Podemos

LA Constitución, como es notorio, proclama entre los derechos fundamentales el que tiene por objeto la «reunión pacífica y sin armas», es decir, el de manifestarse, o sea, salir a la calle -que es de todos- para quejarse de algo, casi siempre tal o cual hazaña de los políticos que nos ha tocado sufrir. Pero hay que avisar con antelación de diez días al gestor de la calle -en casi toda España, las Delegaciones del Gobierno- para que vistas las circunstancias concurrentes -de qué se quieren quejar en concreto y quiénes-, ese gestor pueda evaluar las consecuencias para el orden público y al cabo prohibir o autorizar.…  Seguir leyendo »

La cuarentena rige para todos los españoles menos para uno que se llama Pablo Iglesias. El vicepresidente, que no soporta verse al margen del minigabinete de emergencia -aunque haya conseguido apartar de él a Carmen Calvo-, volvió a saltarse esta semana las reglas que obligan al resto de los ciudadanos para desempeñar una tarea tan esencial y urgente como dar una rueda de prensa. Preso del síndrome de abstinencia, necesitaba una dosis de protagonismo con la que marcar énfasis ideológico y aparentar una demostración de fuerza. Su pulso con el resto del Gobierno se ha convertido para él en una cuestión de supervivencia; siente que el estado de alarma constituye una oportunidad perfecta para desarrollar su programa de nacionalización económica encubierta pero no acaba de encontrar el modo de abrir hueco a su propia agenda.…  Seguir leyendo »

Las cazuelas son golpistas

Si sustituimos el debate parlamentario o, incluso, el derecho de manifestación por las caceroladas, los golpistas estarán al borde de haber ganado la batalla. En ese terreno, en el de las emociones, tienen todas las de ganar.

Nos encontramos librando una guerra contra un enemigo peligroso e invisible: el Covid-19. Es por tanto tiempo de resistencia, de combate y frialdad. Hay otro enemigo sinuoso, que excita las pasiones y pretende obtener un beneficio político definitivo de esta guerra contra el virus: el totalitarismo.

El objetivo en España de los totalitarios es el derribo del régimen del 78. En ello están aliados separatistas y populistas de extrema izquierda.…  Seguir leyendo »

Los regímenes políticos complejos en general -y las democracias, en particular- han sido conscientes, desde antiguo, de sus evidentes carencias en los momentos históricos excepcionales en que la anormalidad sustituye a la normalidad. No en vano ya la República romana preveía la figura del dictator, como mando único necesario para aquellos momentos, como la invasión de Aníbal, en que el ordinario funcionamiento de las instituciones republicanas se mostraba insuficiente para superar la crisis.

Nuestra prudente Constitución no es excepción en la materia, reservándose distintos mecanismos para afrontar las situaciones de crisis. Uno de ellos es ese «estado de alarma» decretado el pasado sábado y que, merced a la crisis sanitaria provocada por el virus covid-19, nos mantiene a los españoles en un confinamiento domiciliario sin precedentes.…  Seguir leyendo »

Cuando los tuyos advierten que ya eres casta

Publicado hace algo más de un siglo (1911), El Diccionario del Diablo define al rebelde como aquel que auspicia «un nuevo mal gobierno que aún no ha conseguido establecerlo». Su corrosivo compilador, Ambrose Bierce, inspiró a Carlos Fuentes su novela Gringo viejo, agigantando la leyenda de este hiperbólico personaje que se adentró en el México agitado por la revolución. A fines de 1913, remitió una carta a una sobrina en la que, con sarcástico humor, le refería: «Si oyes que me han puesto ante un paredón mexicano y cosido a balazos, piensa, por favor, que es una hermosa manera de despedirse de esta vida: evita la vejez, la enfermedad y que me caiga por la escalera del sótano.…  Seguir leyendo »

