Publicidad

Desde la generalización del uso de los teléfonos inteligentes y el comienzo de la publicidad programática en internet, los anuncios han pasado de ser algo atractivo, incluso un compañero de juegos familiar a convertirse en molestos, incluso odiados para muchos. Parece que el pensamiento dominante es ahora que la publicidad sobra, que hay que bloquearla o incluso eliminarla. Sólo en España, 5.600.000 navegadores tienen instalado algún tipo de bloqueador. Es cierto que los publicitarios hemos cometido errores en la publicidad digital. Estamos trabajando para mejorarla y perfeccionarla. Queremos conseguir las mejores soluciones y hacer que sea cada vez más relevante y adecuada a cada persona.…  Seguir leyendo »

Un puesto de periódicos en Ciudad de México en 2009 Credit Adriana Zehbrauskas para The New York Times

Hay un episodio en Los periodistas, de Vicente Leñero, que viene a cuento hoy en México. Corre el año de 1972 y el presidente Luis Echeverría propone una reforma fiscal para aumentar el gasto público. El periódico Excélsior, entonces dirigido por Julio Scherer, simpatiza con el proyecto. Pero algunos líderes del sector privado, que se oponen a la reforma, interpretan la línea editorial del diario como un ataque a la libertad de empresa y organizan un boicot para dejar de anunciarse en sus páginas. Scherer acude entonces a Echeverría para denunciar la maniobra. De inmediato, el presidente da instrucciones para que el gobierno compre los espacios publicitarios que dejaron vacíos las empresas privadas.…  Seguir leyendo »

Una vez más, la marca Dove se encuentra bajo sospecha. No es la primera ocasión en la que la firma es acusada de racista por su publicidad. Ya sucedió en el 2011, cuando otro anuncio insinuaba que con el uso del producto la piel quedaría más clara, y en el 2015, cuando se hizo público que la etiqueta de alguno de sus geles de baño distinguía entre “pieles normales” y “pieles oscuras”.

Al parecer, tal como ha explicado la propia protagonista del espot que acaba de ser retirado por la marca, la edición del mismo ha sido desafortunada, y con semejantes antecedentes no ha sido difícil que el mensaje volviera a interpretarse como discriminador y racista.…  Seguir leyendo »

Mi liberada:

Antes de entrar en tegucigalpas conviene que te describa mi relación usual con el Big Data, la huella digital que va dejando tu paso por el mundo. Compro una impresora a través de internet e, inmediatamente, en la primera web que visito aparecen anuncios de impresoras. Una variante aún más vistosa es cuando viajo por Booking: a la vuelta me esperan tentadoras ofertas para volver a irme al mismo sitio, cosa que por otra parte haría encantado. A cualquier sitio. No dudo que se traten de genuinas muestras de inteligencia artificial. Aunque tal vez un punto demasiado artificial.…  Seguir leyendo »

En estos días previos a la Navidad, encender la televisión supone exponerse a todo tipo de atracos emocionales. Aunque estos mensajes están dirigidos, fundamentalmente, a los más indefensos –potenciales compradores de las «maravillas» que allí se muestran–, el alarde de imaginación de los publicistas para llegar a nuevos públicos es inagotable. No obstante, hay un tema insistente que se aplica a los productos más variopintos y que, a pesar de estar supuestamente enfocado al género masculino, la realidad es que surte casi más efecto en el femenino. Me refiero a la bella mujer que inspira los deseos más primarios y cuya arrebatadora presencia provoca pasiones insaciables y potencialmente destructivas.…  Seguir leyendo »

Pese a la crisis que ha azotado a la economía mundial en los últimos años, y muy especialmente a España, la inversión en publicidad digital ha mantenido el tipo y ha seguido creciendo. Sin embargo, mientras que en los soportes tradicionales –prensa, radio y televisión– los comensales que se reparten la tarta publicitaria son casi siempre los mismos, en el ámbito online, por sus propias características, son multitud, por lo que hay que aguzar el ingenio para tratar de captar a los anunciantes.

Tradicionalmente, a la hora de fijar las tarifas de la publicidad digital se utilizan diversas fórmulas como el CPM, o coste por cada mil impresiones; el CPC, o coste por cada usuario que hace clic en un anuncio; el CPA, o coste por acción, que supone que el anunciante paga por una venta final… En definitiva, un baile de cifras y conceptos, que son el pan nuestro de las campañas publicitarias en los medios digitales.…  Seguir leyendo »

Ayer fue San Valentín, el globalizado patrón de los enamorados, aunque Catalunya prefiera Sant Jordi o se quede con los dos, algo que no me parece nada mal. Celebrar el amor es siempre positivo y estar enamorado y ser correspondido, uno de los mejores dones que puede otorgarnos la vida. En cambio, no serlo puede convertirse en algo catastrófico. Los antiguos ya lo advertían: si Cupido disparaba flechas con punta de oro, todo habría de ir bien, pero si una de las flechas tenía plomo en su punta significaba que el objeto del deseo no iba a corresponder a quien lo deseaba.…  Seguir leyendo »

¿Volverá la publicidad a TVE? ¿En qué formato? ¿A todas las cadenas? ¿Solo durante el primetime? ¿Se ampliará aún más la figura del patrocinio cultural? Estas son algunas de las preguntas que se escuchan en todos los rincones del sector audiovisual desde que el pasado 14 de noviembre, el PP presentara un Proposición no de Ley con el objetivo de que el Congreso inste al Gobierno «a modificar el sistema de financiación de la Corporación RTVE» con el fin de hacerlo «sostenible y viable financieramente».

