Profesorado (Continuación)

La universidad a la que vuelve Rubalcaba

Todos los países que son algo en el mundo mantienen sus universidades con impuestos para que los más preparados impartan sus conocimientos e investiguen, y sus graduados puedan acceder al mercado laboral. Rubalcaba obtuvo una plaza de profesor titular, mediante idoneidad, en 1984. Época en la que, por cierto, ya estaba más preocupado por la política que por los enlaces del carbono. Lleva, pues, 30 años sin ver una poyata, por lo que cuesta aceptar que este político reúna hoy la preparación exigible a un profesor de Química en una universidad europea del siglo XXI.

Se dirá que es legal que ocupe ese puesto, para eso sacó su plaza en propiedad.…  Seguir leyendo »

En mis años de docencia –y ya sobrepaso los 45– he procurado siempre emplear en el aula y fuera de ella, en el trato con mis alumnos, una expresión lingüística correcta, ajustada a las situaciones, dentro de un registro culto, aunque ajeno a la pedantería, convencido de que la expresión vulgar no ayuda a crear «cercanía» con respecto al alumno, sino todo lo contrario: desarbola la autoridad del docente, del que el alumno espera esa competencia lingüística que dignifica su trascendente labor.

Esta disquisición personal, a modo de introducción, tiene su porqué: La Universidad Rey Juan Carlos ha asumido, con carácter inmediato, el protocolo auspiciado por la Comunidad de Madrid en virtud del cual es requisito imprescindible para cursar el Grado de Educación Primaria que los futuros alumnos hayan aprobado el examen de Lengua Castellana y Literatura en la Selectividad.…  Seguir leyendo »

El modelo educativo define el modelo de país al que se aspira. La formación de los jóvenes determina qué tipo de empleos pueden aspirar a ocupar o crear, y les habilita para convertirse en motores de una economía basada en el conocimiento y en la innovación. A través de la educación los jóvenes aprenden a asumir su propia responsabilidad, a afrontar las dificultades y a plantearse retos ambiciosos. Se desarrollan como personas con espíritu crítico, capaces de hacer planteamientos racionales y originales, inmunes a las respuestas viscerales que amenazan los cimientos de sociedades democráticas que se enfrentan a graves crisis. España podrá aspirar a convertirse en un país de primera línea, donde el desempleo juvenil pase a ser un mal recuerdo, sólo si apuesta de forma decidida por la transformación de su modelo educativo.…  Seguir leyendo »

Tras seis años de ajuste y un empobrecimiento generalizado, los indicadores económicos que nos anuncian una escuálida recuperación de las magnitudes macroeconómicas nos indican también que bajar a tasas europeas el 26% de paro actual nos llevará más una década. En los últimos 200 años, las crisis económicas cíclicas y los excedentes de mano de obra que la economía española se muestra incapaz de resolver, se resolvieron mediante las devaluaciones de la moneda y la emigración: primero a América y más recientemente a Europa o a las pocas regiones españolas que acometieron un proceso de industrialización o con una brutal contracción de la natalidad que nos ha convertido en la sociedad que más rápidamente envejece del planeta.…  Seguir leyendo »

Educar es, en primer lugar, transmitir conocimientos. Esto, que parece una obviedad, hace décadas que es negado por muchos de los llamados pedagogos y, lo que aún es más grave, por muchos políticos. De ahí que los currículos de la Enseñanza Primaria y Secundaria de algunos países, entre los que desgraciadamente se encuentra España, ni siquiera lleguen a determinar con claridad qué es lo que tienen que haber aprendido los alumnos después de cursar esos estudios.

Esto se refleja con claridad en las oposiciones a maestro, es decir, en los exámenes que tienen que hacer los que quieren convertirse en profesores de Enseñanza Primaria.…  Seguir leyendo »

¿Estamos saliendo saliendo de la crisis? No estoy seguro, pero incluso si no lo estuviéramos, haría falta mirar al futuro y buscar una senda de crecimiento más estable. Porque de lo que sí estoy seguro es de que no podemos volver a crecer a base de poner apartamentos en cada milímetro cuadrado de costa o en los 20 kilómetros más cercanos a la misma. La receta para crecer sigue siendo la misma que ya proponíamos en 2008, en un artículo que llamamos Ladrillos contra cerebros: incluso en los años buenos de primeros del siglo, cuando aún crecíamos a buen ritmo, nuestra productividad no lo hacía.…  Seguir leyendo »

I’m one of the lucky ones. I landed a tenure-track job at a liberal arts college, a position that offers lots of personal interaction through teaching and advising. I get to bond with my students not only in the classroom, but also on nature retreats, at national conferences, and during travel seminars to other countries. When my students graduate, they tell me excitedly about their job offers and their acceptance letters to graduate school.

I have a wonderful job.

