Política lingüística (Continuación)

Le débat sur les langues est très émotionnel. Trop, parfois. Il atteint ces jours des niveaux étonnants d’irrationalité au nom de la «cohésion nationale». Comme ce collègue parlementaire qui dénonce une volonté de l’UDC de créer une «monoculture alémanique» pour nous «soumettre à la pensée blochérienne». On pourrait en rire, mais cet alarmisme accusateur est dangereux: la querelle linguistique menace précisément la cohésion nationale qu’elle prétend défendre. En outre, le sujet est sérieux. Il mérite qu’on le traite avec sérieux. Soyons donc pragmatiques et analysons les faits.

– Le «choix thurgovien»: quand un parent alémanique privilégie l’anglais pour ses enfants, il n’attaque pas la Suisse romande.…  Seguir leyendo »

L’allemand précoce, l’anglais précoce? La discussion mérite d’être élargie. L’enjeu dépasse naturellement une simple décision scolaire.

Première remarque: ce débat n’a pour l’instant lieu qu’en Suisse alémanique. A ma connaissance, personne dans les milieux scolaires de Suisse romande ne réclame l’enseignement précoce de l’anglais. Partout, l’allemand est une branche obligatoire sans que cela crée de controverse. Il doit bien y avoir une explication à ce constat. La plus simple est aussi la plus pertinente: les Romands, moins nombreux que les Alémaniques, reconnaissent la nécessité d’acquérir de solides connaissances de base en allemand, la langue de la majorité. L’inverse ne serait plus vrai.…  Seguir leyendo »

Cultura y política

Antes del discurso de toma de posesión del nuevo Rey, algunos bienintencionados le recomendaron que aprovechara esa ocasión inaugural para utilizar lo más posible el catalán y supongo que ya puestos también el euskera, el gallego… Incluso mencionaban el precedente de los discursos de la Corona en Bélgica, que es precisamente la comunidad nacional más enfrentada de Europa y por tanto el mejor argumento a favor de una lengua común de cuya carencia política evidencia los efectos.

El discurso real fue sobrio y formal, pues difícilmente podía esperarse otra cosa; decepcionó a los separatistas para alivio del resto de los ciudadanos, y fue pronunciado en castellano aunque utilizó de paso las demás lenguas españolas en menciones literarias de poetas que escribieron en ellas.…  Seguir leyendo »

¿Alguien se imagina que en Gales o en Escocia todos los alumnos de educación infantil no recibieran ni una hora en inglés, solo dos en primaria y tres en secundaria? pues bien, eso es lo que ocurre en Cataluña: los alumnos toman todas las clases en catalán su primeros años escolares –a veces introducen alguna hora de inglés pero jamás ninguna en español–; y el resto de su educación obligatoria todas en catalán excepto dos o tres en español y en inglés, pese a que la lengua de la mayoría de la población catalana es el español.

Según el Instituto de Estadística de Cataluña (2008), el 55% de la población tiene el español como lengua materna; el 31,6% el catalán; el 3,8 ambas y el 9,6 restante, otras lenguas.…  Seguir leyendo »

Hubo un tiempo abominable, la edad oscura, en que los niños catalanes no podían estudiar en la lengua de su comunidad, entonces región, que para muchos era también su lengua materna: el catalán. Hoy es un tiempo más feliz, la era luminosa, en la que lo que no se puede hacer es estudiar en la lengua común del reino: el castellano. Un observador poco informado pensaría que se ha dado la vuelta a la tortilla en el peor sentido, es decir, que el gran argumento de antaño, el derecho a aprender en lengua materna, bastaría para considerar esta era no menos oscura, solo que para los otros, en vez de los nuestros.…  Seguir leyendo »

Recientemente, un amigo británico residente en Barcelona se apuntó a unas clases de catalán para adultos organizadas por la Generalitat. En las clases, se encontró con una sorpresa desagradable: no se permitía comparar el catalán con el español. Cuando él u otro alumno se referían al español, la profesora les replicaba que era una clase de catalán y que dejaran de mencionar el español.

Mi amigo decidió dejar las clases porque entendió que no le estaba permitido realizar un proceso psicolingüístico normal: apoyarse en las otras lenguas que conoce, el español en este caso, para avanzar con el catalán. Mi amigo razonó que en estas clases de la Generalitat no se enseña la lengua de la manera más adecuada para los alumnos sino que se hace política.…  Seguir leyendo »

Si el tipógrafo lo permitiera habría encabezado este artículo con un título más extenso: “El extraño caso del chico que escribía cuentos en un idioma y ganaba premios literarios en otros dos”. Se llama Marc Nadal Ferret, sólo tiene veintiocho años y ya es uno de los impostores más habilidosos y divertidos que han aparecido en los últimos tiempos. Pero dejamos por un momento a Marc.

