Podemos

La máxima inquina la reservan los comunistas a los anarquistas. Les molesta desde su chulería a su libertad, individual y colectiva. De ahí que su política con ellos sea muy simple: aniquilarlos, como hicieron con el POUM durante la guerra civil española e hizo Stalin con todos sus agentes al regresar, temeroso de que se hubieran contagiado del virus español. Con los socialistas, en cambio, sienten algo muy distinto: rivalidad, antagonismo, odio incluso si son socialdemócratas al considerarles «lacayos del capitalismo». Con buenas razones: se disputan el mismo electorado, la clase trabajadora, y comparten símbolos -la bandera roja, el puño en alto-, profetas -Marx, Engels, Lenin-, principios -el materialismo histórico, las contradicciones del capitalismo-, e incluso el nombre: no olvidemos que el primer Estado marxista-leninista se llamaba Unión de Republicas Socialistas Soviéticas, no «Comunistas».…  Seguir leyendo »

Caso Iglesias

Parafraseando el aserto de Oscar Wilde en La decadencia de la mentira, puede decirse que la vida imita a la literatura mucho más que la literatura a la vida. Esa apreciación se hace certeza al corroborar cómo el protagonista de El hombre que fue Jueves, la gran novela de Chesterton, cobra vida en el vicepresidente del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. No es para menos al revelarse esta semana pormenores de cómo construyó un relato falso para concurrir a la cita electoral de abril de 2019 como víctima de una confabulación de una «cloaca policial y mediática» que no era tal, sino una mascarada para escamotear su particular cloaca.…  Seguir leyendo »

No entré en la provocación porque tengo prevocación de estar allí donde legítimamente me corresponde. Cuando Pablo Iglesias respondía a mis preguntas, y ensartaba piezas inconexas de la historia de España para demonizar la figura de Manuel Fraga, sentí vértigo al comprobar definitivamente que un vicepresidente del Gobierno había excavado en la tumba de su recuerdo. El suyo propio.

El recuerdo basado en el imaginario de parte para exhumar impíamente toda la violencia de las dos Españas eternamente enfrentadas. Y lo hizo invitando a «cerrar la puerta», cuando el año en el que nació Pablo Iglesias habíamos decidido dejarlas abiertas a través de un pacto primario que superaba la dialéctica vencedores/vencidos para reponer a nuestro país en la corriente histórica que nos debía corresponder.…  Seguir leyendo »

La atribución a la oposición de supuestas intenciones golpistas es una estrategia habitual de dictadores y autócratas para ampliar su poder y acabar con la democracia.

1. Evo Morales, 2019, Bolivia

«Está en marcha un golpe de Estado de la extrema derecha con apoyos internacionales» dijo Evo Morales después de las elecciones nacionales de octubre de 2019. Elecciones en las que su porcentaje de voto creció como por arte de magia tras un parón de 24 horas en el recuento, supuestamente a causa de un fallo informático.

La Organización de Estados Americanos (OEA) decretó que Evo Morales había amañado las elecciones, la oposición salió a la calle y Morales se vio obligado a dimitir el 10 de noviembre.…  Seguir leyendo »

Sostiene Fernando Savater que «entre las muchas definiciones de democracia hay una que me gusta más que otras: es el régimen político en el que la culpa de lo que pasa la tienen los ciudadanos». En efecto, la culpa de la catástrofe que amenaza en la actualidad a España la tienen los ciudadanos, y no la incompetencia que diariamente, desde hace casi cinco meses, demuestran cada uno de los ministros, empezando por el presidente del Gobierno del PSOE y por el presidente del Gobierno de Podemos, de lo cual se deduce que es mejor tener un solo presidente que dos, porque en este caso los errores se multiplican doblemente.…  Seguir leyendo »

Había superado contrariedades, era un resistente y consiguió embaucar a muchos ciudadanos durante años, no se detenía ante nimiedades éticas y, pasito a pasito, engañando y no cumpliendo lo que prometía, había cambiado el sistema con la complicidad de su socio, ahora jefe del Gobierno. Su socio tuvo siempre las ideas claras sobre lo que quería y cómo lo quería, y él no tenía ideología alguna; seguía el adagio de Marx, Groucho, claro, sobre la accidentalidad de las ideas según las circunstancias y a quién se dirigiesen.

El presidente se sentía feliz aquella noche. La jornada había sido grata. Se inició con un desayuno en Palacio, a donde había trasladado su residencia al día siguiente de proclamarse la nueva normalidad.…  Seguir leyendo »

Este Gobierno ha cumplido ya cien días y casi todo es un dislate. España debió de portarse muy mal el año pasado bajo el «gobierno» de Sánchez, pues los Reyes Magos a primeros de enero le trajeron carbón, mucho carbón: un conjunto de personas carentes de conocimiento, faltos de experiencia, sin oficio, poco más que revoltosos universitarios iban a conformar, hace ahora cien días, el primer Gobierno socialcomunista de España, desde la Guerra Civil, hace más de ochenta años.