But my story is the exception. If higher education continues down its current path, full-time professors — already an endangered species — may become extinct.…  Seguir leyendo »

Mañana es el Día Mundial del Docente, cuyo objetivo es llamar la atención de la sociedad sobre una profesión que está rediseñándose. Hace unos meses, la portada de una revista de difusión mundial titulaba: «El mejor profesor del mundo». Se refería a Salman Kahn, fundador de la Kahn Academy, una academia gratuita a través de internet, que tiene dos millones de alumnos. Universidades de todo el mundo están ofreciendo cursos on line, o colgando sus clases para que puedan ser utilizadas gratuitamente. Grandes empresas han descubierto que la educación va a ser el nuevo negocio del billón de dólares (Forbes lo llama el negocio del Cociente Intelectual).…  Seguir leyendo »

Un año más, siguiendo una costumbre que empieza a ser tradición en nuestro país, ninguna universidad española aparece entre las 200 primeras del ranking de universidades de la Universidad de Shanghái. Al leer las reacciones de parte de la comunidad académica, uno no puede sino sorprenderse del sentimiento de desprecio y autocomplacencia con el estado actual de las cosas.

Se le acusa de privilegiar en exceso la investigación, casi como si fuera un pecado, o de tener en cuenta circunstancias aparentemente tan anecdóticas como que en estas universidades trabajen premios Nobel. También se arguye que tiene demasiado en cuenta las ciencias en perjuicio de las humanidades.…  Seguir leyendo »

Mi nombre no importa, pero sí el día de mi nacimiento y mi condición profesional.

Nací un 26 de abril de 1948 en una ciudad cualquiera.

Elegí la profesión de arquitecto porque me gustaba, y además porque me atraía la idea de trabajar como profesional gestionando mi propio despacho.

Me interesaba y me interesa la docencia, pero compatibilizándola con el ejercicio liberal. La figura de profesor asociado era la más adecuada, ya que me permitía volcar en clase toda la experiencia que adquiría en el ejercicio de la arquitectura.

La docencia me obligaba a una sistematización y a una síntesis de los conocimientos adquiridos que hubiera resultado imposible de cualquier otra manera.…  Seguir leyendo »

Para quienes no están al día de lo que sucede en la universidad pública, resulta sorprendente que la selección del profesorado se lleve hoy a cabo sin las tradicionales oposiciones. Se suele ignorar que en el año 2007 fueron suprimidas por una reforma de la ley de Universidades, aunque, de hecho, desde 1984, ya estaban seriamente devaluadas, tanto por el contenido de sus ejercicios como por la inducida parcialidad del tribunal. “¿Cómo se selecciona actualmente a los profesores de universidad si no hay oposiciones?”, me preguntan. La respuesta es muy concreta: mediante el sistema de acreditaciones. “¿Y qué es eso?”, vuelven a preguntar.…  Seguir leyendo »

Lo que a Ortega le ha pasado en los últimos setenta años tiene aroma de dramón bíblico. Ha sido víctima asidua de la dependencia beata que repudió tantas veces (aunque la fomentó también) y se le ha usado para casi todo sin mucho sentido del decoro y casi siempre precisamente para aquello que no servía ya, aunque hubiese servido en su momento.

Un clásico de esa dependencia es Misión de la Universidad. El prólogo de Jesús Hernández al libro recién publicado en Anagrama (pero escrito al menos dos años antes por varios autores) titulado La universidad cercada. Testimonios de un naufragio, echa mano de él innumerablemente.…  Seguir leyendo »

El informe del llamado comité de sabios para la reforma y mejora de la universidad española viene a ser el vals que abre el enésimo baile de propuestas de cambio para nuestro maltrecho sistema de educación superior. Muy atrás queda el castizo chotis de las «idoneidades», al amparo de la LRU de 1983, que estabilizó laboralmente hacia 1985 a varios miles de penenes (profesores no numerarios, en la jerga de la época) y consagró la opción por una plantilla mayoritariamente de funcionarios. Luego vino el rock and roll de la LOU de 2001, precedida por su propio informe Bricall, con su ristra de anglicismos mejor o peor digeridos —excelencias, créditos y evaluaciones— y su voluntad de encarrilar a la universidad por la senda estrecha pero ineludible de la competitividad internacional.…  Seguir leyendo »

En este periódico, en el plazo prácticamente de una semana, se han sucedido dos informaciones estrechamente relacionadas. La del día 14/03/2013 versa sobre los pobres resultados que los aspirantes a maestros han obtenido en las pruebas para el ingreso en la función pública docente. Un dato que se utiliza para mostrar el bajo nivel de conocimientos de quienes aspiran a desempeñar las funciones de la docencia, en este caso, de primaria. Resulta sospechosa la coincidencia de la aparición de estos datos, aislados de lo que parece ser un informe, con la protesta de un sector del profesorado por el cambio de criterios para obtener un puesto de trabajo cada vez más escaso.…  Seguir leyendo »

Un grupo de profesores, convocados por la catedrática de Derecho Administrativo Mercedes Fuertes, se reunió en la facultad de Derecho de la Universidad de León para discutir sobre un tema eterno: la organización y el funcionamiento de la enseñanza superior. En unas jornadas abiertas al público, doce ponentes debatieron la actual situación de la universidad desde una perspectiva extremadamente crítica.

