Partido Popular (Continuación)

Durante la fallida sesión de investidura, Pedro Sánchez utilizó varias veces la palabra «conservadores» para dirigirse a la bancada del Partido Popular, y es seguro que seguirá usándola en el futuro, y con mucha fruición, pues cree él que tal concepto expresa poco menos que un insulto. «Ustedes, los conservadores», nos dijo varias veces a los diputados del PP, con expresión de deleite, en su convencimiento de que se trata de un apelativo incómodo e incluso dañino para nosotros. Su tono de satisfacción y superioridad evidenciaba completo desconocimiento del significado del conservadurismo como ideología política y como uno de los motores fundamentales en la construcción de las democracias actuales, pero su ignorancia puede ser perfectamente compatible con la propaganda, que era de lo que se trataba.…  Seguir leyendo »

Por primera vez un miembro del Gobierno socialista reconoce que en 2008 lo hicieron fatal y dejaron que se destruyeran tres millones de empleos. Tuvo que llegar el PP y arreglarlo. Como siempre… Lleva razón, señor Granado. Lo que sorprende es que no estamos acostumbrados a tanta sinceridad de un miembro del actual Gobierno en funciones, y menos de un secretario de estado de la Seguridad Social.

Dice el señor Octavio Granado que «nosotros (el Gobierno socialista de Zapatero) lo hicimos fatal en 2008. Dejamos que se destruyeran tres millones de puestos de trabajo. Como lo hicimos fatal, ya es hora de que alguien lo diga y yo no tengo ningún problema en decirlo».…  Seguir leyendo »

Tras el batacazo de las últimas generales y la pérdida generalizada de presencia institucional en las municipales y forales, la situación del PP vasco no se presenta muy halagüeña de cara a las próximas autonómicas. A diferencia del PP nacional, el PP vasco no tiene a nadie con quien pactar, ya que ni Vox ni Ciudadanos existen en Euskadi. Es por ello que su organización está inmersa en un proceso de refundación del que tiene que salir o bien su recuperación en el medio plazo o bien su definitiva marginación política.

Los dirigentes del PP vasco han entendido la gravedad del momento y están dispuestos a renovarse, pero para ello necesitan la comprensión y el apoyo del PP nacional, que debería ser consciente de lo que se está jugando en el envite: quedarse sin representación en el País Vasco.…  Seguir leyendo »

Pablo Casado relato y proyecto

Desde el 28 de abril ha circulado la idea de que el problema del Partido Popular se resume en un exceso de radicalidad y en una falta de moderación. Además de la dificultad de asentar el uso de esas categorías en razones objetivas, lo cierto es que todo el partido ha tenido un rendimiento electoral pobre desde hace años, sea cual sea la versión que se elija. La de abril no es la mayor pérdida de votos del PP desde 2011, y la situación de partida del último año ha sido la peor desde la refundación. La caída de 2015 fue mayor, y lo fue desde el Gobierno, desde una mayoría absoluta, con una Administración autonómica y local masivamente partidaria, con un liderazgo y equipos consolidados y con un sistema de partidos mucho más favorable.…  Seguir leyendo »

«El PP recupera espacios de proyección, pese a tener dificultades para contener la pérdida de apoyos electorales. Su paradoja es esa: más relevancia con menos votos». Esta era la reveladora conclusión del periodista que cubría las informaciones del Partido Popular vasco en El Correo en diciembre de 2013. El PP del País Vasco no ha dejado de perder votos desde que María San Gil dejó su presidencia en 2008 al sospechar que el liderazgo de su partido no deseaba combatir ideológica y políticamente al nacionalismo hegemónico del PNV. El tiempo le dio la razón. Por eso era previsible el nuevo descenso de votos en las últimas elecciones municipales y su fracaso en las generales: ningún diputado al Congreso.…  Seguir leyendo »

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, y Pablo Casado, líder del Partido Popular, en marzo de 2019. La derecha que ahora lidera Casado se ha convertido en un fenómeno emocional. CreditEmilio Naranjo/EPA vía Shutterstock

Nadie lo tenía previsto, porque la expectativa era el desastre, pero a los utileros del Partido Popular (PP) les tomó poco tiempo montar de urgencia un escenario en su sede de Madrid para festejar que el domingo 26, caramba, habían mantenido el control de la comunidad autonómica y, de paso, le arrebataron el gobierno de la capital de España nada menos que a la izquierda.

Unos minutos más tarde, los candidatos triunfantes del conservadurismo asomaban para saludar a sus seguidores, entusiasmados como si hubieran ganado Liga, Copa del Rey y Champions. Con ellos, con su sonrisa de promotor de dentistas, Pablo Casado, el líder del PP, el hombre que, hoy, si España no fuera un delirio, estaría desahuciado políticamente.…  Seguir leyendo »

Hace unos años causó furor un ensayo de dos profesores de una famosa escuela de negocios, W. Chan Kim y Renée Mauborgn. Su título era Blue Ocean Strategy, y como suele suceder con las obras del management que abren nuevos horizontes, el libro se convirtió en una empresa que hoy es una potente institución internacional dedicada al estudio, la enseñanza y la difusión de las estrategias del océano azul.

