Precios

En el entorno actual de inflación continuada durante muchos meses, con noticias todos los días acerca del precio de la electricidad, de la gasolina, de la subida de los precios de los alimentos o del número de familias que no llegan a fin de mes, podría parecer que la única solución posible para asegurar el bienestar de los ciudadanos pasa por bajar los precios de todo, o topar algunos como se viene proponiendo desde ciertas posiciones.

Sin embargo, más allá de la situación actual que posiblemente requiera alguna medida de choque (la que más me gusta es bajar el IVA en productos y servicios básicos, y que el estado deje de hacer caja a costa del contribuyente), quizás nuestra sociedad debería hacerse un planteamiento más ambicioso, más estratégico y más a largo plazo.…  Seguir leyendo »

Los economistas solemos estar en el punto de mira de la sociedad, y así seguiremos mientras no seamos mínimamente capaces, a través de un cambio de la imperante ortodoxia económica, de solucionar los problemas relativos a la evidente incapacidad de equilibrar y optimizar los sistemas económicos, asignando más eficazmente los enormes recursos naturales, económicos y tecnológicos existentes en el mundo actual. Y para ello es prioritario cambiar un buen número de los axiomas imperantes y formas de medir las variables macroeconómicas relevantes.

Vamos a hacer aquí una breve referencia a un importante desacierto u olvido de la ortodoxia económica vigente, como es el hecho de que al calcular el IPC, que mide el coste de la vida de los ciudadanos, no se incluya una parte tan sustancial en los gastos de millones de familias como es el coste mensual de las hipotecas, o más concretamente de los intereses por los préstamos hipotecarios que pagan puntualmente dichas familias, que merma significativamente su bolsillo y que constituye una parte sustancial del presupuesto y del coste de la vida de las mismas.…  Seguir leyendo »

La palabra "topar" se ha puesto de moda. El control de la sociedad es uno de los pilares de algunas ideologías políticas. Esas ideologías buscan un Estado proveedor y paternalista que dirija la economía igual que un director dirige su orquesta.

Fijar por ley los precios máximos de los bienes y servicios con el falso argumento de que así se conseguirá frenar la inflación es una quimera y nunca ha dado fruto salvo para empobrecer a la población allí donde se ha aplicado. Si todo fuese tan fácil, todos los países aplicarían dicha medida y la inflación dejaría de ser una variable de la economía.…  Seguir leyendo »

Planting the fields around Dnipro, Ukraine where many of the workers are women, as most men have signed up for the military. Carolyn Cole / Los Angeles Times via Getty Images.

The blockade of Ukraine’s ports is choking critical supplies of crops to the world and risks tipping vulnerable populations in developing countries closer to famine. Before the invasion, Ukraine and Russia were together supplying 100 per cent of Somalia’s wheat imports, 80 per cent of Egypt’s and 75 per cent of Sudan’s.

Global food prices have reached all-time highs since Russia’s invasion and households in countries across the world are suffering the consequences. Humanitarian agencies are struggling not only to reach those suffering from an acute lack of basic supplies in Ukraine itself, but to maintain their operations in other parts of the world as food and energy prices skyrocket.…  Seguir leyendo »

‘Women’s Work’ Can No Longer Be Taken for Granted

Last week, as Americans were obsessing over the results of the presidential election, a New Zealand law aimed at eliminating pay discrimination against women in female-dominated occupations went into effect. The bill, which takes an approach known as “pay equity,” provides a road map for addressing the seemingly intractable gender pay gap.

Unlike “equal pay” — the concept most often used to address gender pay disparities in the United States — the concept of “pay equity” doesn’t just demand equal pay for women doing the same work as men, in the same positions. Such efforts, while worthwhile, ignore the role of occupational segregation in keeping women’s pay down: There are some jobs done mostly by women and others that are still largely the province of men.…  Seguir leyendo »

Manifestantes en la Macroplaza de Monterrey durante una de las protestas suscitadas por el alza de los precios de la gasolina decretado por el gobierno mexicano, 7 de enero de 2017. Daniel Becerril/Reuters

México acaba de tener una semana infernal.

Violentas protestas sacudieron al país con manifestantes bloqueando vías y los accesos a las grandes ciudades. Las turbas saquearon centenares de tiendas y docenas de edificios públicos. Al menos tres personas murieron en el caos, incluyendo a un oficial de policía.

¿Contra qué protestan los mexicanos?

En principio contra el precio de la gasolina y el diésel que aumentaron un 20 por ciento el primero de enero. Fue un golpe bajo para muchas familias de clase media luego de un año difícil para la economía mexicana. Para el sector del transporte, la noticia fue tan desagradable como el sonido del taladro de un dentista.…  Seguir leyendo »

The Price of Australia’s Real Estate Boom

One hundred twenty-five years ago, the suburb of Balmain, which juts into Sydney Harbor, represented the aspirations of a young Australia: a society that wanted to be free of the class structure of its mother nation, Britain, with a safety net that would make it one of the most egalitarian countries on earth.

Today, Balmain epitomizes the unexpected conclusion of that political and economic project: a nation where rampant property prices have made society appear richer while leaving it worse off.

