Política industrial

Ideas para reindustrializar España

Ventajas de un país industrial. En las décadas de 1990 y 2000 muchos defendían la sustitución natural de una sociedad industrial por una de servicios, al igual que en su momento la industrial sustituyó a la agrícola. Los nuevos empleos serían de mejor calidad. Sin embargo, la experiencia de la última crisis financiera reflejó la mayor solidez de las sociedades industriales para mantener el empleo. Los casos de Corea del Sur, Alemania, Finlandia y Noruega, todas ellas economías muy avanzadas y que han mantenido la participación de la industria en su PIB por encima del 20%, avalan empíricamente este mayor bienestar y resiliencia de las sociedades industriales.…  Seguir leyendo »

África ha contribuido menos a la crisis climática que cualquier otro continente, pero sufrirá algunas de las peores consecuencias. Ya las está sufriendo: este año, el ciclón Idai mató a más de 600 personas en Mozambique, y las sequías en el este y sur de África dejaron a más de 45 millones de personas sin comida suficiente. ¿Cómo puede África lograr crecimiento económico y desarrollo, sin contribuir a un mayor calentamiento global?

África tiene un enorme incentivo para industrializarse: la población de más rápido crecimiento del mundo y una tasa de urbanización que casi duplica el promedio global. A fin de crear empleos para casi 450 millones de jóvenes que, según se espera, ingresarán al mercado laboral en las dos próximas décadas, África debe acelerar el crecimiento económico, o enfrentará un creciente riesgo de un serio malestar social.…  Seguir leyendo »

Una verdadera política industrial para todos

En la edición de enero de 1954 de The Atlantic, John F. Kennedy, por entonces senador junior de Estados Unidos por Massachusetts, sostenía que no debía obstaculizarse la migración en curso de las industrias de Nueva Inglaterra al sur del país. Por el contrario, instaba al gobierno a ofrecer préstamos y otras formas de apoyo para asistir a las empresas radicadas en Nueva Inglaterra, volver a capacitar a los trabajadores industriales y financiar a las agencias locales de desarrollo industrial.

Kennedy reconocía que el gobierno tenía un papel importante para desempeñar tanto a la hora de promover al sur como de fomentar las nuevas industrias en Nueva Inglaterra.…  Seguir leyendo »

En vingt ans, la part de l’industrie dans le produit intérieur brut (PIB) européen n’a cessé de chuter, passant désormais sous le seuil des 16 %. L’effritement de notre base industrielle, maillon critique de l’économie européenne, conjugué à l’essor d’une concurrence internationale agressive portée par les stratégies America First et Made in China 2025 ébranlent l’autonomie stratégique de l’Union et menacent nos emplois d’aujourd’hui et de demain. L’Europe doit d’urgence renverser cette tendance grâce à une stratégie industrielle forte, sans laquelle il n’y a pas de souveraineté économique et technologique européenne. Cet impératif devra être l’une des grandes priorités du prochain Parlement européen et de la future Commission, qui disposent pour cela de trois leviers pour agir.…  Seguir leyendo »

A principios de este año, el ministro de economía alemán Peter Altmaier reveló su “Estrategia Industrial Nacional 2030”, que busca proteger a las empresas alemanas contra competidoras chinas que reciben subsidios estatales. La estrategia identifica sectores industriales clave que recibirán apoyo especial del gobierno, pide establecer en Europa la producción de baterías para autos eléctricos y defiende la fusión de empresas como forma de obtener economías de escala.

Es un plan controvertido. Lars Feld, del Consejo Alemán de Expertos Económicos, dijo que esta estrategia es una aberración y acusó a Altmaier de pretender instituir la planificación central. Pero este no es un debate ideológico (como insinúa Feld); la pregunta, más bien, es si esa política industrial puede funcionar.…  Seguir leyendo »

Desde 2000, África registra tasas de crecimiento económico impresionantes, debidas en gran medida a los programas de ayuda al desarrollo y a un prolongado auge de los commodities. Pero estos índices (más allá de la gran diversidad de trayectorias socioeconómicas del continente) enmascaran en general la falta básica de transformación estructural.

Muchos países africanos todavía tienen que pasar por la clase de transformación que se necesita para un desarrollo socialmente inclusivo y ambientalmente sostenible a largo plazo: en concreto, la industrialización. Esta es un factor comprobado de diversificación económica, y ayuda a cultivar, fortalecer y sostener las condiciones necesarias para un proceso de crecimiento y desarrollo competitivo.…  Seguir leyendo »

La industria vuelve a estar de moda o, por lo menos, los sectores industriales vuelven a reclamar su protagonismo. Probablemente porque confiamos más en ella que en los servicios a la hora de crear el empleo que necesitamos. O porque muchas de las innovaciones tecnológicas nos llegarán a través de la industria. O porque países como Japón, Taiwán y Corea del Sur hace años, y China y la India más recientemente, han basado su crecimiento en los sectores industriales, y siguen amenazando a nuestras empresas con sus acciones agresivas. O, simplemente, porque el peso de la industria ha caído desde hace años, y nos parece que ya es hora de volver a prestarle atención.…  Seguir leyendo »

Tema

Este trabajo presenta el marco conceptual con el que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) viene acercándose a la nueva generación de Políticas de Desarrollo Productivo (PDP) que están apareciendo en Latinoamérica.

