Patriotismo

Hace dos meses, diversos cargos públicos nacionalistas catalanes manifestaron su decisión de ir a trabajar el Día de la Hispanidad. Hace unos pocos días, representantes de lo que, en grosera manipulación metafórica del lenguaje político, se empeñan en llamar fuerzas emergentes han afirmado que irían a trabajar el día 6 de diciembre, porque nada hay que celebrar en esta fecha. No debería sorprendernos que quienes han hecho de la hipertrofia simbólica y la provocación sus formas habituales de confundir representación y algarabía presten tan denodada atención a los rituales cívicos en los que las sociedades democráticas buscan los elementos de su reconocimiento cohesionador y su imagen de comunidad.…  Seguir leyendo »

La imagen del primer personaje es inolvidable: vestido con una casaca gris plateada, está sentado y sostiene con la mano derecha un libro abierto, cuya lectura –suponemos– acaba de interrumpir; apoya el codo izquierdo sobre la mesa y su mejilla descansa sobre esa mano. Parece seguir mirándonos, con digna melancolía. Así lo retrató don Francisco de Goya.

Era asturiano, intentó traer a España reformas útiles; sufrió sinsabores y persecuciones. Se llamaba Gaspar Melchor de Jovellanos. Para Julián Marías, «es difícil encontrar, en toda la historia de España, una figura de mayor limpieza y mérito». Por eso, nadie lo ataca (un caso raro, en España): desde cualquier posición ideológica y política, todos intentan apropiárselo.…  Seguir leyendo »

En España, el patriotismo tiene mala prensa. En España, el patriotismo suele asociarse a la exaltación nacionalista, a la adhesión emocional incondicionada, al chovinismo de los nostálgicos de una pureza que nunca existió, a una idea conservadora que busca la consolidación del poder y el privilegio, al populismo y la demagogia de baja estofa de consecuencias imprevisibles. Dos intelectuales han contribuido al desprestigio del patriotismo. Samuel Johnson: «El patriotismo es el último refugio de los canallas». Mark Twain: «El espíritu del patriotismo es el del perro y el lobo». Y un filósofo ponderado como Theodor W. Adorno habla de un patriotismo negativo op se u do patriotismo –cierto: también habla de un «patriota genuino», tolerante– definido como «adhesión ciega hacia determinados valores culturales nacionales, un conformismo acrítico con formas sociales dominantes y un rechazo de otras naciones como exogrupos» (La personalidad autoritaria ,1950).…  Seguir leyendo »