó la iniciativa de desencadenar las hostilidades lanzando un ataque contra los separatistas osetios el mismo día de la apertura de los Juegos Olímpicos.…  Seguir leyendo »

¿Cómo pudo pensar Mijail Saakashvili que la Rusia de Vladimir Putin no reaccionaría al ataque de las tropas georgianas a la separatista Osetia y a la destrucción de Tsjinvali? Era minusvalorar la voluntad de Moscú de jugar fuerte como potencia militar y su rechazo a la extensión de la OTAN por su flanco sur. Y más aún tras la solución dada a Kosovo por EEUU y la UE, que Rusia ha considerado un precedente para otras situaciones más o menos parecidas.

En su respuesta al ataque georgiano contra sus protegidos osetios, el gigante militar ruso ha querido castigar a la pequeña Georgia para que sirva de aviso a todos los navegantes por las turbulentas tierras del Cáucaso sur.…  Seguir leyendo »

The time will come when the sequence of events and responsibilities can be established in an indisputable and impartial manner: several weeks of provocations and skirmishes along the lines separating South Ossetia from the rest of Georgia; the thoughtless Georgian military intervention in South Ossetia the night of Aug. 7-8; the brutal and disproportionate response of Russian troops, driving the small Georgian army from South Ossetia and dislodging it from Abkhazia — the other separatist province, where it had regained a foothold in 2006 — before occupying part of the rest of Georgian territory.

As the world was confronted with this outburst of violence, there were more urgent matters.…  Seguir leyendo »

Cuando el 7 de agosto el ejército de Georgia atacó por sorpresa la capital de Osetia del Sur, reduciéndola a escombros y matando al menos a 1.600 civiles, empezó un nuevo episodio en las relaciones entre Rusia y Estados Unidos que algunos observadores interpretan como una nueva guerra fría. La fulminante reacción de Rusia, desmantelando al ejército georgiano en tres días, era de esperar. Desde el fin de la Unión Soviética Estados Unidos ha impuesto su geopolítica a una Rusia debilitada. La guerra de los Balcanes y la secesión de Kosovo fueron una humillación para Rusia. La ascensión de Putin se apoyó en el sentimiento nacionalista ruso que, adoptando la economía de mercado y la sociedad de consumo, no aceptaba sin embargo perder su influencia como país.…  Seguir leyendo »

La historia universal está plagada de aprendices de brujo que desencadenaron tempestades que no podían controlar y que, a la postre, perjudicaron con sus errores de cálculo los intereses de su país. El presidente de Georgia, Mijail Saakashvili, es el último pirómano que prende fuego al polvorín a sabiendas de que carece de los recursos imprescindibles para extinguir el incendio, fiado en el problemático apoyo de aliados lejanos o de ideas sublimes que poco tienen que ver con la cruda realidad que prevalece en el Cáucaso desde la desintegración de la URSS en 1991.
Lo que queda tras la escaramuza militar es un panorama de ruinas, un desastre geoestratégico para EEUU y la Unión Europea (UE).…  Seguir leyendo »

The fates of South Ossetia and Abkhazia are chief among the many issues that are still unresolved in the war between Georgia and Russia. What’s clear, however, is that Georgian President Mikheil Saakashvili ordered his country’s military to assert his authority over South Ossetia by force. American officials should reflect on the implications of Saakashvili’s behavior for U.S. policy toward Georgia, Russia and the region.

Saakashvili ordered the assault last week knowing that South Ossetia would resist, knowing that his forces would have to take on Russian peacekeepers and knowing that Moscow has been spoiling for a fight. In fact, his own government had claimed for some time that Russia was preparing to attack.…  Seguir leyendo »

Todavía es difícil extraer conclusiones de los combates que han enfrentado a Rusia y Georgia con el pretexto oficial de la suerte de las provincias de Osetia del Sur y Abjazia, aparte de ésta: se confirman los peores temores que podíamos tener sobre la Rusia de Putin. Año tras año, suceso tras suceso, el país se reafirma en su oposición a lo que denomina Occidente y vuelve a ser una amenaza para Europa.