Australia is entering the third decade of a real estate boom that has altered the national psyche. Over the past 30 years, housing prices have risen 7.25 percent a year, leaving the country with some of the most expensive real estate in the world.…  Seguir leyendo »

El enigmático precio de las cosas

En mi temprana juventud fui un ardoroso enemigo de la sociedad de consumo hasta que, a medida que mis opiniones se perdían en el desierto de las prédicas, advertí que estaba disfrutando de bienes y servicios que, de no ser por la existencia de la sociedad de consumo, jamás me hubiera podido permitir, desde la lavadora hasta el automóvil, desde el aire acondicionado hasta Internet. Un poderoso noble del siglo XVII vivía con mayor incomodidad que un trabajador especializado del siglo XXI. Tendría muchos criados, y tierras, y hasta tropas, pero le costaba casi tres días cubrir el trayecto de Sevilla a Madrid o se tenía que calentar con braseros en las habitaciones, amplias, con pesados y costosos cortinajes, pero terriblemente frías y difíciles de calentar.…  Seguir leyendo »

Outside an Aramco oil field complex in Saudi Arabia in 2003. Credit Reza/Getty Images

For the past half-century, the world economy has been held hostage by just one country: the Kingdom of Saudi Arabia. Vast petroleum reserves and untapped production allowed the kingdom to play an outsize role as swing producer, filling or draining the global system at will.

The 1973-74 oil embargo was the first demonstration that the House of Saud was willing to weaponize the oil markets. In October 1973, a coalition of Arab states led by Saudi Arabia abruptly halted oil shipments in retaliation for America’s support of Israel during the Yom Kippur War. The price of a barrel of oil quickly quadrupled; the resulting shock to the oil-dependent economies of the West led to a sharp rise in the cost of living, mass unemployment and growing social discontent.…  Seguir leyendo »

We have for quite a while now been predicting a sharp period of deflation from 2015 to as late as 2018. This prediction has been based on the Kondratieff cycles’ second phase, which corrects the first impulsive stage of commodity inflation. We maintain our view, despite the assurances of various central banks, that this is only a short-term dip. Indeed, the ongoing decline in global commodity prices suggests that these deflationary dynamics will accelerate in the next 12 to 18 months.

One of the interesting questions about the Kondratieff cycle is that its price history has–until the past decade–been based on the cycle of the Super Western Christian Empires as these were the dominant industrial powers across the globe during the past two centuries.…  Seguir leyendo »

La volatilidad de los precios es el mejor aliado para la creciente especulación sobre la comida de las personas. En un contexto de crisis cada vez más global, los cimientos de la seguridad alimentaria mundial son cada vez más frágiles. Lo prueba la vulnerabilidad de los precios de los alimentos ante cualquier fenómeno “externo” (por ejemplo, un fenómeno climático, el precio del combustible o la evolución en la dieta de países asiáticos). La sequía de este año en EE.UU. ha sido el último golpe a estos cimientos. Un escenario de reducción de la cosecha en uno de los principales productores de cereales pone rápidamente a los precios de los alimentos en el límite.…  Seguir leyendo »

On New Year’s Day, in my ancestral hometown of Abba in Anambra State in eastern Nigeria, my family and I woke up to unbelievable news: the price of petrol had doubled. Overnight, the government had removed what it called the subsidy on fuel, and almost immediately, transport fares exploded and food prices rose astronomically. It used to cost 4,000 naira — about $25 — to fill my petrol tank. Then it cost 10,000 naira. When I stopped to buy okpa, a steam-cooked bean dish, from a street hawker, she said it was no longer 50 naira; it was now 100.

“Why?”…  Seguir leyendo »

La aparición de los biocombustibles -que deberíamos denominar simplemente agrocombustibles porque poco tienen de bio- en la escena agrícola, se nos presenta como la responsable directa de los aumentos de precios de los cereales y, por lo tanto, de muchos de los productos de alimentación básicos: pan, carne, leche y huevos. Un análisis detenido muestra que, sin ser inocuos en este sentido, su incidencia a día de hoy es relativamente baja. Porque las razones de la subida de precios de los cereales, en una agricultura globalizada, las encontramos lógicamente en el contexto mundial. La demanda de cereales que ha aumentado en los países asiáticos por la expansión de su ganadería, las sequías en el norte de Europa que disminuyeron su producción de cereales, las equivocadas reformas de la Política Agrícola Común europea (PAC), que han desincentivado su producción, y finalmente la dedicación de tierras para cultivar agrocombustibles, constituyen el paquete completo de razones del aumento del precio de los cereales.…  Seguir leyendo »

La subida espectacular de los precios de los cereales, ocurrida en los últimos meses, ha disparado las alarmas del sector alimentario provocando numerosas voces de protesta, con una resonancia mediática importante. Una parte de estas voces (algunas de forma airada) han señalado como presuntos culpables de esta situación a los biocarburantes, a los que llegan a responsabilizar de las anunciadas subidas del pan y otros alimentos básicos.

Dentro de la denominación genérica de biocarburantes se incluyen en la actualidad dos tipos básicos de biocombustibles líquidos: el biodiésel (conjunto de ésteres metílicos de ácidos grasos), cuya materia prima son los aceites vegetales de bajo precio (colza, palma, soja, girasol, etcétera) y el bioetanol, que se obtiene de la caña de azúcar, cereales y remolacha principalmente.…  Seguir leyendo »