Si el Gobierno hubiese podido encontrar en el coronavirus algún elemento susceptible de explotación propagandística, Pedro Sánchez se habría puesto al frente de una célula de crisis convenientemente retransmitida por Iván Redondo desde el búnker de La Moncloa, como aquella de Obama la noche en que los SEALS mataron a Bin Laden. Pero como la epidemia sólo puede dar disgustos, el Ejecutivo se ha refugiado en un silencio prudencial, parapetándose detrás de los expertos y dejando hablar a los que saben. Acaso por razones oblicuas, relacionadas con el miedo a resultar salpicado por consecuencias enojosas, ha adoptado una postura razonable, favorecida por la actitud colaborativa de una oposición que también ha de ocuparse en la sanidad autonómica de sus propias responsabilidades.…  Seguir leyendo »

Irene Eukaryota

Un espectro recorre Europa, un huracán arrasa la península y no es el coronavirus. Nadie lo sabe tan bien como los ministros y ministras del PSOE, azotados por su ímpetu y desarbolados por su furia. Varios de ellos van diciéndolo por las esquinas: «Mírala, mírala, mírala». Es el huracán Irene.

Los más prominentes miembros del gobierno piden que nos fijemos en Irene Montero. Que la escuchemos (si en medio del rugido del vendaval somos capaces de oír algo). Que hablemos con ella (si su ametralladora verbal deja resquicio para colar alguna que otra palabra). Pero, sobre todo, que le dediquemos la atención que merece.…  Seguir leyendo »

1. La humillación de Irene Montero

«Detectamos muchas cosas inconstitucionales» dijeron fuentes del PSOE sobre la nueva Ley de libertades sexuales que Irene Montero pretendía convertir en el emblema de su ministerio de Igualdad. Y no sólo «cosas inconstitucionales», sino también errores gramaticales, absurdos jurídicos, artículos copiados de otras leyes, invasiones de competencias, ignorancia de la jurisprudencia del Tribunal Supremo, vocación invasiva y un largo etcétera de amateurismos más propios de un activista adolescente que de un ministro.

La Ley de libertades sexuales tendrá, en fin, que ser cepillada por juristas profesionales antes de ver la luz del sol. El objetivo es que el proyecto estrella de la ministra Montero ofrezca, al menos, una mínima apariencia de constitucionalidad y de rigor jurídico antes de ser lanzada al ruedo.…  Seguir leyendo »

Cuando en una democracia como la española el poder gubernamental comienza a cuestionar a los medios críticos hay una amenaza seria de autoritarismo político que pone en peligro las libertades, empezando por la libertad de prensa y la libertad de expresión y opinión. Esa izquierda de dimensión universal que ha cargado contra el tic totalitario de Donald Trump por su fobia a la prensa crítica, que para el presidente de EEUU representa todo lo que no sea Fox News, parece contagiarse en España del coronavirus de la autocracia, lo cual es muy peligroso en tiempos de tanta poesía progresista. Quizás piensa la coalición de coaliciones, en un arrebato vírico de MeToo procedente de Venezuela, Bolivia, Cuba o China, que no hay limitación al ejercicio del poder por el sólo hecho de sumar una mayoría parlamentaria que le permite promulgar leyes que satisfagan las necesidades de quienes conforman ese bloque mayoritario, empezando por el separatismo condenado por sedición.…  Seguir leyendo »

Hannah Arendt se quejaba con frecuencia de los malentendidos que provocaba su idea de la «banalidad del mal». A partir de las aclaraciones de la filósofa alemana, su significado se concreta en una advertencia sobre el peligro de hacerse el tonto ante ataques graves contra la convivencia democrática. Pues bien, las justificaciones del Gobierno de Sánchez e Iglesias sobre la mesa con los independentistas responden a ese esquema: hacerse los tontos.