Durante mucho tiempo preferí ignorar el secesionismo lingüístico. Y es que hay fenómenos que no se tendrían que inscribir en el ámbito de la política, sino de la psiquiatría. ¿Cómo se puede defender, con un argumentario mínimo, que en Valencia, Baleares o la Franja de Aragón lo que se habla no es catalán?…  Seguir leyendo »

Los recientes autos del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que exigen al Gobierno catalán la introducción de una cuota del 25% de horas lectivas en castellano, han sido recibidos como una agresión contra un sistema (la inmersión lingüística) que no solo cuenta con un apoyo parlamentario sólido sino también con el aval de los expertos y el refrendo de los resultados académicos. La reacción de la Generalitat, que tanto reprocha últimamente al Gobierno español su inmovilismo en el contencioso soberanista, ha sido inmovilista a su vez: al decir de Francesc Homs, consejero de la Presidencia, no se va a mover “ni una coma” del sistema.…  Seguir leyendo »

Me temo que al lector le sonará a problema de menor cuantía…, hasta que descubra ya sin remedio que es bastante mayor que lo que imagina. Voy a referirme a un aspecto apenas nombrado de las políticas lingüísticas nacionalistas, esa herramienta básica de la construcción nacional en Cataluña y Euskadi. Si me limito a esta última comunidad, no descarto que el análisis valga también —en menor medida— para la primera.

La política lingüística vasca no solo es injusta por los fundamentos ético-políticos en que descansa y los perversos efectos que produce. Sin duda es asimismo injusta, por el método que emplea para medir sus avances.…  Seguir leyendo »

Imagínense el siguiente escenario distópico: después de un partido de fútbol, en uno de los estadios más grandes de Alemania, uno de los jugadores se hace con un micrófono y grita: “¡Heil Hitler!” Más de 30.000 personas contestan con una sola voz: “¡Heil!”. Solamente unos días más tarde, el 65% de los alemanes decide votar contra los homosexuales en un referéndum nacional. Al mismo tiempo, se están ya recogiendo firmas para organizar otro referéndum, esta vez para prohibir la lengua yiddish. ¿Cómo llamarían ustedes a estos acontecimientos? ¿Democracia, o tal vez… nazismo?

Hasta ahora, Croacia había celebrado tres referéndums, el primero tuvo lugar en 1991, para declarar su independencia de Yugoslavia, el segundo se celebró en 2012, sobre el acceso a la Unión Europea, y el tercero se ha celebrado el 1 de diciembre de 2013, para cambiar la definición de matrimonio en la Constitución.…  Seguir leyendo »

Uno de los argumentos que con más frecuencia utiliza el gobierno catalán a favor de la inmersión lingüística es que los alumnos aprenden catalán y español hasta un nivel óptimo. Normalmente, nos dice que los alumnos catalanes conocen ambas lenguas por igual y que si una la saben mejor que la otra, ésta es siempre el español.

No hay ningún problema, pues, según la Generalitat: se cumple escrupulosamente la Ley de Educación de Cataluña (LEC), que en su artículo 10.1 estipula que “los currículos deben garantizar el pleno dominio de las dos lenguas oficiales al finalizar la enseñanza obligatoria”.

Estas afirmaciones son tomadas con cautela por muchos en Cataluña.…  Seguir leyendo »

Viajeros recién llegados de la comunidad me cuentan que son no pocos quienes allí han encontrado un nuevo argumento a favor de la independencia de Cataluña: que fuera de ella es asidua la pronunciación como palabra llana (Ártur), cuando de hecho es aguda, del nombre de pila del presidente Mas. Llana, digo, paroxítona, o más bien grave, si en efecto se tratara de un ejemplo de la agresión que desde hace seis siglos se dice ejercida contra la antigua lengua propia de la región. Lo entiendo. El acento es la pequeña diferencia de intensidad espiratoria que distingue una sílaba de las restantes de la palabra.…  Seguir leyendo »

A finales del siglo pasado un grupo de ciudadanos españoles fundamos una asociación llamada Organización por el Multilingüismo, cuyo objetivo era impulsar el uso del catalán / valenciano, el gallego y el euskera en los símbolos e instituciones del Estado. Los firmantes de nuestro primer manifiesto (desde Paco Candel hasta Manuel Vázquez Montalbán, pasando por Pep Guardiola, Lluís Llach y otras muchas personalidades) se definían circunspectamente como “hablantes de lenguas españolas diferentes del castellano que nos queremos reconocer en los símbolos comunes del Estado”. Siguiendo un criterio oportunista, la primera campaña de la asociación fue para pedir que en la cara española de las monedas de euro la palabra “España” apareciese en las cuatro grandes lenguas españolas.…  Seguir leyendo »