Resumen

La Gran Recesión de 2008 y sus impactos sobre las tasas de crecimiento potencial de la economía global han dado un impulso al estudio de las razones que subyacen la desaceleración de la productividad. Los múltiples análisis hubieran podido seguir alimentando debates con poca repercusión social directa si los ciudadanos no hubieran manifestado su hastío por la incapacidad exhibida por la mayoría de las economías del mundo para recuperarse plenamente de la explosión de aquella burbuja.…  Seguir leyendo »

Mientras que el mundo ansiosamente escudriña buscando señales sobre cuál será la siguiente acción del presidente estadounidense Donald Trump con respecto China, los líderes chinos siguen concentrados en la próxima etapa de la actual transformación económica de su país. Lo que ellos hacen debería despertar el interés de todos – en especial de los estadounidenses responsables de la formulación de políticas.

El proceso de industrialización de China, como el de otras economías exitosas del este asiático, ha combinado la inversión dirigida por las ganancias, la política industrial activa y la disciplina exportadora. Sin embargo, ese enfoque tiene sus limitaciones, ejemplificadas en los numerosos países en desarrollo que han intentado ascender a la misma escala de desarrollo, sólo para quedar atrapados en los peldaños medios o incluso para retroceder, a causa de lo que el economista de la Universidad de Harvard, Dani Rodrik, ha llamado “la desindustrialización prematura”.…  Seguir leyendo »

La política industrial se está poniendo de moda nuevamente en muchas economías avanzadas. Desestimada en los dinámicos 1980 por considerársela un factor que contribuyó al estancamiento de la década previa, cada vez más se la ve como un medio para frenar la deserción de los votantes de la clase trabajadora hacia partidos populistas de derecha. Pero desarrollar una estrategia industrial efectiva no será tarea sencilla.

La Unión Europea ha intentado definir un marco consistente para abordar este tema desde 2014, cuando publicó un análisis de las ventajas y desventajas de la política industrial. El Reino Unido está más avanzado, al haber difundido en enero un documento sobre la creación de una estrategia industrial.…  Seguir leyendo »

Durante los últimos 25 años antes de la crisis más reciente las políticas industriales de carácter vertical o sectorial pasaron a un segundo plano, e incluso a ser denostadas por la mayoría de los países y el ideario de acción política de la Comisión Europea, la OCDE y otros organismos multilaterales. Todos ellos resaltaban la importancia de las políticas de competencia y laissez faire empresarial en las que la dinámica productiva de los países desarrollados parecía abocada más o menos automáticamente hacia la especialización en los tramos superiores de las cadenas de valor, I+D y servicios, mientras que el grueso de la actividad manufacturera se trasladaba a países menos desarrollados con costes laborales, sociales y medioambientales más bajos.…  Seguir leyendo »

Se acercan las elecciones y en las próximas semanas se hablará frecuentemente de la necesidad de reindustrializar España; de la necesidad de revertir un proceso de desindustrialización que se ha acentuado con la crisis y que ha llevado a que el sector manufacturero tan sólo represente el 13% del PIB –3 puntos porcentuales menos que la media de la UE y alejado de los ratios de los países con quienes nos comparamos–. Ojalá me equivoque, pero lo más probable es que los argumentos se desarrollen sin demasiada concreción y se refieran genéricamente a la necesidad de una política industrial con pocas referencias al contexto económico en el que se desempeña la economía española.…  Seguir leyendo »

En una época de pobre crecimiento económico mundial, los países en vías de desarrollo están desempolvando algunas viejas estrategias, en especial, el uso de la política industrial para impulsar el desarrollo de sectores específicos y convertirlos en motores de crecimiento y empleo; pero la trayectoria de esas políticas, especialmente en Latinoamérica y el Caribe, está llena de fracasos e historias con moraleja.

En las décadas de 1950 y 1960, muchos países de Latinoamérica y el Caribe abrazaron con entusiasmo la política industrial. Sustituyeron importaciones con productos locales, se centraron en los sectores prioritarios según lo dictaminado por la planificación gubernamental e implementaron programas de protección comercial selectiva –por ejemplo, mediante aranceles, cuotas y licencias de importación– para acelerar sus transiciones, desde proveedores de materias primas a economías manufactureras.…  Seguir leyendo »

Primero el Banco Mundial se declaró incansable defensor de los derechos de mujeres y gays. Luego, el Fondo Monetario Internacional apoyó el uso de controles de capital y expresó su preocupación sobre la desigualdad de ingresos. El próximo en la modernización ideológica es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID): en un informe próximo a publicarse, el BID aboga por que se establezcan políticas industriales en América Latina.

El llamado es bienvenido. Pero, por supuesto que el BID – nunca tan conservador como los mellizos de Bretton Woods, pero de todos modos una tradicional burocracia financiera internacional – no habla de política industrial, sino que emplea una frase políticamente correcta: «políticas de desarrollo productivo» (PDPs).…  Seguir leyendo »

Ha vuelto la política industrial –o mejor dicho, ha vuelto a ponerse de moda. Por supuesto, nunca fue realmente abandonada incluso en los países que aplicaban los principios del libre mercado. Sin embargo, será más frecuente en el mundo de la postcrisis –en el que la intervención del gobierno ha adquirido una mayor legitimidad. Del mismo modo, el éxito de China y la tentación de copiar su modelo de desarrollo ha reforzado el atractivo de la política industrial, al que también han contribuido mejores herramientas de política y una mayor experiencia de qué es lo que funciona y qué no –un argumento bien presentado por Justin Lin del Banco Mundial.…  Seguir leyendo »