Política penitenciaria

El final de la dispersión

«Cómo me gustaría poder coger un autobús, una vez al mes, durante 12 h. para poder ir a ver a mis padres, pero no, dos seres que hoy han sido acercados a sus familias decidieron acabar con sus vidas. Que pena que a algunos les importen más los ASESINOS que dos paisanos inocentes». Este es el tuit que Alberto Jiménez Becerril hijo compartió en una red social, el pasado 12 de noviembre, tras conocer que el asesino de su padre iba a ser trasladado de Valencia a Zaragoza. Allí el terrorista coincidirá con el asesino de su madre, trasladado el pasado 3 de julio desde Granada.…  Seguir leyendo »

Friends and supporters of defendants line up to enter the courtroom at the Silivri Prison and Courthouse complex in Silivri near Istanbul on June 24, 2019. (Huseyin Aldemir/Reuters)

Turkey has become the country with the fastest-rising number of coronavirus cases, with nearly 50,000 cases and nearly 1,000 deaths since the first case was diagnosed on March 10. But rather than addressing these worrisome trends, Turkey’s parliament is busy debating a law to release 90,000 criminals from prison — while keeping political prisoners locked up.

President Recep Tayyip Erdogan has hit multiple birds with one stone by bringing up this bill in a time of crisis. He is redirecting attention from his government’s unsuccessful battle against the novel coronavirus and would, at least partially, mitigate the significant risk that the virus could pose for prison populations by reducing the number of people behind bars.…  Seguir leyendo »

Firefighters put out flames on a burning truck and car during a wave of gang violence in Brazil’s northeastern Ceara state, in the city of Fortaleza, on Jan. 3. (Alex Gomes/O Povo/AFP)

Just one day after his inauguration, Brazil’s right-wing populist President Jair Bolsonaro faced his first public-security crisis. On Jan. 2, prison gangs launched a terrorism campaign throughout Ceara state, paralyzing the capital city, Fortaleza. Although he has deployed federal troops, violence continues: 264 attacks in 55 cities over 23 days (and counting), with bridges and overpasses bombed, electricity knocked out in some neighborhoods, schools and gas stations set on fire, and dozens of buses burned.

What triggered the attacks? Another New Year’s inauguration: Ceara’s newly reelected Gov. Camilo Santana installed a hard-liner as secretary of prisons, who promised to end segregation of prisons by gang, proclaiming he would not “recognize” them.…  Seguir leyendo »

El pasado mes de septiembre las víctimas del terrorismo mantuvimos una reunión con el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la que trató de tranquilizarnos a propósito de las declaraciones que el propio presidente del Gobierno había realizado asegurando que la política penitenciaria de los presos de ETA debía ser revisada. «Serán decisiones aisladas referidas a presos sin delitos de sangre y con pocos años de condena pendiente», se nos aseguró.

Ni cuatro meses han durado todas estas promesas. Ayer conocimos el acercamiento de presos de ETA a través de la prensa y no por boca del Ministerio del Interior, como hasta el momento había sucedido.…  Seguir leyendo »

Quienes ya peinamos canas sabemos de algunas cosas más por viejos que por diablos. Nosotros también fuimos jóvenes y, como tales, deseosos de encontrar la piedra filosofal que convirtiera en oro todo lo que tocáramos. Nos llegamos a convencer de que «la letra con sangre entra» era uno de esos eslóganes que ponían en circulación nuestros predecesores cuando no habían descubierto metodologías que sustituyeran el castigo por la estimulación. «Se consigue más con miel que con hiel» fue una máximas que aplicamos cuando creímos que a una dictadura feroz, que utilizó durante cuarenta años la sangre, la hiel y el vinagre, debería sustituirla una democracia que se sirviera de la palabra y la miel para vencer a los que desconfiaban del proceso que iniciamos a la muerte del dictador.…  Seguir leyendo »

Es ya hoy abundantemente claro que el éxito de Sánchez en la moción de censura tuvo su precio, más allá de la satisfacción que produjera en los insurgentes de diversa laña el destronamiento de Mariano Rajoy. No sabemos todavía en todo su alcance cual es el detalle de la transacción pero con seguridad no tardaremos en irlo averiguando. Al fin y al cabo, cuando en un sistema parlamentario se llega a la presidencia del gobierno con la parca cantidad de 84 escaños de un total de 350, es lógico y normal que los que han puesto el resto para que la maniobra saliera adelante no quieren dejar pasar el tiempo sin cobrar el rédito.…  Seguir leyendo »