El éxito no era sorprendente: el ensayo daba respuesta a una de las amenazas más acuciantes del momento, como es la precarización laboral, al tiempo que aportaba como solución la innovación, es decir, lo que todos percibían ya como la gran oportunidad.…  Seguir leyendo »

En el centro, España

«El momento más oscuro es justo antes del amanecer» (Thomas Fuller). El pasado 28 de abril el Partido Popular tuvo el peor resultado de su historia. Pedro Sánchez, con el menor apoyo parlamentario que nunca ha tenido un presidente de Gobierno, consiguió el mayor margen de maniobra que jamás habían logrado sus predecesores. Sánchez puede gobernar en solitario, intentar seducir a Ciudadanos o formar Ejecutivo con los podemitas y los independentistas. Si sale con barba, San Antón, y si no, la Purísima Concepción. Y todo en un momento en el que los separatistas tienen más poder que nunca y en el que estamos en vísperas de una desaceleración económica seria.…  Seguir leyendo »

El PP vasco concurrió a las elecciones autonómicas de1990 con un eslogan, «Más de 100.000 vascos», que remarcaba el mínimo electoral de un partido que comenzaba su travesía del desierto en la plaza más difícil de España. El líder de entonces, Jaime Mayor Oreja, tenía un proyecto, una estrategia y un aprendizaje desde experiencias fallidas como UCD o Coalición Popular (CP). El partido creció progresiva y significativamente a lo largo de los noventa, a pesar de los asesinatos y embestidas del terrorismo abertzale. Los populares vascos se beneficiaron especialmente de los dos «tsunamis azules» del partido en toda España en 1995 y 2000, hasta el inicio de un retroceso imparable, precisamente con los otros dos «tsunamis» de 2011.…  Seguir leyendo »

Las elecciones recientes han colocado a los partidos que de manera convencional se consideran de centro y de derecha en una situación que no parece estable, que, en cualquier caso, no sería inteligente mantener. El resultado electoral ha sido muy frustrante para el PP, que a buen seguro no esperaba nada parecido.

Desde 1996, el PP ha venido disfrutando de una mayoría cómoda, con claras opciones de vencer al PSOE (lo hizo en cinco de las ocho convocatorias que ha habido), pero su deterioro electoral, que comenzó en 2011, se ha acelerado de tal manera que ha perdido casi la mitad de los votos obtenidos en 2016, cuando ya se encontraba en una situación muy comprometida.…  Seguir leyendo »

En busca del PP perdido

La severa derrota electoral sufrida por el Partido Popular ha hecho saltar todas las alarmas en la calle Génova 13. Sobre todo porque los 66 escaños logrados el domingo, apenas un 16,70% de los votos, no conectan al nuevo PP de Casado con el espíritu de refundación y relanzamiento que inspiró la Convención Nacional, celebrada en enero a bombo y platillo. Al contrario, enfrentan al Partido Popular con la realidad de un episodio menos glorioso: el peor resultado electoral de su historia. No se trata de un descalabro como el sufrido por el Partido Radical en 1936 o la UCD en las elecciones de 1982.…  Seguir leyendo »

No hay más que preguntar a los votantes que se han ido a Vox y a Ciudadanos para saber por qué lo han hecho. “Rajoy dijo en 2011 que bajaría impuestos y tardó seis años, que modificaría la elección del Consejo General del Poder Judicial y no lo hizo, que derogaría leyes ideológicas como la de Memoria Histórica, o la del aborto, y tampoco”, me ha escrito uno. Otro, un pepero de toda la vida, empresario, me suelta: “En Cataluña nos han tomado el pelo. Aznar cedió todas las competencias siendo Rajoy ministro, y las han utilizado contra España”. Una chica que votaba al PP me recuerda: “Los casos de corrupción han sido letales.…  Seguir leyendo »

Comienzo con una cita larga que, sin embargo, creo que no lo parecerá al leerla 1:

«Muchas veces no podemos explicarnos, sin dedicarle un poco de tiempo y un poco de atención, cómo un equipo de gobierno que recibe las más duras críticas en campos fundamentales de su actuación, mantiene, sin embargo, esa creencia generalizada de imbatibilidad. ¿Es que no existe una alternativa real a ese gobierno, ni a su forma de gobernar, ni a su líder, ni al partido que lo sustenta?