Desde luego, siempre es posible explicar su actitud y atribuirle razones válidas para haber querido dar una lección a Georgia y, a través de ella, a Estados Unidos.…  Seguir leyendo »

Qui a fait quoi pour précipiter le conflit entre la Russie et la Géorgie ? La question importe peu. Rappelons-nous les détails précis de la crise des Sudètes qui a mené à l’invasion de la Tchécoslovaquie par l’Allemagne nazie. Ce conflit moralement ambigu nous apparaît désormais à juste titre comme un épisode mineur au sein d’un drame bien plus important.

C’est une impression analogue que laisseront dans les mémoires les événements de la semaine dernière. Cette guerre n’a pas pour origine le mauvais calcul du président géorgien, Mikheïl Saakachvili. Car cela fait un certain temps que Moscou s’emploie à la provoquer.…  Seguir leyendo »

Mikhaïl Saakachvili n’est pas le seul coupable. Ses responsabilités sont immenses. Il s’est lancé à la reconquête de l’Ossétie sécessionniste sans penser le coup d’après, sur un coup de dés,sans être certain que l’Occident l’appuierait face à l’inéluctable réaction russe. Il a créé une crise internationale de première ampleur et mené son peuple à une défaite assurée, mais la profondeur même de cette aberration dit qu’elle ne peut pas relever de sa seule erreur.

Ces trois jours de guerre, ces destructions, ces morts inutiles sont aussi le fruit de l’incohérence de l’Europe et des Etats-Unis face à la Russie, de leur constante volonté de la contrer sans en avoir les moyens ni, surtout, de vraies raisons de le faire.…  Seguir leyendo »

La tragédie que vivent aujourd’hui Géorgiens et Ossètes du Sud est à l’aune du drame yougoslave et des bouleversements territoriaux qu’il a entraînés.

Que s’est-il passé dans le palais présidentiel de Tbilissi le soir du 7 août, lorsque Mikhaïl Saakachvili décida d’en finir avec les «séparatistes» de Tskhinvali ? Le président géorgien s’est-il lancé à corps perdu dans une aventure dont il n’envisageait pas les conséquences ? Avait-il pris la mesure des terribles dégâts collatéraux que des bombardements nocturnes provoqueraient au sein de la population civile, élargissant encore le fossé entre Ossètes et Géorgiens ? Serait-il tombé, comme le laissent entendre certains, dans un piège délibérément tendu par Moscou : on lui aurait laissé entendre que la Russie était excédée par l’extrémisme des dirigeants de Tsinkhvali qui multipliaient les affrontements avec les forces géorgiennes de sécurité ?…  Seguir leyendo »

Los acontecimientos de días pasados en Georgia y Osetia del Sur han sorprendido, por varias razones. Pero sobresale una en particular: ¿dónde está el sentido real de un conflicto tan explosivo? Por mucho que se haya intentado echar tierra sobre el asunto, todo empezó cuando tropas georgianas, equipadas y entrenadas en parte por norteamericanos, europeos e israelíes, se lanzaron a invadir o castigar al territorio de Osetia del Sur, que desde hace tiempo se autoproclamó independiente de Georgia y cuenta con el apoyo de Rusia. El ataque comenzó por sorpresa y en fuerza el mismo día de la inauguración de los Juegos Olímpicos, cuando los principales mandatarios mundiales estaban en Pekín.…  Seguir leyendo »

Abogaba yo en estas mismas páginas hace pocos días -ABC, 21 de julio, 2008- por la entrada de Georgia y Ucrania en la OTAN, accediendo a los deseos de los dos países expresados en ese sentido. A la vista de los trágicos acontecimientos que en este momento están teniendo lugar en Osetia del Sur, parte del territorio de Georgia, lo menos que cabe argüir es que si la OTAN hubiera sido sensible a esas demandas, ni las tropas georgianas habrían intervenido contra el territorio secesionista ni las tropas rusas habrían invadido el espacio georgiano.

A primera vista, la decisión del presidente de Georgia de poner fin por las armas a la secesión oseta aparece como un grosero error de cálculo.…  Seguir leyendo »

La madrugada del pasado jueves, las tropas de Georgia atacaron por tierra y aire Tsjinvali, capital de Osetia del Sur, de forma imprevista y brutal. A las pocas horas, Rusia pasaba al contraataque con todo su potencial militar. Poco más tarde, Abjasia se sumaba a la defensa de Osetia enfrentándose a Georgia. Con facilidad, las tropas rusas pasaron a controlar la situación en Osetia, traspasaron la frontera de Georgia y acosaron Gori, la segunda ciudad del país y muy cercana a Tiflis, la capital. Ante tan contundente reacción, Georgia declaró el alto el fuego pero Rusia siguió penetrando «preventivamente» en territorio georgiano hasta que aseguró sus posiciones de retaguardia y, poco antes de recibir en Moscú a Sarkozy como presidente de la UE, también declaró el alto el fuego mediante una tregua provisional.…  Seguir leyendo »