En línea con la «banalidad» de Arendt –«y lo escandaloso es esta necedad»–, se difunde una narrativa plagada de «no pasa nada, todo está controlado» o «cómo va el PSOE a ceder frente a los secesionistas».…  Seguir leyendo »

1. En la España constitucional han existido tres partidos que han defendido los principios de la izquierda democrática, a veces conocida como socialdemocracia y a veces, con mayor osadía dado el certificado de antecedentes penales de la cosa, como socialismo.

2. Esos tres partidos son el PSOE de Felipe González, UPyD y Ciudadanos.

3. El resto de lo que en España se ha llamado tradicionalmente «izquierda» no es más que izquierda no democrática, es decir comunismo.

4. También ese extraño híbrido de populismo, doctrina social falangista, modas altoburguesas de la identidad, filias castrenses bolivarianas y formas monárquicas que es Podemos.

5.…  Seguir leyendo »

Entre los ritos iniciáticos de la conversión, hay algunas acciones tribales en todos los grupos humanos que simbolizan el paso del catecúmeno a miembro de pleno derecho de la comunidad. Pablo Iglesias es un ejemplo perfecto de apostasía y de conversión pseudoreligiosa.

En apenas tres semanas, aplaudió a la monarquía, aprobó una ley que reconocía beneficios fiscales a los donantes como Amancio Ortega, se reunió en una finca comprada por Franco y votó también a favor de la posibilidad de fraccionar contratos públicos con la ataraxia de un político estoico.

Pero lo más alarmante que ha ocurrido desde el punto de vista del conductismo humano del vicepresidente, y que denota una mutación irreversible en su espíritu, es el día en el que a una pregunta de la oposición sobre el desarrollo de sus políticas públicas, contestó sin ningún pudor que iba a constituir una Comisión Delegada.…  Seguir leyendo »

La disposición a mentir ha resultado muy provechosa desde que el mundo es mundo. Hay un pasaje en la vida de san Agustín que lo ilustra bien. Es cuando Agustín, a la sazón un joven y prometedor abogado, toma consciencia de que sus éxitos en el foro se deben a su talento para convencer con su poderosa elocuencia, aunque la razón no esté de su parte. En rigor, lo que descubre el flamante orador imperial en Milán es que cuando el fin es ganar el debate a cualquier precio, la pasión por la verdad es un lastre.

Para el santo fue este un momento de crisis espiritual.…  Seguir leyendo »

Delcygate Todas las noches de un día

Tras vérsele el miércoles hundido en su escaño del Banco Azul de las Cortes, deslizándose ojeroso por el escurridero de sus supercherías, el ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, parecía un insomne que hubiera soportado «todas las noches de un día». Como el título de la obra que escenifica en Madrid Alberto Conejero, uno de los grandes dramaturgos del momento y finalista este año del Premio Valle Inclán de EL MUNDO y El Cultural. Fue incapaz de aclarar la índole real de su clandestina reunión –envuelta en la neblina de la nocturnidad y alevosía del aeropuerto de Barajas– con la vicepresidenta de la narcodictadura venezolana, Delcy Rodríguez, quien tenía prohibida su entrada en territorio europeo acusada de crímenes de lesa humanidad y de corrupción.…  Seguir leyendo »

A muchos nos ha sorprendido el pacto de la izquierda con los nacionalistas, pues en Cataluña sólo viene a rescatarles de su profunda depresión. Además, una izquierda progresista nunca se uniría a reaccionarios. Sin embargo, quizá no sea casualidad que reiteren ese pacto en momentos históricos tan distintos como el presente, la Transición o la Segunda República.

El aglutinante de todos estos matrimonios es que comparten un cierto déficit en el respeto a la igualdad entre ciudadanos. Mientras que el nacionalismo es supremacista en lo étnico-cultural, mucha izquierda peca de superioridad moral. No les arredra que sus diferencias sean también notables.…  Seguir leyendo »

Parecía que todos habíamos recibido el mensaje electoral y que con él las derechas dejarían a un lado la salmodia de la ilegitimidad del Gobierno para con ello justificar la crispación sin límites como forma de oposición. Y que con el alivio del desbloqueo del Ejecutivo se abriría paso también la dialéctica de oposición propia de una democracia madura como es la española.