Desde que la noticia saliera a la luz todos los actores involucrados de una u otra forma en el mundo de la televisión hemos sido preguntados o aconsejados sobre el tema.…  Seguir leyendo »

Una de las quejas tradicionales sobre la ascensión de intermediarios digitales como Google y Facebook es que, con su entusiasmo descarado por la personalización, han provocado una desagradable polarización de la esfera pública. Como aíslan a los ciudadanos de las opiniones contrarias, corremos el peligro de pasar nuestras vidas en lo que el escritor Eli Pariser denomina “la burbuja de los filtros”.

Pero la burbuja de Pariser no es sino una entre muchas más en el horizonte. Para empezar, tiene un origen técnico muy concreto: hasta hace poco, los sensores que intervenían en el proceso de personalización podían registrar nuestros golpes de teclado y nuestros clics, pero no detectar nuestros sentimientos.…  Seguir leyendo »

En general, las costumbres perseveran mientras son útiles y se abandonan cuando dejan de serlo. Por ello, en rigor, una costumbre siempre es buena (el pan con tomate). Cuando es mala es porque hay un malentendido con su presunto beneficio, ya sea porque en el fondo resulta que no es tal (fumar), ya sea porque el beneficio propio ni siquiera se plantea la posibilidad de un perjuicio ajeno (colarse en el autobús).

Según esta definición, habría que usar otra palabra para nombrar a un hábito que persevera sin utilidad alguna. Llamémosle, digamos, tradición. La costumbre persevera por buena. La tradición solo por tradición, como si el hecho mismo de ser una tradición ya fuera un argumento a favor de la persistencia.…  Seguir leyendo »

Con la posible intervención del Estado en la retirada por ley de la publicidad en TVE se suscita una cuestión central y para nada elemental, ya que tras este simple por un sí o por un no publicitario se esconde un iceberg, un modelo de Estado sin publicidad en el que el equilibrio liberal vigente, lejos de estabilizarse, concluye. Parafraseando a Karl Popper, digamos que eliminar en su totalidad la publicidad de la televisión pública puede ser una teoría aceptable, pero no significa ningún avance. Arropado en ese espíritu, paso a exponer mi criterio a título personal.

En realidad, todo se resume a un principio proteccionista: apartar a un competidor encomendándole una misión de servicio público pagada por el Estado para dejar libre el mercado a la iniciativa privada.…  Seguir leyendo »

Durante estas últimas semanas hemos visto cómo varios anuncios publicitarios presentaban determinadas imágenes de mujeres basadas en su estética y en actitudes vitales relacionadas con ella, dirigidas a llamar la atención de chicos y chicas como reclamo para acudir a fiestas. La subasta de adolescentes en Granada, el uniforme colegial en Málaga, las fiestas de la minifalda por todos los rincones o el control por medio de la sexualidad en Almería, entre otros muchos anuncios que empapelan los muros de nuestras calles, juegan con un componente de la identidad de hombres y mujeres esencial en la socialización: el reconocimiento intersubjetivo.

Hombres y mujeres son más valorados y se sienten más reforzados según sean apreciados por el entorno de relación, algo comprensible, pero que se distorsiona cuando el reconocimiento se centra en aquellos elementos que culturalmente han sido tomados como referencias para otorgar valor a las personas según el modelo dominante, el mismo que permite crear a «imagen y semejanza» al protagonista secundario.…  Seguir leyendo »

Por Francesc Escribano, periodista (EL PERIÓDICO, 20/02/09):

Producir una hora de televisión o de cine requiere tiempo y gente. A veces, mucho tiempo; y casi siempre, mucha gente. Lo comprobamos cada vez que acaba un programa o una película y empiezan a salir créditos y créditos de nombres y más nombres de los profesionales que han intervenido en ellos. Sé que exagero, pero a veces lograr captar la atención del público es más complejo y casi tan caro como mandar un cohete al espacio. La inversión y el esfuerzo que requiere la producción audiovisual se justifica en la ambición de sus peculiares objetivos.…  Seguir leyendo »

Por Arturo San Agustín, periodista (EL PERIÓDICO, 21/02/07):

Esto que uno escribe aquí, después de ver cierto anuncio de Dolce & Gabbana en el que cuatro hombres de gimnasio y aceites observan cómo un socio simula violar en el suelo a una mujer de altos tacones, quiere ser, entre otras cosas, una defensa de la verdadera publicidad.
Esto quiere ser una defensa de la verdadera publicidad y de las mujeres que, como demuestran las colegas Pilar Rahola y Mònica Terribas, ya no necesitan que las defienda ningún hombre. O sea, que lo que uno pretende aquí es animar a aquellos publicitarios y diseñadores a quienes les gustan las mujeres que nos las devuelvan, porque, sin ánimo de ofender a nadie, habrá que aceptar que a algunos, como a Tom Wolfe, no nos gustan los hombres con tetas.…  Seguir leyendo »