No crean que estamos ante un asunto puramente local. Se trata probablemente del momento más decisivo de la historia europea desde la caída del Muro de Berlín. Lo demuestran fehacientemente los gritos procedentes de Moscú. «Genocidio», acusa Putin, que no se dignó a pronunciar esa misma palabra durante la conmemoración del 50 aniversario de Auschwitz. «Múnich», evoca el tierno Medvedev, insinuando que Georgia, con sus 4,5 millones de habitantes, es la reencarnación del III Reich.

No seremos nosotros los que subestimemos las capacidades mentales de ambos dirigentes. Lo que adivinamos es que, simulando indignación y jugando a fondo esa carta, manifiestan su voluntad de asestar un gran golpe.…  Seguir leyendo »

One thing is for sure. This week’s operation in Georgia has displayed the failure of the west’s policy of belligerence towards Vladimir Putin’s Russia. The policy was meant to weaken Russia, and has strengthened it. The policy was meant to humiliate Russia with Nato encirclement, and has merely fed its neo-imperialism. The policy was meant to show that Russia «understands only firmness» and instead has shown the west as a bunch of tough-talking windbags.

Georgia, a supposed western ally and applicant to Nato, has been treated by Russia to a brutal lesson in power politics. The west has lost all leverage and can do nothing.…  Seguir leyendo »

Muchos analistas se preguntan estos días por las razones que han podido conducir al presidente georgiano, Saakashvili, a lanzar en Osetia del Sur una ofensiva militar que parecía inequívocamente condenada al fracaso. Si cualquier conocedor de lo que se dirime hoy en el Cáucaso hubiera dado inmediatamente por descontado que la ofensiva en cuestión estaba llamada a provocar una inmediata réplica rusa, el sentido común recuerda, por añadidura, que la acción armada georgiana ha tenido que gozar, por fuerza, del beneplácito, y en su caso del apoyo logístico, norteamericano.

Aunque soy poco amigo de las explicaciones conspiratorias, por una vez me dejaré llevar por una de ellas.…  Seguir leyendo »

The past week’s events in South Ossetia are bound to shock and pain anyone. Already, thousands of people have died, tens of thousands have been turned into refugees, and towns and villages lie in ruins. Nothing can justify this loss of life and destruction. It is a warning to all.

The roots of this tragedy lie in the decision of Georgia’s separatist leaders in 1991 to abolish South Ossetian autonomy. This turned out to be a time bomb for Georgia’s territorial integrity. Each time successive Georgian leaders tried to impose their will by force — both in South Ossetia and in Abkhazia, where the issues of autonomy are similar — it only made the situation worse.…  Seguir leyendo »

Le sommet de l’OTAN à Bucarest, en avril, avait différé les candidatures de l’Ukraine et de la Géorgie à rejoindre le plan d’action préalable à l’adhésion. Plusieurs pays, menés par la France et l’Allemagne, inquiets de la réaction russe, s’étaient opposés à la volonté américaine favorable à Kiev et Tbilissi en invoquant la fragilité de ces nouvelles démocraties. Moscou avait en effet prévenu que l’entrée de ces deux pays dans l’Alliance euro-atlantique «serait une grande erreur stratégique qui aurait les conséquences les plus sérieuses pour la sécurité en Europe».

L’avertissement a pris la forme d’une guerre ouverte dont l’Ossétie du Sud est le prétexte et le déclencheur.…  Seguir leyendo »

It would have been an easy thing for the Russians to throw the Georgians out of the two disputed enclaves of South Ossetia and Abkhazia. Russia is mighty; Georgia is not. Russia is huge; Georgia is tiny. The whole thing is a mismatch from the word go, and the Georgians — when it is appropriate to do so — have to be reminded that you do not poke a sleeping bear with a stick. Little nations ought to know their place.

But the bombing, including areas near the Georgian capital of Tbilisi, is not merely disproportionate, it is purposely, studiously, coldly atrocious.…  Seguir leyendo »