¿Es que no hay otro conjunto de ideas y de personas que formen un proyecto político capaz de generar una confianza traducible en el suficiente número de apoyos populares?…  Seguir leyendo »

Concordia social

«Ser sobrios y realizar lo que es posible en vez de exigir con ardor lo imposible ha sido siempre la cosa más difícil», escribió Joseph Ratzinger. Hace 16 años que no me presento a unas elecciones, y jamás pensé que lo volvería a hacer. Pero tampoco pensé nunca que llegaríamos al riesgo de fractura que vivimos, ni que fuera necesario ayudar a restaurar la concordia una vez más. La sobriedad de lo posible, lo más difícil, debe guiarnos en este propósito. Porque es evidente que estamos muy lejos de los niveles de tolerancia, moderación, responsabilidad, realismo y respeto que hemos vivido en España en etapas anteriores de nuestra democracia.…  Seguir leyendo »

Vivimos momentos de extrema volatilidad del voto en España, Europa y en el mundo entero. En España las dudas sobre lo que puede pasar el 28 de abril son muchas, aunque poco a poco se ha abierto con fuerza la alternativa de Sánchez, fundamentalmente dentro de la llamada coalición Frankenstein, es decir, PSOE, Unidas Podemos, PNV y los independistas catalanes.

Bien es verdad que el debate a seis de RTVE fue una clara victoria del centroderecha liderado por Cayetana Álvarez de Toledo, del PP, e Inés Arrimadas de Ciudadanos, que acorralaron a la ministra socialista María Jesús Montero. Hay que destacar que también estuvo brillante la líder -casi colíder- de Unidas Podemos, Irene Montero.…  Seguir leyendo »

Conozco a Pablo Casado desde sus tiempos en Nuevas Generaciones. No sorprenderá mi decidida apuesta por él, pero para que no se confunda con lisonja de botafumeiro quede dicho que, junto a innegables aciertos, hay decisiones suyas que no comparto, por ejemplo en el campo de las listas electorales. Y también quede dicho que no estoy en deuda con él en el terreno político. En el humano sí: su amistad, que es más importante. Rajoy me incluyó en la propuesta de sus candidatos a la Junta Directiva Nacional en los Congresos de Sevilla y Madrid, lo que no hizo Casado en el Congreso que lo eligió presidente.…  Seguir leyendo »

Este país no se cansa de elecciones, o eso parece. Deshecho el bipartidismo imperfecto hemos dado paso a un multipartidismo con opciones de pactos poselectorales obligatorios. Quizá algún día pasemos a la alianzas previas a los comicios, como en otros países europeos, pero de momento esa cultura no está en nuestros partidos. En esta circunstancia transitoria y muy competitiva, la clave es la utilidad del voto.

Esa cualidad depende del objetivo que cada elector quiera dar a su papeleta. Si se trata de protestar contra la situación o el Gobierno, a través de un partido que encarna la indignación -como en su día fue Podemos, y hoy Vox-, la utilidad está en depositar el voto donde haga más daño o se muestre más ese enfado.…  Seguir leyendo »

La cometa verde Vox como marianismo

Al hacer una genealogía de lo que habitualmente se denomina marianismo, la acción política distintiva desarrollada por Mariano Rajoy, hay que detenerse en su discurso de Elche de abril de 2008. El PP acababa de perder las elecciones y estaba próximo a celebrar su Congreso de Valencia. La frase capital invitaba a los liberales y a los conservadores del Partido Popular a marcharse a sus propios partidos, y dado que estos partidos no existían, la invitación era a crearlos. Rajoy creía que la derrota obedecía a una falta de centrismo y de moderación, lastrados por personas situadas en posiciones liberales o conservadoras.…  Seguir leyendo »

Pablo Casado y la paradoja de Stockdale

El miércoles, volví a la planta séptima de Génova 13, en modo ‘no hay mal que cien años dure’… ni buen cuerpo que no lo resista. La ocasión lo merecía porque Pablo Casado había concedido a EL ESPAÑOL su primera entrevista tras la convocatoria electoral. Sentí lo mismo que cuando regresé a la Moncloa en mayo de 1996, al final del felipismo, y los plátanos del jardín se encorvaban cargados de primavera, formando un arco triunfal para el nuevo presidente, su joven esposa y sus primeros visitantes.

En realidad, sólo había pasado algo más de una década desde que entrevisté a Rajoy, en su despacho, durante la campaña de 2008.…  Seguir leyendo »

La aparición de Vox ha supuesto un terremoto en el panorama político español: ha restado votos al PP a cambio de proporcionarle mayor centralidad, ha neutralizado aún más a un Podemos dividido, e indirectamente ha acercado a Ciudadanos al PSOE, lo que facilitaría una próxima coalición.

Aspirar a la centralidad en el arco político es un objetivo deseado pero teórico, como teórica es la ubicación de un electrón en su trayectoria orbital, algo conocido en Física como «principio de incertidumbre». La lucha por ocupar este espacio se debe a la creencia que muchos tienen de que en él se ganan las elecciones; dialéctica indemostrable, que se remonta nada menos que a Platón que se preguntaba: «¿Cuál es la esencia del centro?».…  Seguir leyendo »