Pseudociencias

Mario Rodríguez estudiaba Ciencias Físicas cuando con 21 años decidió no someterse al trasplante de médula ósea que le sugerían los médicos para ponerse en manos de un curandero. Poco después fallecía tras seguir un tratamiento a base de vitaminas y semillas de albaricoque. Nada de esto desalentó a Rosa Morillo, una brillante economista que hablaba cuatro idiomas. Ella también decidió desoír a sus médicos. Desgraciadamente falleció poco después a causa de un tumor de mama que intentó curar con bolitas de azúcar y agua. Podríamos pensar que se trata de casos aislados, pero hace pocos años el informe sobre la Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología nos alertaba sobre el hecho de que la mitad de los españoles confían en la homeopatía y una cuarta parte en los curanderos para tratar sus enfermedades.…  Seguir leyendo »