En las declaraciones de los políticos en general y de los políticos catalanes en particular se utiliza la palabra bilingüismo y bilingüe con notoria imprecisión. No se sabe si esa falta de finura conceptual es intencionada o fruto de la ignorancia. Ciertamente, cuando utilizamos la palabra bilingüe estamos aludiendo a la persona que puede utilizar dos lenguas en cualquier situación comunicativa. Sin embargo, subrayemos, bilingüe sólo lo puede ser la persona. Sólo ellas hablan, no los territorios, por más que por extensión se hable de territorio bilingüe o se diga que existe un bilingüismo social en tal o cual lugar cuando hay un uso habitual de dos lenguas por los habitantes de una misma región/país (especialmente cuando esas lenguas tienen el rango de oficiales).…  Seguir leyendo »

Parece un chiste, pero no lo es. Las Cortes de Aragón aprobaron el pasado 9 de mayo, a instancias de los partidos que conforman la actual coalición de gobierno, esto es, de PP y PAR, una ley de uso, promoción y protección de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón en la que el aragonés y el catalán son denominados, respectivamente, «lengua aragonesa propia de las áreas pirenaica y prepirenaica» y «lengua aragonesa propia del área oriental». Que yo sepa, es la primera vez que una lengua pierde su nombre en beneficio de una definición. O, lo que es peor, de un acrónimo, por cuanto las necesidades comunicativas de los medios han convertido rápidamente las susodichas definiciones en Lapapyp, la primera, y en Lapao, la segunda.…  Seguir leyendo »

Las fronteras cierran arbitrariamente el alcance del demos, del sujeto soberano. La “soberanía nacional” es el poder indisoluble que, arrebatado al absolutismo, pertenece ya siempre a ese cuerpo ciudadano que va a autogobernarse. Y el buen ciudadano será quien asuma su inderogable responsabilidad como miembro.

Ciertamente, para que la arbitrariedad del cierre no afectase al autogobierno, el siglo XIX promovió la nacionalización estatal. Pero fue el proceso de desnacionalización, con el que acogimos democráticamente la diferencia, lo que abonó el campo para el desafío actual de nacionalismos periféricos: “la vieja frontera es arbitraria —dicen— porque nosotros, por compartir el rasgo distintivo X, somos una auténtica comunidad política”.…  Seguir leyendo »

Todos los días vemos como los autodenominados “liberales” se llenan la boca del vocablo “libertad”, lo ensalivan con mimo y lo escupen por el colmillo como si fuera un hueso de aceituna. Han encontrado en la jaculatoria la coartada perfecta para su anarquismo de derechas, faltón y bullanguero, que abomina de la intervención estatal, aunque sean normas de tráfico restrictivas para el consumo de alcohol (“nadie me va a decir a mí lo que puedo beber o no”, soltó un día el más liberal de los liberales José María Aznar). Su principales caballos de batalla son los servicios sociales, que deben ser implacablemente aligerados, y los impuestos, que deben bajar incesantemente para que el dinero fluya hacia donde tiene que estar, el bolsillo de los ¿ex?…  Seguir leyendo »

Tiempo atrás el independentismo catalán puso en circulación un irónico eslogan que rezaba así: “L’autonomia que ens cal és la de Portugal”. Si el tema son los dineros, Portugal ha dejado de ser un referente atractivo. El caso portugués ilustra de manera lacerante que recaudar y gestionar todos los impuestos no es sinónimo de una economía sólida ni de un Estado de bienestar robusto. Y no importa que Portugal esté en el sur; ahora sabemos que el país de la Unión que está más cerca del rescate es Eslovenia, un estado genuinamente mittleeuropeo que se liberó hace más de 20 años del déficit fiscal que mantenía con Belgrado.…  Seguir leyendo »

Lo más absurdo de los problemas de España es que tienen solución. Algunas están tan al alcance de la mano, que uno se siente tentado de pensar que es la mala fe de los políticos, y no su incompetencia, la que impide el acuerdo. Ocurre singularmente con la querella de las lenguas, que tanto desfonda nuestra convivencia.

España no es, en su diversidad lingüística, muy distinta del resto de países. Albergar más de una lengua es la regla en los Estados, no la excepción, y en casi todos se registran tensiones de variado voltaje. Basta viajar un poco para hallar conflictos que traen un inconfundible aire de familia.…  Seguir leyendo »

El 24 de marzo de 1930, aprovechando que Ramón Menéndez Pidal se hallaba todavía en Barcelona, donde había participado en primera línea en los tan celebrados actos de homenaje de los intelectuales de Cataluña a sus homólogos del resto de España por su pasada solidaridad con la lengua catalana, Lluís Nicolau d’Olwer se lo llevó a visitar las escuelas municipales. Por entonces, Menéndez Pidal llevaba ya cinco años como director de la Real Academia Española. Y Nicolau d’Olwer, dirigente de la muy nacionalista Acció Catalana, acababa de ser repuesto por el Gobierno Berenguer en su cargo de concejal del Ayuntamiento, desde el que había impulsado, entre 1916 y 1923, el aprendizaje en lengua materna en los centros docentes dependientes del municipio.…  Seguir leyendo »