Patriotismo

Donde reside la patria

A lo largo de las semanas que quedan hasta el 10 de noviembre, más que probablemente, volverá a agitarse la referencia a la patria como argumento electoral. Incluso si, en lugar de cobijarse en la bandera, los apellidos o el estilo de vida, se escogen más modernos y propositivos envoltorios, como el presuntamente constitucional o el supuestamente republicano. Pero a duras penas ocultarán su verdadera función partidista, electoralista, la de poder dejar fuera al otro, como ahora proponen PP y Cs cuando expulsan al PSOE del constitucionalismo, o como sostienen quienes, desde Junts per Catalunya, niegan la condición de catalanes a quienes no profesan su catecismo secesionista.…  Seguir leyendo »

En 1945, recién terminada la II Guerra Mundial, Georges Orwell decía que «el nacionalismo no debe ser confundido con el patriotismo. Entiendo por patriotismo la devoción por un lugar determinado y por una particular forma de vida que no se quiere imponer…; contrariamente, el nacionalismo es inseparable de la ambición de poder».

Hay detractores del patriotismo, al que consideran una fórmula que favorece la integración forzada, la xenofobia, el odio, e incluso, las guerras. Y asimismo hay quien sostiene que los políticos manipulan a las masas amparados en el patriotismo.

A lo largo del tiempo, y después de la Ilustración, se impone el término Patria en alternancia con el de Nación (especialmente en la Revolución Francesa) y se tornó en palabra clave en las revoluciones de independencia de los países suramericanos respecto de España.…  Seguir leyendo »

Afirmaba Gregorio Luri, entrevistado por Jorge del Palacio en EL MUNDO, que «un país que no se aprecia difícilmente querrá mejorarse». A su juicio, solo un remanente de autoconfianza permite resistir los embates del futuro. Por desgracia, los españoles llevamos largo tiempo mirándonos en la pletina de un microscopio con la reiterada terquedad de un neurótico.

La machaconería identitaria es una fuente perpetua de males por una razón metodológica: ni la verdad surge de la simple obstinación -inútil es buscar perlas en el muladar- ni el talante obsesivo de una investigación da cuenta de su profundidad. Ocioso es preguntarse por qué tiene tan mal concepto de sí mismo un país que ostenta el liderazgo en donación de órganos desde hace tres décadas y muestra mayor tolerancia hacia el colectivo LGTBI que ningún otro; un país en que se vive razonablemente bien y que, merced a su sistema de atención primaria y su dieta, está considerado como el más saludable del mundo.…  Seguir leyendo »

Yellow vest protesters ride past the Louvre in Paris on Dec. 22. (Francois Guillot/AFP/Getty Images)

On Nov. 11 — a mere month-and-a-half ago — world leaders gathered to mark the 100th anniversary of the Armistice that ended World War I. There were a lot of distractions that day: The U.S. president was afraid of some rain; the Russian president was insouciantly late. Since then, there have been more distractions: the gilets jaunes (yellow vest protesters), Defense Secretary Jim Mattis’s resignation, the stock market drop.

But as 2018 draws to a very strange close — during Christmas, President Trump sat alone in the White House, surrounded by the synthetic glow of television screens — it’s worth pausing to remember the speech made that day by the French president, Emmanuel Macron.…  Seguir leyendo »

Hace dos meses, diversos cargos públicos nacionalistas catalanes manifestaron su decisión de ir a trabajar el Día de la Hispanidad. Hace unos pocos días, representantes de lo que, en grosera manipulación metafórica del lenguaje político, se empeñan en llamar fuerzas emergentes han afirmado que irían a trabajar el día 6 de diciembre, porque nada hay que celebrar en esta fecha. No debería sorprendernos que quienes han hecho de la hipertrofia simbólica y la provocación sus formas habituales de confundir representación y algarabía presten tan denodada atención a los rituales cívicos en los que las sociedades democráticas buscan los elementos de su reconocimiento cohesionador y su imagen de comunidad.…  Seguir leyendo »

La imagen del primer personaje es inolvidable: vestido con una casaca gris plateada, está sentado y sostiene con la mano derecha un libro abierto, cuya lectura –suponemos– acaba de interrumpir; apoya el codo izquierdo sobre la mesa y su mejilla descansa sobre esa mano. Parece seguir mirándonos, con digna melancolía. Así lo retrató don Francisco de Goya.

Era asturiano, intentó traer a España reformas útiles; sufrió sinsabores y persecuciones. Se llamaba Gaspar Melchor de Jovellanos. Para Julián Marías, «es difícil encontrar, en toda la historia de España, una figura de mayor limpieza y mérito». Por eso, nadie lo ataca (un caso raro, en España): desde cualquier posición ideológica y política, todos intentan apropiárselo.…  Seguir leyendo »

En España, el patriotismo tiene mala prensa. En España, el patriotismo suele asociarse a la exaltación nacionalista, a la adhesión emocional incondicionada, al chovinismo de los nostálgicos de una pureza que nunca existió, a una idea conservadora que busca la consolidación del poder y el privilegio, al populismo y la demagogia de baja estofa de consecuencias imprevisibles. Dos intelectuales han contribuido al desprestigio del patriotismo. Samuel Johnson: «El patriotismo es el último refugio de los canallas». Mark Twain: «El espíritu del patriotismo es el del perro y el lobo». Y un filósofo ponderado como Theodor W. Adorno habla de un patriotismo negativo op se u do patriotismo –cierto: también habla de un «patriota genuino», tolerante– definido como «adhesión ciega hacia determinados valores culturales nacionales, un conformismo acrítico con formas sociales dominantes y un rechazo de otras naciones como exogrupos» (La personalidad autoritaria ,1950).…  Seguir leyendo »