Desde el exterior se pensará que esta crítica es habitual en la universidad, algo inherente a su cometido. Hoy, sin embargo, ya no es así, cuando menos la crítica pública. Ciertamente, en los pasillos y en las conversaciones privadas, muchos profesores muestran su descontento, fatiga y desánimo.…  Seguir leyendo »

España, siempre ensimismada: ninguno de los rectores de sus 76 universidades es extranjero y no muchos de entre sus 10.000 catedráticos numerarios cuentan con más de un año de experiencia investigadora posdoctoral en otro país.

Pero tenemos una oportunidad clara de mejorar mucho y sin coste adicional. Así, en los próximos 10 años, la tercera parte de los catedráticos nos jubilaremos y si mañana nos conjuramos todos para que nuestros sucesores sean designados solo o mayoritariamente entre doctores con seria experiencia fuera de España, en media generación le habremos dado la vuelta a nuestra Universidad. Muchos de los mejores doctores están allende nuestras fronteras, esperando la oportunidad de darlo todo para volver a este país.…  Seguir leyendo »

Uno de los problemas más arraigados en la Universidad española es el bajo nivel de competencia existente entre sus centros y profesorados. Apenas hay incentivos que permitan distinguir de forma sistemática entre prestigiosos y mediocres investigadores / docentes. Tampoco existen penalizaciones relevantes por parte de los poderes públicos que recorten radicalmente los presupuestos de aquellos departamentos con productividad científica insuficiente. Sin embargo, dado su desafortunado carácter asambleario, lo que sí existen son incentivos que favorecen comportamientos estratégicos por parte de colectivos interesados en perpetuar sus privilegios mediante el apoyo cautivo de sus colegas en situación precaria.

Podría argumentarse que el diagnóstico previo es exagerado ya que la archiconocida endogamia de nuestra universidad ha disminuido significativamente a consecuencia de la introducción de los concursos de acreditación pública y la obtención de sexenios de investigación con niveles de exigencia relativamente elevados.…  Seguir leyendo »

Hace tiempo que circula un borrador oficial de propuesta de estatuto del personal docente e investigador universitario. En este artículo se hace una reflexión sobre dicho borrador a la luz del segundo principio de la termodinámica. Este principio tiene validez universal: vale para los minerales, los seres vivos, los motores y los refrigeradores. ¿Valdrá también para nuestras universidades?

Dicho principio puede expresarse en función de una magnitud denominada entropía. Su definición precisa es demasiado técnica para traerla aquí pero puede visualizarse diciendo que la entropía es una medida del desorden de un sistema y que el segundo principio afirma que en los sistemas aislados la entropía siempre crece.…  Seguir leyendo »

Se conoce ya el Borrador ministerial del Estatuto del Personal Docente e Investigador (PDI) de las universidades públicas españolas, que pretende regular la llamada carrera docente. Esta tendría tres grados horizontales (una contradictio in terminis, por cierto) de profesores titulares y de catedráticos que se alcanzarían acumulando puntos según un baremo, en una especie de carnet por puntos del docente universitario. Uno pensaba, ingenuamente, que ya había reglamentación más que de sobra. Pero lo peor es que el Borrador es un ejemplo más de una perversidad a la que los legisladores educativos nos tienen acostumbrados: un preámbulo más o menos aceptable («el profesor ha sido, sigue siendo y debe seguir siendo un investigador, un generador de conocimiento y no un mero transmisor», declara enfáticamente), seguido de una insufrible normativa (¡46 páginas!) contraria a los elevados principios iniciales.…  Seguir leyendo »

En mis escarceos como portavoz en la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados me alarmó que el entonces ministro Maravall motejara a la enseñanza universitaria como «post-secundaria». Veinte años después en ello estamos…

El bachillerato se ha visto en ese periodo prácticamente erradicado, para convertirse en el apéndice final de la Secundaria. El cuerpo de Catedráticos de Bachillerato, que por la calidad de sus integrantes hacía presente en esa etapa los ideales de excelencia atribuibles a la Universidad, fue pasado por las armas de la reforma educativa. Ésta se centró en localizar y eliminar el fracaso escolar. Tan loable propósito se tradujo en muy positivas iniciativas compensatorias, atentas a la situación de inferioridad de sectores del alumnado derivadas de la marginación social, la escasez de medios económicos en el ámbito familiar, circunstancias fisiológicas que redujeran el rendimiento académico o incluso, más tarde, dificultades de comprensión lingüística de la población inmigrante ajena al ámbito cultural hispano.…  Seguir leyendo »