Tras las elecciones de noviembre y pese a la promesa de no aliarse con los comunistas porque le quitaban el sueño, optó por echarse en sus brazos para resolver los múltiples problemas que tenía pendientes.…  Seguir leyendo »

Asegurarse la impunidad del rebaño

El escritor Stefan Zweig, errante apátrida tras desmembrarse el imperio austrohúngaro, describió como nadie, en medio de la devastación, que no había posesión más deseable que el sentimiento de seguridad. Reparó en ello al observar cómo fenecía aquel «mundo de ayer» arrastrando con él a aquel ideal común de vida. Es difícil no tener esa percepción al comprobar como el bifronte Gobierno socialcomunista que copresiden Sánchez e Iglesias instrumentaliza la lucha contra el Covid-19 para acelerar sus planes liberticidas y depauperar la economía de un país cuyas fuentes de riqueza ciegan como quien siembra los campos de sal.

En estos meses de pandemia, todo lo que tocan lo pudren.…  Seguir leyendo »

Cómo destruir una economía

No trataré aquí de las indeseadas consecuencias económicas del confinamiento. Me ocupa la vocación destructora del Gobierno. Voluntaria y deliberada. Síganme.

Una España sin turismo y sin automoción sería un país pobre, parecido al de principios de los sesenta. Solo que entonces soplaba una brisa de promesa. Todo se valora en comparación con algo, y en esos años aún se recordaba el hambre de los cuarenta. Hoy, regresar allí sabría a rayos. Sería una caída, y siempre compararíamos con los días de vino y rosas.

Un país que perdiera la cuarta parte del PIB, que es lo que pesan los citados sectores, en modo alguno podría sostener el colchón de bienestar social que los jóvenes dan por descontado, como el florecimiento de los almendros.…  Seguir leyendo »

Independencia de los jueces

Si hay alguien acostumbrado a criticar las sentencias judiciales somos los profesores de Derecho. Lo hacemos constantemente, es parte de nuestro oficio y no nos avergonzamos de ello, todo lo contrario. Es una crítica que intenta ser fundada, utilizar argumentos racionales, no emocionales, y siempre matizada por el respeto a las instituciones. Ataca las razones de una sentencia, con intención última de mejorar la justicia, sin menoscabar la autoridad de la judicatura. Y es una crítica amparada por la libertad de cátedra, y también por la libertad de expresión. La misma libertad que protege a todo ciudadano para expresar su opinión contraria a una decisión judicial.…  Seguir leyendo »

En el terreno de las equivalencias gramaticales, nacionalidad es a nacionalización lo mismo que normalidad es a normalización. Del mismo modo que sociedad es a socialismo lo mismo que pueblo a populismo.

La aleación del socialismo de resistencia con el populismo de persistencia en un momento de crisis profunda ha permitido que lo normal se sustituya por un discurso radical en el que no cabe la disidencia. El \»No hay Plan B\» de Sánchez es una versión moderna y paupérrima de esa radicalidad muy próxima al paroxismo de \»El Estado soy yo\», una visión autocrática del poder a caballo entre el cesarismo y el mesianismo.…  Seguir leyendo »

Lo político está siendo tomado por un tipo de mentira con la que no se puede convivir. Los espacios que ocupa se pierden, las estancias quedan condenadas. Nada que ver con la dosis de engaño al pueblo, o demagogia, de cualquier sistema político real.

En los regímenes totalitarios la mentira es estructural. Se funde con la verdad en una comunión monstruosa, y puede durar décadas porque a los sometidos se les inocula un virus moral o mortal. Así, quien desea sobrevivir siguiendo a la naturaleza se ve obligado al compromiso, y quien no está capacitado para tragar es eliminado. De ahí la trascendental y dolorosa observación de Viktor Frankl acerca de la rápida muerte de los mejores bajo el nazismo.…  Seguir leyendo »

Cien días con sus cien noches

Parece que fue hace mucho tiempo, pero apenas son poco mas de 100 días. No es demasiado tiempo para olvidar que la causa inmediata de este Gobierno fue la necesidad de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias de cubrir sus respectivos fracasos en las elecciones generales de noviembre de 2019. Ante el imperativo de sobrevivir a la exigencia de rendición de cuentas, a Sánchez se le pasó el insomnio que le provocaba la sola idea de tener a Unidas Podemos en el Ejecutivo e Iglesias archivó sus alusiones a la «cal viva» con la que combatía a los socialistas recordando los años de la guerra sucia.…  Seguir leyendo »