Pero no ha sido así. Sin solución de continuidad, hemos pasado de cuestionar la legitimidad de la moción de censura contemplada en la Constitución a aplicársela a la investidura, al nuevo Gobierno y a cualquiera de sus primeras medidas.…  Seguir leyendo »

Algunas medidas del programa de gobierno anunciadas por el presidente Sánchez (que han escandalizado a los partidos de derecha y, hasta antes de la investidura, al propio Sánchez) exigen entrar en un proceso constituyente, esto es, de creación de un nuevo pueblo. Los acuerdos para un diálogo bilateral, un referéndum en Cataluña, la desjudicialización (sic) de los delitos de algunos políticos catalanes o adaptar las estructuras del Estado a las identidades territoriales implican reformas constitucionales que no puede ser aprobadas al no disponer de las mayorías necesarias. Pero ello no significa que los partidos sostenedores del Gobierno renuncien a ellas. La forma de lograr el cumplimiento de esos acuerdos es entrar en un proceso constituyente que transforme el sujeto soberano, la sociedad española, y cree uno nuevo.…  Seguir leyendo »

El retiro de ejercicios espirituales del Gobierno de Sánchez-Iglesias en Quintos de Mora es un intento de mitigar las tensiones producidas en la coalición en la que el presidente no puede pastorear al Gabinete como se ha venido haciendo desde 1982.

Las monarquías parlamentarias con Gobierno de Gabinete se caracterizan por ministros que poseen un peso político propio, son cabezas de corrientes o facciones y el primer ministro precisa un acuerdo, fruto de un debate y múltiples componendas para adoptar decisiones de gobierno. En el caso español, aunque formalmente existe un Gabinete o Gobierno, en la práctica, hasta ahora, la evolución de nuestro sistema político hace de los ministros unos secretarios de Despacho similares a los de la monarquía absoluta del Antiguo Régimen.…  Seguir leyendo »

La diplomacia, entre la seducción y el abandono

Desde que Joseph Nye estableciera su famosa teoría sobre el poder blando, las relaciones internacionales han sido escenario de un sinfín de desencuentros entre quienes consideran que es más importante la diplomacia de la seducción y los partidarios del palo y la zanahoria. El creciente deterioro de aquella ha permitido que el nuevo desorden mundial trate de organizarse más a base de amenazas y recompensas que de la atracción que pueda suscitar cada país a sus potenciales aliados. La pérdida de poder blando por parte de España en las regiones en que prioritariamente residen los intereses y las oportunidades de su liderazgo, Iberoamérica y la Unión Europea, amenaza con convertirse en una enfermedad crónica tras los bandazos, inexplicados e inexplicables, de una política exterior cada día más errática y cortoplacista.…  Seguir leyendo »

Una enorme y frágil esperanza

El Gobierno de Sánchez-Iglesias representa para todos los demócratas europeos una enorme y frágil esperanza. También supone una oportunidad de aprendizaje, si es que de la historia y de la crónica se sabe aprender algo (por lo general, en cambio, suelen repetirse los errores cometidos por otros).

Es una esperanza porque va a contracorriente respecto a la marea de revanchismo de derechas, rayano en el prefascismo, que desde hace ya demasiados años parece extenderse incontenible por Occidente, con Orban en Hungría, Kaczynski en Polonia, Vox en España (propiciado por los años de Rajoy), AfD en Alemania, Salvini+Meloni en Italia, una Le Pen ya permanentemente competitiva en Francia, por no hablar de Holanda y de los países nórdicos, donde hasta ayer mismo estas derechas eran simplemente impensables (y sin mencionar a Trump, por supuesto).…  Seguir leyendo »