Mientras el liberalismo en las últimas décadas mostraba síntomas inequívocos de fatiga, el populismo de izquierdas en España avanzaba a lomos de una bestia inquietante que siempre gana y que es el miedo. El miedo es una trituradora de la razón y un asombroso vector para la expansión del cesarismo. Y no faltaron césares de vanguardia en una sociedad hastiada y perturbada por la crisis de seguridad (2000) y por la crisis económica (2007). El populismo en España, como en el resto del mundo, se configura sobre referentes extraordinariamente simples e intelectualmente pírricos, pero con una capacidad sensible para la movilización de la emoción y del sentimentalismo.…  Seguir leyendo »

Sánchez y el flautista Iglesias

Al cabo de cien días de nefanda gestión del Gobierno socialcomunista, cabe poner del revés el merecido elogio de Churchill a los heroicos aviadores que libraron la Batalla de Inglaterra frente a la Alemania de Hitler y concluir que nunca tan pocos hicieron tanto daño a tantos en tan poco tiempo al supeditar la salud de los españoles a sus postulados ideológicos. Primero, desatendieron 40 días las advertencias sobre el letal Covid-19, lo que favoreció su masiva propagación y dejó inerme al sistema de salud convirtiendo a España en el lugar del mundo con mayor tasa de fallecidos y de sanitarios infectados.…  Seguir leyendo »

Cuando escribo estas líneas hay 128 muertos por Covid-19 en Grecia, con casi once millones de habitantes. En Portugal han fallecido 854 afectados, con una población de algo más de diez millones. En España, las víctimas mortales ascienden a 22.224, sobre cuarenta y siete millones de almas. Esa es la cifra oficial. La realidad es peor. A quien desee conocerla le basta con aplicar la sencilla operación que aquí apuntó Joaquín Leguina: compárese el número de muertes con las del año pasado para el mismo período relevante.

Aun dando por bueno el incorrecto conteo oficial, las cifras son desoladoras. Deberíamos compararnos con Alemania o Corea del Sur, pero hagámoslo con Grecia y Portugal para intuir las dimensiones del fracaso de nuestro Gobierno y de sus expertos.…  Seguir leyendo »

En primer lugar, quería hacer una aclaración sobre el intervencionismo económico, frecuentemente designado como lo público, que tantos partidarios tiene y ha tenido en nuestra historia. Esta corriente de opinión, que muchos consideran como de izquierda, ha sido desde siempre patrimonio de la derecha, y en particular de la derecha extrema. El sistema económico y comercial de nuestra época imperial era intervencionista y prohibicionista hasta tal extremo que Adam Smith, su crítico severo, lo expuso como paradigma de lo que él llamó el «sistema mercantil», que hoy abreviamos como mercantilismo (intervencionismo en comercio exterior). Smith consideraba, no sin razón, que el mercantilismo había contribuido poderosamente a la decadencia económica de España, tan pujante en el siglo XVI y tan estancada comparativamente en el XVIII.…  Seguir leyendo »

No hay que ser un agudo analista político para darse cuenta de que la actual legislatura nacional está finiquitada. La emergencia provocada por la pandemia mundial del coronavirus ha dejado desarbolado el mandato de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. No hay proyecto legislativo que el Gobierno de coalición no tuviera en el morral que no se vaya a ver radicalmente afectado –o simplemente arrinconado en el fondo del cajón– por el efecto de esta mortal epidemia.

Todos los españoles han cambiado sus prioridades en estas últimas semanas, al igual que lo ha hecho de manera drástica nuestra vida familiar, laboral y social.…  Seguir leyendo »

Ambición de césar en una España confinada

Con gran carga de ironía, el disidente soviético Vladimir Bukovsky, 12 años en campos de trabajo y prisiones psiquiátricas por defender los derechos humanos en la URSS, refería que cuando la prensa soviética daba cuenta del hallazgo de algún alimento perjudicial para la salud sus compatriotas colegían que lo que se les anunciaba es que pasaba a ser racionado por la incompetencia para obtenerlo. Tan interiorizada estaba la mentira oficial que hasta Gorbachov persuadía a Margaret Thatcher de que los rusos eran tan difíciles de complacer que, disponiendo de un pan mejor, se empecinaban en comer uno bastante peor con algo de sal.…  Seguir leyendo »

1. Prohibición de los medios de prensa privados

«Que existan medios privados ataca la libertad de expresión», decía Pablo Iglesias durante una entrevista en 2013. De lo que se deduce que, para Podemos, la libertad de expresión se protege prohibiendo los medios privados. «El periodismo es un arma que vale para disparar, punto», añadió a continuación el líder de Podemos, por si no había quedado suficientemente clara su idea de que la prensa privada no tiene espacio en su sociedad ideal.

2. Venezuela como ejemplo de libertad de información

«A mí me gustaría que un partido de izquierdas ganara las elecciones y me nombrara director de una televisión pública», decía también Pablo Iglesias en la misma entrevista.…  Seguir leyendo »